x

¿Aún no está registrado?

Cree su cuenta. Regístrese en Elsevier y obtendrá: información relevante, máxima actualización y promociones exclusivas.

Registrarme ahora
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Universidad Nacional Autónoma de México

Indexada en:

Imbiomed, Periódica, SciELO, Latindex, ScienceDirect, Redalyc e Iresie.
Inv Ed Med 2017;6:e26 - DOI: 10.1016/j.riem.2017.01.065
Modelo de integración e inclusión de los residentes y becados en un campo clínico asignado bajo el estándar del decreto n.° 254 del año 2012
Yasna Morenoa, Bernardita Silvab, Sandra Herrera Vásquezc, Yasna Moreno Yáñezb
a Hospital la Florida, Dra. Eloisa Díaz
b Hospital Clínico La Florida
c Pontificia Universidad Católica de Chile

La Relación Asistencial Docente y de Investigación (RADI) se entiende como un proceso de interacción entre los campos de formación profesional, lo que conlleva simultáneamente establecer coordinaciones especiales entre los profesionales encargados de este proceso en los establecimientos de salud y los coordinadores de campo clínico en los centros formadores en convenio. La norma ministerial impartida a través del decreto n.° 254 que detalla el proceso para asignar campo clínico en los establecimientos de salud es un elemento clave en la instalación de esta nueva relación que llega para quedarse y para fortalecer el concepto establecido en la ley de derechos y deberes de los pacientes, ya que una de las prácticas más importantes para resguardar la seguridad de los pacientes es contar con un proceso estandarizado, controlado y evaluado permanentemente durante su desarrollo. Se han considerado en el campo clínico HLF las siguientes áreas de desempeño para los futuros especialistas: medicina, enfermería, odontología, obstetricia. La capacidad formadora del HLF en este momento se traduce en: un 87.5% corresponde al área de medicina, un 4.54% a enfermería, un 2.27% a odontología y un 5.7% a obstetricia Esta nueva forma de alianza estratégica permitirá construir un círculo virtuoso que finalmente impactará en la mejora continua de los procesos de ambas instituciones y la mejor calidad de atención de los pacientes. Finalmente, hay que destacar que este nuevo modelo de relación se fundamenta en un plan de desarrollo que debe ser controlado y evaluado periódicamente, en conjunto de tal manera que se puedan hacer los ajustes necesarios que permitan optimizar de mejor manera los recursos existentes, con la colaboración de todos los actores involucrados en este proceso.

Copyright © 2017