Buscar en
Acta Otorrinolaringológica Española
Toda la web
Inicio Acta Otorrinolaringológica Española Complicaciones postoperatorias tras adenoamigdalectomía en 2 grupos de paciente...
Información de la revista
Vol. 71. Núm. 1.
Páginas 32-39 (Enero - Febrero 2020)
Visitas
174
Vol. 71. Núm. 1.
Páginas 32-39 (Enero - Febrero 2020)
Artículo original
Acceso a texto completo
Complicaciones postoperatorias tras adenoamigdalectomía en 2 grupos de pacientes pediátricos: síndrome de apnea-hipopnea del sueño e infecciones de repetición
Postoperative complications after adenotonsillectomy in two paediatric groups: Obstructive sleep apnoea syndrome and recurrent tonsillitis
Visitas
...
Jesús Rodríguez-Catalána,
Autor para correspondencia
jesusrodricatalan@gmail.com

Autor para correspondencia.
, José Fernández-Cantalejo Padiala, Paula Rodríguez Rodríguezb,c, Fernando González Galánd, Genoveva del-Río Camachoa,c
a Servicio de Pediatría, Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, Madrid, España
b Servicio de Neumología, Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, Madrid, España
c Unidad Multidisciplinar del Sueño, Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, Madrid, España
d Servicio de Otorrinolaringología, Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, Madrid, España
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Tablas (4)
Tabla 1. Datos descriptivos de la muestra final (n=418)
Tabla 2. Descripción y análisis de las complicaciones (24 complicaciones en 418 niños [5,7% del total de pacientes])
Tabla 3. Análisis de complicaciones hemorrágicas y respiratorias
Tabla 4. Modelos de regresión logística para complicaciones
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Introducción y objetivos

La adenoamigdalectomía es una cirugía indicada por amigdalitis recurrentes e igualmente por síndrome de apnea-hipopnea del sueño (SAHS). Es considerada segura y con pocas complicaciones. Así, en pacientes mayores de 3 años y sin comorbilidades no hay más complicaciones respiratorias (fuera del postoperatorio inmediato), por lo que no precisan la hospitalización rutinaria en la unidad de cuidados intensivos pediátricos, independientemente de la gravedad del SAHS. El objetivo de este estudio es reanalizar la situación, para comprobar que esta tendencia se mantiene, poniendo especial énfasis en menores de 3 años, subgrupo donde hay menos datos disponibles.

Métodos

Estudio retrospectivo observacional, incluyendo los niños adenoamigdalectomizados en nuestro centro durante 5 años.

Resultados

Se operaron 418 niños (56,7% por amigdalitis y 43,3% por SAHS). Solo 24 (5,7%) tuvieron complicaciones: un 1,2% vómitos, un 3,1% sangrados y un 1,4% complicaciones respiratorias. Estas últimas ocurrieron siempre en quirófano o recuperación postanestésica y más frecuentemente en SAHS grave, mientras que las amigdalitis tuvieron más sangrados (p=0,046). No hay diferencias por edad (p=0,174), aunque el subgrupo de menores de 3 años sigue siendo más pequeño.

Conclusiones

No encontramos diferencias en el porcentaje de complicaciones entre SAHS y amigdalitis. Las amigdalitis tienen más sangrados, y el SAHS grave más complicaciones respiratorias, pero siempre en el postoperatorio inmediato en nuestra serie. Estos datos apoyan la hipótesis previa de no ingresar rutinariamente en la unidad de cuidados intensivos pediátricos salvo en los casos anteriormente mencionados.

Palabras clave:
Adenoamigdalectomía
Síndrome de apnea-hipopnea del sueño
Complicaciones
Niños
Amidgalitis
Abstract
Introduction and objectives

Adenotonsillectomy is a surgery to treat recurrent tonsillitis or obstructive sleep apnoea syndrome (OSAS). It is considered a safe procedure, with few complications. Moreover, patients over 3 years and without comorbidities do not present a higher rate of respiratory adverse events after the immediate postoperative period, and do not need systematic admission to a paediatric intensive care unit (PICU), regardless of their OSAS severity. The aim of this study is to reanalyse the situation, including patients under the age of 3 years, for whom there are fewer available data, to confirm that this trend has not changed.

Methods

A retrospective observational study was performed, including all adenotonsillectomised children in our hospital over 5 years.

Results

418 adenotonsillectomised children were included, 56.7% due to recurrent tonsillitis, and 43.3% because of OSAS. Only 24 patients (5%7%) experienced adverse events, of whom 1.2% had vomiting, 3.1% bleeding, and 1.4% respiratory events. All the respiratory events occurred in the operating theatre or in the post-anaesthetic unit, most frequently in children with severe OSAS, while the tonsillitis group had more bleeding (P=.046). No differences in complications were observed according to age (P=0.174), but the group of patients under three years was relatively small.

Conclusions

No differences were found in the percentage of complications between the two groups. Although the OSAS group exhibited more respiratory events, these occurred in the immediate postoperative period; otherwise, there was a higher risk of bleeding in the tonsillitis group. These results support the findings indicating that routine PICU admission is not required for these patients.

Keywords:
Tonsillectomy
Obstructive sleep apnoea syndrome
Adverse events
Children
Tonsillitis
Texto completo
Introducción y objetivos

Recientemente ha tenido lugar, debido al desarrollo de técnicas validadas para el estudio del sueño (poligrafía y polisomnografía), un aumento de los diagnósticos confirmados de síndrome de apnea-hipopnea del sueño (SAHS) en la edad pediátrica. Esto conlleva un incremento de las adenoamigdalectomías realizadas por este motivo1, en contraposición a la cirugía por adenoamigdalitis de repetición, que hasta hace unos años constituía la indicación más frecuente de esta intervención.

Hace 2 años en este mismo centro se realizó un estudio también publicado en esta revista2 para valorar si se producían más complicaciones en los pacientes con SAHS grave frente a los pacientes con SAHS leve/moderado y/o adenoamigdalitis de repetición, así como para detectar el lugar donde ocurrían con mayor frecuencia dichos eventos adversos (en el propio quirófano, en la unidad de recuperación anestésica [URPA], en hospitalización o en cuidados intensivos pediátricos [UCIP]). Dicho estudio concluyó que la adenoamigdalectomía es una técnica segura sin implicar complicaciones a posteriori en pacientes sin comorbilidades graves (síndromes polimalformativos o enfermedad neuromuscular), mayores de 2 años y sin incidencias en el postoperatorio inmediato, siendo todo esto independiente del motivo de la operación. Sí que es cierto que el grupo de SAHS grave presenta mayor índice de complicaciones respiratorias, pero cuando se producen, ocurren de forma inmediata, en quirófano o en la URPA.

Así, estos pacientes pueden cursar el postoperatorio en planta de hospitalización y no en la UCIP2-6, tal y como se venía haciendo por protocolo interno en los pacientes con SAHS grave hasta la realización del estudio.

El objetivo del estudio actual es seguir la misma línea de investigación y reanalizar la situación 2 años después del cambio de protocolo, por el cual no todo niño intervenido por SAHS grave se ingresa de forma rutinaria en UCIP (con un total de 5 años de análisis) para corroborar que las complicaciones en el postoperatorio de adenoamigdalectomía siguen siendo poco frecuentes y similares en ambos grupos de pacientes pediátricos (SAHS frente a infecciones de repetición). Y, de forma secundaria, aumentar el tamaño muestral, para comprobar si se puede obtener alguna conclusión en el grupo de menores de 3 años, dado que su tamaño era demasiado pequeño para ello en el estudio previo.

Material y métodos

Es un estudio retrospectivo y observacional que ha sido realizado por los servicios de pediatría, unidad multidisciplinar del sueño y otorrinolaringología, revisándose los pacientes pediátricos intervenidos de adenoamigdalectomía durante un total de 5 años (entre mayo de 2010 y mayo de 2015).

Se han recogido los datos de todos los niños adenoamigdalectomizados durante este intervalo de tiempo en nuestro centro, excluyéndose aquellos con sospecha clínica de SAHS, pero sin confirmación poligráfica o polisomnográfica, y también aquellos con síndromes, enfermedades neuromusculares y/o malformaciones craneofaciales.

Las variables analizadas han sido: sexo, edad del paciente y datos antropométricos (peso, talla e índice de masa corporal [IMC]) en el momento de la cirugía, motivo de la operación, presencia o no de complicaciones y si las ha habido, tipo de complicación (hemorragia posquirúgica, alteraciones respiratorias, intolerancia digestiva) y lugar donde se han producido las mismas (quirófano, unidad de recuperación anestésica y planta o UCIP).

En relación con la edad se ha recogido la edad en el momento de la cirugía, calculándose la edad media de los pacientes en ambos grupos, y dividiéndose a los pacientes en 3 grupos etarios: menores de 3 años, entre 3 y 5 años y mayores de 5 años, para poder estratificar el riesgo de complicaciones en función de la edad.

Con respecto a los datos antropométricos los pacientes se han dividido en función del Z-score para el IMC en bajo peso (IMC inferior a –2 desviaciones estándar), normopeso (IMC entre –2 y+2 desviaciones estándar) o sobrepeso (IMC superior a+2 desviaciones estándar), para comprobar si el estado nutricional previo se relaciona con un mayor número de complicaciones o no.

En cuanto al motivo de la cirugía, al recopilar los datos finalmente se ha agrupado a los pacientes en 4 grupos: infecciones de repetición y SAHS leve, moderado o grave en función del resultado de las pruebas diagnósticas (polisomnografía nocturna o poligrafía respiratoria).

El estudio polisomnográfico se realizó en la unidad multidisciplinar del sueño, con el equipo Somnoscreen de Sanro, durante una única noche. En dicho estudio se incluyen monitorización continua de EEG (C4-A1, C3-A2, F4-A1, F3-A2, O1-A2), EOG, EMG submentoniano y en musculatura tibial anterior bilateral, termistor y cánula para medición de flujos aéreos nasal y bucal, esfuerzo torácico y abdominal, pulsioximetría transcutánea, ECG y registro en vídeo. El estudio poligráfico se realizó de forma nocturna en el domicilio de los pacientes colaboradores (siempre a partir de los 2 años de edad), con el equipo T3 Cardinal Health, y en él se incluyen pulsioximetría transcutánea, cánulas de flujo nasal, micrófono y sensores de posición y esfuerzo torácico y abdominal.

De acuerdo con las últimas guías, en nuestro estudio se considera SAHS severo cuando los pacientes tienen un índice de apnea-hipopnea>10 por hora, moderado cuando el índice de apnea-hipopnea está entre 5-10 y leve cuando se halla entre 2-57,8.

La cirugía consiste en adenoidectomía por legrado y amigdalectomía por disección fría realizando hemostasia con electrocauterio bipolar, con ingreso hospitalario durante al menos 24horas. Dicho ingreso tiene lugar en la mayoría de pacientes en la planta de hospitalización pediátrica, realizándose el ingreso en UCIP solo en aquellos casos donde ha habido complicaciones en quirófano/URPA y en pacientes con comorbilidades graves (síndromes polimalformativos, malformaciones craneofaciales) o en menores de 3 años (debido a que el número de niños en el estudio previo con esta edad era pequeño y los datos de complicaciones pudieron no ser concluyentes).

El análisis estadístico se ha realizado con con R. version 3.1.2, habiéndose empleado las pruebas de Kruskal-Wallis, «t» de Student, Chi-cuadrado y Fisher en función de los tipos de variables a comparar para buscar la significación estadística, que se ha establecido con un valor de p<0,05. También se ha realizado modelo de regresión logística para valorar la influencia entre diversas variables y el mayor o menor riesgo de desarrollar complicaciones. Los resultados se expresan en porcentajes, valores absolutos, medias, desviación típica, odds ratio e intervalos de confianza al 95%. El estudio cuenta con la aprobación del comité ético del centro donde se ha llevado a cabo.

Resultados

Se intervinieron de adenoamigdalectomía un total de 622 niños entre mayo de 2010 y mayo de 2015, de los cuales 204 cumplían criterios de exclusión, quedando finalmente en el estudio un tamaño muestral de 418 niños.

La distribución de variables de la muestra final (tras descartar los casos previamente mencionados) se refleja en la tabla 1.

Tabla 1.

Datos descriptivos de la muestra final (n=418)

Sexo 
Varones: 235 (56,2%) 
Mujeres: 183 (43,8%) 
Edad media global 
5,5 años (±3,2) 
Edad media por grupos quirúrgicos 
Infecciones recurrentes: 6,22 años (±3,63) 
SAHS: 4,57 años (±2,38) 
Intervalos de edad 
<3 años: 41 niños (9,8%) 
2-5 años: 177 niños (42,3%) 
>5 años: 200 niños (47,9%) 
Estado nutricional (IMC)a 
Bajo peso (IMC<–2SDS): 64 niños (15,5%) 
Normopeso (IMC entre –2 y+2 SDS): 311 niños (75,3%) 
Sobrepeso (IMC>+2 SDS): 38 niños (9,2%) 
Motivo de cirugía 
SAHS leve: 26 niños (6,2%) 
SAHS moderado: 61 niños (14,6%) 
SAHS grave: 94 niños (22,5%) 
Infecciones recurrentes: 237 niños (56,7%) 

IMC: índice de masa corporal; SAHS: síndrome de apnea-hipopnea del sueño; SDS: desviaciones estándar.

a

Sobre un total de 413 niños (5 perdidos para este subanálisis por no disponer de datos de talla).

De los 418 pacientes la distribución por sexos ha sido de 56,2% varones y 43,8% mujeres, cuya edad media global ha sido de 5,51 años (3,25), mientras que si se desglosa por los 2 motivos de la cirugía, en el grupo de SAHS se obtiene una edad ligeramente inferior al grupo de infecciones recurrentes (4,57 años frente a 6,22 años, respectivamente). Si se estratifica por grupos de edad la muestra queda de la siguiente manera: 9,8% de pacientes menores de 3 años, 42,3% de niños entre 3 y 5 años y un 47,9% de pacientes mayores de 5 años.

En lo relativo al peso, la mayoría de pacientes (75,3%) se hallaba en el rango de normopeso, hallándose solo un 9,2% de niños con sobrepeso en el estudio, y un 15,5% de pacientes con bajo peso, en su mayoría pertenecientes al grupo de menor edad.

Acerca del motivo quirúrgico, un 56,7% de los pacientes fue intervenido por motivos infecciosos, frente a un 43,3% que presentaba un SAHS confirmado. De este 43,3% un 6,2% había sido diagnosticado de SAHS leve, un 14,6% de SAHS moderado y un 22,5% de SAHS grave. Este diagnóstico ha sido realizado con poligrafía respiratoria o polisomnografía en todos los casos.

Sobre las complicaciones queda reflejado su análisis comparativo en la tabla 2, mientras que la tabla 3 se centra en las complicaciones hemorrágicas y respiratorias, desglosadas por grupos de pacientes.

Tabla 2.

Descripción y análisis de las complicaciones (24 complicaciones en 418 niños [5,7% del total de pacientes])

Gravedad y tipo de las complicaciones• Leves: 5 niños (1,2% del total de pacientes 20,8% del total de complicaciones): 5 niños con vómitos• Graves: 19 niños (4,3% del total de pacientes, 79,2% del total de complicaciones): 13 niños con sangrados y 6 niños con laringo-broncoespasmoPor momento de la complicación (% sobre el total de complicaciones)• Quirófano/URPA: 14 complicaciones (58,3% del total de complicaciones)• Planta: 7 complicaciones (29,2%)• Domicilio: 3 complicaciones (12,5%)Por edad (años):• Edad media en el grupo con complicaciones: 5,5±3,3• Edad media en el grupo sin complicaciones: 5,2±2,9Por cada grupo de edad:• <3 años (n=41): 5 complicaciones (12%)• 3-5 años (n=177): 9 complicaciones (5%)• >5 años (n=200): 10 complicaciones (5%)Por peso (IMC-Z score)• IMC del grupo complicado: 16,4±7,2• IMC del grupo no complicado: 16,4±3,3Por clasificación según el peso• Bajo peso (n=64): una complicación (1,6%)• Normopeso (n=311): 19 con complicaciones (6,1%)• Obesidad (n=38): 2 con complicaciones (5,3%)• Perdidos: 5 pacientes en los que no consta talla, sin poderse calcular IMCComplicaciones por motivo de cirugía:• SAHS (n=181): 8 niños complicados (4,4% de complicaciones)• SAHS leve (n=26): ninguna complicación (0%)• SAHS moderado (n=61): 3 complicaciones (4,9%)• SAHS grave (n=94): 5 complicaciones (5,3%)• Infecciones (n=237): 16 niños complicados (6,8% de complicaciones)Porcentaje de complicaciones SAHS grave: 5,3% con respecto al resto (SAHS leve, moderado e infecciones): 5,9%Porcentaje de complicaciones SAHS de cualquier gravedad (4,4%) con respecto a infecciones (6,8%)  p=0,598p=0,174p=0,996p=0,337p=0,704p=1p=0,422 

IMC: índice de masa corporal; SAHS: síndrome de apnea-hipopnea del sueño; URPA: unidad de recuperación postanestésica.

Tabla 3.

Análisis de complicaciones hemorrágicas y respiratorias

Complicaciones respiratorias  p=0,062 
En toda la muestra (n=418): 6 complicaciones respiratorias (1,4%)   
En el grupo SAHS grave (n=94): 4 complicaciones respiratorias (4,3%)   
En los grupos SAHS leve/moderado (n=87): una complicación respiratorias (1,6%)   
En el grupo de infecciones recurrentes (n=237): una complicación respiratoria (0,4%)   
Complicaciones hemorrágicas   
Por motivo de cirugía  p=0,046 
SAHS de cualquier gravedad (n=181): 2 sangrados (1,1%)   
Infecciones (n=237): 11 sangrados (4,6%).   

SAHS: síndrome de apnea-hipopnea del sueño.

En nuestro estudio se objetiva que las complicaciones siguen siendo poco frecuentes, habiéndose objetivado algún tipo de complicación en un total de 24 niños (un 5,7% del total de la muestra).

Desglosando las complicaciones 5 niños (1,2% del total de pacientes) presentaron complicaciones menores (vómitos), frente a un 4,3% (19 pacientes) que manifestaron algún tipo de complicación mayor (hemorragia o evento respiratorio). De estas últimas lo más frecuente fue el sangrado posquirúgico presente en 13 niños (3,1% del total de la muestra), quedando en segundo lugar los eventos respiratorios en 6 niños (1,4% del total) con bronco-laringoespasmo (fig. 1).

Figura 1.

Complicaciones en el total de la muestra (valores absolutos).

(0,06MB).

Estratificadas por motivos quirúrgicos, el 66,7% de las complicaciones ha tenido lugar en los pacientes intervenidos por infecciones de repetición (a expesas, mayoritariamente, de sangrado posquirúrgico), y el resto (un 33,3%) en el grupo de los pacientes con SAHS.

Profundizando en el grupo de los SAHS cabe resaltar que no se objetivaron complicaciones en ninguno de los SAHS leves, sí en un 4,9% de los moderados (2 pacientes con sangrado en URPA y un broncoespasmo también en URPA) y un 5,3% en los graves (4 pacientes con laringo-broncoespasmo en la URPA y un paciente con sangrado diferido domiciliario). Globalmente, los SAHS se complican en un 3,4% de los casos, presentando un mayor número de eventos adversos respiratorios, pero siempre en el propio quirófano o en la URPA y nunca en la planta de hospitalización.

Por otra parte, los niños intervenidos por amigdalitis de repetición presentan una tasa de complicaciones mayor (6,8%), aunque de menor gravedad que las del otro grupo. En estos niños, operados por motivos infecciosos, el principal evento adverso es el sangrado (68,8% del total de complicaciones), que en un 72,7% de los casos ocurrió en la planta de hospitalización, mientras que en el 27,7% restante tuvo lugar de forma diferida en el domicilio. Fueron mayoritariamente leves, prolongando la hospitalización o reingresando para observación entre 24-48horas, precisando solo reintervención un paciente para control del sangrado, con evolución favorable.

Asimismo se han elaborado modelos de regresión logística para valorar la relación de distintas variables (sexo, edad, IMC e infecciones recurrentes) con la presencia de complicaciones globales y, aisladamente, respiratorias y hemorrágicas. Los modelos se resumen en la tabla 4 con sus odds ratio, intervalos de confianza al 95% y la p, sin encontrarse significación estadística en ninguno de los modelos.

Tabla 4.

Modelos de regresión logística para complicaciones

Parte izquierda: las 3 tablas (complicaciones globales, respiratorias y hemorrágicas) toman como variables explicativas el sexo, la edad, el índice de masa corporal (IMC) y la presencia de infecciones recurrentes o SAHS. En el caso de sexo se toma como categoría de referencia a los varones y en el caso del motivo de cirugía la de infecciones recurrentes.

Parte derecha: estas 2 tablas realizan un modelo similar a las primeras 3, pero comparan los pacientes con SAHS grave con el resto de grupos (SAHS leves, moderados e infecciones recurrentes). No se incluye tabla de complicaciones hemorrágicas dado que este modelo no se puede estimar con la variable SAHS grave porque ninguno de los pacientes con SAHS grave presenta sangrado.

Discusión

A día de hoy sigue habiendo unanimidad en que la primera línea de tratamiento para niños con SAHS moderado/severo o incluso leve, pero con comorbilidades asociadas es la adenoamigdalectomía.

El objetivo de la cirugía es no solo la resolución de la sintomatología nocturna, sino la reversión de las complicaciones que se pueden asociar en estos pacientes6,9.

Es una técnica segura y avalada por décadas de experiencia, que no suele presentar complicaciones en la gran mayoría de pacientes. Cuando aparecen son, fundamentalmente, complicaciones menores en forma de mal control del dolor o de vómitos, tal y como ocurre en nuestra serie.

Los vómitos que aparecieron en nuestros pacientes fueron transitorios, obligando, como mucho, a la administración de antieméticos intravenosos y a prolongar el ingreso unas horas más. No hubo ninguna deshidratación ni otro tipo de complicaciones mayores a raíz de esta intolerancia oral transitoria posquirúrgica. A este respecto parece ser que una buena hidratación previa a la cirugía podría facilitar una mejor tolerancia oral posterior, junto con un adecuado control del dolor10.

En un metaanálisis reciente11 se concluye que las complicaciones mayores más frecuentes tras la cirugía adenoamigdalar son los eventos respiratorios (9,4%), seguidas de las hemorragias posquirúrgicas (2,6%). Esto varía según el motivo de la cirugía, así, en pacientes intervenidos por SAHS hay un riesgo de presentar hasta 5 veces más complicaciones respiratorias que en aquellos que se intervienen por motivos infecciosos (odds ratio 4,90%, IC 95%: 2,38-10,10). Por otra parte, esta misma fuente enuncia que el grupo de SAHS tiene menos riesgo de sangrado tras la cirugía que los operados por adenoamigdalitis reiteradas (odds ratio 0,41%, IC 95%: 0,23- 0,74), quizás debido a que estos últimos pacientes presentan un mayor grado de inflamación en los tejidos adenoamigdalares, que los pudiera volver más friables, y por tanto más susceptibles de resangrado. Otros estudios12 también afirman que el riesgo de sangrado es mayor en obesos y en niños mayores (de 9 a 18 años), con una odds ratio de 2,3 (IC 95%: 1,1-5,1).

En nuestro estudio se aprecia, efectivamente, un mayor número de complicaciones hemorrágicas en pacientes operados por motivos infecciosos que en el grupo de SAHS (p=0,046), quizás por la inflamación reiterada en el lecho amigdalar. No obstante, disponemos de pocos pacientes obesos, insuficientes como para investigar si presentan o no un mayor riesgo de sangrado. Por todo esto, creemos necesario realizar más estudios a este respecto, con un mayor tamaño muestral.

Además, en nuestra serie también observamos un mayor número de complicaciones respiratorias en los casos diagnosticados de SAHS grave, que en nuestro estudio se han producido siempre en la URPA, tomándose allí las medidas pertinentes de soporte y tratamiento y con una evolución favorable en los todos los casos hallados: 6 pacientes en total (1,4% de la muestra), 4 de ellos con SAHS grave. Con estos datos se apoya nuestra hipótesis de que el resto de pacientes, aunque estén diagnosticados de SAHS grave, pueden cursar el postoperatorio en una planta de hospitalización pediátrica (siempre que sean mayores de 3 años y no presenten comorbilidades neurológicas graves asociadas, malformaciones orofaciales o las ya mencionadas complicaciones respiratorias inmediatas). En el subgrupo de menores de 3 años no hemos encontrado una mayor tasa de complicaciones (diferencia en complicaciones por edad no estadísticamente significativa, p=0,174), pero el tamaño muestral del subgrupo no es lo suficientemente grande como para realizar un análisis concluyente y, por tanto, no consideramos extrapolables las conclusiones obtenidas.

Sí creemos conveniente que los niños con SAHS grave sean intervenidos en un centro que disponga de UCIP, por si apareciesen de forma inmediata complicaciones respiratorias posquirúrgicas, para poder asegurar su vigilancia y tratamiento precoces.

Cabe destacar que, dada la buena evolución global de la mayoría de estos pacientes, algunos centros están poniendo en práctica un sistema de alta precoz en niños intervenidos por SAHS leve o moderado y sin otras enfermedades asociadas. Así, tras la cirugía, los niños permanecen en observación hospitalaria durante 6horas, tras lo cual, si no hay incidencias, son dados de alta6, con resultados satisfactorios hasta el momento. Se precisa igualmente más información e investigación a este respecto, pero podría ser otra línea de investigación para futuros estudios.

Limitaciones

En este estudio la principal limitación se debe a haberse realizado retrospectivamente, de forma que en algunos pacientes no se han podido recuperar todos los datos para analizar (5 pacientes en los que no constaba la talla en los registros han tenido que ser excluidos del análisis antropométrico). Además, no se ha podido registrar como complicación menor el mal control del dolor, dado que tampoco estaba registrado rutinariamente en las historias clínicas, e igualmente la etnia. Con respecto a las complicaciones tampoco ha podido ser registrado con exactitud cuántas horas o días prolongaron la estancia media en los pacientes que las sufrieron, por lo que no se puede efectuar un análisis adecuado sobre este parámetro.

Hemos creído necesario el eliminar del estudio a los pacientes operados con sospecha de SAHS, pero sin pruebas diagnósticas, porque carecemos de métodos objetivos para clasificarlos en alguno de los grupos de gravedad estudiados.

Asimismo, el grupo de pacientes menores de 3 años presenta un tamaño más pequeño que los otros 2 grupos (41 pacientes), de tal forma que los resultados obtenidos en este rango de edad deberían ser confirmados con estudios de mayor tamaño muestral antes de extrapolarlos a la población general.

Conclusiones

En nuestro estudio el SAHS tiene una frecuencia global de complicaciones similar a los pacientes operados por motivos infecciosos, si bien es cierto que el SAHS grave presenta más complicaciones respiratorias, pero en nuestra serie siempre han ocurrido en el postoperatorio inmediato (quirófano o URPA), por tanto, salvo dichos casos o los pacientes con factores de riesgo anteriormente mencionados (menores de 3 años, comorbilidad neuromuscular grave o malformaciones orofaciales importantes), no es preciso el ingreso rutinario en UCI.

Hay tendencia a un mayor sangrado en las amigdalitis recurrentes frente al SAHS, significativa en este estudio (p=0,046), tal y como ya reflejan otras fuentes consultadas2.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener conflictos de intereses.

Agradecimientos

Los autores expresan su agradecimiento a D. Ignacio Mahillo por su ayuda con el análisis estadístico de los datos.

Bibliografía
[1]
M. Fischer, I. Horn, M. Quante, A. Merkenschlager, J. Schnoor, U.X. Kaisers, et al.
Respiratory complications after diode-laser-assisted tonsillotomy.
Eur Arch Otorhinolaryngol, 271 (2014), pp. 2317-2324
[2]
G. Del-Río Camacho, M. Martínez González, J. Sanabria Bossart, E. Gutiérrez Moreno, T. Gómez García, F. Troncoso Acevedo.
Complicaciones postoperatorias tras adenoamigdalectomía en niños con síndrome de apnea-hipopnea del sueño severo. ¿Requieren ingreso en unidad de cuidados intensivos?.
Acta Otorrinolaringol Esp, 65 (2014), pp. 302-307
[3]
T.N.T. Lee, C.E. Lefebvre, N.E. Gans, S.J. Daniel.
Quantifying respiratory complications post-adenotonsillectomy in patients with normal or inconclusive overnight oximetry.
J Otolaryngol - Head Neck Surg, 42 (2013), pp. 50
[4]
M. Theilhaber, S. Arachchi, D.S. Armstrong, M.J. Davey, G.M. Nixon.
Routine post-operative intensive care is not necessary for children with obstructive sleep apnea at high risk after adenotonsillectomy.
Int J Pediatr Otorhinolaryngol, 78 (2014), pp. 744-747
[5]
M. Theilhaber, S. Arachchi, D.S. Armstrong, M.J. Davey, G.M. Nixon.
Routine post-operative intense care is not necessary for children with obstructive sleep apnea at high risk after adenotonsillectomy.
Int J Pediatr Otorhinolaryngol, 78 (2014), pp. 744-747
[6]
K. Baguley, A.T. Cheng, C. Castro, N. Wainbergas, K.A. Waters.
Is day stay adenotonsillectomy safe in children with mild to moderate obstructive sleep apnoea? A retrospective review of 100 patients.
Int J Pediatr Otorhinolaryngol, 78 (2014), pp. 71-74
[7]
P. Lloberes, J. Durán-Cantollá, M.A. Martínez-García, J.M. Marín, A. Ferrer, J. Corral, et al.
Diagnosis and treatment of sleep-apnea hypopnea sundrome. Spanish Society of Pulmonology and Thoracic Surgery.
Arch Bronconeumol, 47 (2011), pp. 143-156
[8]
M.L. Alonso-Álvarez, T. Canet, M. Cubell-Alarco, E. Estivill, E. Fernández-Julián, D. Gozal, et al.
Documento de consenso del síndrome de apneas-hipopneas durante el sueño en niños.
Arch Bronconeumol, 47 (2011), pp. 2-18
[9]
S. Park, J.M. Lee, C.S. Sim, J.G. Kim, J.G. Nam, T.H. Lee, et al.
Impact of adenotonsillectomy on nocturnal enuresis in children with sleep-disordered breathing: A prospective study.
Laryngoscope, 126 (2016), pp. 1241-1245
[10]
Y. Jabbari Moghaddam, M. Seyedhejazi, M. NaderPour, Y. Yaghooblua.
Is fasting duration important in post adenotonsillectomy feeding time?.
Anesth Pain Med, 4 (2014), pp. e10256
[11]
G. De Luca Canto, C. Pachêco-Pereira, S. Aydinoz, R. Bhattacharjee, H.L. Tan, L. Kheirandish-Gozal, et al.
Adenotonsillectomy complications: A meta-analysis.
Pediatrics, 136 (2015), pp. 702-718
[12]
R. Kshirsagar, H. Mahboubi, D. Moriyama, O. Ajose-Popoola, N.S. Pham, G.S. Ahuja.
Increased immediate postoperative hemorrhage in older and obese children after outpatient tonsillectomy.
Int J Pediatr Otorhinolaryngol, 84 (2016), pp. 119-123
Copyright © 2019. Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos