x

¿Aún no está registrado?

Cree su cuenta. Regístrese en Elsevier y obtendrá: información relevante, máxima actualización y promociones exclusivas.

Registrarme ahora
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

FI 2013

1,252
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2013

Indexada en:

Current Contents/Clinical Medicine, Journal Citation Reports, SCI-Expanded, Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, MEDES, PASCAL, SCOPUS, SciVerse ScienceDirect

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank

Derrame pleural tras laparoscopia ginecológica por un endometrioma ovárico

Pleural effusion associated to ginecological laparoscopy for an ovaric endometrioma

Mª José Rego a, Agustín Urrutia a, Oriol Estrada a, Celestino Rey-Joly a

a Servicio de Medicina Interna. Hospital Universitari Germans Trias i Pujol. Badalona. Barcelona.

Artículo

Sr. Editor: La cirugía laparoscópica es una técnica que reduce la estancia hospitalaria y el período de convalecencia1. Esta técnica se aplica tanto en la cirugía abdominal como en la cirugía ginecológica o urológica. Entre las complicaciones más frecuentes destacan las infecciones, hemorragias, neumotórax, neumomediastino y atelectasias, entre otras. Presentamos un caso de derrame pleural como complicación de una laparoscopia ginecológica.

 

Paciente de 40 años, con antecedentes de hipotiroidismo subclínico que no precisó tratamiento. Ingresó en otro centro para intervención quirúrgica mediante laparoscopia de un endometrioma ovárico. El estudio preoperatorio (incluida la radiografía de tórax) era estrictamente normal. Se practicó una anexectomía izquierda y quistectomía de ovario derecho con adhesiólisis. La duración de la intervención quirúrgica fue superior a 2 h. Al despertar de la anestesia presentó disnea y desaturación de oxígeno. En la radiografía de tórax en ese momento se evidenció un derrame pleural derecho y se realizó una toracocentesis evacuadora de 600 ml de un líquido serohemático, con lo que la paciente mejoró. La analítica del líquido pleural correspondió a un exudado con 1.500 leucocitos/µl (75% de neutrófilos), proteínas de 4 g/l, glucosa de 98 mg/dl, lactatodeshidrogenasa (LDH) 121 U/l, pH 8 y adenosindesaminasa 18 U/l. Los cultivos y la citología resultaron negativos. Se instauró tratamiento antibiótico con cefalosporinas de tercera generación y fue remitida a nuestro centro para completar el estudio, con la intención fundamental de descartar la tromboembolia pulmonar. En la exploración física destacaba una hipofonesis basal derecha. El hemograma y la coagulación fueron normales, con unas proteínas totales de 61 g/l y LDH de 157 U/l. En la radiografía de tórax se comprobó una disminución del derrame pleural. En la ecografía abdominal y pélvica no se observaron alteraciones y no había ascitis. Mediante una gammagrafía pulmonar de ventilación/perfusión se descartó embolia pulmonar. En el ecocardiograma se comprobó la buena función ventricular. A los 7 días del episodio la radiografía de tórax resultó normal, procediéndose al alta hospitalaria de la paciente. A los 2 meses del episodio la paciente está asintomática y se mantiene la resolución radiológica del derrame pleural.

En la laparoscopia ginecológica es necesario provocar un neumoperitoneo mediante insuflación de CO2 y colocar a la paciente en posición de Trendelenburg para conseguir una buena visualización del campo operatorio. Durante la intervención, para realizar lavados, se irriga suero salino que posteriormente se aspira. En nuestro caso el mecanismo de producción del derrame pleural sería, por una parte, la posición de Trendelenburg y, por otra, la acumulación parcial de los líquidos instilados para hacer los lavados en la cavidad abdominal.

Mediante una búsqueda bibliográfica médica en MEDLINE, utilizando como palabras clave pleural effusion y laparoscopy, sólo hemos encontrado dos artículos que describan esta asociación. En un caso se describe, tras una colecistectomía laparoscópica, un empiema secundario a un absceso subfrénico por el paso de cálculos a la pleura2. Durante la intervención se produjo la rotura de la vesícula biliar y no se pudieron recuperar algunos cálculos. A los 4 meses la paciente consultó por disnea, realizándose una radiografía de tórax que reveló un derrame pleural derecho; el líquido pleural era un exudado, y tanto los cultivos como la citología fueron negativos. La TC abdominal objetivó una colección subdiafragmática y retrohepática; la ecografía abdominal confirmó la presencia de cálculos en dicha colección. Se practicó una toracoscopia con drenaje del líquido pleural y descorticación, encontrándose en la pleura diafragmática varios cálculos. La pleurolitiasis se ha descrito también en otros pacientes a los que se les practicó una colecistectomía laparoscópica3,4. McAllister et al5 describen una serie de 27 pa cientes colecistectomizados por laparoscopia a los que se realizó una TC toracoabdominal a las 24 h y estudian las posibles complicaciones inmediatas. El neumoperitoneo y el enfisema subcutáneo eran las más frecuentes, estando presentes en un 70 y un 56% de los casos, respectivamente; las atelectasias se presentaron en un 44% de los pacientes. En un 33% de los casos presentaban derrame pleural y en la mitad de ellos era bilateral. En este estudio se apuntó como mecanismo de producción del mismo el aumento de presión en el pulmón producido por el neumoperitoneo.

Desde el primer momento nos llamó la atención que lo que le sucedió a la enferma se produjo durante el acto quirúrgico. El líquido pleural de esta paciente correspondió a un exudado poco inflamatorio (pH 8, LDH 121 U/l) y apareció de forma brusca durante la intervención, por lo que creemos, aunque no lo podemos afirmar rotundamente, que pudo haberse producido por la acumulación del líquido del lavado peritoneal propiciado por la posición de Trendelenburg y la irrigación prolongada, tal vez por la dificultad técnica que conllevó el acto quirúrgico.

Las intervenciones laparoscópicas se realizan cada vez con más frecuencia, por lo que conviene estar preparados ante problemas nuevos derivados de dichos procedimientos.

Bibliografía

1.Soper N, Brunt LM, Kerbl K. Laparoscopic general surgery. N Engl J Med 1994; 330: 409-419.
Medline
2.Neumeyer D, LoCiciero J, Pinkston P. Complex pleural effusion associated with a subphrenic gallstone phlegmon following laparoscopic cholecystectomy. Chest 1996; 106: 284-286.
Medline
3.Downie GH, Robbins MK, Souza JJ et al. Cholelithoptysis: a complication following laparoscopic cholecystectomy. Chest 1993; 103: 616-617.
Medline
4.Brazinsky SA, Colt H. Thorascoscopic diagnosis of pleurolithiasis after laparoscopic cholecystectomy. Chest 1993; 104: 1273-1274.
Medline
5.McAllister JD, D'Altorio RA, Snyder A. CT findings after uncomplicated percutaneous laparoscopic cholecystectomy. J Comput Assist Tomogr 1991; 15: 770-772
Medline