x

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Más información
Solicitud de permisos - Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Indexada en:

Index Medicus/Medline, Latindex, IBECS, IME, SCOPUS y MEDES

Métricas

  • CiteScore 2017: 0,22
    Leer más
  • SCImago Journal Rank (SJR):0,169
  • Source Normalized Impact per Paper (SNIP):0,293
Semergen 2017;43:593-4 - DOI: 10.1016/j.semerg.2016.10.005
Carta al Director
¿Es tiempo de abandonar el tacto rectal?
Is it time to abandon the digital rectal examination?
A. Alcántara Monteroa,, , F.J. Brenes Bermúdezb, Miembros del Grupo de Trabajo de Nefrourología SEMERGEN
a Centro de Salud José María Álvarez, Don Benito, Badajoz, España
b Centro de Salud Llefiá, Badalona, Barcelona, España
Sr. Director:

Según un nuevo estudio, en varones con una concentración normal de antígeno prostático específico (PSA), el tacto rectal raras veces ayuda a diagnosticar cáncer de próstata clínicamente significativo y, sin embargo, es una exploración invasiva, incómoda y de muy poca utilidad. En un análisis de datos del estudio estadounidense de Detección de Cáncer de Próstata, Pulmón, Colorrectal y Ovario (PLCO), la valoración mediante tacto rectal en el contexto de concentraciones normales de PSA captó un 2% adicional de varones con cáncer de próstata clínicamente importante. Los autores de este trabajo, publicado recientemente en la revista Current Medical Research and Opinion, señalan que tal vez sea tiempo de abandonar el tacto rectal1.

En el 2012, la Comisión de Servicios Preventivos de Estados Unidos (USPSTF) dio a conocer las recomendaciones para no utilizar de manera sistemática el PSA para la detección de cáncer de próstata en varones sanos. Esta recomendación fue controvertida, pero los médicos redujeron el uso de PSA para la detección sistemática. Sin embargo, se ha prestado menos atención a la detección mediante tacto rectal y no se ha aclarado si los tactos rectales mejoran la detección del cáncer de próstata. Por este motivo, un grupo de autores decidieron analizar si era útil la detección del cáncer de próstata mediante tacto rectal en el estudio PLCO2.

En el estudio PLCO se evaluaron los programas de detección de cáncer y su repercusión en la mortalidad por cáncer de próstata. En el grupo sujeto a detección, 38.340 varones fueron objeto de pruebas de PSA y tactos rectales cada año durante los primeros 3 años; continuaron sometiéndose a detección mediante PSA otros 2 años más, hasta un total de 5 años. El grupo de control consistió en pacientes que recibieron tratamiento habitual. Se efectuó seguimiento a los participantes durante 13 años. Aquellos con un resultado de prueba anormal fueron remitidos a su urólogo para que se les realizara una biopsia3.

Este nuevo estudio se centró en los varones que recibieron las 2 pruebas de detección en los primeros 3 años. Basándose en las guías de práctica clínica para el cáncer de próstata del National Comprehensive Cancer Network (NCCN), los investigadores definieron al cáncer de próstata clínicamente importante como un tumor que se asociaba a una concentración de PSA de más de 10ng/ml, con una puntuación de Gleason de ≥7, o un estadio clínico ≥T2b en varones de 75 años o menos. Durante ese tiempo, se realizaron en los varones 129.028 pruebas de PSA y 124.694 tactos rectales. De las pruebas de PSA, 10.490 (8,1%) fueron anormales y dieron lugar a 3.422 biopsias (32,6% de las detecciones anormales)1.

Estas biopsias identificaron a 1.317 varones con cáncer de próstata; de estos casos, 680 (19,9%) se consideraron como cáncer de próstata clínicamente importante. De las pruebas de tacto rectal, 9.362 (7,5%) fueron anormales y sospechosas de cáncer de próstata; estas pruebas dieron por resultado la realización de 2.024 biopsias1.

Por cada año estudiado, los varones con tactos rectales anormales aislados tuvieron significativamente menos probabilidades (p<0,05) de someterse a biopsia que aquellos con concentraciones de PSA anormales aisladas. Las biopsias que fueron motivadas por un resultado de tacto rectal anormal aislado identificaron a 616 varones con cáncer de próstata y se consideró que de estos 317 tenían cáncer de próstata clínicamente significativo1.

El análisis demostró que la tasa de detección de cáncer de próstata con tacto rectal fue significativamente más baja que la asociada a resultados de PSA anormales aislados para cada año y en general (p<0,01), con excepción del año 2 (p=0,12)1.

Este estudio resalta la superioridad del PSA como una detección independiente del cáncer de próstata que es clínicamente importante en comparación con el tacto rectal, por lo que este no parece ser útil para detectar casos de enfermedad clínicamente importante si los varones van a someterse a detección mediante PSA. Los datos del estudio PLCO también demostraron que se tendrían que realizar más de 1.000 tactos rectales para identificar un caso de cáncer de próstata clínicamente significativo1.

Sin embargo, las conclusiones de este estudio están basadas en datos derivados del estudio PLCO. Este estudio ha sido criticado por una serie de factores, a saber, la utilización variable de biopsia después de pruebas de cribado positivas, la falta de biopsias al final del estudio para determinar la morbilidad en la población, y las bajas cifras de varones negros que participaron en el estudio3.

Podemos concluir que los datos de este trabajo indican una utilidad limitada del tacto rectal aislado como una modalidad de cribado para el cáncer de próstata. Sin embargo, hay que tener en cuenta que en el presente estudio de todos los varones con tactos rectales anormales, solo una pequeña proporción se sometió a biopsia, con lo que se debilitan los argumentos, por lo demás convincentes, que plantean los autores. Asimismo, aun cuando se disponga de menos información basada en evidencia en torno a la utilidad del tacto rectal para la detección de cáncer de próstata, hay una multiplicidad de motivos para continuarlo como parte integral de la exploración física.

Bibliografía
1
T. Cui,R.C. Kovell,R.P. Terlecki
Is it time to abandon the digital rectal examination? Lessons from the PLCO Cancer Screening Trial and peer-reviewed literature
2
F.J. Brenes Bermúdez,A. Alcántara Montero
¿Detección precoz o cribado en la prevención del cáncer de próstata?
3
G.L. Andriole,E.D. Crawford,R.L. Grubb 3rd,S.S. Buys,D. Chia,T.R. Church
Prostate cancer screening in the randomized Prostate, Lung, Colorectal, and Ovarian Cancer Screening Trial: Mortality results after 13 years of follow-up
J Natl Cancer Inst, 104 (2012), pp. 125-132 http://dx.doi.org/10.1093/jnci/djr500
Autor para correspondencia. (A. Alcántara Montero a.alcantara.montero@hotmail.com)
Copyright © 2016. Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN)