x

¿Aún no está registrado?

Cree su cuenta. Regístrese en Elsevier y obtendrá: información relevante, máxima actualización y promociones exclusivas.

Registrarme ahora
Solicitud de permisos - Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Indexada en:

Latindex, Dialnet, Bibliomed, CINAHL, Eventline, IBECS, Scopus

Métricas

  • SCImago Journal Rank (SJR):0,142
  • Source Normalized Impact per Paper (SNIP):0,134
Fisioterapia 2015;37:128-34 - DOI: 10.1016/j.ft.2014.07.001
Original
Efectividad del cross tape y compresión isquémica en puntos gatillo miofasciales latentes en músculos epicondíleos laterales: ensayo clínico aleatorizado
Effectiveness of the cross tape and ischemic compression on latent myofascial trigger points in lateral epicondylar muscles: A randomized clinical trial
G. Méndez-Rebolledoa,b,, , V. Gatica-Rojasa, V. Mardones-Pavezb, O. Ibarra-Silvab
a Laboratorio de Control Motor Humano, Facultad de Ciencias de la Salud, Universidad de Talca, Tlalca, Chile
b Escuela de Kinesiología, Facultad de Ciencias de la Salud, Universidad de Talca, Tlalca, Chile
Recibido 18 marzo 2014, Aceptado 14 julio 2014
Resumen
Objetivo

Comparar la eficacia entre las terapias de compresión isquémica (CI) y cross tape (CT) en secretarias con puntos gatillo miofasciales latentes (PGML) en músculos epicondíleos laterales.

Material y método

Ensayo clínico aleatorizado. Participaron 14 secretarias (47,8±4,1 años; peso 71,28±6 kg; altura 1,57±0,05 m). Se utilizó un algómetro para medir el umbral de presión doloroso (UPD), un dinamómetro para la fuerza de prensión (FP) y un goniómetro para el rango de movimiento (ROM) de flexión pasiva de la muñeca. Ambos grupos fueron evaluados en una sesión preintervención (S0) y 4 sesiones postintervención (S1, S2, S3, S4). El análisis estadístico fue realizado con ANOVA de medidas repetidas (un factor) y la prueba post hoc de Bonferroni, además de la prueba de la t de Student para comparar las terapias en cada sesión. Se consideró un riesgo alfa=0,05.

Resultados

Se observaron diferencias significativas entre terapias para el UPD en S2 (p=0,034). La terapia CI determinó diferencias significativas entre S0 y S3 para el UPD (p=0,04) y entre S0 y S4 para las variables; FP (p=0,011); UPD (p=0,006), y ROM de flexión pasiva de la muñeca (p=0,032).

Conclusiones

No se ha podido demostrar que el CT es superior a la CI en relación con el UPD, la FP y el ROM de flexión pasiva de la muñeca. La CI demostró ser más efectiva a corto plazo que el CT en relación con el UPD.

Abstract
Objective

To compare efficacy between ischemic compression (IC) and cross tape (CT) therapies in secretaries with latent myofascial trigger points (LMTP) in lateral epicondylar muscles.

Material and method

A randomized clinical trial. Fourteen secretaries participated (average age=47.8±4.1 years; weight=71.28±6kg; height=1.57±0.05 m). A pressure algometer was used to measure the pressure pain threshold (PPT), dynamometer for hand grip strength (GS) and a goniometer for passive range of motion (ROM) of wrist flexion. Both groups were evaluated in one pre-session intervention (S0) and four post-intervention sessions (S1, S2, S3, S4). The statistical analysis was performed with repeated-measures analysis of variance (RM-ANOVA) and post-hoc test Bonferroni as well as a Student's t test to compare the therapies in each session. An alpha risk of 0.05 was considered.

Results

Significant differences between therapies were observed for the PPT in S2 (P=0.034). The IC therapy determined significant differences between S0 - S3 for the PPT variable (p=0.04) and between S0 – S4 for GS (P=0.011), PPT (P=0.006) and ROM variables (P=0.032).

Conclusions

It was not possible to demonstrate that CT is superior to IC in relation to the PPT, GS and passive ROM of wrist flexion. CI proved to be more effective in the short-term than CT in relation the PPT.

Palabras clave
Punto gatillo miofascial, dolor, Vendaje funcional, Rango de movimiento, Fuerza de prensión
Keywords
Myofascial trigger point, pain, Athletic tape, Range of motion, Hand strength
Introducción

En Estados Unidos, la incidencia de lesiones de miembro superior es el 29,4% del total de lesiones en el año 20081. La presencia de puntos gatillo miofasciales (PGM) es una característica común en el dolor miofascial del miembro superior2. Esta disfunción neuromuscular altera la función del segmento corporal y la calidad de vida de los pacientes.

Algunos autores señalan que los síntomas de las disfunciones de codo (epicondilalgia lateral y epicondilalgia medial) pueden ser atribuibles a PGM que se desarrollaron en los músculos que se unen al epicóndilo lateral3,4. Los PGM se definen como un lugar hiperirritable dentro de una banda tensa palpable de un músculo que genera un patrón de dolor referido característico5. Existen 2 tipos de PGM: activo y latente. El PGM activo (PGMA) describe un patrón de dolor referido en descanso (espontáneo), movimiento y compresión directa6. En cambio, el PGM latente (PGML) genera un patrón de dolor referido solo a la compresión directa7-9. Los PGML son lesiones neuromusculares libres de dolor espontáneo que son asociadas a sobrecarga muscular y disminución de la eficiencia contráctil5,10.

La hipótesis más aceptada sobre la fisiopatología de los PGM se enfoca en la disfunción de la placa terminal que provoca un acortamiento perpetuo de la fibra muscular5,11 y una disminución del flujo sanguíneo12. Por lo tanto, los objetivos del tratamiento de los PGM es restablecer el funcionamiento normal de la placa terminal, recuperar el flujo sanguíneo y aumentar la longitud de las fibras musculares13. Investigaciones a través de electromiografía intramuscular han demostrado la presencia de actividad eléctrica espontánea en los «nodos» de los PGM de músculos en reposo, similar al ruido de la placa terminal14,15.

Las disfunciones de codo se caracterizan por la presencia de dolor, disminución de la flexibilidad y pérdida de fuerza del miembro superior3,16. Existe una alta correlación entre el nivel de discapacidad y la fuerza de prensión (FP) libre de dolor en pacientes con este tipo de disfunciones17. Además, una gran cantidad de investigaciones evalúa el rango de movimiento (ROM) de flexión pasiva de la muñeca y el umbral de presión doloroso (UPD), ya que estas evaluaciones ponen a prueba la capacidad de distensión muscular y percepción del dolor frente a un estímulo mecánico2,9,13,16,18.

Las técnicas de tratamiento de los PGM se dividen en: invasivas (inyección local y agujas de acupuntura) y no invasivas (terapia manual y electroterapia). Actualmente, no existe consenso en relación con la mejor estrategia de tratamiento para las disfunciones miofasciales. Una estrategia de tratamiento utilizada es la compresión isquémica (CI), técnica manual no deslizante que se utiliza preferentemente en un músculo, la cual utiliza un vector de fuerza perpendicular al tejido afectado a través de una compresión mantenida que se libera ante la disminución o eliminación del dolor6. En la última década, la técnica cross tape (CT) ha experimentado un crecimiento considerable. Esta corresponde a un vendaje compuesto por bandas cruzadas en malla, no elásticas y sin ningún tipo de medicación, formando un parche en forma de rejilla que se ubica sobre la zona de dolor19. No existen estudios previos donde se investigue el efecto de esta nueva técnica en PGML. Sin embargo, Kwon observó diferencias significativas del CT en el ROM de flexión y extensión de codo, y sobre el dolor en reposo y movimiento en pacientes con accidente cerebrovascular20. Aguirre presume que su mecanismo de acción se sustenta en el potencial restablecimiento del equilibrio eléctrico de los tejidos y en el aumento del espacio subcutáneo mejorando el flujo sanguíneo19. Este último efecto sería uno de los mecanismos por los cuales se podría resolver la disfunción provocada por los PGM12. De esta forma, se disminuiría la inflamación y se favorecería el proceso de reparación del tejido muscular y conectivo. Además, esta técnica se caracteriza por ser altamente tolerada por los pacientes, ya que su aplicación no se basaba en la aplicación de presión, como la CI, sino en la instalación de un vendaje en forma de malla. Así, no se generarían efectos colaterales, como inflamación de tejidos, hematomas y dolor residual.

Estos hechos han originado un aumento de investigaciones sobre intervenciones en PGML que complementen los beneficios de los tratamientos clínicos. El objetivo de este estudio fue comparar la eficacia entre las terapias de CI y CT sobre el UPD, la FP y el ROM de flexión pasiva de la muñeca en secretarias con PGML de músculos epicondíleos laterales. Nuestra hipótesis de investigación fue que el CT es más efectivo que la CI en la resolución de PGML.

MétodoDiseño

Estudio: ensayo clínico aleatorizado, evaluado y aceptado por el Comité de Bioética de la Universidad de Talca, Chile. Antes de realizar las intervenciones, a cada participante se le explicaron el procedimiento y el objetivo de la investigación de manera verbal y escrita, para más tarde firmar el documento de manera voluntaria. El estudio fue realizado en dependencias del Laboratorio de Control Motor Humano de la Facultad de Ciencias de la Salud y en la Clínica Kinésica de la Universidad de Talca, Chile.

Sujetos

Cincuenta y cuatro secretarias de la Universidad de Talca fueron evaluadas individualmente en relación con los siguientes criterios de inclusión2,6: 1) presencia de una banda tensa palpable en el músculo; 2) presencia de un punto doloroso hipersensible en la banda tensa; 3) respuesta de espasmo local provocado por la palpación de la banda tensa, y 4) reproducción del patrón de dolor referido típico de un PGM en respuesta a la compresión. Los participantes fueron excluidos del estudio si presentaban uno o más de los siguientes criterios: 1) múltiples diagnósticos relacionados con el miembro superior (patología del hombro, radiculopatía cervical) o evidencia de enfermedad sistémica (fibromialgia, enfermedades neuromusculares, reumatoideas); 2) inyección de corticoides, antiinflamatorios u otro tratamiento durante el último año; 3) antecedentes de fractura de ulna o radio, y 4) presencia de PGMA en los músculos del epicóndilo lateral. Se seleccionó a 14 participantes y se realizó una aleatorización simple con una tabla de números aleatorios, destinando a las participantes a uno de 2 grupos: CI o CT. El proceso de enmascaramiento de las participantes fue realizado por el investigador OIS. El investigador citó a las participantes en jornadas y lugares diferentes para impedir el contacto entre ellas. El grupo CT fue evaluado y tratado en el Laboratorio de Control Motor Humano de la Universidad de Talca (jornada de la mañana) y grupo CI en la Clínica Kinésica de la Universidad de Talca (jornada de la tarde).

Variables

Las variables dependientes son 3: FP, UPD y ROM de flexión pasiva de la muñeca. La FP se define como la cantidad de fuerza de agarre medida con un dinamómetro, generada con una contracción isométrica previa a la aparición de dolor16. El UPD se describe como la presión medida con un algómetro digital, en la cual el participante primero siente dolor16. El algómetro se aplica con una fuerza en dirección perpendicular sobre la superficie corporal hasta que el paciente reproduzca dolor de forma verbal. Armstrong et al. definen el ROM de flexión pasiva de la muñeca como el intervalo de movimiento cinemático de flexión pasiva de la articulación conformada entre el radio, la ulna y el carpo21. Estas variables dependientes serán contrastadas con las variables independientes: CI y CT.

Procedimiento

Los grupos de estudio CI y CT fueron evaluados en 5 oportunidades con un intervalo de 24 h entre ellas (fig. 1): sesión preintervención (S0), sesión postintervención 1 (S1), sesión postintervención 2 (S2), sesión postintervención 3 (S3) y sesión postintervención 4 (S4). En la primera sesión (S0) se evaluó el estado inicial de las variables ROM de flexión pasiva de la muñeca, FP y UPD. Para todas las variables, la medida concreta corresponde al promedio de 3 medidas consecutivas. Según los criterios de Armstrong et al., el ROM de flexión pasiva de la muñeca se midió con un goniómetro (CARCI, Apar. Cirúr. E Ortop. Ltda, Sáo Paulo, Brasil)21. Posteriormente, se midió la FP en kilogramos utilizando un dinamómetro manual de prensión (Baseline, Enterprise Inc., Irvington, EE. UU.). La participante, en una posición estandarizada (sedente con el codo en 90° y el antebrazo en una posición neutra), aprieta hasta reproducir dolor marcando una determinada fuerza16. Por último, se evaluó el UPD según el protocolo propuesto por Vicenzino et al.16. Esta medición se realizó con un algómetro digital (Wagner FPX, Wagner Instruments, Greenwich, EE. UU.) a una velocidad de 40kPa/s. Se aplicó la punta de una sonda de goma sobre la zona dolorosa del epicóndilo lateral. La medición del UPD se definió como la presión a la que la participante primero sintiera dolor. En las siguientes sesiones (S1, S2, S3 y S4) se evaluaron las 3 variables anteriormente mencionadas posteriores a la aplicación de una de las terapias. Cada variable fue evaluada después de 20min de haber aplicado la terapia y se realizaron 3 repeticiones con intervalos de descanso de 20 s entre ellas. Se consideró para el análisis estadístico el promedio de las 3 mediciones.

Figura 1.
(0.36MB).

Flujograma de investigación.

CT: cross tape; CI: compresión isquémica; S0: sesión preintervención; S1: sesión postintervención 1; S2: sesión postintervención 2; S3: sesión postintervención 3; S4: sesión postintervención 4.

La terapia de CI se aplicó según los criterios de investigaciones anteriores2,18. El terapeuta aplica una presión gradual sobre el PGML de los músculos del epicóndilo lateral del codo. A los participantes se les pide previamente decir cuando el dolor era «moderado pero soportable» correspondiente a un nivel de 7 en una escala del 1 al 10 de dolor (1, no hay dolor; 10, dolor insoportable). En el mismo punto, se mantuvo la presión hasta que el dolor se redujo al nivel 3. El investigador vuelve a aumentar la presión hasta que el nivel de dolor fue nuevamente 7. Este procedimiento se repitió durante 90 s. La terapia CT se realizó según Aguirre, en donde la instalación del CT (BB Cross Tape, Corea) (2,1cm×2,7cm) se realizó con una pinza para que la manipulación del material fuera mínima19. El CT se instaló sobre el PGML cuando este material vibró y se adhirió espontáneamente a la piel del paciente.

Análisis estadístico

El software utilizado para el análisis estadístico fue SPSS 14.0 (SPSS 14.0, SPSS Inc., Chicago, EE. UU.). La normalidad y homogeneidad de variancia de las 3 variables (FP, UPD y ROM de flexión pasiva de la muñeca) fueron comprobadas con la prueba de Shapiro-Wilk y la prueba de Levene, respectivamente, considerando un riesgo alfa=0,05. Se realizó un ANOVA de medidas repetidas de un factor intrasujeto (sesión) de 5 niveles (S0, S1, S2, S3 y S4) para cada variable y terapia. En el caso de diferencias significativas, se realizaron comparaciones múltiples por pares utilizando la prueba post hoc de Bonferroni para determinar diferencias entre sesiones de tratamiento. Por último, se realizó una prueba t de Student para comparar las terapias (CT y CI) en cada sesión de tratamiento. Para todos los análisis se consideró un riesgo alfa=0,05.

Resultados

En la tabla 1 se observan las características demográficas y clínicas de las participantes. En la tabla 2 se muestran los datos descriptivos de las variables estudiadas para cada terapia (CI y CT). El análisis estadístico determinó que las premisas de normalidad y homogeneidad de variancia son asumibles para todas las variables.

Tabla 1.

Características demográficas y clínicas para cada grupo

  Unidades  Compresión isquémica  Cross tape 
Edad (media±DE)  Años  47,3±2,1  48,3±6,2 
Peso (media±DE)  kg  70,96±5,4  71,60±6,6 
Altura (media±DE)  1,58±0,03  1,56±0,07 
IMC  Puntuación  28,04  29,17 
Dominancia derecha  85,7  100 
Duración del dolor (media±DE)  Meses  11,2±4,1  13,5±2,7 
Brazo dominante afectado  100  100 

DE: desviación estándar.

Tabla 2.

Estadística descriptiva para cada terapia

  Compresión isquémica  Cross tape 
  Media±DE  Media±DE 
FP-S0  18,57±3,51  20,43±3,16 
FP-S1  19,57±3,99  21,57±2,70 
FP-S2  20,57±4,43  22,86±2,48 
FP-S3  21,29±4,03  23,14±2,85 
FP-S4  21,86±3,98  22,43±3,82 
UPD-S0  1,56±0,58  1,32±0,40 
UPD-S1  2,54±0,90  1,68±0,59 
UPD-S2  2,31±0,72  1,62±0,29 
UPD-S3  2,64±0,39  2,07±0,72 
UPD-S4  2,93±0,24  2,53±0,79 
ROM FlxM-S0  62,86±3,19  63,57±3,69 
ROM FlxM-S1  64,71±1,50  65,57±1,51 
ROM FlxM-S2  66,14±0,90  67,14±1,22 
ROM FlxM-S3  66,14±0,69  66,71±0,76 
ROM FlxM-S4  66,86±1,07  66,66±1,17 

DE, desviación estándar; FP: fuerza de prensión (kg); ROM FlxM: rango articular de flexión de muñeca (°); S0: evaluación preintervención; S1: evaluación postintervención sesión 1; S2: evaluación postintervención sesión 2; S3: evaluación postintervención sesión 3; S4: evaluación postintervención sesión 4; UPD: umbral de presión doloroso (kPa).

Comparación entre terapias

En la figura 2 B se puede observar el comportamiento de la variable UPD para cada terapia. Además, en la tabla 2 se pueden observar la media ± desviación estándar del UPD. La prueba de la t de Student determinó diferencias significativas entre las terapias (CI y CT) en la variable UPD en S2 (p=0,034). La terapia de CI presenta una media mayor que la terapia de CT en S2 (tabla 2). No se observaron diferencias significativas entre las terapias en las restantes variables y sesiones (p>0,05).

Figura 2.
(0.19MB).

Comparación de las terapias compresión isquémica y cross tape en relación con las 3 variables investigadas. A) Fuerza de prensión. B) Umbral de presión doloroso. C) Rango de movimiento de flexión pasiva de la muñeca.

Los puntos y bigotes unidos por líneas sólidas corresponden a la media ± desviación estándar (respectivamente) de cada variable.

CI: compresión isquémica; CT: cross tape; kg: kilogramos; kPa: kilopascales; ROM: rango de movimiento; S0: sesión preintervención; S1: sesión postintervención 1; S2: sesión postintervención 2; S3: sesión postintervención 3; S4: sesión postintervención 4.

Terapia compresión isquémica

El ANOVA de medidas repetidas demostró un efecto significativo del factor intrasujeto (sesión) en las 3 variables investigadas; FP (F=5,842; p=0,002); UPD (F=7,042; p=0,001) y ROM de flexión pasiva de la muñeca (F=9,736; p=0,000). La prueba post hoc de Bonferroni determinó diferencias significativas entre S0 y S3 para la variable UPD (p=0,04), y S0 y S4 para las variables FP (p=0,011), UPD (p=0,006) y ROM de flexión pasiva de la muñeca (p=0,032). Sin embargo, no se observaron diferencias entre los otros pares de sesiones (p>0,05).

Terapia cross tape

El ANOVA de medidas repetidas demostró un efecto significativo del factor intrasujeto (sesión) en la variable UPD (F=9,849; p=0,000) y la prueba post hoc de Bonferroni determinó diferencias significativas entre S0 y S4 (p=0,022). No obstante, no se observaron diferencias significativas entre los otros pares de sesiones (p>0,05). El ANOVA de medidas repetidas no demostró efectos significativos para el factor intrasujeto (sesión) en las variables FP (F=2,967; p=0,054) y ROM de flexión pasiva de la muñeca (F=1,438; p=0,398).

Discusión

El propósito de este estudio fue comparar la eficacia entre las terapias CI y CT sobre el UPD, la FP y el ROM de flexión pasiva de la muñeca en secretarias con PGML de músculos epicondíleos laterales. Se rechaza la hipótesis planteada, ya que el principal resultado de esta investigación es la mayor efectividad a corto plazo de la CI sobre el CT en la disminución del dolor ante la estimulación mecánica, evaluado a través del UPD.

Al comparar las terapias, la CI fue más efectiva que el CT al presentar una media mayor en la variable UPD en la sesión de tratamiento S2 (p=0,034). Sin embargo, no se observaron diferencias significativas en sesiones posteriores (S3 y S4), lo cual no permite evidenciar el efecto en el tiempo de la terapia CI. Esto puede atribuirse al número de observaciones realizadas, ya que la muestra solo fue de 7 participantes para cada grupo. El CT solo evidenció efectos en el UPD a la cuarta sesión de tratamiento, posiblemente por la capacidad de reestablecer la alteración eléctrica propia de un proceso inflamatorio y al aumento del flujo sanguíneo a nivel subcutáneo19. Es probable que los efectos reales del CT se puedan observar con un mayor número de aplicaciones, lo cual aumentaría el flujo sanguíneo y facilitaría el proceso de reparación tisular. Por otra parte, las características fisiopatológicas de un PGML comprometen tejido muscular, conectivo y neural, por lo tanto, la posibilidad del CT de resolver estas alteraciones es limitada ya que sus posibles efectos son a nivel subcutáneo.

Los PGML se caracterizan por ser una adaptación muscular previa a la aparición de un PGMA, manifestando alteración de patrones de activación muscular y limitación en el movimiento8,10. Fernández-Carnero et al. señalan que la progresión de un PGML a PGMA es parte de la historia natural de los síndromes de dolor musculoesquelético3. Este autor identificó la presencia de PGML en el miembro superior no afectado y PGMA en el lado afectado de pacientes con epicondilalgia lateral, afirmando que la presencia de PGML en el lado no afectado puede ser por un proceso de sensibilización central. Esta diferencia entre PGMA y PGML se puede atribuir a los altos niveles de sustancias nociceptivas y mediadores químicos, como bradiquinina, sustancia P y serotonina en PGMA22. Por lo tanto, son recomendables el diagnóstico y el tratamiento temprano de PGML para evitar el desarrollo de PGMA.

La CI evidencia efectos positivos en la tercera sesión (S3) para el UPD y a la cuarta sesión de tratamiento para la FP y el ROM de flexión pasiva de la muñeca. Estos beneficios a corto plazo son innovadores, ya que no existe evidencia científica de la aplicación de CI en PGML en músculos epicondíleos laterales. Se ha observado un aumento del UPD en investigaciones sobre CI en el músculo trapecio superior2,9,13. Oliveira-Campelo et al. compararon 5 grupos de tratamiento para PGML en el músculo trapecio superior: CI, estiramiento pasivo, técnicas de energía muscular, y 2 grupos control (ver-esperar y placebo)9. Los resultados indicaron que la CI aumentó el ROM cervical y el UPD de forma inmediata y luego de una semana. Estos resultados son similares a los del presente estudio, ya que en la tercera y la cuarta sesiones se observaron efectos positivos a corto plazo. Sin embargo, las comparaciones deben ser cuidadosas, ya que la investigación actual evalúa el PGML de músculos epicondíleos laterales. El aumento del UPD a corto plazo puede atribuirse a la hiperemia reactiva de los PGM debido al mecanismo de reflejo espinal que permite la relajación del músculo9,23 y, por lo tanto, la probable disminución de la sensibilidad de nociceptores. Además, la CI recupera la longitud de las fibras musculares y, por lo tanto, la eficiencia de la contracción muscular evidenciada en el presente estudio a través del aumento de la FP. Los resultados de este estudio e investigaciones anteriores9,12,13 permiten respaldar la hipótesis de Simons, la cual sugiere que la presión provocada por la CI sobre PGML puede recuperar la longitud de los sarcómeros, restablecer el equilibrio vascular, disminuir la actividad eléctrica basal (disfunción de la placa terminal) y disminuir la sensibilidad dolorosa a la presión5.

Diferentes autores señalan que no existe diferencia entre el tiempo de aplicación de la presión en la técnica de CI (30, 60 o 90 s), ya que la efectividad es la misma con cualquier duración2,13,24. Además, señalan que no es necesario aplicar excesiva presión, ya que las fibras musculares involucradas en el PGM ya sufren una severa hipoxia2,25.

El presente estudio posee limitaciones: 1) la muestra comprende solo a un tipo de rubro laboral y excluye los diversos cuadros clínicos de otros oficios y actividades, por lo tanto, es difícil realizar una generalización a otros tipos de poblaciones; 2) no existe un periodo de seguimiento; este factor es determinante para conocer los efectos reales de las terapias a mediano y largo plazo, y 3) la presión aplicada con la técnica CI fue de 90 s, tiempo que puede ser excesivo y en el caso de algunos pacientes generar mayor dolor. Investigaciones futuras podrían involucran técnicas como fisioterapia, CI y elongaciones frente a otros tipos de tratamientos compuestos.

Conclusión

No se ha podido demostrar que el CT es superior a la CI en relación con el UPD, la FP y el ROM de flexión pasiva de la muñeca. La CI demostró ser más efectiva a corto plazo que el CT en relación con el UPD. Los resultados de este estudio sugieren que la presión provocada por la CI sobre PGML disminuye la sensibilidad dolorosa a la presión. Investigaciones futuras podrían involucrar otras técnicas de fisioterapia, CI y elongaciones frente a otros tipos de tratamientos compuestos.

Responsabilidades éticasProtección de personas y animales

Los autores declaran que los procedimientos seguidos se conformaron a las normas éticas del comité de experimentación humana responsable y de acuerdo con la Asociación Médica Mundial y la Declaración de Helsinki.

Confidencialidad de los datos

Los autores declaran que han seguido los protocolos de su centro de trabajo sobre la publicación de datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informado

Los autores han obtenido el consentimiento informado de los pacientes y/o sujetos referidos en el artículo. Este documento obra en poder del autor de correspondencia.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
1
Bureau of Labor Statistics. Work injuries and illnesses. 2008; US Department of Labor.
2
C. Fernández-de-las-Penãs,C. Alonso-Blanco,J. Fernández-Carnero,J.C. Miangolarra-Page
The immediate effect of ischemic compression technique and transverse friction massage on tenderness of active and latent myofascial trigger points: A pilot study
J Bodyw Mov Ther., 10 (2006), pp. 3-9
3
J. Fernández-Carnero,C. Fernández-de-las-Peñas,A.I. de la Llave-Rincón,H.Y. Ge,L. Arendt-Nielsen
Bilateral myofascial trigger points in the forearm muscles in patients with chronic unilateral lateral epicondylalgia: A blinded, controlled study
Clin J Pain., 24 (2008), pp. 802-807 http://dx.doi.org/10.1097/AJP.0b013e31817bcb79
4
Y. Shmushkevich,L. Kalichman
Myofascial pain in lateral epicondylalgia: A review
J Bodyw Mov Ther., 17 (2013), pp. 434-439 http://dx.doi.org/10.1016/j.jbmt.2013.02.003
5
D.G. Simons
Review of enigmatic MTrPs as a common cause of enigmatic musculoskeletal pain and dysfunction
J Electromyogr Kinesiol., 14 (2004), pp. 95-107 http://dx.doi.org/10.1016/j.jelekin.2003.09.018
6
D.G. Simons,J. Travell,L.S. Simons
2nd ed., Williams & Wilkins, (1999)pp. 839-919
7
J. Edwards,N. Knowles
Superficial dry needling and active stretching in the treatment of myofascial pain —a randomised controlled trial
Acupunct Med., 21 (2003), pp. 80-86
8
R. García-Gallego,L. Tormos-Claramunt,P. Vilanova-Salcedo,R. Morales-Rodríguez,A. Pérez-Villalba,E. Segura-Ortí
Efectividad de la punción seca de un punto gatillo miofascial versus manipulación de codo sobre el dolor y fuerza máxima de prensión de la mano
Fisioterapia., 33 (2011), pp. 248-255
9
N.M. Oliveira-Campelo,C.A. de Melo,F. Alburquerque-Sendín,J.P. Machado
Short- and medium-term effects of manual therapy on cervical active range of motion and pressure pain sensitivity in latent myofascial pain of the upper trapezius muscle: A randomized controlled trial
J Manipulative Physiol Ther., 36 (2013), pp. 300-309 http://dx.doi.org/10.1016/j.jmpt.2013.04.008
10
K.R. Lucas,B.I. Polus,P.A. Rich
Latent myofascial trigger points: Their effects on muscle activation and movement efficiency
J Bodyw Mov Ther., 8 (2004), pp. 160-166
11
R.D. Gerwin,D. Dommerholt,J.P. Shah
An expansion of Simons’ integrated hypothesis of trigger point formation
Curr Pain Head Reported., 8 (2004), pp. 468-475
12
T. Vedung,M. Werner,B.O. Ljung,L. Jorfeldt,J. Henriksson
Blood flow to the extensor carpi radialis brevis muscle following adrenaline infusion in patients with lateral epicondylitis
J Hand Surg Am., 36 (2011), pp. 1974-1980 http://dx.doi.org/10.1016/j.jhsa.2011.08.028
13
F.J. Aguilera,D.P. Martín,R.A. Masanet,A.C. Botella,L.B. Soler,F.B. Morell
Immediate effect of ultrasound and ischemic compression techniques for the treatment of trapezius latent myofascial trigger points in healthy subjects: A randomized controlled study
J Manipulative Physiol Ther., 32 (2009), pp. 515-520 http://dx.doi.org/10.1016/j.jmpt.2009.08.001
14
C. Hong,D.G. Simons
Pathophysiological and electrophysiological mechanisms of myofascial trigger points
Arch Phys Med Rehabil, 79 (1998), pp. 863-872
15
C. Couppe,U. Jorgensen,A. Midttun,P. Oxholm,J. Hilden,A. Fuglsang-Frederiksen
Spontaneous needle electromyographic activity in myofascial trigger points in the infraspinatus muscle: A blinded assessment
J Musculoskelet Pain., 9 (2001), pp. 7-16
16
B. Vicenzino,J. Brooksbank,J. Minto,S. Offord,A. Paungmali
Initial effects of elbow taping on pain-free grip strength and pressure pain threshold
J Orthop Sports Phys Ther., 33 (2003), pp. 400-407 http://dx.doi.org/10.2519/jospt.2003.33.7.400
17
T. Pienimaki,P. Siira,H. Vanharanta
Muscle function of the hand, wrist and forearm in chronic lateral epicondylitis
Eur J Phys Med Rehabil., 7 (1997), pp. 171-178
18
G. Fryer,L. Hodgson
The effect of manual pressure release on myofascial trigger points in the upper trapezius muscle
J Bodyw Mov Ther., 9 (2005), pp. 248-255
19
T. Aguirre,Kinesiology Taping
Teoria y práctica
España, (2010)
20
S.S. Kwon
The effects of the taping therapy on range of motion, pain and depression in stroke patient
Taehan Kanho Hakhoe Chi., 33 (2003), pp. 651-658
21
A.D. Armstrong,J.C. MacDermid,S. Chinchalkar,R.S. Stevens,G.J. King
Reliability of range-of-motion measurement in the elbow and forearm
J Shoulder Elbow Surg., 7 (1998), pp. 573-580
22
J.P. Shah,J.V. Danoff,M.J. Desai,S. Parikh,L.Y. Nakamura,T.M. Phillips
Biochemicals associated with pain and inflammation are elevated in sites near to and remote from active myofascial trigger points
Arch Phys Med Rehabil, 89 (2008), pp. 16-23 http://dx.doi.org/10.1016/j.apmr.2007.10.018
23
C.R. Hou,L.C. Tsai,K.F. Cheng,K.C. Chung,C.Z. Hong
Immediate effects of various physical therapeutic modalities on cervical myofascial pain and trigger-point sensitivity
Arch Phys Med Rehabil, 83 (2002), pp. 1406-1414
24
H. Gemmell,P. Miller,H. Nordstrom
Immediate effect of ischemic compression and trigger point pressure release on neck pain and upper trapezius points: A randomised controlled trial
Clin Chiropr, 11 (2008), pp. 30-36
25
S. Mense,D.G. Simons,U. Hoheisel,B. Quenzer
Lesions of rat skeletal muscle after local block of acetylcholinesterase and neuromuscular stimulation
J Appl Physiol., 94 (2003), pp. 2494-2501 http://dx.doi.org/10.1152/japplphysiol.00727.2002
Autor para correspondencia. (G. Méndez-Rebolledo gmendez@utalca.cl)
Copyright © 2014. Asociación Española de Fisioterapeutas