x

¿Aún no está registrado?

Cree su cuenta. Regístrese en Elsevier y obtendrá: información relevante, máxima actualización y promociones exclusivas.

Registrarme ahora
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

FI 2013

1,252
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2013

Indexada en:

Current Contents/Clinical Medicine, Journal Citation Reports, SCI-Expanded, Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, MEDES, PASCAL, SCOPUS, SciVerse ScienceDirect

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank
doi: 10.1016/j.medcli.2010.11.003

Incorporación de investigadores a los hospitales y centros de investigación del Sistema Nacional de Salud. Seguimiento y evaluación del Programa Miguel Servet de contratos posdoctorales

Incorporation of researchers to hospitals and research centres of the Spanish National Health System. Monitoring and evaluating the Miguel Servet Program of postdoctoral contracts

Jesús Rey-Rocha a, , Belén Garzón-García a, María José Martín-Sempere a

a Grupo de Estudios de la Actividad Científica, Centro de Ciencias Humanas y Sociales, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Madrid, España

Artículo

Introducción

Para el Ministerio de Sanidad español, la potenciación de la faceta investigadora de los hospitales del Sistema Nacional de Salud (SNS) constituye una acción estratégica de primer orden1, 2, 3, 4. El Programa de Contratos de Investigadores en el SNS Miguel Serveta, del Instituto de Salud Carlos III, constituye una de las acciones más importantes en este sentido. Su objetivo es incorporar al SNS, a través de contratos temporales, a investigadores con excelente formación para potenciar la capacidad investigadora del mismo, así como dotar del necesario componente multidisciplinario a las unidades y grupos de investigación de los centros sanitarios, y fomentar la creación de grupos estables de investigación en el SNS.

Desde 2007 se viene realizando una actuación de seguimiento y evaluación expost del programa, con el fin de determinar hasta qué punto se han cumplido sus objetivos y de identificar sus debilidades, fortalezas y potencialidades. Se analizan, asimismo, los resultados del programa que, aun no respondiendo a sus objetivos prioritarios, han contribuido a la consecución de otras finalidades relevantes de la política española de Ciencia y Tecnología (CyT) en el ámbito biomédico. Entre ellas, el fomento de la investigación traslacional, de la innovación, de la excelencia y de la movilidad de los investigadores. Además, el estudio examina los contextos en los que se ha desarrollado el trabajo de los investigadores, considerando variables de tipo social y psicosocial como su grado de independencia, las incertidumbres generadas en relación con sus expectativas de estabilidad laboral y promoción, el clima organizativo, la disponibilidad de recursos y las relaciones que se establecen entre los distintos componentes del sistema.

A continuación se describe la metodología empleada, así como algunos de los resultados obtenidos, relativos al desarrollo de las cuatro primeras convocatorias del programa (1998-2001), cuyos investigadores finalizaron sus contratos entre 2005 y 2008. Este artículo se complementa con un informe detallado, editado en formato electrónico y accesible a través de Internet5.

Material y método

La metodología empleada se basa en una aproximación mixta (cuantitativa y cualitativa) que contempla:

  • 1. Encuesta a la población de 192 doctores contratados con cargo al programa. Se obtuvo una tasa de respuesta del 70,8% (136 respuestas válidas). El cuestionario electrónico consta de 32 preguntas, agrupadas en las siguientes secciones: a) entorno profesional; b) actividad desarrollada; c) contribución a la creación de grupos de investigación; d) colaboración y multidisciplinaridad; e) contribución a la potenciación de la capacidad investigadora del grupo o departamento receptor; f) resultados de la investigación realizada; g) movilidad; h) otros datos sobre el desarrollo del contrato, e i) valoración global del programa.

  • 2. Entrevistas con los responsables de los grupos de investigación y de las distintas unidades administrativas de los centros a los que se incorporaron los investigadores. La población está compuesta por un total de 277 personas, de las cuales se entrevistó a 144 (52%). Se pulsó su opinión sobre el grado de cumplimiento de los objetivos del programa, sus fortalezas y debilidades, los efectos de la incorporación de los investigadores, el principal valor añadido aportado por estos, el grado de satisfacción con el programa, las dificultades relacionadas con este a las que tuvieron que enfrentarse y posibles modificaciones que puedan contribuir a mejorarlo.

  • 3. Análisis de contenido de la documentación adjunta a las solicitudes y de los informes de resultados presentados por los 96 investigadores que finalizaron el período de 6 años de contrato o bien fueron estabilizados antes de finalizarlo.

  • 4. Análisis del nivel de éxito de los investigadores en su participación en las convocatorias de ayudas para proyectos de investigación del Plan Nacional de I+D+i (PNIDI) y del Fondo de Investigación Sanitaria (FIS).

Resultados Grado de cumplimiento de los objetivos del programa

La opinión de los profesionales entrevistados proporciona un punto de partida para analizar en qué medida se han cumplido los objetivos del programa. Según sus valoraciones, se habrían cumplido satisfactoriamente los objetivos de potenciar la capacidad investigadora del SNS mediante la incorporación de investigadores con excelente formación, y de dotar a sus unidades y grupos de un carácter multidisciplinar. Por lo que se refiere al tercero de ellos, la incorporación de los investigadores FIS habría contribuido, más que a la creación de nuevos grupos, a la consolidación de los ya existentes (Tabla 1).

Tabla 1. Opinión sobre el cumplimiento de los objetivos del programa, de los profesionales sanitarios que han tenido a su cargo, directa o indirectamente, a investigadores contratados.

¿En qué medida cree que el programa ha contribuido a…? Promedio±desviación típica (intervalo) mediana a Bastante-Mucho (% entrevistados) n=144
Incorporar al SNS a investigadores con excelente formación para potenciar la capacidad investigadora del mismo 4,0±0,9 (1-5) 4 75,7%
Dotar a las unidades y grupos de investigación del SNS del necesario componente multidisciplinario 3,7±1,1 (1-5) 4 61,1%
Facilitar la creación de grupos de investigación estables y competitivos en el SNS 3,1±1,2 (1-5) 3 40,3%
Facilitar la consolidación de grupos de investigación estables y competitivos en el SNS 3,6±1,1 (1-5) 4 55,5%

SNS: Sistema Nacional de Salud.

a Escala de valoración: 5=mucho; 4=bastante; 3=medianamente; 2=poco; 1=nada.

Determinar en qué medida se ha cumplido el primero de los objetivos requiere considerar los tres aspectos comprendidos en su formulación: a) formación y cualificación profesional de los investigadores; b) su incorporación al SNS, y c) potenciación de la capacidad investigadora del SNS.

Formación y cualificación de los investigadores

La incorporación de investigadores cualificados y experimentados puede considerarse, a tenor de las opiniones de los profesionales entrevistados, como el más significativo de los beneficios que el programa ha aportado a los grupos y centros receptores, constituyendo no solo el principal efecto, sino también la principal fortaleza del programa (Tabla 2).

Tabla 2. El Programa Miguel Servet visto por los profesionales sanitarios que han tenido a su cargo, directa o indirectamente, a investigadores contratados.

  % entrevistados (n=144)
Efectos que la incorporación de los investigadores ha tenido sobre los grupos y centros receptores
Incorporación de investigadores cualificados y con experiencia investigadora 24,3%
Incremento de la capacidad investigadora de los grupos y centros receptores 19,4%
Aporte de nuevas tecnologías y técnicas 19,4%
Desarrollo y consolidación de grupos y unidades de investigación 18,8%
Aporte de capital humano; incremento de la masa crítica de investigadores 18,1%
Aporte de conocimientos e ideas 15,3%
Incremento del número y/o impacto de las publicaciones 12,5%
Estabilización de los investigadores 11,1%
Aporte de formación complementaria con respecto al resto del grupo 10,4%
Incorporación de profesionales con dedicación específica a la investigación 10,4%
Contribución a la interrelación entre investigadores clínicos y básicos 10,4%
Otros < 10%
 
Valor añadido aportado por los investigadores contratados
Incorporación de investigadores cualificados y con experiencia investigadora 16,7%
Desarrollo y consolidación de grupos y unidades de investigación 11,8%
Aporte de conocimientos e ideas 10,4%
Otros < 10%
 
Problemas a los que se ha tenido que enfrentar, con respecto a cualquier aspecto relacionado con el programa
Ninguno 38,9%
Problemas relativos a la continuidad de los investigadores y la definición de la carrera investigadora 18,8%
Problemas relativos a la cofinanciación de los contratos 11,1%
Otros < 10%
 
Fortalezas del programa
Incorporación de investigadores cualificados y con experiencia investigadora 19,4%
Aporte de capital humano; incremento de la masa crítica de investigadores 14,6%
Formación complementaria con respecto al resto del grupo. Multidisciplinariedad 11,8%
Contribución a la estabilización de los investigadores y al establecimiento de una carrera investigadora 11,8%
Incremento de la capacidad investigadora de los grupos y centros receptores 11,1%
Otros < 10%
 
Debilidades del programa
Escasa contribución a la estabilización de los investigadores y la definición de la carrera investigadora 45,8%
Sistema de seguimiento y evaluación expost 17,4%
Sistema de evaluación y selección de los candidatos 12,5%
Otros < 10%
 
Cambios a incorporar para mejorar el programa
Cambios relativos a la continuidad de los investigadores y la definición de la carrera investigadora 27,8%
Definición de mecanismos de continuidad 16,0%
Definición de la carrera profesional de los investigadores 14,6%
Cambios relativos al sistema de seguimiento y evaluación expost 16,7%
Cambios relativos al sistema de evaluación y selección de candidatos 12,5%

No obstante, algunos de ellos, aun valorando positivamente la contribución del programa en este sentido, cuestionan que se haya incorporado a los investigadores mejor formados. Señalan su escasa competitividad salarial, junto con la escasez de medios puestos a disposición de algunos de estos investigadores por parte de los organismos receptores, como los principales factores que limitan la capacidad del programa para atraer candidatos del más alto nivel en igualdad de condiciones con otros programas similares, como el Programa Ramón y Cajal.

Consideremos a continuación la realización de estancias en el extranjero como uno de los medios reconocidos por la comunidad científica para obtener una buena formación investigadora. Un 78,7% de los investigadores encuestados se formaron como posdoctorales en un laboratorio extranjero. Por su parte, un 82,2% de aquellos que finalizaron los seis años de contrato habían realizado una estancia en el extranjero previa al mismo, con una duración promedio superior a 3 años (Tabla 2).

Incorporación de los investigadores al Sistema Nacional de Salud: continuidad y carrera profesional

En sus cuatro primeras convocatorias, el programa ha permitido la contratación de un promedio de 48 investigadores por año. Esta cifra equivale al 0,83% de la masa investigadora del SNS, si se tiene en cuenta la estimación realizada por Sela y Guinea6, que sitúa en 6.000 el número de investigadores que trabajaban en los centros sanitarios españoles.

Más allá del ingreso de los investigadores a través de los contratos temporales proporcionados por el programa, nos interesa conocer en qué medida se han incorporado de un modo estable al SNS o al Sistema Nacional de CyT (es decir, su permanencia como investigadores) y cómo se produce su integración en el sistema. Al menos 109 de los 129 investigadores FIS que ya no se encontraban en activo en el programa (84,5%) continuaban dedicados a la investigación al final de 2006. De ellos, un 31,2% estabilizados con cargo al Programa de Estabilización de Investigadores e Intensificación de la Actividad Investigadora en el Sistema Nacional de Salud (Programa I2), que contempla un período adicional de contratación de 5 años, y un 68,8% incorporados al sistema de CyT bajo distintas modalidades: investigadores en plantilla del CSIC, profesores de universidad, Programa Ramón y Cajal o contratos temporales de investigación.

La integración de los investigadores en el SNS no debe tratarse como una situación dependiente en exclusiva de este programa, sino que ha de ser considerada en el contexto de la inexistencia en España de una carrera investigadora bien definida, particularmente en los centros del SNS6, 7, de la ausencia de reconocimiento explícito de la figura del investigador hospitalario6, 8 y de su falta de vinculación contractual directa con el SNS. Esta situación se ve reflejada en la encuesta, de modo que mientras que un 71,3% de los encuestados se ven a sí mismos como un investigador más, los que creen que el investigador principal y el resto de investigadores del grupo al que pertenecen les consideran como tales suponen un 54,4% y 64%, respectivamente (Tabla 3).

Tabla 3. Algunos indicadores sobre la formación, actividad y rendimiento de los investigadores contratados.

  % encuestados Promedio a
Titulación académica (doctorado) b
Biología 50,7%  
Medicina y Cirugía 26,5%  
Farmacia 10,3%  
Otras especialidades 12,5%  
 
Experiencia posdoctoral de los solicitantes (años tras la tesis doctoral) c   5,9±2,9 (0-13) 6
Solicitantes con estancias posdoctorales en el extranjero b 78,7%  
Solicitantes con estancias (pre o posdoctorales) en el extranjero c 82,2%  
Meses en el extranjero (promedio) c   37,0±31,0 (1-162) 34
Solicitantes procedentes de situaciones laborales en el extranjero b 27,2%  
Continuaron dedicados a la investigación tras finalizar o abandonar el programa 84,5%  
Me considero un investigador más b 71,3%  
Creo que mi jefe de grupo me ve como un investigador más b 54,4%  
Creo que el resto de investigadores del grupo me ven como un investigador más b 64,0%  
Creo que mi incorporación como investigador FIS ha contribuido a incrementar la relación entre investigadores básicos y clínicos en el grupo receptor b 64,7%  
Considero que mi contribución a la interrelación entre investigadores clínicos y básicos en el centro receptor ha sido elevada o muy elevada b 58,1%  
Mi incorporación como investigador FIS ha propiciado la creación de un grupo de investigación b 69,8%  
IP en al menos un proyecto de investigación financiado en convocatorias competitivas c 96,9%  
Proyectos nacionales e internacionales como IP c   3,9±2,4 (0-12) 3
Investigadores que solicitaron algún proyecto como IP b 96,3%  
Proyectos nacionales e internacionales solicitados como IP b   3,6±1,7 (0-8) 4
Tasa de éxito en la concesión de proyectos b   0,73±0,3 (0-1) 0,8
Tasa de éxito en la concesión de proyectos superior a 0,9 b 44,3%  
Investigadores solicitantes de proyectos del PNIDI como IP d 41,0%  
Tasa de éxito en la solicitud de proyectos al PNIDI como IP d   0,22±0,4 (0-1) 0
Investigadores solicitantes de proyectos del FIS como IP d 99,0%  
Tasa de éxito en la solicitud de proyectos al FIS como IP d   0,7±0,3 (0-1) 0,7
Productividad científica (n° de artículos SCI durante los seis años de contrato) c   14,3±10,2 (0-53) 11
FI medio de las publicaciones c   4,2±3,3 (0-38,6) 3,4

FI: factor de impacto; IP: investigador principal; SCI: Science Citaction Index.

a Datos expresados como promedio±desviación típica (intervalo) mediana.
b Fuente: encuesta, n=136.
c Fuente: CV e informes de resultados, n=96.
d Fuente: Resultados de las convocatorias de proyectos del Plan Nacional de I+D+i (PNIDI) (2003-2006) y del Fondo de Investigación Sanitaria (FIS) (1999-2006).

Potenciación de la capacidad investigadora de los centros del Sistema Nacional de Salud

La convocatoria de 2001 estableció la asignación de un proyecto de investigación asociado al contrato. A partir de entonces, la sola incorporación de los investigadores puede contribuir a incrementar la capacidad investigadora de los grupos y centros receptores, especialmente la de aquellos con una estructura investigadora menos desarrollada y/o con mayores dificultades para obtener financiación para I+D. Adicionalmente, los investigadores FIS aportan su capacidad de obtener fondos para la investigación. En la Tabla 3 se muestran algunas cifras relativas a su participación en convocatorias competitivas. Cabe destacar que el 97% de los investigadores que completaron los seis años de contrato obtuvieron al menos un proyecto, con una participación como investigador principal (IP) en un promedio de casi cuatro proyectos (nacionales e internacionales) a lo largo de dichos años, y que un 44% de los encuestados que solicitaron algún proyecto de investigación como IP obtuvo una tasa de éxito superior al 90%, situándose esta en un valor promedio del 73%.

La concurrencia de los investigadores FIS estabilizados y en activo a las convocatorias de ayudas a proyectos del PNIDI y del FIS muestra diferentes niveles de participación y de éxito, siendo ambos más elevados en las convocatorias de proyectos del FIS: prácticamente la totalidad de los investigadores presentaron alguna solicitud como IP y un 91% obtuvieron algún proyecto, con un promedio de 1,8 proyectos concedidos y una tasa de éxito del 70% (Tabla 3).

El incremento de la productividad científica constituye, en opinión de un 12,5% de los entrevistados, otro de los efectos positivos de la incorporación de investigadores FIS (Tabla 2). La práctica totalidad de aquellos que finalizaron su contrato o fueron estabilizados publicaron al menos un artículo en una revista Thomson-ISI, firmando un promedio de algo más de 14 artículos per capita durante los seis años de duración de sus respectivos contratos, con un factor de impacto promedio de 4,168 (Tabla 3).

La producción científica de los investigadores que se encontraban en activo en 2003, pertenecientes a las convocatorias 1998 a 2001 (descartados los recién incorporados, de la convocatoria 2002) alcanza un volumen de 237 artículos en revistas Thomson-ISIb. Esto supone que 96 investigadores (aproximadamente un 1,6% de los 6.000 investigadores sanitarios)6 habrían publicado un 5,7% de la producción científica del sector sanitario español en ese añoc. Esta aproximación proporciona un indicador de la contribución que los investigadores FIS han aportado al SNS, en términos de productividad científica.

Multidisciplinariedad

Como ya se ha señalado, los profesionales entrevistados han valorado favorablemente el grado de consecución del objetivo de dotar a las unidades y grupos de investigación del SNS del necesario componente multidisciplinario (Tabla 1). Esta apreciación adquiere aún mayor relevancia si se tiene en cuenta que aquellas opiniones que calificaron como poco o nada relevante la contribución del programa a la multidisciplinariedad (11,2%) provienen principalmente de investigadores que consideraban multidisciplinares sus grupos ya antes de acoger a investigadores FIS.

Algunos de los entrevistados opinan que el programa ha venido a rellenar una laguna existente en las posibilidades del SNS para acoger investigadores con titulaciones que habitualmente no encuentran un fácil encaje en él, cuya incorporación aporta un conocimiento multidisciplinar. De hecho, la mayor parte de los investigadores encuestados son doctores en campos distintos de la Medicina y Cirugía (Tabla 3).

Paralelamente, la incorporación de los investigadores FIS ha fomentado la interrelación entre investigación básica y clínica. Un 54,2% de los profesionales sanitarios entrevistados calificaron la contribución del programa en este sentido como bastante o muy elevada. Por su parte, un 64,7% de los investigadores encuestados consideran que su incorporación contribuyó a incrementar la relación entre investigadores básicos y clínicos en el seno del grupo al que se incorporaron, y un 58,1% valoraron esta contribución como bastante o muy elevada. En definitiva, un 85% de los encuestados llevaron a cabo su actividad en un contexto de interrelación entre investigación básica y clínica, propicio por tanto para la investigación traslacional. El programa ha contribuido de un modo evidente al establecimiento de nuevas interrelaciones entre básicos y clínicos en un 28,1% de los casos: principalmente en aquellos grupos que realizaban exclusivamente investigación clínica a los que se incorporó un investigador de perfil básico (caso del 24,4% de los investigadores contratados) y apenas en grupos que realizaban exclusivamente investigación básica a los que se incorporó un investigador de perfil clínico (3,7%).

Creación y consolidación de grupos de investigación

En 32 de los 57 centros donde se han realizado entrevistas (56%) los investigadores se incorporaron exclusivamente a grupos ya existentes, permaneciendo en ellos durante todo el período de su contrato, y en un 44% contribuyeron a la creación de nuevos grupos. Por su parte, el 70% de los investigadores encuestados afirmaron que su incorporación propició la creación de un nuevo grupo de investigación.

El compromiso entre la creación de nuevos grupos y la incorporación a los ya existentes para contribuir a su desarrollo y consolidación ha sido identificado como una de las debilidades del programa por un 8,3% de los entrevistados, fundamentalmente por los jefes de servicio (19%). Aunque la creación de nuevos grupos de investigación ha sido un objetivo preferente del programa, frente a la consolidación de los ya existentes, la percepción de los profesionales entrevistados es, como ya se ha señalado, que su aportación ha sido mayor en este último aspecto. Un 19% ha señalado la contribución al desarrollo y consolidación de grupos y unidades de investigación como uno de los efectos del programa, y un 9% la ha destacado como una de sus fortalezas. Por lo que respecta a la contribución a la creación de nuevos grupos, solo un 3% la han señalado como un efecto significativo y un 1,4% como una fortaleza.

Un 70% de los encuestados que permanecían en activo en el programa o bien habían finalizado su contrato calificaron los grupos creados por ellos como en fase de desarrollo y consolidación, y un 24% como consolidados. Por otra parte, un 64% de los investigadores que abandonaron el programa lo hicieron dejando grupos desarrollados de novo, un 80% de los cuales, en su opinión, se encontraban consolidados o en proceso de consolidación.

Otros aspectos analizados

En este estudio se han examinado una serie de aspectos que, si bien no están directamente relacionados con los objetivos del programa, constituyen factores de gran importancia a la hora de analizar su desarrollo y valorar sus fortalezas y debilidades. Se destacan aquí dos de ellos.

El primero se refiere a las retribuciones percibidas por los investigadores FIS. Tras el incremento salarial que se produjo en la convocatoria de 2000, estas quedaron congeladas hasta la de 2005. Aunque más del 50% de los encuestados señalaron que el acceso al programa les había supuesto una mejora de su salario neto o su poder adquisitivo (56,6% y 52,2%, respectivamente) en relación con los correspondientes a su situación laboral previa, esta percepción ha ido perdiendo representatividad progresivamente (51,5% y 42,4%, respectivamente, en la cuarta convocatoria). Los comentarios recogidos, tanto por parte de los propios investigadores como de los entrevistados, señalan la reducida competitividad de los contratos FIS tanto en relación con el personal asistencial, como frente a los investigadores del Programa Ramón y Cajal.

En segundo lugar, el sistema de seguimiento y evaluación expost de la actividad de los investigadores ha sido señalado como una de las debilidades del programa por un 17% de los entrevistados (Tabla 2), en particular por un tercio de los jefes de servicio. Numerosas opiniones abogan por ampliar el abanico de indicadores utilizados, incorporando parámetros como la contribución a la investigación traslacional, la interacción del investigador con la práctica asistencial o la capacidad de crear y liderar un grupo de investigación, entre otros. Este último aspecto ya forma parte de los criterios considerados en la evaluación para la estabilización tras los seis años de contrato, junto con la participación como IP en proyectos de investigación y la firma como autor sénior de artículos publicados en revistas de impacto.

Discusión

El Programa Miguel Servet tiene una gran relevancia para el SNS y para el Sistema Español de CyT por cuanto ha supuesto la incorporación de un nutrido grupo multidisciplinar de profesionales cualificados y con experiencia investigadora, capaces de crear y consolidar grupos de investigación estables y competitivos y de potenciar la investigación en los centros del SNS, de modo especialmente significativo en los hospitales.

Los resultados del presente estudio permiten constatar un adecuado grado de cumplimiento de los objetivos del programa en sus cuatro primeras convocatorias. La incorporación de investigadores está teniendo una gran importancia para el impulso de la investigación en los hospitales del SNS, en adición a su faceta asistencial y docente. Importancia que resume del siguiente modo un jefe de servicio de uno de los hospitales con mayor tradición y relevancia investigadora: La capacidad de incorporar investigadores ya formados a una estructura estable, como los hospitales, donde es difícil mantener gente dedicada a la investigación, ha permitido consolidar el hospital como centro de investigación. El Programa FIS supuso un cambio muy importante para los grupos de los hospitales que no tenían acceso a tener investigadores, más que en precario. Por su parte, el responsable de uno de los más reconocidos grupos españoles de investigación biomédica destaca que: Para aquellos grupos que no dispongan de otras vías, principalmente de financiación privada, el Programa FIS es la única forma de incorporar investigadores posdoctorales de alto nivel, aspecto que es fundamental para ser competitivo: un grupo es competitivo si puede incorporar posdoctorales de alto nivel.

El análisis retrospectivo realizado en este trabajo adquirirá verdadera relevancia en la medida en que permita proyectar una visión prospectiva. La experiencia ganada debe servir para identificar los cambios necesarios que permitan mejorar aún más el Programa Miguel Servet y adaptarlo a las nuevas circunstancias resultantes de la dinámica y la evolución de la investigación que se realiza en los centros del SNS, fruto de la aplicación y funcionamiento del conjunto de programas y actuaciones puestos en marcha, tanto en materia de investigación como de asistencia sanitaria. Cambios y mejoras que, en algunos casos, han sido ya aplicados por el Instituto de Salud Carlos III en las sucesivas convocatorias del programa.

Para lograrlo se requiere, en nuestra opinión, de una continuidad en las actuaciones de seguimiento y evaluación, que permita analizar el desarrollo del programa con una mayor perspectiva temporal, así como obtener indicadores de actividad científica y de rendimiento más robustos, contribuyendo a incorporar la evaluación como elemento necesario e irrenunciable para la planificación estratégica de la investigación biomédica. Es preciso, asimismo, realizar un esfuerzo por dotar de una mayor inmediatez a estas actuaciones y por incorporar la evaluación comparativa como herramienta que permita beneficiarse de las experiencias y conocimientos obtenidos hasta la fecha, tanto en el propio programa como en otros de características similares.

Por otra parte, los resultados del seguimiento y evaluación del Programa Miguel Servet no se comprenden totalmente si no es en el marco del conjunto de acciones puestas en marcha por el Instituto de Salud Carlos III y por la Acción Estratégica en Salud4. Por lo tanto, posteriores acciones de seguimiento y evaluación deberán esforzarse por analizar en qué modo el programa interacciona y se complementa con estas otras iniciativas.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Agradecimientos

El presente trabajo no habría sido posible sin la aportación de un gran número de personas. Nuestro agradecimiento a los investigadores que cumplimentaron pacientemente la encuesta y a quienes accedieron amablemente a recibirnos para someterse a nuestras preguntas. A los colegas cuyas sugerencias nos ayudaron en el diseño de la encuesta. A los que pusieron a nuestra disposición su experiencia y colaboración en el análisis de la información obtenida. Y a quienes, desde distintas instituciones, nos han prestado su apoyo y colaboración en las diferentes fases del proyecto.


a El Programa nace en 1998 (BOE 240, de 7 de octubre de 1998), y en 2008 incorpora el nombre del ilustre médico, científico, humanista y mártir del siglo XVI. Desde entonces es conocido como “Programa FIS” de contratos de investigadores, y los investigadores contratados, como “investigadores FIS”.

b Producción científica mínima, correspondiente a los investigadores cuya producción se ha analizado a través de los informes finales. No incluye la de los investigadores que causaron baja en el programa, algunos de los cuales aún estarían en activo en 2003.

c La producción científica en revistas Thomson-ISI, en biomedicina y ciencias de la salud, de los investigadores de los centros del sector sanitario, ascendió en 2003 a 4.768 documentos 9 .

Recibido 26 Octubre 2010
Aceptado 11 Noviembre 2010

Autor para correspondencia. jesus.rey@cchs.csic.es

Bibliografía

1.Gomis R. Centros de investigación y hospitales. SEBBM. Soc Esp Bioquim Biol Mol. 2009; 159:8-10.
2.Guinovart J. El cambio pendiente. SEBBM. Soc Esp Bioquim Biol Mol. 2009; 159:3-4.
3.Monreal A. Nuevos modelos para la I+D en España. SEBBM. Soc Esp Bioquim Biol Mol. 2009; 159:25-30.
4.De Pablo F, Arenas J. Introducción al Plan Nacional de Investigación. Desarrollo e Innovación 2008–2011: la acción estratégica en salud. Med Clin (Barc). 2008; 130:223-7.
5.Rey-Rocha J, Garzón-García B, Martín-Sempere MJ. Investigación científica en el Sistema Nacional de Salud. Seguimiento de la actividad de los beneficiarios del Programa de Contratos de Investigadores en el SNS (convocatorias 1998–2001). Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC); 2010.
6.Sela E, Guinea J. Trayectoria profesional en la investigación biomédica: situación actual en España y en los principales países de nuestro entorno. Políticas de apoyo. Estudio elaborado por Innovatec (Sociedad para el Fomento de la Innovación Tecnológica) para FECYT (Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología); 2004.
7.FECYT (Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología) Trayectoria profesional en la investigación biomédica: situación actual en España y en los principales países de nuestro entorno. Políticas de apoyo. Informe. En: FECYT. Informes sobre investigación biomédica. Madrid: FECYT; 2005. p. 35–146.
8.Sánchez Capelo A. La figura del investigador sanitario. Apunt Cienc Tecnol. 2003; 8:4-5.
9.Méndez-Vásquez RI, Suñén-Pinyol E, Carvelló R, Camí J. Mapa bibliométrico de España 1996–2004: biomedicina y ciencias de la salud. [consultado 25-10-2010]. Med Clin (Barc). 2008;130:246-53. Disponible en: www.isciii.es/mapabiomedico.