x

¿Aún no está registrado?

Cree su cuenta. Regístrese en Elsevier y obtendrá: información relevante, máxima actualización y promociones exclusivas.

Registrarme ahora
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

FI 2013

0,890
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2013

Indexada en:

SCIE/JCR, Index Medicus/Medline, IBECS, IME

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank

Tratamiento de la coledocolitiasis residual en pacientes portadores de tubo de Kehr. Utilidad de la radiología intervencionista

Treatment of residual common bile duct stones in the presence of a T-tube. Utility of interventional radiology

MF Candel a, A Albarracín a, J Aguilar a, JM Felices a, F Mallorquín a, J Ródenas a, H Soriano a, JL Aguayo a

a

Palabras Clave

Coledocolitiasis residual. Tubo en "T". Papiloplastia radiológica

Resumen

Objetivo. El tratamiento de la coledocolitiasis residual todavía es objeto de discusión, debido a la existencia tanto de procedimientos quirúrgicos como conservadores para solucionar el problema. Presentamos nuestra experiencia en el tratamiento de la litiasis residual mediante papiloplastia radiológica.
Pacientes y método. Presentamos 11 casos de coledocolitiasis residual hallada en pacientes portadores de un tubo de Kehr. La edad media de los pacientes fue de 56 años; 8 mujeres y 3 varones. A través del tubo de Kehr y con un sistema de doble guía, se practica colangiografía transcatéter que confirma la litiasis. Utilizando catéteres de balón se dilata la papila (papiloplastia), para posteriormente, con catéter de oclusión, realizar el empuje del cálculo al duodeno. Se practica un control colangiográfico, para comprobar que el cálculo ha pasado. Debido a que en las maniobras de empuje siempre se produce un cierto edema de papila, se deja una guía de seguridad con un extremo distal en el intestino delgado, para que pasadas 48-72 h se pueda realizar un nuevo control radiológico y comprobar definitivamente que no queda ninguna imagen de litiasis, retirando en ese momento la guía.
Resultados. En los 11 casos se comprobó que no persistió imagen residual de litiasis. A todos se les realizó control de enzimas hepáticas y de amilasas en sangre y en orina a las 24 y 48 h del procedimiento. Sólo en un caso las amilasas se elevaron discretamente, pero sin traducción clínica, volviendo a cifras normales en 48 h.
Conclusiones. Esta técnica resulta de gran utilidad en el tratamiento de la coledocolitiasis residual descubierta en pacientes portadores de tubo de Kehr, ya que permite extraer los cálculos de la vía biliar sin tener que recurrir a técnicas más agresivas como la papilotomía endoscópica o la cirugía. Además, basándonos en nuestra experiencia, es una técnica que entraña pocas complicaciones
El texto completo solo está disponible en PDF