Regístrese
Buscar en
Acta Otorrinolaringológica Española
Toda la web
Inicio Acta Otorrinolaringológica Española Lesión del conducto torácico a nivel cervical de forma espontánea: a propósi...
Información de la revista
Vol. 69. Núm. 3.
Páginas 178-180 (Mayo - Junio 2018)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
230
Vol. 69. Núm. 3.
Páginas 178-180 (Mayo - Junio 2018)
Caso clínico
DOI: 10.1016/j.otorri.2017.05.002
Acceso a texto completo
Lesión del conducto torácico a nivel cervical de forma espontánea: a propósito de un caso
Spontaneous rupture of cervical thoracic duct: A case report
Visitas
230
Natalia Rodrigueza, Maria Luisa Navarretea,
Autor para correspondencia
mlna@telefonica.net

Autor para correspondencia.
, Cesar Ortizb, Shelagh Dyerb
a Servicio de Otorrinolaringología, Hospital Universitario Vall d’Hebron, Barcelona, España
b Servicio de Neurorradiología, Hospital Universitario Vall d’Hebron, Barcelona, España
Este artículo ha recibido
230
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo
Caso clínico

Presentamos el caso de un paciente de 51 años con antecedentes de HTA, diabetes mellitus tipo 2 y SAOS, quien consultó al servicio de urgencias por aumento brusco del volumen cervical y supraclavicular izquierdos, levemente doloroso al tacto, que inició en reposo asociado a dolor lumbar lancinante de predominio derecho. No presentaba signos de respuesta inflamatoria sistémica, ni disnea, disfonía o disfagia. A la exploración se palpaba una masa a nivel supraclavicular izquierdo levemente dolorosa, no móvil, no crepitante ni pulsátil, sin alteraciones cutáneas. La endo-laringo-faringoscopia era normal. La analítica mostró una leucocitosis de 14.690 con neutrofilia del 82% que se normalizó en la analítica de control a las 12h y una proteinemia de 7,8g/dl. La TC de cuello contrastado mostró afectación de planos grasos en región supra e infraclavicular con hipodensidad de distribución difusa que por su distribución era muy sugestiva de lesión de conducto linfático (fig. 1). La TC contrastada de control a las 24h mostró una disminución de la ocupación de los planos grasos cervicales (fig. 2). Su evolución clínica y radiológica fue hacia la remisión progresiva con terapia conservadora, observación y soporte intravenoso, por lo que no requirió ninguna otra actuación terapéutica.

Figura 1.

TC cervical: corte axial y corte coronal. Afectación de planos grasos en región supra e infraclavicular con hipodensidad difusa cuya distribución era sugestiva de lesión de conducto linfático.

(0,13MB).
Figura 2.

TC cervical: corte axial y corte coronal de control a las 24h de evolución. Disminución de la ocupación de planos grasos cervicales y periclaviculares.

(0,12MB).
Discusión

El conducto torácico es el vaso linfático más grande del cuerpo y drena aproximadamente el 75% del fluido linfático, extendiéndose desde la cisterna del quilo, hasta el ángulo yugulo venoso izquierdo. Asciende a la derecha de la aorta y anterior a la columna vertebral. Sigue su curso entre la aorta y la vena ácigos, entrando al tórax por el hiato aórtico1–3. La lesión del conducto torácico produce quilotórax y esto se asocia a tasas de mortalidad del 50% debido a la pérdida de proteínas plasmáticas, vitaminas liposolubles, triglicéridos, linfocitos, electrolitos y volumen intravascular. Los principales mecanismos de lesión del conducto torácico incluyen: 1) trauma directo de los vasos linfáticos, y 2) oclusión del conducto torácico, con el posterior desarrollo de colaterales inestables. El más frecuente es la lesión de causa traumática, desde iatrogénicas incluyendo cirugías torácicas, cardiacas y de cabeza y cuello, siendo la más común en la resección esofágica con una incidencia del 4%.

Se han descrito fístulas del quilo como resultado de hipertensión venosa, en pacientes con síndrome de vena cava superior4. La oclusión no traumática y la fuga del conducto torácico son menos comunes, y pueden derivarse de etiologías malignas como linfomas, carcinomas esofágicos, neoplasias pulmonares o metástasis intratorácicas; o benignas desde enfermedades sistémicas inflamatorias o infecciosas a enfermedades primarias de los vasos linfáticos o causas idiopáticas responsables de la mayoría de los quilotórax5,6.

La lesión de un vaso linfático es común después de un trauma físico o cirugía, sin embargo los vasos linfáticos dañados curan de forma espontánea gracias a que el drenaje se filtra por las colaterales sin morbilidad importante7.

Para el diagnóstico hay diferentes técnicas de imagen, aunque la linfangiografía es el gold standard para el estudio del conducto torácico. La resonancia magnética nuclear no da suficiente detalle para hacer el diagnóstico.

Se han descrito múltiples tratamientos conservadores en la fase inicial, desde observación y monitorización en pacientes asintomáticos, hasta aspiración por aguja fina o inyección de esclerosantes. Sin embargo su eficacia es limitada6. El tratamiento conservador se contraindica cuando el gasto por fístula es mayor de 600ml/día o de 500ml/día durante 5 días consecutivos, cuando a pesar del tratamiento no disminuye el gasto por fístula o cuando existan complicaciones metabólicas y/o nutricionales, en estos casos el tratamiento de elección es quirúrgico mediante embolización o ligadura del conducto torácico8.

En nuestro caso, el paciente presentó como clínica solo un aumento de volumen laterocervical y no tenía antecedente traumático iatrogénico ni externo, ni clínica de hipertensión venosa ni enfermedad primaria del sistema linfático ni enfermedad sistémica previa, por lo que su etiología se determinó como idiopática al descartar los otros posibles desencadenantes. La analítica era normal y no presentó alteración metabólica ni nutricional. Fue el estudio de la TC cervical el que nos dio la afirmación del diagnóstico de lesión del conducto torácico, sin plantearse otras posibilidades diagnósticas por lo que no se indicaron otras pruebas de imagen. El paciente con medidas terapéuticas conservadoras, monitorización y observación, evolucionó favorablemente por lo que no se planteó ningún tratamiento invasivo.

Conclusión

La lesión del conducto torácico cervical es una entidad rara que se presenta asociada a traumatismos externos o cirugías cervicales.

Puede causar desde un leve malestar en el paciente, pasando por complicaciones secundarias a déficits nutricionales o inmunológicos, hasta poner en riesgo la vida del paciente.

La TC nos dio el diagnóstico probable y su evolución el diagnóstico de certeza.

La resolución del proceso de forma espontánea justifica la no realización de terapias invasivas.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
M.T. Gill, T.S. Lian, J.D. Thibodeaux, C.A. Nathan.
Cervical thoracic duct cyst: Importance of preoperative suspicion for appropriate management of left-sided neck mass.
Ear Nose Throat J, 91 (2012), pp. E13-E15
[2]
A. Kumar, T.S. Ramakrishnan, S. Sahu.
Primary cervical thoracic duct cyst: A case report and review of the literature.
Ear Nose Throat J, 93 (2014), pp. E17-E21
[3]
Miller Jr..
Anatomy of the thoracic duct and chylothorax.
General thoracic surgery, (2000), pp. 747-756
[4]
R.W. Brauchle, S.A. Risin, R.P. Ghorbani, K.D. Pereira.
Cervical thoracic duct cysts: A case report and review of the literature.
Arch Otolaryngol Head Neck Surg, 129 (2003), pp. 581-583
[5]
M. Gupta, T.D. Lovelace, M. Sukumar, M.V. Gosselin.
Cervical thoracic duct cyst.
J Thorac Imaging, 20 (2005), pp. 107-109
[6]
T. Miwa, S. Tatsutomi, T. Tsukatani, M. Ito, M. Furukawa.
OK-432 therapy for a cervical thoracic duct cyst.
Otolaryngol Head Neck Surg, 136 (2007), pp. 852-853
[7]
K. Achour, M. Riquet.
Anatomie chirurgicale? Des lymphatiques du thorax.
J Chir Thor Cardiovasc, 15 (2011), pp. 37-44
[8]
B. Nussenbaum, J.H. Liu, R.J. Sinard.
Systematic management of chyle fistula: The Southwetern experience and review of the literature.
Otolaryngol Head Neck Surg, 122 (2000), pp. 31-38
Copyright © 2017. Elsevier España, S.L.U. and Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.