x

¿Aún no está registrado?

Cree su cuenta. Regístrese en Elsevier y obtendrá: información relevante, máxima actualización y promociones exclusivas.

Registrarme ahora
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

FI 2013

1,252
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2013

Indexada en:

Current Contents/Clinical Medicine, Journal Citation Reports, SCI-Expanded, Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, MEDES, PASCAL, SCOPUS, SciVerse ScienceDirect

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank

Análisis comparativo de las publicaciones realizadas por autores españoles (1993-1997) en revista clínicas con factor de impacto elevado

A comparative analysis of articles published by Spanish authors (1993-1997) in biomedical journals with high impact factors

Antoni Trilla a, Marta Aymerich b, Marta Giol c, Xavier Carné d, Miguel Ángel Asenjo e, Juan Rodésa f

a Dirección Técnica. Centro de Epidemiología, Evaluación, Soporte y Prevención (CEASP).
b Unidad de Hemopatología.
c Centro de Epidemiología, Evaluación, Soporte y Prevención (CEASP).
d Servicio de Farmacología Clínica. Centro de Epidemiología, Evaluación, Soporte y Prevención (CEASP).
e Centro de Epidemiología, Evaluación, Soporte y Prevención (CEASP). Dirección Técnica.
f Centro de Epidemiología, Evaluación, Soporte y Prevención (CEASP). Dirección de Investigación. Hospital Clínic. Universidad de Barcelona. Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS).

Palabras Clave

Publicaciones. Revistas biomédicas. España.

Keywords

Articles. Biomedical journals. Spain.

Resumen

Fundamento: Identificar la producción científica española en una muestra de revistas de factor de impacto elevado, según distintas áreas de conocimiento médico, y comparar dicha producción con la de 5 países europeos.

Método: Revisión bibliográfica de la base MEDLINE®, en el período 1993-1997. Búsqueda limitada a 4 revistas clínicas seleccionadas para 10 especialidades médicas (cardiología, endocrinología, enfermedades infecciosas, gastroenterología y hepatología, hematología, nefrología, neumología, neurología, oncología y reumatología). Se analizaron los artículos publicados por autores de Alemania, Francia, Holanda, Italia, Suecia y España. Las 4 revistas incluidas en el área temática de medicina interna se han sometido a un análisis independiente. Los datos se han relacionado con índices econométricos.

Resultados: Se han identificado un total de 1.763 artículos originales publicados por autores españoles durante el período analizado, lo que supone 2,08 artículos por cada 100 artículos publicados en total. España contribuyó al parcial correspondiente a los países europeos analizados con 9,07 artículos por cada 100 artículos publicados. Gastroenterología y hepatología fue la especialidad en la que se publicaron más artículos de autores españoles (total: 338 artículos; 4,5 artículos/100 artículos publicados), y oncología la especialidad con menos artículos de autores españoles publicados (total: 105 artículos, 1,26 artículos/100 artículos publicados). El valor promedio del factor de impacto de las revistas por artículo publicado (autores españoles) es más alto para gastroenterología y hepatología (4,86 factor de impacto/artículo), y más bajo para neumología (2,42 puntos factor de impacto/artículo). España ocupa el último lugar de los 6 países analizados en endocrinología, oncología y hematología, y el penúltimo en el resto de especialidades, excepto en gastroenterología y hepatología (cuarto lugar). El coste medio para producir un artículo en España en la muestra analizada es de 0,49 dólares, según el gasto per capita en sanidad, y de 0,07 dólares según el gastro per capita en I+D. El análisis independiente de las revistas de medicina interna indica que gastroenterología y hepatología es también la especialidad que más artículos publica en dichas revistas.

Conclusión: Los esfuerzos destinados a mejorar la calidad de la investigación biomédica española, en su vertiente más clínica, han condicionado un resultado positivo, aunque desigual, en forma de publicaciones originales en revistas biomédicas de prestigio y elevado factor de impacto. La producción por especialidades es relativamente discreta al considerar el conjunto de países europeos analizados. Estos resultados cualitativos indican posibles oportunidades de mejora. Además de aumentar la dotación presupuestaria para I+D, es probable que sea el momento de fomentar la investigación de mayor calidad en España: la que ofrece mayores y mejores garantías de alcanzar resultados científicamente válidos y es publicada en revistas internacionales de alto impacto.

Abstract

hieving scientifically valid results, and is published in high impact factor biomedical journals.

Artículo

La investigación en biomedicina o ciencias de la salud realizada en España tiene actualmente un buen nivel, y ha evolucionado de forma positiva en las últimas 2 décadas. Una de las razones básicas de esta evolución, además de la mayor dotación de recursos destinados a I+D (aunque todavía estamos lejos de la media europea), debe buscarse en la introducción de medios y mecanismos para la selección y evaluación objetiva de los proyectos de investigación presentados para su financiación pública, evaluación llevada a cabo generalmente por expertos y/o entidades independientes, y que incluye la productividad científica del grupo solicitante.

El sistema de financiación pública actual de la investigación en biomedicina en España está basado en la competitividad y competencia entre grupos distintos de investigación1,2. El resultado habitual de la investigación en biomedicina es la publicación científica o el registro de patentes (fármacos, dispositivos o aparatos). Estos resultados suponen la culminación de un proyecto de investigación, que, tras superar un proceso de revisión y crítica, comporta la diseminación posterior de sus conclusiones a la comunidad científica y a la sociedad en general.

El aumento de la producción científica española (publicaciones) en biomedicina es notable a partir de 1981, y lo es más aún en la última década. Muchos artículos científicos produdidos por autores españoles se publican hoy preferentemente en revistas internacionales, y son también cada vez más citados por la comunidad científica internacional (crecimiento total del factor de impacto del 48% entre 1981 y 1992, pasando de 1,2 a 1,8 puntos). Como consecuencia objetiva, España ha mejorado su posición en el conjunto de países de la Unión Europea en cuanto a su producción científica3, con un incremento del 12% en el período citado, lo que puede indicar también un aumento en la calidad o importancia relativa (visibilidad, citación, revistas de más alto factor de impacto) de dicha producción.

El objetivo del presente estudio ha sido identificar la producción científica española en distintas áreas de conocimiento médico, a través de un análisis limitado a las publicaciones de autores españoles aparecidas en una muestra de 4 revistas biomédicas de prestigio internacional y alto factor de impacto, para cada una de las 11 especialidades analizadas, y comparar dicha producción con la realizada por autores de otros 5 países europeos.

Método

Revisión bibliográfica

Se ha empleado la base de datos bibliográficos MEDLINE®, en soporte CD-ROM, actualizada en octubre de 1998, para el período 1993-1997 (ambos años completos inclusive), con la siguiente estrategia de búsqueda:

1. Revista (Journal Tittle). La búsqueda se ha limitado a 4 revistas de 10 especialidades médicas o áreas de conocimiento (cardiología, endocrinología, enfermedades infecciosas, gastroenterología y hepatología, hematología, nefrología, neumología, neurología, oncología y reumatología). Para la identificación de las revistas se ha empleado el Science Citation Index (SCI) correspondiente a 1995 (editado en CD-ROM en 1997). Se han escogido para este análisis las 4 revistas que figuraban entre los primeros lugares de la clasificación por especialidades, ordenadas según su valor de impact factor (FI), y que en la ficha adicional del SCI constaban como «área temática clínica». Dicha selección se completó con una encuesta anónima dirigida a dos especialistas por cada especialidad analizada, que desconocían el propósito del estudio, a los que se ofreció el listado completo de las primeras revistas clínicas por especialidad, ordenadas alfabéticamente, solicitándoles que indicaran las que, en su opinión, eran las 6 mejores o más importantes revistas entre todas ellas. Finalmente, para su inclusión final, se exigió que en cada una de las 44 revistas seleccionadas se hubiese publicado un mínimo de 10 artículos durante el período analizado procedentes de, por lo menos, uno de los 6 países incluidos en el estudio. Las revistas revisadas e incluidas finalmente fueron las que figuran en la tabla 1. El 57% de las revistas se editaban en los EE.UU. y el 34% en el Reino Unido. El 70% publican 12 números al año. Únicamente 4 revistas de las incluidas se publican semanalmente, tres de ellas incluidas en la categoría medicina interna.

Las 4 revistas incluidas en el área de medicina interna (N Engl Med, Lancet, JAMA, Ann Intern Med) se han excluido del análisis de producción por especialidades y se han sometido a un análisis independiente.

2. Procedencia del artículo. Se empleó el término correspondiente a los 6 países de la UE elegidos para este análisis (Alemania, Francia, España, Holanda, Italia y Suecia) en formato «texto libre». Se excluyó el Reino Unido por ser el país editor del 34% de las revistas analizadas. En todos los casos se comprobó la procedencia nacional del autor responsable de la comunicación mediante la visualización e impresión del campo Address. Se han incluido aquellos artículos de auditoría multinacional (trabajos de colaboración) en los que el autor principal se identificaba como procedente de una institución radicada en alguno de los países objeto de búsqueda, asignándolos exclusivamente a la producción de dicho país.

3. Tipo de artículo. Se excluyó de la búsqueda cualquier artículo calificado como Letter y todos los publicados en suplementos especiales o números monográficos no ordinarios.

4. Obtención de datos económicos. Los datos del producto interior bruto (PIB) per capita destinado a sanidad y los porcentajes del PIB destinados a investigación y desarrollo (I+D) se obtuvieron a partir de estadísticas internacionales4,5 y hacen referencia al año 1996. Los valores monetarios se indican en dólares de 1996.

Resultados

Publicaciones por especialidades

En las 40 revistas de las 10 especialidades consideradas (excepto medicina interna) se identificó un total de 1.763 artículos originales cuyo autor principal figuraba como Spain en el campo address de la base MEDLINE®, lo que supone 2,08 artículos por 100 artículos publicados en el período analizado. El total de artículos publicados en las 40 revistas analizadas fue de 84.823. Los 6 países europeos analizados publicaron un total de 19.431 artículos (el 22,9% del total). España contribuyó con 9,07 artículos por 100 artículos publicados a la producción de estos 6 países.

Los datos por artículos y especialidades se resumen en la tabla 2. Gastroenterología y hepatología fue la especialidad médica que más artículos de autores españoles publicó (total: 338 artículos; 4,15 artículos/100 artículos publicados; el 14,8% del grupo europeo analizado), y oncología, la especialidad con menos artículos de autores españoles publicados (total: 105 artículos, 1,26 artículos/100 artículos publicados; el 4,8% del grupo europeo analizado).

En la tabla 3 se recogen los resultados referidos al total de factor de impacto alcanzado por los artículos, según los distintos países y especialidades. Para España, el valor promedio del factor de impacto por artículo publicado es más alto en gastroenterología y hepatología (4,86 puntos/artículo), y más bajo en neumología (2,42 puntos/artículo).

La producción según el factor de impacto alcanzado por las publicaciones analizadas de cada país y especialidad se compara en la tabla 4. España ocupa el último lugar de los 6 países del grupo en endocrinología, oncología y hepatología, y el penúltimo en el resto de especialidades, excepto en gastroenterología y hepatología, donde alcanza el cuarto lugar. En dicha tabla se ha efectuado también una corrección simple para relativizar estas posiciones, mediante el cálculo de la razón del porcentaje de factor de impacto de los artículos publicados por cada país, con respecto al factor de impacto de los artículos publicados por el país que ha alcanzado el valor más elevado de factor de impacto, al que se le ha asignado arbitrariamente el índice 100. Puede observarse que la producción relativa española en gastroenterología y hepatología alcanza el 65% del valor de referencia (Francia, 100%), seguida por reumatología, que alcanza el 50% del valor de referencia. En los dos últimos lugares figuran oncología, con un 20% del factor de referencia, y hematología, con un 15% del valor de referencia.

Producción científica e índices nacionales económicos

Al relacionar la producción científica global de la muestra analizada según diferentes valores económicos (PIB per capita de cada país ajustado según pariedad de poder adquisitivo [PPP]; gasto sanitario per capita; gasto en I+D per capita) (tabla 5), puede apreciarse que España presenta un coste medio bajo (0,49 dólares, algo más de 82 ptas.) según el gasto per capita en sanidad para producir un artículo en las especialidades y revistas analizadas y también un valor bajo (0,07 dólares, algo más de 11 ptas.) según el gasto per capita en I+D. En las mismas condiciones de análisis, Suecia es el país que más invierte (1,29 dólares) por artículo referido al gasto sanitario per capita, y el que más invierte por artículo producido (0,28 dólares) referido al gasto en I+D per capita.

Publicaciones en revistas incluidas en el área temática de medicina interna

El porcentaje de artículos originales publicados por autores españoles en estas revistas (N Engl J Med, Lancet, Ann Intern Med y JAMA) es el más bajo (0,38 artículos por cada 1.000 artículos publicados) de los 6 países europeos analizados. En el período de estudio, y para las especialidades analizadas, los autores españoles publicaron 21 artículos originales en Lancet, 10 en N Engl J Med, nueve en Ann Intern Med y dos en JAMA. Estos artículos, como ya se ha mencionado, no han sido incluidos en los análisis de productividad por especialidades, y han sido objeto de un análisis independiente (tabla 6). El total de factor de impacto alcanzado por estos artículos de autores españoles fue de 699,2 puntos. La especialidad que más contribuyó a la producción española en estas 4 revistas de medicina interna fue gastroenterología y hepatología (el 30,3% del total) seguida de neumología (20,6%) y enfermedades infecciosas (20,2%).

Discusión

Las revistas biomédicas de mayor prestigio y difusión comparten una serie de requisitos comunes, fundamentalmente la existencia, en muchas de ellas, de sistemas de revisión por pares (peer-review) y la gran competencia para publicar (elevado porcentaje de artículos no aceptados). Estas condiciones, competencia y revisión por pares, las califican como un instrumento aceptable para valorar el resultado de la investigación biomédica. El sistema no es, desde luego, perfecto, ni tan siquiera justo6; sin embargo, una investigación de calidad, bien diseñada y conducida, debe proporcionar resultados suficientemente válidos y clínicamente relevantes para ser publicada en revistas nacionales o internacionales, de mayor factor de impacto cuanto mayor sea su citación posterior1,2.

Los índices bibliométricos proporcionan diversos instrumentos que permiten cuantificar la posible «relevancia» de un artículo original6,7. Entre ellos, para la valoración de la producción de los distintos grupos de investigación, se emplea habitualmente el denominado factor de impacto (impact factor, Science Citation Index), valor asignado anualmente a las revistas donde se han publicado los artículos originales. El factor de impacto analiza así la importancia relativa de la revista, que no del artículo concreto, en competencia con todas las restantes publicadas. El SCI también clasifica las revistas biomédicas según las subespecialidades temáticas, lo que permite analizar la posición particular de cada revista y su distribución por cuartiles dentro de cada especialidad, hecho que posibilita la introducción de ajustes de interés en referencia al sistema de medición única del factor de impacto. En este segundo caso se analiza la producción según criterios de mayor especialización, y puede compararse relativamente la productividad entre distintas áreas o especialidades.

La validez de este estudio presenta limitaciones metodológicas que es necesario considerar. En primer lugar, no todos los artículos que se publican en revistas de una determinada especialidad corresponden a trabajos originales de investigación de la propia especialidad. Es evidente que otras especialidades, en especial las relacionadas con servicios centrales de soporte diagnóstico, como anatomía patológica, microbiología, y algunos grupos de investigadores básicos (departamentos de bioquímica, genética, etc.), pueden intentar publicar los resultados de sus trabajos originales en revistas clínicas de especialidades médicas como las consideradas, o intentar su publicación en revistas de índole más básica, o específicas de sus especialidades. No obstante, creemos que la mayoría de los trabajos publicados en las revistas analizadas puede adscribirse a la producción científica de grupos de investigación relacionados de algún modo con las respectivas especialidades médicas. En segundo lugar, la elección de las revistas analizadas se ha efectuado teniendo en cuenta la clasificación del SCI por especialidades, que en ocasiones puede no responder exactamente al grupo de revistas en las que determinados investigadores intentan publicar preferentemente sus resultados. La dispersión, debida al gran número de revistas publicadas en la actualidad, hace que sea posible la publicación de artículos de investigación original en revistas agrupadas en otra área temática. Así, por ejemplo, determinados trabajos de investigación de gran calidad en cualquiera de las especialidades o áreas citadas pueden publicarse en revistas como J Clin Invest, Virology o J Virol, todas ellas agrupadas en áreas temáticas que han quedado excluidas de este análisis. En tercer lugar, el análisis comparativo se ha limitado sólo a 6 países de la UE, incluyendo, junto a tres de los mayores países de la UE (Alemania, Francia e Italia) a Suecia y Holanda, dos países que se han empleado en varias ocasiones como referente para España en términos de I+D. Finalmente, la decisión de circunscribir el análisis a 4 revistas por especialidad influye también en la validez del estudio, que no pretende ser exhaustivo, sino únicamente proporcionar una visión lo más aproximada posible a la producción científica española en una muestra de revistas de alta competitividad y elevado factor de impacto, consideradas además por un grupo de especialistas como muy importantes dentro de su área de conocimiento clínico.

Si se limita la validez de este análisis al marco previamente establecido, puede admitirse que un buen trabajo de investigación clínica de cualquiera de las especialidades citadas se intentará publicar preferentemente en alguna de las revistas de mayor factor de impacto incluidas dentro de la propia área temática, de las que la muestra elegida es representativa. La excepción la constituyen las revistas de medicina interna de gran prestigio e impacto como las cuatro incluidas, que suponen, sin duda, un excelente me dio de comunicación para una investigación de gran calidad en cualquiera de las distintas especialidades médicas. El posible sesgo que la exclusión de los artículos publicados en revistas de medicina interna pudiera introducir en este estudio viene limitado por el resultado del análisis independiente de estas revistas, en las que se observa que gastroenterología y hepatología es la especialidad que más artículos originales ha publicado en las revistas analizadas, destacando su contribución (30,3%) al total de factor de impacto alcanzado en estas revistas por todas las especialidades analizadas.

Globalmente, España ocupa el penúltimo lugar de los 6 países europeos analizados, con una tasa de publicación (2,1 artículos por 100 artículos publicados) notablemente más baja que todos ellos, excepto Suecia. Destaca la tasa de publicación de Holanda (3,9 artículos por 100 artículos publicados), un país con algo más de 15 millones de habitantes, pero que destina a I+D el doble que España (el 1,87% del PIB frente al 0,91%). En otro extremo estaría situada Suecia, con algo menos de 9 millones de habitantes y una tasa de publicación relativamente baja (1,9 artículos por 100 artículos publicados) pero que destina a I+D una cifra idéntica a la de Holanda.

Estas diferencias varían al considerar la producción según diversos índices económicos (PIB per capita dedicado a sanidad, PIB per capita dedicado a I+D), que, aunque de forma indirecta e imprecisa, pueden aproximarnos algo más a la inversión y producción científica de cada país. Así, es evidente que Holanda rentabiliza más su producción en términos de inversión, con un coste medio por artículo publicado por autores holandeses bajo. En este aspecto, Francia y Alemania evidencian un cierto equilibrio, e Italia consigue una producción muy rentable económicamente, siendo Suecia el país que más inversión debe realizar por artículo publicado. España presenta un coste medio bajo por artículo publicado en la muestra analizada, según las inversiones nacionales en sanidad y en I+D.

Las comparaciones entre distintas especialidades son difíciles. No obstante, los datos analizados indican que la producción científica española publicada en revistas de factor de impacto elevado en el área de gastroenterología y hepatología es notable, y superior a la de otras especialidades consideradas también clásicas dentro del concepto amplio de la medicina interna (cardiología, neumología y neurología, por ejemplo). La mayor capacidad de publicar trabajos de investigación en revistas de elevado factor de impacto en esta área temática viene avalada por las mejores tasas de publicación por 100 artículos publicados (4,15%) con respecto al resto de especialidades. Cabe recordar que algunas de estas especialidades (oncología, cardiología, neurología) han sido consideradas áreas prioritarias dentro de los planes nacionales de I+D en los últimos años, por lo que cabría esperar una mejora de estos índices en el futuro próximo.

En resumen, los resultados de este análisis indican que los esfuerzos destinados a mejorar la calidad de la investigación biomédica española, en su vertiente más clínica, han condicionado un resultado globalmente positivo, aunque desigual, en forma de publicaciones originales de autores españoles en revistas biomédicas de prestigio y factor de impacto elevado, considerando la muestra de distintas especialidades y áreas de conocimiento médico analizadas.

Al comparar esta producción con las de 5 países de la UE, España ocupa todavía un lugar rezagado8-10. La productividad científica española es relativamente baja. Sin embargo, si se considera la inversión per capita realizada en sanidad y en I+D, los índices de producción son más aceptables, y más próximos a algunos de los países analizados.

La producción científica por especialidades puede considerarse globalmente modesta. Únicamente en las áreas temáticas de gastroentrología y hepatología y reumatología los autores españoles consiguen resultados más aceptables, referidos al valor del factor de impacto alcanzado por los artículos publicados en las revistas analizadas en esta muestra, superando ambas especialidades el 50% del valor máximo de referencia para el área concreta.

La investigación biomédica ha mejorado en España. Sin embargo, sus resultados cualitativos, valorados por las publicaciones de autores españoles en algunas de las revistas de mayor factor de impacto, deben mejorar aún más. Hoy día, la diferencia entre investigación básica y clínica se ha hecho cada vez más pequeña, y varios hospitales españoles desarrollan ya investigación biomédica clinicoexperimental, en la que se utilizan modelos epidemiológicos, fisiopatológicos y terapéuticos, junto a investigaciones básicas en biología molecular y celular11. Éste es probablemente el tipo de investigación multidisciplinaria que puede conducir a mejores resultados12-14 y, en consecuencia, a su publicación en revistas biomédicas de mayor factor de impacto y prestigio científico dentro de la propia comunidad biomédica.

La evaluación del rendimiento y productividad de las inversiones realizadas en investigación biomédica debe tener en cuenta estos resultados. Los responsables científicos que dirigen las unidades de investigación y los responsables políticos que deciden su financiación podrían considerar la introducción de mecanismos para intentar mejorar este rendimiento. Además de una mayor inversión estatal y autonómica en I+D, que nos aproxime rápidamente a la media de la Unión Europea, es probable que haya llegado el momento de fomentar la investigación de mayor calidad, aquella que ofrece mayores garantías de alcanzar resultados científicamente válidos, y que, en definitiva, por su difusión en revistas de mayor prestigio y factor de impacto, tenga más probabilidades de contribuir realmente al progreso global de la medicina y a la mejora de la salud de los individuos y las poblaciones.

Bibliografía

1.Rodés J. La necessitat d'investigar en Biomedicina a Catalunya. Salut Catalunya 1995; 2: 42-45.
2.Cami J, Zulueta MA, Fernández MT, Bordons M, Gómez I. Producción científica española en biomedicina y ciencias de la salud durante el período 1990-1993 (Science Citation index y Social Science Citation Index) y comparación con el período 1986-1989. Med Clin (Bar) 1997; 109: 481-496.
3.European Report on Science and Technology Indicators. Part I: European Science And Technology in the Wold. EU, Technical Reports, 1995.
4.Comisión Interministerial de Ciencia y Tecnología (CICYT). Indicadores del Sistema Español de Ciencia y Tecnología. Madrid, 1999.
5.Eurostat. Statistiques en bref. Recherche et Developpement, 1996.
6.Cami J. Impactolatría: diagnóstico y tratamiento. Med Clin (Barc) 1997; 109: 515-524.
7.López Piñero JM, Terrada ML. El consumo de información científica nacional y extranjera en las revistas médicas españolas: un nuevo repertorio destinado a su estudio. Med Clin (Barc) 1994; 102: 104-112.
8.Balter M. French biomedicine. A $ 51 million incentive to cooperate. Science 1995; 267: 1589.
Medline
9.Porter JE. Biomedical research: a vital investment. Science 1995; 268: 1827.
Medline
10.Gillet R, Harrow J. Prescriptions for medical research: I. Management within the Medical Research Council. Br Med J 1993; 306: 1627-1628.
11.Rodés J, Trilla A. Fórmulas para la integración de la formación básica y clínica en medicina. Med Clin (Barc) 1999; 113: 379-382.
12.Abelson PH. Multidisciplinary research. Science 1994; 266: 951.
Medline
13.Ahrens EH. The lamentable state of basic patient-oriented research: a call for action. J Intern Med 1994; 235: 293-295.
Medline
14.Lenfant C. Research needs and opportunities. Mantaining the momentum. Circulation 1994; 90: 2192-2193
Medline