x

¿Aún no está registrado?

Cree su cuenta. Regístrese en Elsevier y obtendrá: información relevante, máxima actualización y promociones exclusivas.

Registrarme ahora
Solicitud de permisos - Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Indexada en:

Scopus, Embase/Excerpta Medica, Latindex, IBECS

Métricas

  • SCImago Journal Rank (SJR):0,231
  • Source Normalized Impact per Paper (SNIP):0,481
Rev Esp Med Legal 2014;40:83-5 - DOI: 10.1016/j.reml.2013.11.003
Medicina forense práctica
Valoración de las funciones viso-perceptivas y viso-espaciales en la práctica forense
Visuo-perceptive and visuo-spatial assessment in forensic practice
Gemma Ortegaa,??, , Montserrat Alegreta, Ana Espinosaa, Marta Ibarriaa, Pilar Cañabatea, Mercè Boadaa,b
a Memory Clinic of Fundació ACE, Institut Català de Neurociències Aplicades, Barcelona, España
b Hospital Universitari Vall d’Hebron-Institut de Recerca, Universitat Autònoma de Barcelona (VHIR-UAB), Barcelona, España
IntroducciónLas funciones viso-perceptivas y viso-espaciales

La viso-percepción es la capacidad que nos permite reconocer y discriminar los estímulos. También nos ayuda a interpretar, atribuir y asociar lo que vemos a ciertas categorías ya conocidas e integrarlo al conocimiento que ya poseemos. Tras una lesión cerebral o proceso neurodegenerativo, pueden aparecer trastornos de la viso-percepción denominados como «agnosias». Dichas agnosias pueden presentarse en 2 niveles: 1) Agnosia visual aperceptiva: considerada como alteraciones del reconocimiento de los objetos a nivel perceptivo (forma, movimiento), y 2) Agnosia visual asociativa: considerada como aquellas alteraciones del reconocimiento de los objetos a nivel asociativo (categoría semántica, atribución de significado)1. Los déficits visoperceptivos están relacionados con alteraciones de la perfusión cerebral del cingulado posterior y áreas temporo-occipitales2–4 o bien como resultado de lesiones cerebrales en las áreas receptoras secundarias situadas en el tálamo. Estas lesiones pueden deberse a un traumatismo craneoencefálico (TCE), ictus, demencia, intoxicación por monóxido de carbono u otros desórdenes neurológicos

Las funciones viso-espaciales representan el grupo de funciones cognitivas utilizadas para analizar, comprender y manejar el espacio en el que vivimos en varias dimensiones (2D y 3D). Estos procesos incluyen imágenes y navegación mental, percepción de la distancia y profundidad, así como la construcción viso-espacial. Utilizamos las imágenes y la navegación mental para procesar y rotar objetos en nuestra mente o para desplazarnos virtualmente por una imagen de nuestro entorno, que hemos reconstruido en nuestro cerebro. Las funciones viso-espaciales también nos permiten estimar la distancia y la profundidad. Utilizamos esta habilidad para movernos sin golpearnos con los obstáculos que encontramos en nuestro camino o juzgar si disponemos de tiempo suficiente para cruzar una esquina antes de que el vehículo que se está acercando nos alcance o antes de que el semáforo se ponga rojo.

Las funciones viso-espaciales representan el nivel más complejo de procesamiento visual realizado por el cerebro. El procesamiento visual requiere un funcionamiento adecuado de la corteza parietal que se encuentra en la parte superior del cerebro. La valoración de la percepción visual es amplia, dada la complejidad y la gran cantidad de componentes que la integran: atención visual, rastreo visual (visual scanning), percepción del color, reconocimiento visual, organización visual e interferencia visual.

En este artículo nos centraremos en la evaluación únicamente del reconocimiento visual. Concretamente nos centraremos en 3 herramientas evaluadoras como son el llamado «Test de Poppelreuter», el «Test de los 15-Objetos» y los Relojes de Luria.

Test de Poppelreuter5

Las pruebas que implican interferencia visual son tareas de reconocimiento visual complejas debido a la presencia de elementos distractores. El material estimulador contiene el elemento completo a identificar, pero se ve interferido por la superposición de otros dibujos, los cuales lo enmascaran y lo hacen menos reconocible. Las tareas de interferencia visual difieren de las de organización visual en las que se requiere que el sujeto analice la relación figura-fondo para distinguir la figura «objetivo» de los elementos de interferencia. Las pruebas tipo Poppelreuter son unas de las más utilizadas en los protocolos de evaluación neuropsicológica para objetivar signos agnósicos visuales. El test está formado por 2 láminas, las cuales contienen figuras superpuestas y el sujeto tiene que identificar todos los objetos que aparecen en cada una de las láminas. Cada una de las láminas contiene 5 dibujos. En total hay 10 dibujos (fig. 1).

Figura 1.
(0.15MB).

El test de «Poppelreuter».

A continuación se muestran las instrucciones de presentación de la prueba para el paciente: «Voy a enseñarle 2 láminas. En cada una de ellas se encuentran una serie de dibujos mezclados. Usted deberá decirme qué dibujos son los que aparecen y a la vez que los señala con el dedo». Si el sujeto tiene afasia o dificultades en la denominación se le pedirá que señale el contorno de las figuras que está viendo. Se puntúa 1 punto por cada figura identificada correctamente. Se anotan además los errores. La puntuación máxima es 10 contabilizando únicamente las respuestas correctas en la puntuación total de la prueba.

Test de los 15-Objetos6

El test de los 15-Objetos (T15O) fue creado por Pillon et al., 19896 como un test de discriminación visual con el objetivo de evaluar la velocidad de procesamiento cognitivo en la enfermedad de Parkinson (EP). El rendimiento en el T15O no está influenciado por el nivel de escolaridad y está libre de efecto práctica. Este test, al igual que el «test de Poppelreuter» trata de evaluar la discriminación de 15 objetos –de ahí su nombre– presentados de manera superpuesta. Se muestra al sujeto una lámina (modelo A o B indistintamente) y se le solicita que enumere, designe y señale uno a uno cada uno de los objetos de la lámina hasta un total de 15 elementos. Las instrucciones a seguir son: «A continuación, le enseñaré una hoja en la que aparecen objetos superpuestos. Por favor, dígame qué es lo que ve y señálelo con el dedo». En ningún caso el paciente puede girar la hoja (fig. 2).

Figura 2.
(0.24MB).

El test de los «15-Objetos».

No hay tiempo estipulado para realizar la prueba. Así, el paciente puede tomarse su tiempo para poder contestar. El evaluador, además de anotar las respuestas correctas, a su vez, toma nota de aquellos objetos que el sujeto verbaliza y que no se corresponden con ninguno de los elementos existentes en la lámina. En el caso de que el sujeto muestre dificultades relacionadas con el lenguaje (no sea capaz de denominar la palabra) se le permitirá explicar la finalidad del objeto en cuestión y se puntuará como válida la respuesta. Se puntúa 1 punto por cada figura identificada correctamente. La puntuación máxima es 15.

Relojes de Luria

La finalidad de esta prueba consiste en valorar la orientación espacial, el contenido y el procesamiento del conocimiento específico del código horario y los mecanismos de transcodificación semántica. El sujeto recibe una hoja con 4 relojes con manecillas, pero sin números, y debe decir la hora indicada por las agujas. Las instrucciones a seguir son las siguientes: «A continuación, le voy a enseñar 4 relojes. Debe decirme la hora que marcan cada uno de ellos». Para esta prueba no hay límite de tiempo. El examinador deberá tomar nota de la hora que el sujeto verbaliza para cada uno de los relojes mostrados (fig. 3).

Figura 3.
(0.1MB).

El test de los «Relojes de Luria».

En cuanto a la puntuación, se registrará un punto por cada respuesta correcta hasta un máximo de 4 puntos.

Interpretación de las puntuaciones en las pruebas viso-perceptivas y viso-espaciales

Nuestro equipo publicó recientemente los datos normativos de las puntuaciones del test de Poppelreuter y los Relojes de Luria en una muestra de 332 sujetos cognitivamente sanos, y el T15O en una submuestra de 1197. Además, en la tabla 1 se presentan los percentiles de las puntuaciones obtenidas en población española mayores de 49 años con lo que una puntuación correspondiente al percentil 10 estaría indicando que solo el 10% de la población diana tendría un peor rendimiento. Para facilitar la corrección de esta prueba, en este artículo7 se detallan la media y desviación estándar del rendimiento en estas pruebas (tabla 1). De esta manera nos permite concluir si un sujeto muestra un rendimiento relativamente preservado basándonos en datos de la población diana estudiada.

Tabla 1.

Puntuaciones estandarizadas y percentil para los test: «Poppelreuter, Relojes de Luria y 15-Objetos»7

  Rango  Media (DE)  Percentil 10 
Poppelreuter (respuestas correctas)  0-10  9,85 (0,40) 
Test 15-Objetos (respuestas correctas)  0-15  13,55 (1,44)  12 
Relojes de Luria  0-4  3,52 (0,63) 

Las puntuaciones obtenidas en el test de Poppelreuter y el T15O permiten valorar la función viso-perceptivas mientras que el rendimiento en el test de los Relojes de Luria permite valorar la capacidad viso-espaciales.

Aplicación en medicina forense

Dada nuestra experiencia en el campo de la clínica y de la investigación de los trastornos neurocognitivos, valoramos estos 3 test neuropsicológicos como pruebas que aportan información sobre el rendimiento viso-perceptivas y viso-espaciales del sujeto. Se trata de pruebas breves y relativamente fáciles de administrar que permiten identificar posibles anomalías secundarias a lesiones cerebrales (secundarias a traumatismos craneoencefálicos, eventos cerebrovasculares…) o posibles procesos neurodegenerativos, tales como la enfermedad de Alzheimer (EA). Tal y como nuestro equipo mostró en el artículo publicado por Alegret et al., 20094 el test de los 15-O fue capaz de discriminar entre sujetos controles sanos, con deterioro cognitivo leve y demencia leve, y recientemente en el artículo de Espinosa et al., 20138 nuestro equipo mostró que el bajo rendimiento en el procesamiento viso-espacial está asociado a un mayor riesgo de conversión a demencia en sujetos con deterioro cognitivo leve.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
1
P. Giannakopoulos,G. Gold,M. Duc,J.P. Michel,P.R. Hof,C. Bouras
Neuroanatomic correlates of visual agnosia in Alzheimer's disease: A clinicopathologic study
Neurology, 52 (1999), pp. 71-77
2
S. Vossel,P.H. Weiss,P. Eschenbeck,J. Saliger,H. Karbe,G.R. Fink
The neural basis of anosognosia for spatial neglect after stroke
3
R. Vandenberghe,C.R. Gillebert
Parcellation of parietal cortex: Convergence between lesion-symptom mapping and mapping of the intact functioning brain
Behav Brain Res, 16 (2009), pp. 171-182
4
M. Alegret,M. Boada-Rovira,G. Vinyes-Junqué,S. Valero,A. Espinosa,I. Hernández
Detection of visuoperceptual deficits in preclinical and mild Alzheimer's disease
J Clin Exp Neuropsychol, 31 (2009), pp. 860-867 http://dx.doi.org/10.1080/13803390802595568
5
S. Della Sala,M. Laiacona,H. Spinnler,C. Trivelli
Poppelreuter-Ghent's Overlapping Figures Test: Its sensitivity to age, and its clinical use
Arch Clin Neuropsychol, 10 (1995), pp. 511-534
6
B. Pillon,B. Dubois,A.M. Bonnet,M. Esteguy,J. Guimaraes,J.M. Vigouret
Cognitive slowing in Parkinson's disease fails to respond to levodopa treatment: The 15-objects test
Neurology, 39 (1989), pp. 762-768
7
M. Alegret,A. Espinosa,G. Vinyes-Junqué,S. Valero,I. Hernández,L. Tárraga
Normative data of a brief neuropsychological battery for Spanish individuals older than 49
J Clin Exp Neuropsychol, 34 (2012), pp. 209-219 http://dx.doi.org/10.1080/13803395.2011.630652
8
A. Espinosa,M. Alegret,S. Valero,G. Vinyes-Junqué,I. Hernández,A. Mauleón
A longitudinal follow-up of 550 mild cognitive impairment patients: Evidence for large conversion to dementia rates and detection of major risk factors involved
J Alzheimers Dis, 34 (2013), pp. 769-780 http://dx.doi.org/10.3233/JAD-122002
Autor para correspondencia. (Gemma Ortega gemmaortega@yahoo.es)
Copyright © 2013. Asociación Nacional de Médicos Forenses