x

¿Aún no está registrado?

Cree su cuenta. Regístrese en Elsevier y obtendrá: información relevante, máxima actualización y promociones exclusivas.

Registrarme ahora
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

FI 2016

1,125
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2016

Indexada en:

Current Contents/Clinical Medicine, Journal Citation Reports, SCI-Expanded, Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, MEDES, PASCAL, SCOPUS, ScienceDirect

Métricas

  • Factor de Impacto: 1,125(2016)
  • 5-años Factor de Impacto: 1,292
  • SCImago Journal Rank (SJR):0,221
  • Source Normalized Impact per Paper (SNIP):0,385

© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2016

Med Clin 2004;122:318-9
Pancreatitis aguda fatal en un paciente en tratamiento homeopático
Fatal acute pancreatitis in a patient who received an homeopathic treatment
José Barquero Romeroa, José María Redondo Lópeza, Francisco Galeano Díazb, Manuel Pérez Mirandaa
a Servicio de Medicina Interna. Hospital Nuestra Se??ora del Perpetuo Socorro. Complejo Hospitalario Universitario de Badajoz. Servicio Extreme??o de Salud. Badajoz.
b Servicio de Cirug??a General y Aparato Digestivo. Hospital Nuestra Se??ora del Perpetuo Socorro. Complejo Hospitalario Universitario de Badajoz. Servicio Extreme??o de Salud. Badajoz. Espa??a.

Sr. Editor: La pancreatitis asociada a fármacos es una entidad poco frecuente (2-5% de los casos de pancreatitis aguda) cuyo diagnóstico se realiza tras la exclusión de las causas de pancreatitis en un paciente que está en tratamiento farmacológico1. Se debe generalmente a una reacción de hipersensibilidad o a la producción de un metabolito tóxico; en muchos casos no se conoce cuál de los 2 mecanismos interviene. Los principales fármacos implicados son sulfamidas y tiazidas, pero la relación de fármacos implicados es cada día mayor1. El curso de la enfermedad generalmente es benigno y autolimitado, y el tratamiento se basa en retirar el fármaco sospechoso e instaurar medidas conservadoras1.

La homeopatía es un método terapéutico iniciado a finales del siglo xviii que se basa en la suposición de que se puede curar procesos utilizando dosis muy pequeñas de algunas sustancias «naturales» que, en dosis mayores y en sujetos sanos, provocarían los síntomas que se tratan de aliviar2. En la actualidad la homeopatía es una disciplina cuyos aprendizaje y ejercicio están legalmente regulados en España, aunque ningún estudio riguroso ha permitido encontrar efectos terapéuticos relevantes3 y no está exenta de toxicidad4-7.

Presentamos el caso de un paciente varón de 67 años, con diabetes tipo 2 desde hacía 7 años, que trataba con 4 mg/día de glimepirida los últimos 2 años. No tenía antecedentes de hábitos tóxicos, complicaciones diabéticas, alergias, intervenciones quirúrgicas o traumatismos. No tomaba ninguna otra medicación hasta que 2 semanas antes comenzó a tomar el tratamiento recomendado por un homeópata (consistente en unos comprimidos cuya composición, según el envase, incluía Nux vomica y Rhus toxicodendron), ya que presentaba dolor cervical con sensación vertiginosa. El paciente ingresó en urgencias por comenzar de forma brusca con dolor epigástrico no irradiado que en pocas horas se hizo insoportable. En ese momento sus constantes vitales eran normales y en la exploración física destacaba dolor a la palpación de epigastrio, aunque sin signos de peritonismo, y discreta distensión abdominal con ruidos intestinales conservados. Las exploraciones analíticas demostraron un hemograma de 11,7 * 109 leucocitos/l, con series roja y plaquetaria normales. El estudio de coagulación era normal. En la bioquímica destacaban: glucosa, 10,3 mmol/l; triglicéridos, 1,74 mmol/l; colesterol total, 6,1 mmol/l, y amilasa, 7.159 U/l, con función renal, iones sodio, potasio y calcio y enzimas hepáticas normales (creatincinasa, 153 U/l; aspartatoaminotransferasa, 27 U/l, alaninaminotransferasa, 38 U/l; lactatodesidrogenasa, 332 U/l). En la ecografía y tomografía computarizada abdominal se observó una vesícula distendida sin litiasis. Las vías biliares eran normales y había líquido libre perihepático, periesplénico y en la gotiera derecha. La glándula pancreática no se visualizaba, y estaba sustituida por densidad líquido. En el resto de la cavidad abdominal y la pelvis no se apreciaron hallazgos significativos. El electrocardiograma, la radiografía simple de abdomen y la radiografía de tórax fueron normales. En la evolución el paciente presentó íleo intestinal y, posteriormente, síndrome de distrés respiratorio que precisó de ventilación mecánica. Una segunda tomografía computarizada abdominal demostró la necrosis de la cabeza pancreática, una gran colección peripancreática de forma quística y otra colección pararrenal izquierda, por lo que se realizó una laparotomía con drenaje de absceso pancreático y limpieza quirúrgica de la zona. A las 2 semanas de esta intervención el paciente presentó una hemorragia digestiva alta secundaria a una úlcera bulbar que primero se trató endoscópicamente y luego mediante intervención quirúrgica, en la que se le realizó vagotomía troncular bilateral con piloroplastia y resección de secuestro pancreático. En el postoperatorio el paciente presentó una nueva hemorragia digestiva en forma de hematoquecia y falleció.

Una vez descartadas de forma razonable otras causas de pancreatitis aguda, ya que no había historia de abuso de alcohol, evidencia de cálculos biliares ni historia familiar de pancreatitis y los valores de calcio y triglicéridos eran normales, se estableció el diagnóstico de pancreatitis por fármacos. La glimepirida podía ser el fármaco causante, pero el hecho de que el paciente llevara 2 años con ese tratamiento, un fármaco con el que se tiene amplia experiencia clínica, y que no existe en MEDLINE ninguna comunicación de pancreatitis asociada a su uso (acute pancreatitis, side effect, glimepiride and homeopathy, 1984-2003) nos indujo a pensar en la fórmula homeopática que recientemente había empezado a tomar, y más aún cuando existe la comunicación del caso de un varón de 34 años que presentó un episodio de pancreatitis aguda tras tomar tratamiento homeopático para un dolor cervical; el mismo síntoma por el que nuestro paciente fue tratado. En ese caso la composición del producto administrado incluía hasta 5 plantas diferentes y la evolución no fue fatal7.

Por tanto, aunque la confirmación de nuestro diagnóstico de pancreatitis aguda secundaria a fórmulas homeopáticas es imposible (requeriría la reaparición de la clínica al reintroducir la sustancia), creemos que sería muy interesante interrogar a los pacientes con pancreatitis aguda de etiología no conocida acerca del consumo de fármacos y también, a la vista de este caso, de otras sustancias que se utilizan con fines médicos pero que proceden de lo que se ha denominado «medicina alternativa».

 

Addendum

Con posterioridad a la aceptación de este trabajo, ha aparecido publicado en el BOE (n.º 32, 6 febrero 2004; p. 5061) la orden SCO/190/2004 de 28 de enero, por la que se establece la lista de plantas cuya venta al público queda prohibida o restringida por razón de su toxicidad, en la que se incluye la planta que tomó el paciente del caso presentado.

Bibliograf??a
1
Drug induced acute pancreatitis: incidence and severity. Gut 1995;37:565-7.
2
Do homeopathic medicines provoke adverse effects? A systematic review. Br Homeopath J 2000;89(Suppl 1):35-8.
3
Homeopat??a: creencias, praxis y pruebas. Med Clin (Barc) 2003;121:142-8.
4
Severe cutaneous reactions to alternative remedies. Br Med J 1986;293:665-6.
5
Renal failure associated with alternative medical therapies. Ren Fail 1995;17:759-64.
6
Exacerbation of multiple sclerosis during therapy that included brain extracts. Med J Aust 1988;149:343-4.
7
Pancreatitis following ingestion of a homeopathic preparation. N Engl J Med 1986;314:1642-3.