Buscar en
Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (English Edition)
Toda la web
Inicio Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (English Edition) Mycoplasma genitalium y resistencia antibiótica en España; la necesidad de una...
Journal Information
Vol. 37. Issue 2.
Pages 144-145 (February 2019)
Share
Share
Download PDF
More article options
Vol. 37. Issue 2.
Pages 144-145 (February 2019)
Carta al Editor
DOI: 10.1016/j.eimce.2018.04.015
Full text access
Mycoplasma genitalium y resistencia antibiótica en España; la necesidad de una respuesta eficaz a un problema emergente
Mycoplasma genitalium and antibiotic resistance in Spain; the need for an effective response against an emerging problem
Visits
...
Miguel Fernández-Huertaa, Judit Serra-Pladevalla, María-Jesús Barberáb, Mateu Espasaa,c,
Corresponding author
mespasa@vhebron.net

Autor para correspondencia.
a Servicio de Microbiología, Hospital Universitario Vall d́Hebron, Universitat Autònoma de Barcelona, Barcelona, España
b Unidad de Infecciones de Transmisión Sexual Vall d́Hebron-Drassanes, Servicio de Enfermedades Infecciosas, Hospital Universitario Vall d́Hebron, Universitat Autònoma de Barcelona, Barcelona, España
c Servicio de Microbiología/Programa ITS Drassanes, Hospital Universitario Vall d́Hebron, Universitat Autònoma de Barcelona, Barcelona, España
Article information
Full Text
Bibliography
Download PDF
Statistics
Full Text
Sr. Editor:

Hemos leído con gran interés el original breve «Mycoplasma genitalium en España: prevalencia de infección genital y frecuencia de resistencia a macrólidos» publicado por Alejandra Asenjo et al. en el que se documenta, en una cohorte de 359 pacientes sintomáticos, una prevalencia de M. genitalium del 3,34% (12/359), de los cuales portaban mutaciones de resistencia a macrólidos un 20% (2/10)1. Consideramos que el trabajo aporta información relevante, no obstante, quisiéramos hacer algunas consideraciones.

Como bien señalan los autores, los datos de prevalencia de la infección por M. genitalium y sus resistencias antibióticas varían mucho entre los distintos trabajos publicados; en parte debido a su enorme heterogeneidad en cuanto a la población a estudio y la localización geográfica. En un trabajo reciente realizado por nuestro grupo y publicado en Sex Transm Dis en octubre del 20172, detectamos una prevalencia de infección por M. genitalium en varones del 9% y en mujeres del 13%; con un 35% de resistencia global a macrólidos (41% en varones y 13% en mujeres). En este sentido, es una pena que los autores no aporten más información sobre los hábitos sexuales de sus pacientes ya que la prevalencia de la infección por M. genitalium y de resistencias a macrólidos es significativamente mayor en población masculina homosexual2. Añadir, además, que en mujeres las muestras de orina ofrecen una menor sensibilidad para la detección de N. gonorrhoeae y C. trachomatis con respecto a los exudados vaginal o endocervical3; y que por tanto, podrían no ser una muestra óptima para el cribado de M. genitalium, hecho que podría contribuir, presumiblemente, a un infradiagnóstico de la infección en mujeres en el trabajo presentado por Alejandra Asenjo et al.

Por otro lado, los autores afirman que el tratamiento recomendado para el manejo de las infecciones por M. genitalium es la azitromicina en monodosis (1g). Si bien algunas guías así lo establecen, incluso con relación al manejo de las uretritis no gonocócicas4; actualmente el régimen de primera elección establecido frente al M. genitalium es azitromicina en pauta extendida (500mg el primer día seguido de 250mg/24h los siguientes 4 días)5,6. En esta línea, algunos estudios sugieren que el uso de azitromicina en monodosis podría inducir en mayor medida la aparición de resistencia a macrólidos7. En la editorial que acompaña al artículo de Alejandra Asenjo et al., firmada por Luis Otero-Guerra y Fernando Vázquez, hay una reflexión profunda e interesante sobre la resistencia microbiana en el contexto de las infecciones de transmisión sexual (ITS) y la complejidad en torno al tratamiento de las uretritis no gonocócicas, en especial por M. genitalium8.

Finalmente, los autores señalan que, debido a la elevada tasa de resistencia a macrólidos encontrada en diversos países9, y ahora también en España (20% en la cohorte de Alejandra Asenjo et al. en Madrid1 y 35% en la de María-Jesús Barbera et al.2, en Barcelona), la detección de marcadores genéticos de resistencia a macrólidos es clave a la hora de guiar a los clínicos en la opción terapéutica a emplear, así como de evitar la selección y propagación de resistencias, afirmación que compartimos. Como alternativa a la detección de mutaciones de resistencia, los autores proponen un control postratamiento (TOC) a las 2 semanas. Al respecto, nos gustaría añadir 2 comentarios: en primer lugar, la «Unión Internacional contra las ITS (IUSTI)» recomienda actualmente la realización de TOC en M. genitalium no antes de 3 semanas5, precisamente para evitar la detección de DNA no viable en infecciones ya resueltas. Además, la realización de TOC frente a M. genitalium no ha de plantearse exclusivamente como alternativa a la determinación del estatus de resistencia a azitromicina, sino que debería ser una estrategia rutinaria tras establecer cualquier terapia antibiótica6; también debido a la creciente aparición de resistencias a fluoroquinolonas (tratamiento de segunda línea) en diversos países10, y también en España2.

Agradecimientos

Agradecemos a la Dra. Antonia Andreu Domingo del Servicio de Microbiología del Campus Barcelona Hospital Vall d’Hebron por su colaboración en la elaboración y revisión de esta publicación.

Bibliografía
[1]
A. Asenjo, J.G. Kusters, T.T. Severs, J.I. Alós.
Mycoplasma genitalium in Spain: Prevalence of genital infection and frequency of resistance to macrolides.
Enferm Infecc Microbiol Clin, 36 (2018), pp. 169-171
[2]
M.J. Barberá, M. Fernández-Huerta, J.S. Jensen, E. Caballero, A. Andreu.
Mycoplasma genitalium macrolide and fluoroquinolone resistance: Prevalence and risk factors among a 2013-2014 cohort of patients in Barcelona, Spain.
Sex Transm Dis, 44 (2017), pp. 457-462
[3]
Centers for Disease Control and Prevention.
Recommendations for the laboratory-based detection of Chlamydia trachomatis and Neisseria gonorrhoeae-2014.
MMWR Recomm Rep, 63 (2014), pp. 1-19
[4]
K.A. Workowski, G.A. Bolan.
Sexually transmitted diseases treatment guidelines, 2015.
MMWR Recomm Rep, 64 (2015), pp. 1-137
[5]
J.S. Jensen, M. Cusini, M. Gomberg, H. Moi.
2016 European guideline on Mycoplasma genitalium infections.
J Eur Acad Dermatol Venereol, 30 (2016), pp. 1650-1656
[6]
M. Unemo, J.S. Jensen.
Antimicrobial-resistant sexually transmitted infections: Gonorrhoea and Mycoplasma genitalium.
Nat Rev Urol, 14 (2017), pp. 139-152
[7]
P. Horner, K. Blee, E. Adams.
Time to manage Mycoplasma genitalium as an STI - but not with azithromycin 1 gram!.
Curr Opin Infect Dis, 27 (2014), pp. 68-74
[8]
L. Otero-Guerra, F. Vazquez.
Impact of microbial resistance on therapeutic decisions in sexually transmitted infections.
Enferm Infecc Microbiol Clin, 36 (2018), pp. 149-151
[9]
R.H. Nijhuis, T.T. Severs, D.S. van der Vegt, A.A. van Zwet, J.G. Kusters.
High levels of macrolide resistance-associated mutations in Mycoplasma genitalium warrant antibiotic susceptibility-guided treatment.
J Antimicrob Chemother, 70 (2015), pp. 2515-2518
[10]
K.A. Tagg, N.J. Jeaffreys, D.L. Couldwell, J.A. Donald, G.L. Gilbert.
Fluoroquinolone and macrolide resistance-associated mutations in Mycoplasma genitalium.
J Clin Microbiol, 51 (2013), pp. 2245-2249

Please cite this article as: Fernández-Huerta M, Serra-Pladevall J, Barberá M-J, Espasa M. Mycoplasma genitalium and antibiotic resistance in Spain; the need for an effective response against an emerging problem. Enferm Infecc Microbiol Clin. 2019;37:144–145.

Copyright © 2018. Elsevier España, S.L.U. and Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Article options
Tools
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos