Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /var/www/html/elsevier/plantilla/header.php:27) in /var/www/html/elsevier/modulos/cabecera/sugerir-registro.php on line 8
x

¿Aún no está registrado?

Cree su cuenta. Regístrese en Elsevier y obtendrá: información relevante, máxima actualización y promociones exclusivas.

Registrarme ahora
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

FI 2015

1,267
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2015

Indexada en:

Current Contents/Clinical Medicine, Journal Citation Reports, SCI-Expanded, Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, MEDES, PASCAL, SCOPUS, ScienceDirect

Métricas

  • Factor de Impacto: 1,267(2015)
  • 5-años Factor de Impacto: 1,344
  • SCImago Journal Rank (SJR):0,22
  • Source Normalized Impact per Paper (SNIP):0,385
doi: 10.1016/j.medcli.2010.12.009
Original
Arteriosclerosis carotídea subclínica en pacientes con hiperlipidemia familiar combinada. Evolución tras dos años de tratamiento con dosis altas de atorvastatina
Subclinical carotid atherosclerosis in patients with familial combined hyperlipidemia. Two years follow-up after treatment with high doses of atorvastatin
Sergio Martínez-Hervása,b,c,, , Antonia Priegoa, Rosario Lorentea, Mercedes Molinaa, M. Inmaculada Navarro-Hidalgoa, José T. Reala,b, Juan F. Ascasoa,b
a Servicio de Endocrinología y Nutrición, Hospital Clínico Universitario de Valencia, Departamento de Medicina, Universidad de Valencia, Valencia, España
b Ciber de Diabetes y Enfermedades Metabólicas asociadas (CIBERDEM)
c Fundación para la Investigación, Instituto Clínico de Investigación (INCLIVA), Hospital Clínico Universitario de Valencia, Valencia, España
Recibido 24 octubre 2010, Aceptado 09 diciembre 2010
Resumen
Fundamento y objetivo

La hiperlipidemia familiar combinada (HFC) es un modelo genético de dislipidemia aterogénica con insulinorresistencia y cardiopatía isquémica precoz. Nuestro objetivo fue evaluar la presencia de alteraciones a nivel carotídeo, como marcador de arteriosclerosis sistémica, en sujetos con HFC, y valorar el efecto del tratamiento con 80mg de atorvastatina diarios durante 2 años sobre el grosor de la placa de ateroma.

Sujetos y métodos

Estudiamos 100 sujetos con HFC sin diabetes en prevención primaria reclutados consecutivamente. Se determinaron parámetros clínicos y bioquímicos, y se realizó ecografía carotídea. En los sujetos con placa de ateroma se inició tratamiento con 80mg de atorvastatina durante 2 años.

Resultados

El 29% de los pacientes presentaban placa de ateroma. No encontramos diferencias significativas entre los sujetos con y sin placa de ateroma en ninguno de los parámetros que permitiera predecir qué sujetos con HFC serían susceptibles de desarrollar arteriosclerosis subclínica. Veinte sujetos con placa de ateroma aceptaron participar en el estudio de intervención. Tras 2 años hubo una reducción significativa de las cifras de cLDL (30%) y del grosor de la placa de ateroma (10%).

Discusión

La ecografía carotídea es útil para detectar arteriosclerosis subclínica en pacientes de alto riesgo cardiovascular como son los sujetos con HFC. Además, el tratamiento con dosis elevadas de atorvastatina induce una regresión de la placa de ateroma mantenida tras 2 años de tratamiento. Nuestros datos sugieren que el tratamiento intensivo con atorvastatina podría ser beneficioso para reducir el desarrollo de enfermedad cardiovascular en este grupo de pacientes.

Abstract
Background and objective

Familial combined hyperlipidemia (FCH) is a genetic model of atherogenic dyslipidemia with insulin resistance and early coronary disease. Our objective was to evaluate the presence of carotid alterations as a marker of systemic atherosclerosis in subjects with FCH and assess the effect of 80mg of atorvastatin per day in carotid plaque thickness after 2years.

Subjects and methods

100 non diabetic subjects with FCH in primary prevention were consecutively included. Clinical and biochemical parameters and carotid ultrasonography were performed. Subjects with carotid plaque started treatment with 80mg of atorvastatin per day for 2years.

Results

29% of subjects had carotid plaques. We did not find significant differences in any of the parameters between subjects with presence or absence of carotid plaques. Twenty subjects with carotid plaques accepted/agreed to participate in the interventional study. Two years follow-up showed a significant reduction in LDLc (30%) and carotid plaque thickness (10%).

Conclusion

Carotid ultrasonography is useful to detect subclinical atherosclerosis in high risk cardiovascular patients such as subjects with FCH. Treatment with high doses of atorvastatin induces the regression of carotid plaque thickness after 2years follow-up. Our results suggest that intensive treatment with atorvastatin could be useful to reduce the development of cardiovascular disease in this group of patients.

Palabras clave
Grosor íntima-media, Arteria carótida, Arteriosclerosis, Hiperlipidemia familiar combinada, Atorvastatina
Keywords
Intima-media thickness, Carotid artery, Atherosclerosis, Familial combined hyperlipidemia, Atorvastatin
Introducción

La hiperlipidemia familiar combinada (HFC) es una enfermedad muy frecuente, con una prevalencia estimada del 1-3% en la población general. Es un modelo genético de dislipidemia primaria con un fenotipo lipídico altamente aterogénico, resistencia a la insulina y cardiopatía isquémica precoz1. Sin embargo, la incidencia de enfermedad cardiovascular es variable en dicho grupo de pacientes2.

La estimación individual del riesgo mediante diversas escalas suele clasificar a los pacientes en grupos de riesgo bajo, intermedio y elevado. Sin embargo, las estimaciones de riesgo tienen importantes limitaciones. Por un lado, no son útiles para todas las poblaciones. Además, existen situaciones de alto riesgo cardiovascular, no recogidas en algunas de las tablas, en las que se requiere un tratamiento más intensivo (colesterol LDL [cLDL] < 100mg/dl)3. Por otro lado, hasta en un porcentaje no desdeñable de pacientes con infarto de miocardio o muerte súbita, éstos son la forma de presentación clínica de la arteriosclerosis, que hasta ese momento había permanecido silente. Por ello, sería útil disponer de otros medios para poder evaluar con mayor exactitud el riesgo cardiovascular.

La valoración ecográfica del grosor de la íntima-media (GIM) carotídeo se emplea actualmente como un índice medible de la presencia de arteriosclerosis4. Este método no invasivo ha surgido en un intento de redefinir la estratificación del riesgo y la necesidad de tratamientos mucho más agresivos, ya que incrementos en el GIM de la arteria carótida o la presencia de placas de ateroma se han asociado de forma directa con un incremento en la incidencia de enfermedad cardiovascular5,6. Las guías internacionales recomiendan alcanzar los objetivos de cLDL ya que está ampliamente demostrado que disminuir los niveles de cLDL reduce la incidencia de enfermedad cardiovascular tanto en prevención primaria como secundaria. Además, se ha demostrado que importantes reducciones de cLDL consiguen la regresión de lesiones arterioscleróticas7,8.

La atorvastatina es un fármaco potente capaz de corregir las alteraciones lipídicas y metabólicas presentes en los sujetos con HFC. Los sujetos que más se benefician son aquellos con elevado riesgo cardiovascular. Por tanto, si fuéramos capaces de detectar a dichos sujetos y de corregir adecuadamente la alteración lipídica, quizás se podría inducir una regresión de las placas de ateroma y, por tanto, reducir la incidencia de enfermedad cardiovascular. En este sentido nuestro objetivo fue evaluar la presencia de alteraciones a nivel carotídeo, como marcador de arteriosclerosis sistémica, en sujetos con alto riesgo cardiovascular como son los pacientes con HFC, y valorar el efecto del tratamiento con 80mg de atorvastatina de forma diaria durante 2 años sobre el grosor de la placa de ateroma.

Sujetos y métodosSujetos

Hemos estudiado 100 pacientes (48 mujeres y 52 varones) mayores de 18 años diagnosticados de HFC, procedentes de nuestra Unidad de Lípidos. La selección de los pacientes se realizó por muestreo consecutivo entre los que cumplían los criterios de inclusión.

Los criterios diagnósticos de HFC fueron una dislipidemia con concentración de colesterol y/o triglicéridos mayores del percentil 90 (CT > 200mg/dl, TG > 150mg/dl o ambos) con apolipoproteína B (apoB) > 1,2g/L e historia familiar con patrón autosómico dominante de una dislipidemia con fenotipo lipoproteico múltiple (IIa, IIb o IV)9.

Los criterios de exclusión fueron: diabetes mellitus (definida como glucosa plasmática en ayunas ≥ 126mg/dl o hemoglobina glucosilada ≥ 6,5% o diagnóstico previo de diabetes), negatividad del paciente a la participación en el estudio, contraindicación para el tratamiento con estatinas, paciente en prevención secundaria y cualquier enfermedad grave cuya esperanza de vida fuera inferior a la duración del estudio.

El estudio recibió la aprobación del Comité Ético de nuestro hospital y los sujetos dieron su consentimiento por escrito para participar en él.

Métodos

Todas las mediciones fueron realizadas por el mismo investigador. Se ha aplicado el siguiente protocolo de estudio, recogiendo parámetros clínicos, antropométricos y bioquímicos. Además, se realizó una ecografía de ambas carótidas.

Parámetros clínicos

Se realizó una anamnesis detallada recogiendo el hábito tabáquico (número de cigarrillos/día), consumo de alcohol (g de alcohol/día) y fármacos de consumo habitual u ocasional que coincidiesen con el periodo de estudio y episodios cardiovasculares presentados hasta la fecha de inclusión en el estudio. Se realizó la determinación de la presión arterial tras 10 minutos de reposo en decúbito supino, utilizando el valor medio de 3 determinaciones separadas 5 minutos.

Parámetros antropométricos

Los parámetros recogidos fueron: peso en kilogramos (kg), la talla en metros (m), el índice de masa corporal (IMC) en kg/m2 y el perímetro de la cintura (medido en el punto medio entre la espina ilíaca anterosuperior y el margen costal inferior, con el sujeto en bipedestación y los brazos en posición anatómica; la medida se obtiene con una cinta métrica graduada en centímetros [cm]).

Parámetros bioquímicos

Tras 12 horas de ayuno nocturno se procedió a la extracción de una muestra de sangre para la determinación de las concentraciones plasmáticas de los parámetros estudiados. La metodología fue la previamente descrita10. El CT y los TG se determinaron por métodos enzimáticos. El colesterol HDL (cHDL), tras precipitación con ácido fosfotúngstico-cloruro de magnesio. El cLDL fue calculado por la fórmula de Friedewald. La apoB se determinó por inmunoturbidimetría. La determinación de glucosa se realizó por método enzimático, y la de insulina plasmática y proteína C reactiva de alta sensibilidad (PCRas) por ELISA. El índice HOMA se calculó mediante la fórmula de Matthews11.

Ecografía carotídea

La exploración ecográfica se realizó mediante un equipo Siemens Sonoline G40. Se utilizó un transductor lineal de alta resolución de 8MHz de frecuencia. La prueba se realizó con los pacientes en posición de decúbito supino con la cabeza girada 45° hacia el lado contrario del lado explorado. Se examinaron 3 segmentos predeterminados de las arterias de ambos lados: carótida común (1cm proximal al bulbo carotídeo), bulbo carotídeo (1-2cm) y carótida interna (1cm distal a la bifurcación)12. Se realizaron 6 medidas a intervalos regulares de forma bilateral en 3 proyecciones diferentes (ACCD: 90, 120 y 150 grados; ACCI: 210, 240 y 270 grados). Para el análisis estadístico se utilizaron todas las mediciones. El GIM, definido como la distancia existente entre la interfaz luz carotídea-íntima y la interfaz media-adventicia de la pared distal, se determinó en sección longitudinal en la región previa a la bifurcación de la arteria carótida común (1cm). La presencia de placas de ateroma se evaluó en los 3 segmentos y fue definida como engrosamientos focales del GIM con una altura ≥ 1,0mm o superior al 50% del GIM adyacente13.

Todas las exploraciones fueron realizadas por un único investigador entrenado en la realización de ecografías carotídeas, y siguiendo siempre el mismo protocolo estandarizado previamente descrito. El coeficiente de variabilidad se estudió en 20 pacientes, y fue del 5,2% para el GIM medio de ambas carótidas comunes.

Estudio de intervención

Se realizó exploración ecográfica de forma consecutiva a 100 individuos con HFC que cumplían los criterios de inclusión. De éstos, a los que presentaron placas de ateroma se les propuso iniciar tratamiento con 80mg de atorvastatina de forma diaria durante un periodo de 2 años. Durante el seguimiento se realizó de nuevo ecografía carotídea al año y a los 2 años de iniciado dicho tratamiento para determinar el grosor de la placa de ateroma, así como control analítico del perfil lipídico.

Métodos estadísticos

Las variables cuantitativas han sido expresadas como media (desviación estándar) y las cualitativas como porcentajes o número total. Para la comparación de las variables cuantitativas entre grupos se ha utilizado el test de U de Mann-Whitney y el test H de Kruskal-Wallis (2 o más variables respectivamente). Para corregir factores de confusión en algunos estudios de comparación se ha utilizado el análisis por ANCOVA. Las variables de confusión introducidas para la comparación entre grupos fueron la edad y el sexo. Para la comparación de las variables cualitativas entre grupos se ha utilizado el test de Chi cuadrado o el test de Fisher cuando la n era < 5. La correlación multivariante se estudió mediante regresión lineal y logística.

Resultados

Hemos estudiado 100 pacientes (48 mujeres y 52 varones) diagnosticados de HFC procedentes de la Unidad de Lípidos de nuestro centro. Las características generales y los parámetros clínicos y bioquímicos de los sujetos participantes están recogidos en la tabla 1. Al comparar los pacientes con y sin placas de ateroma observamos diferencias significativas en la edad, niveles plasmáticos de CT, cLDL, apoB y apoA, y en el porcentaje de pacientes tratados con estatinas en cada uno de los grupos. Por el contrario, no observamos diferencias en el GIM de la arteria carótida común entre ambos grupos.

Tabla 1.

Características generales y parámetros antropométricos de los sujetos con hiperlipidemia familiar combinada participantes en el estudio

  Grupo completo (n = 100)  Sin placa de ateroma (n = 71)  Con placa de ateroma (n = 29) 
Edad (años)  50,3 (12,8)  46,9 (12,9)  58,1 (8,1)  < 0,001 
Sexo hombre/mujer  52/48  39/32  13/16  0,519* 
IMC (kg/m228,0 (4,1)  28,0 (4,1)  28,8 (4,3)  0,971 
Perímetro de cintura (cm)  94,3 (11,2)  93,8 (11,5)  95,5 (10,5)  0,460 
PAS (mmHg)  131,0 (17,6)  129,7 (17,1)  81,6 (10,4)  0,823 
PAD (mmHg)  81,4 (10,3)  135,3 (18,8)  80,6 (10,2)  0,862 
HTA, n (%)  32 (32,0)  23 (32,4)  9 (31,0)  0,605* 
Uso de fármacos antihipertensivos, n (%)  18 (18,0)  10 (14,1)  8 (27,6)  0,162* 
Fumadores, n (%)  30 (30,0)  17 (23,9)  13 (44,8)  0,671* 
Glucosa (mg/dl)  98,4 (3,4)  96,1 (3,2)  103,7 (5,6)  0,053 
Insulina (μU/ml)  12,9 (6,5)  12,7 (6,7)  13,3 (6,0)  0,869 
HOMA  3,1 (1,8)  3,1 (1,8)  3,2 (1,6)  0,972 
CT (mg/dl)  247,0 (40,2)  254,7 (31,6)  226,5 (51,9)  < 0,001 
TG (mg/dl)  188,4 (130,0)  187,4 (125,3)  190,8 (143,0)  0,264 
cHDL (mg/dl)  55,8 (14,8)  55,4 (14,6)  56,9 (15,5)  0,480 
cLDL (mg/dl)  158,6 (34,6)  166,1 (28,0)  140,4 (42,2)  0,003 
ApoB (g/l)  1,2 (0,2)  1,2 (0,2)  1,1 (0,3)  0,022 
ApoA (g/l)  1,4 (0,2)  1,3 (0,2)  1,5 (0,3)  0,001 
Uso de estatinas, n (%)  29 (29,0)  10 (14,1)  19 (65,5)  0,022* 
PCRas (mg/l)  2,1 (1,9)  2,1 (2,0)  2,2 (1,6)  0,299 
GIM carotídeo (mm)  0,625 (0,174)  0,604 (0,154)  0,701 (0,219)  0,234 
GIM carotídeo máximo (mm)  0,670 (0,217)  0,642 (0,179)  0,768 (0,301)  0,139 

Expresado como media (desviación estándar).

p: entre sujetos con y sin placa de ateroma.

ApoA: apolipoproteína A; ApoB: apolipoproteína B; cHDL: colesterol ligado a lipoproteínas de alta densidad; cLDL: colesterol ligado a lipoproteínas de baja densidad; CT: colesterol total; HOMA: homeostasis model assessment; HTA: hipertensión arterial; IMC: índice de masa corporal; GIM: grosor íntima-media; PAS: presión arterial sistólica; PAD: presión arterial diastólica; PCRas: proteína C reactiva de alta sensibilidad; TG: triglicéridos.

*

Análisis estadístico realizado mediante χ2.

El 29% de los pacientes evaluados presentaban placas de ateroma, 18 de forma unilateral y 11 de forma bilateral, con un total de 40 placas. De éstas, 32 se localizaron en el bulbo carotídeo, 7 en el centímetro proximal al bulbo carotídeo de la arteria carótida común y 1 en la arteria carótida interna. De los 29 sujetos, 20 decidieron iniciar el tratamiento con 80mg diarios de atorvastatina. Finalmente 16 pacientes completaron los dos años de seguimiento (los 4 restantes decidieron no acudir de nuevo a la consulta). Los parámetros lipídicos y las mediciones ecográficas, tanto al inicio como a lo largo del tratamiento, están recogidos en la tabla 2 y la figura 1. Observamos una reducción media de las cifras de cLDL mayor del 30%, así como una reducción del grosor medio de la placa de ateroma cercano al 10%. Dichas reducciones fueron significativas respecto a los valores iniciales previos al tratamiento. No hubo diferencias estadísticamente significativas en dichos parámetros entre el primer y el segundo año de tratamiento.

Tabla 2.

Características generales de los sujetos con hiperlipidemia familiar combinada que iniciaron el tratamiento intensivo con 80mg de atorvastatina

  Basal (n = 20)  1 año (n = 16)  2 años (n = 16)  p (basal-1 año)  p (basal-2 años)  p (1 año-2 años) 
CT (mg/dl)  219,9 (51,2)  171,0 (35,3)  184,1 (47,0)  0,004  0,028  0,722 
TG (mg/dl)  170,3 (115,1)  155,2 (100,8)  204,5 (225,6)  0,937  0,875  0,779 
cHDL (mg/dl)  57,3 (15,4)  53,0 (11,6)  55,0 (16,4)  0,106  0,218  0,367 
cLDL (mg/dl)  129,8 (37,4)  87,0 (31,5)  89,2 (24,6)  0,009  0,010  0,173 
ApoB (g/l)  1,1 (0,3)  0,7 (0,1)  0,8 (0,1)  0,027  0,109  0,223 
PCRas (mg/l)  2,51 (2,0)  2,6 (1,4)  2,3 (1,6)  0,204  0,218  0,174 
GIM carotídeo (mm)  0,625 (0,117)  0,631 (0,126)  0,634 (0,182)  0,736  0,432  0,849 
GIM carotídeo máximo (mm)  0,689 (0,231)  0,692 (0,284)  0,696 (0,299)  0,791  0,667  0,710 
Grosor placa (mm)  1,519 (0,377)  1,387 (0,216)  1,361 (0,243)  0,039  0,031  0,233 

Expresado como media (desviación estándar).

ApoB: apolipoproteína B; cHDL: colesterol ligado a lipoproteínas de alta densidad; cLDL: colesterol ligado a lipoproteínas de baja densidad; CT: colesterol total; GIM: grosor íntima-media; PCRas: proteína C reactiva de alta sensibilidad; TG: triglicéridos.

Figura 1.

Variaciones porcentuales en las cifras de colesterol ligado a lipoproteínas de baja densidad (cLDL) y el grosor de la placa de ateroma al año y dos años de tratamiento con 80mg de atorvastatina.

Por último, se realizó un análisis multivariante (tabla 3) con aquellas variables que mostraron significación estadística en la correlación bivariada. Tanto el GIM carotídeo inicial como la presencia de placas de ateroma se asociaron de forma significativa con la edad. Además, el tratamiento con estatinas se asoció de forma significativa con un menor GIM carotídeo. El resto de parámetros analizados no mostró significación estadística.

Tabla 3.

Variables asociadas al grosor íntima-media carotídeo (A) y a la presencia de placa de ateroma (B) en la población estudiada

A. Regresión lineal. Variable dependiente: grosor íntima-media carotídeo
Variable  Sig (p)  Beta  IC 95% para B
Edad  0,006  0,001  0,424  0,002  0,009 
Tabaco  0,012  0,387  0,099  −0,01  0,024 
Cintura  0,001  0,781  0,038  −0,004  0,005 
Estatina  −0,277  0,017  −0,266  −0,505  −0,049 
PCRas  −0,015  0,171  0,158  −0,036  0,006 
PAS  0,001  0,463  0,118  −0,005  0,006 
PAD  0,004  0,223  0,216  −0,002  0,01 
HOMA  0,002  0,89  0,017  −0,022  0,026 
Constante  0,146  0,498    −0,282  0,575 

En negrita se señalan las diferencias estadísticamente significativas.

Estatina: tratamiento con estatina; HOMA: homeostasis model assessment; PAS: presión arterial sistólica; PAD: presión arterial diastólica; PCRas: proteína C reactiva de alta sensibilidad.

Discusión

Hemos evaluado en un grupo de sujetos de alto riesgo cardiovascular, como son los pacientes con HFC, la presencia de placas de ateroma a nivel carotídeo. Todos los pacientes estudiados se encontraban en prevención primaria, sin signos clínicos de arteriosclerosis, y no eran diabéticos.

La presencia de arteriosclerosis subclínica confiere un aumento del riesgo cardiovascular y obliga por tanto a considerar tratamientos más agresivos. De hecho, la American Heart Association considera a estos pacientes de alto riesgo o equivalente a prevención secundaria14. El estudio ecográfico carotídeo ha demostrado que el 29% de los pacientes estudiados presentaban placas de ateroma, si bien eran pacientes que habían sido remitidos a la Unidad de Lípidos de nuestro centro. Se trataba de sujetos en prevención primaria en los que el objetivo de cLDL se había conseguido en gran parte de ellos (cLDL medio 140,4mg/dl). Sin embargo, tras la evaluación carotídea, los niveles de lípidos en los sujetos con placa de ateroma se podrían considerar como inapropiadamente elevados.

Tras la detección de la placa de ateroma se instauró tratamiento hipolipidemiante con dosis máximas de atorvastatina (de inicio o se sustituyó el tratamiento previo) para alcanzar un objetivo de cLDL < 100mg/dl, y lo más próximo a 70mg/dl, dado que estudios previos en otros grupos de pacientes han demostrado eficacia sobre la regresión de la placa de ateroma15–17. Observamos que al año de tratamiento y tras alcanzar cifras de cLDL < 100mg/dl de forma mantenida (aproximadamente niveles plasmáticos de cLDL un 30% menores respecto a las concentraciones previas al tratamiento) se reduce el grosor de la placa de ateroma un 10%, efecto que se mantiene a los 2 años. La atorvastatina es una de las estatinas más potentes, y la dosis de 80mg/día se asocia en general a una reducción de cLDL cercana al 40-50% respecto a las cifras iniciales18. Sin embargo, muchos de nuestros pacientes ya estaban en tratamiento previamente, y por tanto, es lógico que no se alcanzara dicho porcentaje. Por el contrario, no hubo regresión del GIM carotídeo. Este hallazgo está acorde a datos previamente publicados, en otros grupos de pacientes, ya que la variación en el GIM depende significativamente del GIM basal, por lo que a mayor tamaño mayor descenso de éste7.

Nuestros resultados muestran la utilidad de la ecografía carotídea en sujetos con elevado riesgo cardiovascular como son los sujetos con HFC para identificar a aquellos con un mayor riesgo y así tratar de reducir la posibilidad de desarrollar enfermedad cardiovascular con tratamiento intensivo. La detección de anomalías vasculares precoces que preceden a la arteriosclerosis clínica podría explicar porqué unos sujetos con HFC desarrollan enfermedad cardiovascular y otros no, a pesar de estar aparentemente controlados desde el punto de vista lipídico. De hecho, cuando dividimos al grupo estudiado en función de la presencia o ausencia de placas de ateroma no encontramos diferencias significativas en ninguno de los demás factores de riesgo cardiovascular analizados, tales como perfil lipídico, PCRas o el grado de resistencia a la insulina, que nos permitan sospechar qué individuos serían susceptibles de ser evaluados ecográficamente. Al contrario, dado que los sujetos con placa de ateroma se encontraban en tratamiento hipolipidemiante en mayor medida, incluso presentan cifras significativamente menores de CT, cLDL y apoB. Quizás las cifras basales en el momento del diagnóstico sí podrían haber sido superiores en este grupo, y por eso estaban en tratamiento con estatinas en mayor proporción. Esto podría suponer una limitación del estudio dado que las cifras de cLDL se han relacionado con el GIM carotídeo en estudios con otro tipo de pacientes. Además, el tratamiento previo con fármacos hipolipidemiantes (29% de nuestros pacientes) también influye en el GIM, y por tanto, en el desarrollo de alteraciones a nivel carotídeo19.

Estudios prospectivos han mostrado que el incremento del GIM se asocia a un aumento del riesgo de cardiopatía isquémica e ictus y que el descenso del GIM mediante estatinas se asocia a una reducción de los episodios cardiovasculares20,21. Por tanto, la regresión del grosor de la placa de ateroma, e incluso la falta de progresión del GIM en sujetos con elevado riesgo cardiovascular como son los sujetos con HFC tiene importantes implicaciones clínicas, dado que un tratamiento hipolipidemiante intensivo podría contribuir a la reducción del riesgo de complicaciones cardiovasculares. De hecho, en nuestro caso hubo un descenso significativo de la placa.

Como ya se ha comentado previamente, estos resultados demuestran la importancia de realizar una ecografía carotídea a sujetos con elevado riesgo cardiovascular como son los sujetos con HFC en prevención primaria, si bien no existe una recomendación clara de a quién realizar esta exploración. En nuestro caso no hubo diferencias entre ambos grupos. El GIM carotídeo y la presencia de placas de ateroma se asociaron de manera independiente a la edad. La relación directa entre la edad y las alteraciones a nivel carotídeo es bien conocida22. Además, el tratamiento hipolipidemiante se asoció de forma significativa con un menor GIM carotídeo. Este resultado también está acorde con estudios previos23. Sin embargo, no hemos encontrado asociación entre el tratamiento con estatinas y la presencia de placa de ateroma. Esto es probablemente debido al bajo número de sujetos participantes en el estudio. Tampoco hemos encontrado asociación significativa con los parámetros lipídicos. Esto podría deberse a que un porcentaje considerable de los sujetos estaban en tratamiento durante años con fármacos hipolipidemiantes. Por ello no hemos incluido cLDL en el análisis de regresión dado que no disponemos de los valores basales de cLDL. No obstante, al tratarse de una exploración sensible, reproducible y no invasiva, sería recomendable realizarla ya que en un porcentaje considerable de dichos sujetos se objetivó la presencia de arteriosclerosis subclínica. Además, el tratamiento con atorvastatina a altas dosis es un tratamiento eficaz para la regresión de la placa de ateroma en tan sólo 12 meses de tratamiento en este tipo de pacientes, siendo dicha reducción estable si se continúa el tratamiento durante 2 años. Estos datos sugieren la conveniencia de tratar a pacientes de elevado riesgo cardiovascular con dosis altas de atorvastatina. No obstante, son necesarios estudios prospectivos en los que se valore si una reducción de las cifras de cLDL, asociada a una reducción del grosor de la placa de ateroma o del GIM, se asocia a un descenso de la incidencia de enfermedad cardiovascular.

Entre las principales limitaciones del presente estudio está el reducido número de participantes. Además, la tasa de participación del 60% y la pérdida del 20% podrían inducir un sesgo en los resultados. Asimismo, la ausencia de un grupo control impide atribuir al tratamiento hipolipidemiante la inexistencia de un incremento significativo del grosor de la placa de ateroma. Por otra parte, dado que no disponemos de un valor previo al tratamiento de cLDL de todos los individuos, no ha sido posible evaluar la influencia de dicho parámetro en el GIM y la presencia de placa de ateroma.

En conclusión, la detección de arteriosclerosis subclínica y el tratamiento intensivo con atorvastatina podrían ser de utilidad para reducir el desarrollo de enfermedad cardiovascular en este grupo de pacientes con elevado riesgo cardiovascular.

Financiación

Este trabajo se ha realizado gracias a una beca concedida por Pfizer International.

CIBERDEM es una iniciativa del Instituto de Salud Carlos III de Madrid.

Sergio Martínez-Hervás está contratado con una beca de Investigación por la Fundación Investigación Hospital Clínico Universitario de Valencia-Bancaja.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
1
S. Martínez-Hervás,J.T. Real,A. Priego,J. Sanz,J.M. Martín,R. Carmena
Familial combined hyperlipidemia, metabolic syndrome and cardiovascular disease
Rev Esp Cardiol., 59 (2006), pp. 1195-1198
2
C. Pitsavos,I. Skoumas,C. Masoura,K. Aznaouridis,L. Papadimitriou,C. Chrysohoou
Prevalence and determinants of coronary artery disease in males and females with familial combined hyperlipidaemia
Atherosclerosis., 199 (2008), pp. 402-407
3
L. Masana
Which cardiovascular risk tables should we use?
Rev Esp Cardiol., 60 (2007), pp. 690-692
4
E. De Groot,G.K. Hovingh,A. Wiegman,P. Duriez,A.J. Smit,J.C. Fruchart
Measurement of arterial wall thickness as a surrogate marker for atherosclerosis
Circulation., 109 (2004), pp. III33-38
5
D.H. O’Leary,J.F. Polak,R.A. Kronmal,T.A. Manolio,G.L. Burke,S.K. Wolfson Jr.
Carotid-artery intima and media thickness as a risk factor for myocardial infarction and stroke in older adults. Cardiovascular Health Study Collaborative Research Group
N Engl J Med., 340 (1999), pp. 14-22
6
M.L. Bots,A.W. Hoes,P.J. Koudstaal,A. Hofman,D.E. Grobbee
Common carotid intima-media thickness and risk of stroke and myocardial infarction: the Rotterdam Study
Circulation., 96 (1997), pp. 1432-1437
7
M. Junyent
Usefulness of carotid ultrasonography in the evaluation of the effectiveness of hypolipidemic therapy
Med Clin (Barc)., 133 (2009), pp. 135-136
8
R.D. Santos,K. Nasir
Insights into atherosclerosis from invasive and non-invasive imaging studies: Should we treat subclinical atherosclerosis?
Atherosclerosis., 205 (2009), pp. 349-356
9
M.J. Veerkamp,J. De Graaf,S.J. Bredie,J.C. Hendriks,P.N. Demacker,A.F. Stalenhoef
Diagnosis of familial combined hyperlipidemia based on lipid phenotype expression in 32 families: results of a 5-year follow-up study
Arterioscler Thromb Vasc Biol., 22 (2002), pp. 274-282
10
S. Martinez-Hervas,P. Romero,E.B. Hevilla,J.T. Real,A. Priego,J.M. Martin-Moreno
Classical cardiovascular risk factors according to fasting plasma glucose levels
Eur J Intern Med., 19 (2008), pp. 209-213
11
D.R. Matthews,J.P. Hosker,A.S. Rudenski,B.A. Naylor,D.F. Treacher,R.C. Turner
Homeostasis model assessment: insulin resistance and beta-cell function from fasting plasma glucose and insulin concentrations in man
Diabetologia., 28 (1985), pp. 412-419
12
P.J. Touboul,M.G. Hennerici,S. Meairs,H. Adams,P. Amarenco,N. Bornstein
Mannheim carotid intima-media thickness consensus (2004-2006). An update on behalf of the Advisory Board of the 3rd and 4th Watching the Risk Symposium, 13th and 15th European Stroke Conferences, Mannheim, Germany, 2004, and Brussels, Belgium, 2006
Cerebrovasc Dis., 23 (2007), pp. 75-80
13
R.A. Wyman,M.E. Mays,P.E. McBride,J.H. Stein
Ultrasound-detected carotid plaque as a predictor of cardiovascular events
Vasc Med., 11 (2006), pp. 123-130
14
P. Greenland,J. Abrams,G.P. Aurigemma,M.G. Bond,L.T. Clark,M.H. Criqui
Prevention Conference V: Beyond secondary prevention: identifying the high-risk patient for primary prevention: noninvasive tests of atherosclerotic burden: Writing Group III
Circulation., 101 (2000), pp. E16-22
15
A.J. Taylor,S.M. Kent,P.J. Flaherty,L.C. Coyle,T.T. Markwood,M.N. Vernalis
ARBITER: Arterial Biology for the Investigation of the Treatment Effects of Reducing Cholesterol: a randomized trial comparing the effects of atorvastatin and pravastatin on carotid intima medial thickness
Circulation., 106 (2002), pp. 2055-2060
16
J.R. Crouse,3rd,J.S. Raichlen,W.A. Riley,G.W. Evans,M.K. Palmer,D.H. O’Leary
Effect of rosuvastatin on progression of carotid intima-media thickness in low-risk individuals with subclinical atherosclerosis: the METEOR Trial
JAMA., 297 (2007), pp. 1344-1353
17
G.C. Makris,A. Lavida,A.N. Nicolaides,G. Geroulakos
The effect of statins on carotid plaque morphology: A LDL-associated action or one more pleiotropic effect of statins?
Atherosclerosis, 231 (2010), pp. 8-20
18
P.H. Jones,M.H. Davidson,E.A. Stein,H.E. Bays,J.M. McKenney,E. Miller
Comparison of the efficacy and safety of rosuvastatin versus atorvastatin, simvastatin, and pravastatin across doses (STELLAR* Trial)
Am J Cardiol., 92 (2003), pp. 152-160
19
J.J. Kastelein,E. De Groot,R. Sankatsing
Atherosclerosis measured by B-mode ultrasonography: effect of statin therapy on disease progression
Am J Med., 116 (2004), pp. 31S-36S
20
M. Mercuri,M.G. Bond,C.R. Sirtori,F. Veglia,G. Crepaldi,F.S. Feruglio
Pravastatin reduces carotid intima-media thickness progression in an asymptomatic hypercholesterolemic mediterranean population: the Carotid Atherosclerosis Italian Ultrasound Study
Am J Med., 101 (1996), pp. 627-634
21
E. De Groot,J.W. Jukema,A.D. Montauban van Swijndregt,A.H. Zwinderman,R.G. Ackerstaff,A.F. Van der Steen
B-mode ultrasound assessment of pravastatin treatment effect on carotid and femoral artery walls and its correlations with coronary arteriographic findings: a report of the Regression Growth Evaluation Statin Study (REGRESS)
J Am Coll Cardiol., 31 (1998), pp. 1561-1567
22
M. Junyent,R. Gilabert,I. Nunez,E. Corbella,M. Vela,D. Zambon
Carotid ultrasound in the assessment of preclinical atherosclerosis
Distribution of intima-media thickness values and plaque frequency in a Spanish community cohort. Med Clin (Barc)., 125 (2005), pp. 770-774
23
C. Lahoz,J.M. Mostaza,M.A. San Martín,M.F. García Iglesias,M. Frias,A. García
Grosor de la íntima-media carotídea en la hipercolesterolemia familiar heterocigótica: factores asociados y variación al año de tratamiento
Med Clin., 133 (2009), pp. 121-126
Autor para correspondencia.
Copyright © 2010. Elsevier España, S.L.