x

¿Aún no está registrado?

Cree su cuenta. Regístrese en Elsevier y obtendrá: información relevante, máxima actualización y promociones exclusivas.

Registrarme ahora
Solicitud de permisos - Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

FI 2016

1,276
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2016

Indexada en:

SCIE/JCR, Index Medicus/Medline, IBECS, IME

Métricas

  • Factor de Impacto: 1,276 (2016)
  • SCImago Journal Rank (SJR):0,243
  • Source Normalized Impact per Paper (SNIP):0,438

© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2016

Cir Esp 2017;95:414-5 - DOI: 10.1016/j.ciresp.2017.05.002
Carta al Director
Sobre drenar o no drenar la anastomosis infraperitoneal tras escisión rectal por cáncer
To drain or not to drain the infraperitoneal anastomosis after rectal excision for cancer
Javier Escrig-Sosa,, , Antonio Llueca-Abellab
a Servicio de Cirugía General y del Aparato Digestivo, Unidad Multidisciplinar de Cirugía Oncológica Abdominopélvica (UMCOAP), Hospital General Universitario de Castellón, Departamento de Medicina, Universitat Jaume I (UJI), Castellón, España
b Servicio de Ginecología y Obstetricia, Unidad Multidisciplinar de Cirugía Oncológica Abdominopélvica (UMCOAP), Hospital General Universitario de Castellón, Departamento de Medicina, Universitat Jaume I (UJI), Castellón, España
Sr. Director:

Hemos leído un artículo reciente de Denost et al.1 publicado en Annals of Surgery, con gran interés. Sinceramente, felicitarles y admirar su esfuerzo para evaluar el efecto del drenaje pélvico después de la cirugía rectal para el cáncer. Sin embargo, creemos que sus conclusiones no son completamente concordantes con los resultados del estudio, y nos preocupa hasta qué punto pudieran tener consecuencias negativas sobre los pacientes.

Se trata de un ensayo de superioridad entre drenar y no-drenar con resultados estadísticamente negativos (no-significativos) en el que el criterio de valoración principal fue la sepsis pélvica postoperatoria, incluyendo fuga anastomótica, absceso pélvico, y peritonitis. De acuerdo con tales resultados estadísticamente negativos, los autores concluyen que el uso de un drenaje pélvico después de la escisión rectal baja para el cáncer de recto no confiere ningún beneficio al paciente.

Generalmente, en cualquier ensayo de superioridad con resultado negativo, una conclusión en negativo debe tomarse con gran prudencia: la ausencia de evidencia no es la evidencia de la ausencia2. Aunque para la fuga anastomótica y para la peritonitis el efecto del drenaje parece ser mínimo, no estamos de acuerdo en una conclusión tan contundente para la aparición de un absceso pélvico. A los 30 días de la cirugía, los autores descubren una diferencia en el absceso pélvico de 3,7% (IC 95%:−2,8-10,2%) en contra de no drenar (p=0,24). Durante la hospitalización inicial, esa diferencia era del 4,4% (IC 95%: −1,2-10,1%; p=0,10). Ambos intervalos de confianza se pueden calcular fácilmente a partir de la información del artículo, aunque los autores no los reportan. Así pues, en ambas situaciones, sería perfectamente posible una diferencia del 10%, y esta diferencia es precisamente la que los autores consideran como clínicamente relevante. Además, la probabilidad3 (nivel de confianza) derivada de sus propios datos, de que se produzcan más abscesos pélvicos durante el ingreso hospitalario cuando no se utilizan drenajes, frente al uso de drenajes, es nada menos que del 94%. Queda claro que los autores incurren en un error muy frecuente de interpretación de un resultado estadísticamente no significativo2. También queda manifiesto que para facilitar la interpretación de los resultados principales de un estudio han de acompañarse de intervalos de confianza como se aconseja en las Normas de Vancouver, y no fiarlo a la ley del todo o nada del valor de p.

En conclusión, creemos que los resultados del ensayo de Denost et al.1 no demuestran que el uso del drenaje pélvico no produzca efectos beneficiosos para evitar abscesos pélvicos después de la cirugía rectal para el cáncer. Es más, a partir de sus resultados la hipótesis opuesta se podría plantear perfectamente. Por lo tanto, este problema de investigación tan importante aún no ha quedado resuelto.

Bibliografía
1
Q. Denost,P. Rouanet,J.L. Faucheron
To drain or not to drain infraperitoneal anastomosis after rectal excision for cancer: The GRECCAR 5 Randomized Trial
2
D.G. Altman,J.M. Bland
Absence of evidence is not evidence of absence
BMJ, 311 (1995), pp. 495
3
T.P. Shakespeare,V.J. Gebski,M.J. Veness,J. Simes
Improving interpretation of clinical studies by use of confidence levels, clinical significance curves, and risk-benefit contours
Autor para correspondencia. (Javier Escrig-Sos javierescrig@telefonica.net)
Copyright © 2017. AEC