x

¿Aún no está registrado?

Cree su cuenta. Regístrese en Elsevier y obtendrá: información relevante, máxima actualización y promociones exclusivas.

Registrarme ahora
Solicitud de permisos - Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Indexada en:

Scopus, IBECS

Métricas

  • SCImago Journal Rank (SJR):0,11
  • Source Normalized Impact per Paper (SNIP):0,087
Rev Esp Patol 2018;51:1-2 - DOI: 10.1016/j.patol.2017.11.001
Editorial
¡Eureka!
Eureka!
Emilio Mayayo, Marcial García Rojo, Antonio Félix Conde,
Comité editorial de Revista Española de Patología

El refranero español es muy rico (al igual que su léxico) y son abundantísimas las frases que aparecen en él. La mayor parte de ellas provienen de la observación o bien del gracejo popular. Nadie mejor que el pueblo, la ciudadanía, son los responsables de tanta riqueza expresiva. Ello me permite tomar de este refranero una sencilla frase: «A la tercera va la vencida».

Han tenido que pasar 3 intentos, en los últimos años, para que la revista que tienen en sus manos haya podido ser incluida en los índices de calidad internacionales establecidos por el Department of Health and Human Services o lo que es lo mismo The National Institutes of Health y The National Library of Medicine. Ha sido esta institución la que nos ha dado el paso a poder estar en Medline/Pubmed. No voy a desglosar lo que significa, es bien conocido por todos los lectores de Revista Española de Patología, solamente que entramos en los mejores índices de calidad para las revista médicas y ello beneficia en mucho a nuestra producción científica, que podrá seguir haciéndose en el tercer idioma más hablado en el mundo, en nuestro español, que además hermana a muchos países.

No queremos alargarnos en cómo ha sido y cómo se ha conseguido. Ha sido labor de muchos años y de mucha gente. Se programó un objetivo esencial, se buscaron los apoyos y se ideó una metodología que al final ha sido la indicada. Tanto patólogos como otros profesionales han y hemos batallado para poder entrar en Medline/Pubmed ya que lo considerábamos vital para nuestra profesión. Era una quimera necesaria para nuestra especialidad y de esta manera, que nuestra producción científica publicada en nuestro órgano de expresión, tuviera mayor visibilidad mundial.

De momento no disponemos de factor de impacto, que nos lo dará ISI/Thomson en un breve periodo de tiempo, unos 2 años, pero ya estamos dentro de Pubmed y cuando alguien desde cualquier parte del mundo introduzca nuestro nombre o nuestros campos de trabajos, los manuscritos aportados a Revista Española de Patología, saldrán en el listado. Es bien conocido por todos aquellos que nos movemos en el ámbito científico y no hace falta decir más.

Han sido 50 años de esperanza, de ilusión continua, de metodología programada sin interrupción para llegar al objetivo que tienen todas las revistas médicas. Hace 5 décadas que unos jóvenes patólogos liderados por el Dr. Alberto Anaya, consideraron que era necesario disponer para nuestra especialidad de un órgano de expresión donde aportar los conocimientos, los avances científicos, las dudas y las experiencias surgidas de la labor asistencial, docente o científica. Para todo ello nació la Revista Española de Patología. Durante 10 lustros los patólogos, y no exclusivamente, hemos podido ir leyendo trimestralmente aquellos manuscritos que aportaban los patólogos entusiastas en los que relataban sus experiencias o sus avances científicos, fruto de la constancia investigadora muy arraigada en nuestra especialidad. Indudablemente el no haber estado con anterioridad en estos índices de calidad, ha declinado que muchos prefirieran otras publicaciones a la nuestra, es muy razonable. Ahora, esperamos que esto no ocurra con tanta frecuencia y nuestra revista se vea desbordada por el arribo de incontables manuscritos. Esto será un punto básico para poder seleccionar trabajos con mayor relevancia y, como pez que se come su cola, favorecer que la calidad y el factor de impacto sea en breve elevado.

¡Se ha conseguido! No creo que sea fruto de una serendipia, de la suerte. Ha sido fruto de la constancia, del esfuerzo de todos los que colaboráis y han colaborado en los 50 años de vida de nuestra publicación. No quisiera dejarme a nadie, pero han sido imprescindibles los diversos directores; sus equipos de comités editoriales; los consejos editoriales; los editores y las diversas editoras por las que hemos pasado; los múltiples revisores; los que han mandado sus manuscritos o aquellos a los que se les solicitaban manuscritos que siempre enviaban puntualmente; también aquellos que apoyaron con sus escritos de recomendación la solicitud para entrar donde ahora hemos entrado. A todos ellos ¡Gracias por vuestra desinteresada ayuda!

Que mejor broche a los 50 años de vida de Revista Española de Patología, a nuestras bodas de oro con la ciencia, que poder haber entrado en el mejor de los índices de calidad. Por ello ¡Enhorabuena a todos los patólogos españoles y a la SEAP-IAP!

Volviendo al principio, puede que la expresión más famosa y más conocida no sea «a la tercera va la vencida» sino otra y en otro idioma, ¡Eureka! pero es lo mismo, ambas hoy (7 de noviembre de 2017) sirven como algarabía de un logro, o lo que es lo mismo, se traducen en una gran alegría, gozo, satisfacción y todos aquellos sinónimos que queramos utilizar, de los que la lengua española es una riqueza interminable.

¡LO CONSEGUIMOS (EUREKA)!

Autor para correspondencia. (Antonio Félix Conde felixconde@telefonica.net)
Copyright © 2017. Sociedad Española de Anatomía Patológica