x

¿Aún no está registrado?

Cree su cuenta. Regístrese en Elsevier y obtendrá: información relevante, máxima actualización y promociones exclusivas.

Registrarme ahora
Solicitud de permisos - Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Indexada en:

PUBLINDEX (Colciencias) - Categoría A2, SCOPUS, SciELO Colombia (Scientific Electronic Library Online), Lilacs (Literatura Latinoamericana en Ciencias de La Salud

Métricas

  • SCImago Journal Rank (SJR):0,114
  • Source Normalized Impact per Paper (SNIP):0,181
Rev Col Cardiol 2016;23:157-8 - DOI: 10.1016/j.rccar.2015.09.008
Carta al Editor
Posible efecto de las estatinas sobre los niveles séricos de vitamina D en pacientes con enfermedad renal crónica
Possible effect of statins on serum vitamin D levels in patients with chronic renal disease
José Palacios-Flores, , Ximena Vega-Arias, Pedro Ángeles-Abanto
Medicina Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas de Lima, Perú
Sr. Editor

La enfermedad renal crónica (ERC) representa un problema de salud pública mundial, ya que la prevalencia y la mortalidad están aumentando significativamente1.

Uno de los factores que se asocia con el crecimiento de la mortalidad en pacientes con ERC es la dislipidemia ya que participa de manera activa en la patogenia de la enfermedad cardiovascular (causa principal de muerte en ERC) y produce deterioro de la función renal2. Por ende, el manejo tiene como meta llevar los niveles de colesterol LDL (cLDL) a cifras menores de 100mg/dl2.

Para lograrlo, las guías de la National Kidney Fundation (K/DOQI) designan a los inhibidores de la hidroximetilglutaril coenzima A reductasa (HMG-coA inhb), también llamados estatinas, como medicamentos de primera línea, que actúan a nivel hepático al inhibir el paso de HMG-coA a ácido mevalónico, lo cual coarta toda la cascada de generación de colesterol (fig. 1) y, por ende, disminuye la producción de cLDL (3).

Figura 1.
(0.22MB).

Posible relación entre el uso de estatinas y la concentración de vitamina D (5).

Estos fármacos son de primera elección por su eficacia en la disminución de cLDL y por la seguridad de su uso3. No obstante, dichas características no excluyen a los pacientes de no padecer miotoxicidad o hepatotoxicidad, efectos adversos más comunes de las estatinas, si bien se reporta una baja posibilidad de desarrollarlos4.

A raíz de este punto, el grupo investigador plantea que el uso de estatinas no solo produce miotoxicidad y hepatotoxicidad, sino que a su vez podría generar deficiencia de otras sustancias dependientes de colesterol ante su inhibición, y por tanto proponen el caso de la vitamina D, prohormona que se obtiene a partir de la producción de 7-dehidrocolesterol, compuesto antecesor del colesterol que se produce en el hígado (fig. 1). Este compuesto se deposita en la dermis y una vez que los rayos ultravioleta tienen contacto con la piel, genera colecalciferol (D3), compuesto imprescindible en el metabolismo del hueso en el cuerpo5.

De acuerdo con el alcance fisiológico descrito previamente sobre el metabolismo del colesterol y la vitamina D se observa que ambos comparten una misma vía metabólica (fig. 1); por ende, se cree que es posible que exista una alta frecuencia de disminución de vitamina D en pacientes con enfermedad renal crónica que utilizan estatinas para el tratamiento de la dislipidemia, ya que al inhibir la producción de colesterol en el hígado, la producción de 7-dehidrocolesterol podría estar disminuida, fenómeno que generaría una concentración baja de vitamina D en el organismo. Esta situación podría empeorar la condición de estos pacientes, ya que en ellos existe una disminución de la actividad de la 1-alfa-hidroxilasa necesaria para la activación de la vitamina D en el túbulo contorneado proximal2. Sin embargo, no se han encontrado reportes de investigación que demuestren que existe asociación causal entre el uso de estatinas y niveles bajos de vitamina D. Por tal motivo, esta carta está dirigida a generar nuevas investigaciones con base en la pregunta de si existe asociación entre la disminución de los niveles de vitamina D y el uso de estatinas en pacientes con enfermedad renal crónica, ya que esta sería una relación que podría redireccionar el tratamiento de la dislipidemia.

Bibliografía
1
V. Tsimihodimos
Dyslipidemia associated with chronic kidney disease
2
V. Tsimihodimos,E. Dounousi,K. Siamopoulos
Dyslipidemia in chronic kidney disease: an approach to pathogenesis and treatment
Am J Nephrol., 28 (2008), pp. 958-973 http://dx.doi.org/10.1159/000144024
3
K/DOQI clinical practice guidelines for managing dyslipidemia in chronic kidney disease. Am J Kidney Dis. 2003;41Suppl 3:S1-237.
4
C. Flores,M. Alvo,H. Borja,J. Morales,J. Vega,C. Zúñiga
Enfermedad renal crónica: Clasificación, identificación, manejo y complicaciones
Rev Méd Chil., 137 (2009), pp. 137-177
5
C.A. Baggerly,R.E. Cuomo,C.B. French,C.F. Garland,E.D. Gorham,W.B. Grant
Sunlight and vitamin D: necessary for public health
Autor para correspondencia. (José Palacios-Flores jpf.260389@gmail.com)
Copyright © 2015. Sociedad Colombiana de Cardiología y Cirugía Cardiovascular