x

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Más información
Solicitud de permisos - Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Indexada en:

Index Medicus/Medline, Latindex, IBECS, IME, SCOPUS y MEDES

Métricas

  • CiteScore 2017: 0,22
    Leer más
  • SCImago Journal Rank (SJR):0,169
  • Source Normalized Impact per Paper (SNIP):0,293
Semergen 2017;43:474 - DOI: 10.1016/j.semerg.2016.07.018
Carta al Director
Consideraciones a la escombroidosis
Reflections on scombroid fish poisoning
J. Reyes Balaguera,, , A. Díez Gandíab, P. Villalonga Dobónb
a Servicio de Urgencias, Hospital Universitario y Politécnico La Fe de Valencia, Valencia, España
b Medicina de Familia, Hospital Universitario y Politécnico La Fe de Valencia, Valencia, España
Sr. Director:

En relación con el interesante caso publicado en Semergen, titulado «Escombroidosis: causa frecuente de intoxicación alimentaria»1, por Gargantilla P, Arroyo N, Montero J y Montero G, queremos añadir una serie de comentarios.

El caso clínico que se presenta expone la existencia de un síndrome rápidamente progresivo que afecta a piel y/o mucosas, tras la exposición a un alérgeno potencial para ese paciente. La escombroidosis es habitualmente un cuadro con buena evolución, pero se han descrito casos con compromiso cardiovascular e hipotensión severa2.

En este sentido y tomando como referencia la guía3 de actuación en anafilaxia, echamos en falta la determinación de las cifras de presión arterial en la paciente descrita, ya que a priori, el cuadro clínico podría confundirse con dicha enfermedad. Recordemos que el segundo criterio clínico del diagnóstico de anafilaxia de la citada guía hace referencia a un cuadro clínico de aparición rápida (de minutos a algunas horas), de 2 o más de los siguientes síntomas tras la exposición a un alérgeno potencial: a) afectación de piel y/o mucosas, b) compromiso respiratorio, c) disminución de la TA o síntomas asociados de disfunción orgánica y d) síntomas gastrointestinales persistentes.

Aunque el diagnóstico de la escombroidosis es clínico, interesaría conocer si se planteó el diagnóstico diferencial con procesos debidos al Anisakis o con una verdadera alergia al pescado4. En el primer caso, la ingesta de pescado crudo o poco cocinado de pescados parasitados por este nematodo podrían provocar manifestaciones clínicas de anafilaxia, superponibles a la clínica de la paciente del caso descrito, y el prick-test positivo junto con la demostración de IgE específica frente a antígenos de Anisakis sería diagnóstica. En el caso de tratarse de una reacción IgE mediada a pescados, el estudio alergológico, además de los test cutáneos y la determinación de IgE específica, podría complementarse con una prueba de exposición oral controlada en los casos no concluyentes.

En resumen, pensamos que la guía clínica señalada3 puede ayudar a los médicos de atención primaria en el diagnóstico diferencial de enfermedades con semiología similar, con la intención de reducir la demora diagnóstica y mejorar el enfoque terapéutico inicial.

Bibliografía
1
P. Gargantilla,N. Arroyo,J. Montero,G. Montero
Escombroidosis: causa frecuente de intoxicación alimentaria
2
A. Tursi,M.E. Modeo,A.M. Cascella,G. Cuccorese,A.M. Spinazzola,A. Miglietta
Scombroid syndrome with severe and prolonged cardiovascular involvement
Recenti Prog Med, 92 (2001), pp. 537-539
3
V. Cardona Dahl,Grupo de trabajo de la Guía GALAXIA de actuación en anafilaxia
Guía de actuación en anafilaxia
Med Clin, 136 (2011), pp. 349-355
4
A. Hijano Baola,P. Carreño Freire,J.C. Estévez Muñoz
García de la Rasilla Cooper C. Sospecha de escombroidosis
Semergen, 31 (2005), pp. 329-330
Autor para correspondencia. (J. Reyes Balaguer galimaster@gmail.com)
Copyright © 2016. Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN)