x

¿Aún no está registrado?

Cree su cuenta. Regístrese en Elsevier y obtendrá: información relevante, máxima actualización y promociones exclusivas.

Registrarme ahora
Solicitud de permisos - Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Indexada en:

SCOPUS, EMBASE, EXCERPTA, LILACS y PERIODICA

Métricas

  • SCImago Journal Rank (SJR):0,101
  • Source Normalized Impact per Paper (SNIP):0,008
Rev Mex Oftalmol 2017;91:306-10 - DOI: 10.1016/j.mexoft.2016.12.001
Artículo original
Análisis del grosor coroideo en personas fumadoras obtenido mediante Swept Source-OCT
Choroidal thickness and smoking measured by Swept Source-OCT
Jorge Arturo Sánchez Ramosa,, , Itzel Carolina Espinosa Sotob, Juan Abel Ramírez Estudilloc
a Médico adjunto al Departamento de Retina y Vítreo, Fundación Hospital Nuestra Señora de la Luz, Ciudad de México, Distrito Federal, México
b Médico adscrito al Departamento de Retina y Vítreo, Fundación Hospital Nuestra Señora de la Luz, Ciudad de México, Distrito Federal, México
c Jefe del Departamento de Retina y Vítreo, Fundación Hospital Nuestra Señora de la Luz, Ciudad de México, Distrito Federal, México
Recibido 01 julio 2016, Aceptado 15 diciembre 2016
Resumen
Antecedentes

El grosor coroideo puede variar dependiendo de diversos factores. La tomografía de coherencia óptica de tipo Swept Source (SS-OCT) permite evaluar la retina y coroides gracias a la longitud de onda que emite. El tabaquismo es un factor de riesgo cardiovascular que puede alterar la vasculatura coroidea.

Objetivo

Determinar los cambios ocasionados por el tabaquismo en el grosor coroideo medido mediante SS-OCT.

Material y métodos

Se realizó un estudio comparativo entre 2 grupos en el cual se incluyeron personas sanas y se dividieron en no fumadores y fumadores. A ambos grupos se les hizo una SS-OCT macular basal y la segunda se tomó una hora después. Al primer grupo se le pidió que fumaran un cigarrillo estándar al término de la toma basal. Para la estadística inferencial se establecieron diferencias entre los grupos con prueba de U de Mann Withney y las diferencias entre los grupos y las mediciones con prueba de Wilcoxon.

Resultados

La mediana del grosor coroideo de los fumadores basal fue de 311micras (211-467) versus 271micras (175-411) de los no fumadores con valor de p=0.2. En las mediciones realizadas una hora después, la mediana en el grupo de fumadores fue de 296micras y en el grupo control de 268micras con una p<0.0001.

Conclusión

Existe una disminución en el grosor coroideo posterior al consumo de cigarrillo. La SS-OCT es un estudio de imagen que permite medir el grosor coroideo.

Abstract
Background

Choroidal thickness may vary depending on age, circadian rhythm, axial length and in particular entities. The optical coherence tomography with Swept Source technology (SS-OCT) is a diagnostic tool that thanks to the wavelength emitted evaluates the retina and choroid. Smoking is a known risk factor for various cardiovascular diseases, so it is expected that people who practice this habit show vascular changes in different parts of the economy, including choroidal vasculature.

Objective

Determine choroidal thickness changes in smoking healthy people measure with SS-OCT.

Material and methods

Clinical trial in healthy people. Participants were included and divided into 2 groups; the first was non-smoking and the second. Both groups were took a macular SS-OCT at baseline and the second took an hour later. The first group was asked to smoke a standard cigarette at the end of the basal OCT. For inferential statistical differences between the groups we used Mann Whitney U test and Wilcoxon test for the differences between groups.

Results

Choroid thickness measurement of baseline smokers was 311microns (211-467) versus 271microns (175-411) of nonsmokers with P=0.2. In measurements taken one hour later, the median in the group of smokers was 296 microns and 268 microns control group with P<.0001.

Conclusion

There is a decrease in choroidal thickness after smoking. SS-OCT is a reliable technique for measuring the choroid thickness.

Palabras clave
Grosor coroideo, Tomografía de coherencia óptica, Tabaquismo
Keywords
Choroid thickness, Optical coherence tomography, Smoking
Introducción

La coroides es una estructura vascular compleja, la cual presenta el mayor flujo sanguíneo del organismo y cuya principal función consiste en suministrar oxígeno a las capas externas de la retina. Es por esto que su estudio ha sido motivo de interés en los últimos años1. Existen estudios de imagen como el ultrasonido modo B y la angiografía con verde de indocianina que aportan información útil acerca de esta estructura, sin embargo, ninguno de ellos permite la visualización de cortes transversales, por lo que su utilidad es limitada2.

La tomografía de coherencia óptica (OCT, por sus siglas en inglés) es un estudio de imagen no invasivo que utiliza un método de interferometría de baja coherencia, el cual ha aportado información valiosa acerca de la morfología retiniana y ha permitido un mejor entendimiento en diversas enfermedades3.

Se han realizado diversos estudios para determinar el grosor coroideo mediante OCT dominio espectral, sin embargo, tanto los fotorreceptores como el epitelio pigmentario de la retina generan una dispersión del haz de luz, disminuyendo la señal de penetración y evitando así la adecuada visualización coroidea4,5.

Para esto se han desarrollado dispositivos como Enhanced Depht Imaging OCT y Swept Source-OCT mediante los cuales se obtiene una mayor penetración y permite un mejor análisis a nivel coroideo.

Mediante estudios de OCT se ha logrado implicar a la coroides en la fisiopatología de diversas entidades como la coriorretinopatía serosa central6, la vasculopatía coroidea polipoidal7,8, el síndrome de Vogt-Koyanagi-Harada9–11 y la degeneración macular relacionada con la edad, entre otras12–15.

Existen diversos trabajos que buscan medir el grosor coroideo, sin embargo, los resultados obtenidos han mostrado gran variabilidad en sus mediciones, ya que, a diferencia de la retina, el grosor coroideo puede variar dependiendo de la edad, la longitud axial y del horario en el que se mida (siendo mayor en la mañana y menor por la tarde)16–18.

Desde hace ya varios años se ha documentado el efecto nocivo que tiene el tabaquismo sobre la circulación. A nivel ocular, se ha documentado una disminución en el flujo sanguíneo a nivel retiniano y coroideo19. El tabaquismo se ha asociado a enfermedades como retinopatía hipertensiva, degeneración macular relacionada con la edad y neuropatía óptica isquémica20–22.

El objetivo del estudio es determinar si el grosor coroideo se modifica con el tabaquismo en personas sanas y determinar si es posible medir el grosor coroideo mediante Swept Source-OCT.

Material y métodos

Se trata de un estudio observacional, comparativo entre 2 grupos de antes y después, realizado en un centro oftalmológico de la ciudad de México durante el mes de septiembre de 2015. Este trabajo fue aprobado por el comité local de ética en investigación de acuerdo al riesgo de la ley general de salud y la declaración de Helsinki. Se incluyeron únicamente personas sanas y se dividieron en 2 grupos; el primero se trató de personas sanas no fumadoras y el segundo de personas sanas con tabaquismo positivo que de manera voluntaria decidieron participar en el estudio.

Como criterios de inclusión se consideraron personas mayores de 18 años, que no tuvieran enfermedades oftalmológicas ni sistémicas. Se excluyeron personas con error refractivo mayor de±3 dioptrías y también personas con antecedente de tabaquismo pero que fuera negativo al momento del estudio.

La metodología del estudio se desarrolló de la siguiente manera: a ambos grupos se les hizo una Swept Source-OCT macular basal entre las 9 y las 10 de la mañana y la segunda se tomó una hora después. A las personas del grupo de fumadores se les pidió que fumaran un cigarrillo estándar al término de la toma basal. Por cuestiones éticas, se pidió únicamente a los participantes con antecedente de tabaquismo que fumaran el cigarrillo para evitar exponer a quienes no son fumadores a sus efectos nocivos y evitar posibles adicciones futuras. De esta forma se evaluó solamente el efecto a corto plazo (una hora) que tiene el cigarrillo sobre el grosor coroideo. Se solicitó a los sujetos en el estudio que no fumaran 8 horas previas a la medición y que no consumieran alimentos con cafeína.

Para la toma de imágenes se utilizó el dispositivo Swept Source-OCT Triton (Topcon), sin dilatación pupilar y fueron evaluadas por un solo explorador. La medición del grosor coroideo se realizó a nivel subfoveal, midiendo desde la cara externa de la línea hiperrefléctica correspondiente al complejo epitelio pigmentario de la retina /membrana de Bruch hasta la cara interna de la línea hiperrefléctica correspondiente a la unión coroideo-escleral.

Para el análisis estadístico se utilizó el programa SPSS versión 20, para la estadística descriptiva se emplearon medianas, mínimos y máximos. Para la estadística inferencial se establecieron diferencias entre los grupos con prueba de U de Mann Withney y las diferencias entre los grupos y las mediciones con prueba de Wilcoxon.

Resultados

Se incluyeron 26 pacientes, de los cuales 3 se eliminaron por no realizarse el segundo estudio de OCT. De los 23 restantes, 12 fueron mujeres y 11 hombres. El rango de edad fue de 26-32 años con un promedio de 28. Todos los pacientes fueron sanos, negando enfermedades sistémicas asociadas.

El número de participantes en cada grupo fue de 14 en los no fumadores (10 mujeres y 4 hombres) y de 9 en los fumadores (7 hombres y 2 mujeres). La mediana del grosor coroideo de los fumadores en la toma basal fue de 311micras (211-467) versus 271micras (175-411) de los no fumadores con valor de p=0.2. En las mediciones realizadas una hora después, la mediana en el grupo de fumadores fue de 296micras y en el grupo control de 268micras, es decir, hubo un cambio de alrededor de 15micras en el grupo de fumadores y de 3micras en el grupo control con una p significativa (tabla 1).

Tabla 1.

Se observan las medianas del grosor coroideo medido antes y después de la maniobra en ambos grupos

  FumadoresNo fumadoresValor de p 
  Antes  Después  Antes  Después   
Ojo derecho  313 (131-467)  299 (158-441)  276 (171-420)  274 (173-432)  0.004 
Ojo izquierdo  310 (224-408)  293 (204-400)  248 (155-348)  245 (158-383)  <0.0001 
Ambos ojos  311 (211-467)  296 (155-420)  271 (155-411)  268 (158-322)  <0.0001 

No se encontraron diferencias significativas en el análisis del grosor coroideo en cuanto al género de los participantes tanto en el grupo de fumadores como de los no fumadores.

Encontramos disparidad de los resultados en 2 pacientes, uno en el grupo control que presentó una disminución de 412 a 354micras en el ojo derecho y en el grupo de los casos un incremento de 342 a 441micras también en el ojo derecho.

Discusión

La coroides es una capa vascular que se encuentra influida por la presión de perfusión intraocular y cuyo grosor puede variar en relación con diversas entidades; no obstante, la adecuada visualización de la coroides ha resultado difícil de realizar.

La tecnología de Swept Source-OCT ofrece una gran capacidad de visualización al emitir una luz capaz de producir diferentes longitudes de onda lo que le permite penetrar en diferentes profundidades del tejido ocular, sin pérdidas de resolución. Su longitud de onda de 1,050nm le facilita la obtención de imágenes en condiciones adversas como pueden ser opacidades de medios, hemorragias y tumoraciones, entre otros. Otra de sus ventajas es que su hardware aumenta la velocidad de captura hasta los 100,000 A scan/segundo, eliminando artefactos y ofreciendo imágenes de alta resolución (fig. 1).

Figura 1.
(0.09MB).

Imagen representativa obtenida mediante Swept Source-OCT en la cual se pueden observar las estructuras coriorretinianas. El grosor coroideo se define como la distancia que hay de la cara externa de la línea hiperrefléctica correspondiente al complejo epitelio pigmentario de la retina-membrana de Bruch hasta la cara interna de la línea hiperrefléctica correspondiente a la unión coroideo-escleral (línea verde punteada).

Al analizar los resultados de nuestro estudio pudimos observar que, a pesar de la diferencia en micras que hubo al comparar las imágenes basales entre ambos grupos, la diferencia no fue estadísticamente significativa y, por el contrario, al comparar los grosores en la segunda toma del estudio, los valores tuvieron una diferencia significativa.

Diversos autores23,24 han demostrado cambios en la velocidad del flujo sanguíneo coroideo posterior a fumar medido mediante ultrasonido doppler; en nuestro estudio obtuvimos cambios significativos en el grosor coroideo después de fumar un cigarrillo, por lo que se puede considerar que estos cambios están en relación con el flujo sanguíneo, cambios consistentes con lo reportado por otros autores.

Zengin et al.25 describieron el efecto que tiene la nicotina administrada por vía oral (goma de mascar) sobre la vasculatura coroidea, obteniendo como resultados una disminución en el grosor coroideo una hora posterior a la toma; concluyen que la nicotina induce vasoconstricción a nivel sistémico con la consecuente disminución del flujo sanguíneo a nivel ocular. La variabilidad encontrada en este estudio fue una mediana de 26micras una hora después de la ingesta de nicotina por goma de mascar a diferencia de las 15micras encontradas en nuestro estudio. Esta variación puede ser atribuible a la diferencia en la vía de administración de la nicotina.

Sızmaz et al.26 reportaron una disminución en el grosor coroideo en pacientes fumadores la cual se mantenía hasta 3h después de fumar. En estos pacientes, los resultados fueron similares a los de nuestro estudio, ya que la disminución media fue de 17micras en el grupo de los fumadores y de 2.5 en los no fumadores. Ulaş et al.27 describieron también cambios del grosor coroideo en pacientes fumadores sanos, sin embargo, en su trabajo describen que este efecto es transitorio, volviendo a la normalidad una hora después de haber fumado un cigarrillo, no encontrando diferencia significativa en la OCT basal al compararlo con los controles.

De manera similar a la metodología de otros estudios, se solicitó a los sujetos en el estudio que no fumaran 8h antes de la medición y que no consumieran alimentos con cafeína ya que esto podría influir en el flujo sanguíneo coroideo28.

De igual forma, las mediciones se hicieron a la misma hora durante la mañana a todos los participantes, ya que se han reportado cambios en el grosor coroideo a lo largo del día en relación con el ciclo circadiano16,18. Esta variabilidad se ha reportado que puede ser de hasta 30micras, de tal manera que el menor grosor se encuentra alrededor de las 6 de la tarde y el mayor alrededor de las 3 de la mañana, con una asociación probable con la presión arterial sistólica. Es importante recalcar que estos cambios son graduales con una variación promedio de 5micras cada 3h a lo largo del día18.

En cuanto a los 2 casos que presentaron disparidad en los resultados, pudimos observar que esta se presentó únicamente en uno de los ojos de cada caso ya que el ojo contralateral mantuvo la tendencia del resto de los participantes de acuerdo al grupo en el que se encontraba. Los autores consideran que esto fue ocasionado por una visualización inadecuada de la línea de unión coroideo-escleral en grosores coroideos mayores a 340micras en ambos casos. Se llegó a esta conclusión ya que, en el caso del fumador, no sería de esperarse que el efecto de la nicotina influyera únicamente la vasculatura coroidea de uno de los ojos y, de igual forma, en el caso del no fumador sería poco probable que se presentara un cambio significativo sin ningún estímulo aparente y únicamente en un ojo.

El estudio cuenta con algunas limitaciones como el número reducido de pacientes, así como la variación en el cigarrillo fumado, ya que es difícil estandarizar el número y la intensidad de fumadas por cada cigarrillo. Otro inconveniente relacionado con la medición del grosor coroideo es que la maniobra depende del operador, por lo que podrían existir variaciones interobservador.

Conclusiones

La Swept Source-OCT es un estudio de imagen que permite medir el grosor coroideo. Encontramos una disminución en el grosor coroideo en personas fumadoras al compararlas con no fumadoras. Consideramos que el decremento es debido a una disminución en el flujo sanguíneo coroideo ocasionado por la vasoconstricción que produce la nicotina del cigarrillo. Serán necesarios estudios con mayor número de pacientes y mayor estandarización de las variables.

Responsabilidades éticasProtección de personas y animales

Los autores declaran que para esta investigación no se han realizado experimentos en seres humanos ni en animales.

Confidencialidad de los datos

Los autores declaran que en este artículo no aparecen datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informado

Los autores declaran que en este artículo no aparecen datos de pacientes.

Financiamiento

Los autores declaran no tener relación financiera con ninguna persona u organización relacionada con este trabajo.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
1
G. Yiu,P. Pecen,N. Sarin
Characterization of the choroid-scleral junction and suprachoroidal layer in healthy individuals on enhanced-depth imaging optical coherence tomography
JAMA Ophthalmol., 132 (2014), pp. 174-181 http://dx.doi.org/10.1001/jamaophthalmol.2013.7288
2
R. Spaide,H. Koizumi,M. Pozonni
Enhanced depth imaging spectral-domain optical coherence tomography
Am J Ophthalmol., 146 (2008), pp. 496-500 http://dx.doi.org/10.1016/j.ajo.2008.05.032
3
J.G. Fujimoto
Optical coherence tomography
Comptes Rendus de l’Académie des Sciences-Series IV-Physics, 2 (2001), pp. 1099-1111
4
P. Lin,P.S. Mettu,D.L. Pomerleau
Image inversion spectral-domain optical coherence tomography optimizes choroidal thickness and detail through improved contrast
Invest Ophthalmol Vis Sci., 53 (2012), pp. 1874-1882 http://dx.doi.org/10.1167/iovs.11-9290
5
B. Povazay,B. Hermann,A. Unterhuber
Three-dimensional optical coherence tomography at 1050nm versus 800nm in retinal pathologies: enhanced performance and choroidal penetration in cataract patients
J Biomed Opt., 12 (2007), pp. 041211 http://dx.doi.org/10.1117/1.2773728
6
I. Maruko,T. Iida,Y. Sugano
Subfoveal choroidal thickness after treatment of central serous chorioretinopathy
Ophthalmology., 117 (2010), pp. 1792-1799 http://dx.doi.org/10.1016/j.ophtha.2010.01.023
7
S.E. Chung,S.W. Kang,J.H. Lee
Choroidal thickness in polypoidal choroidal vasculopathy and exudative age-related macular degeneration
Ophthalmology., 118 (2011), pp. 840-845 http://dx.doi.org/10.1016/j.ophtha.2010.09.012
8
P. Jirarattanasopa,S. Ooto,I. Nakata
Choroidal thickness, vascular hyperpermeability, and complement factor H in age-related macular degeneration and polypoidal choroidal vasculopathy
Invest Ophthalmol Vis Sci., 53 (2012), pp. 3663-3672 http://dx.doi.org/10.1167/iovs.12-9619
9
M. Nakayama,H. Keino,A.A. Okada
Enhanced depth imaging optical coherence tomography of the choroid in Vogt-Koyanagi-Harada disease
10
I. Maruko,T. Iida,Y. Sugano
Subfoveal choroidal thickness after treatment of Vogt-Koyanagi-Harada disease
11
F.T. Da Silva,V.M. Sakata,A. Nakashima
Enhanced depth imaging optical coherence tomography in long-standing Vogt-Koyanagi-Harada disease
Br J Ophthalmol., 97 (2013), pp. 70-74 http://dx.doi.org/10.1136/bjophthalmol-2012-302089
12
D.W. Switzer Jr.,L.S. Mendonça,M. Saito
Segregation of ophthalmoscopic characteristics according to choroidal thickness in patients with early age-related macular degeneration
13
V. Manjunath,J. Goren,J.G. Fujimoto
Analysis of choroidal thickness in age-related macular degeneration using spectral-domain optical coherence tomography
Am J Ophthalmol., 152 (2011), pp. 663-668 http://dx.doi.org/10.1016/j.ajo.2011.03.008
14
L. Branchini,C. Regatieri,M. Adhi
Effect of intravitreous anti-vascular endothelial growth factor therapy on choroidal thickness in neovascular age-related macular degeneration using spectral-domain optical coherence tomography
JAMA Ophthalmol., 131 (2013), pp. 693-694 http://dx.doi.org/10.1001/jamaophthalmol.2013.692
15
J.H. Kim,S.W. Kang,J.R. Kim
Variability of subfoveal choroidal thickness measurements in patients with age-related macular degeneration and central serous chorioretinopathy
Eye (Lond)., 27 (2013), pp. 809-815 http://dx.doi.org/10.1038/eye.2013.78
16
R. Margolis,R.F. Spaide
A pilot study of enhanced depth imaging optical coherence tomography of the choroid in normal eyes
Am J Ophthalmol., 147 (2009), pp. 811-815 http://dx.doi.org/10.1016/j.ajo.2008.12.008
17
T. Fujiwara,Y. Imamura,R. Margolis
Enhanced depth imaging optical coherence tomography of the choroid in highly myopic eyes
Am J Ophthalmol., 148 (2009), pp. 445-450 http://dx.doi.org/10.1016/j.ajo.2009.04.029
18
S. Usui,Y. Ikuno,M. Akiba
Circadian changes in subfoveal choroidal thickness and the relationship with circulatory factors in healthy subjects
Invest Ophthalmol Vis Sci., 53 (2012), pp. 2300-2307 http://dx.doi.org/10.1167/iovs.11-8383
19
P. Jha,R. Peto
Global effects of smoking, of wuitting, and of taxing tobacco
N Engl J Med, 370 (2014), pp. 60-68 http://dx.doi.org/10.1056/NEJMra1308383
20
M. Langhans,G. Michelson,M.J. Groh
Effect of breathing 100% oxygen on retinal and optic nerve head capillary blood flow in smokers and non-smokers
Br J Ophthalmol, 81 (1997), pp. 365-369
21
B. Wimpissinger,H. Resch,F. Berisha
Response of choroidal blood flow to carbogen breathing in smokers and non-smokers
Br J Ophthalmol, 88 (2004), pp. 776-781
22
H. Kergoat,C. Faucher
Effects of oxygen and carbogen breathing on choroidal hemodynamics in humans
Invest Ophthalmol Vis Sci, 40 (1999), pp. 2906-2911
23
R.D. Steigerwalt Jr.,G. Laurora,L. Incandela
Ocular and orbital blood flow in cigarette smokers
Retina, 20 (2000), pp. 394-397
24
Y. Tamaki,M. Araie,M. Nagahara
The acute effects of cigarette smoking on human optic nerve head and posterior fundus circulation in light smokers
25
M. Zengin,E. Cinar,K. Kucukerdonmez
The effect of nicotine on choroidal thickness
Br J Ophthalmol, 98 (2014), pp. 233-237 http://dx.doi.org/10.1136/bjophthalmol-2013-304044
26
S. Sızmaz,C. Küçükerdönmez,E.Y. Pınarcı
The effect of smoking on choroidal thickness measured by optical coherence tomography
Br J Ophthalmol, 97 (2013), pp. 601-604 http://dx.doi.org/10.1136/bjophthalmol-2012-302393
27
F. Ulaş,F. Çelik,U.S. Doğan
Effect of smoking on choroidal thickness in healthy smokers
Curr Eye Res., 39 (2014), pp. 504-511 http://dx.doi.org/10.3109/02713683.2013.850099
28
T. Okuno,T. Sugiyama,M. Tominaga
Effects of caffeine on microcirculation of the human ocular fundus
Jpn J Ophthalmol, 46 (2002), pp. 170-176
Autor para correspondencia. Calle Ezequiel Montes #135, Cuauhtémoc, Tabacalera, 06030 Ciudad de México, D.F. Teléfono:01 55 5128 1140. (Jorge Arturo Sánchez Ramos jorgesr84@hotmail.com)
Copyright © 2016. Sociedad Mexicana de Oftalmología