Regístrese
¿Aún no está registrado?
Información relevante

Consulte los artículos y contenidos publicados en este medio, además de los e-sumarios de las revistas científicas en el mismo momento de publicación

Máxima actualización

Esté informado en todo momento gracias a las alertas y novedades

Promociones exclusivas

Acceda a promociones exclusivas en suscripciones, lanzamientos y cursos acreditados

Crear Mi cuenta
Buscar en
Cirugía Cardiovascular
Toda la web
Inicio Cirugía Cardiovascular Prótesis aórticas mecánicas o biológicas en pacientes de mediana edad. ¿Com...
Información de la revista
Vol. 25. Núm. 3.Mayo - Junio 2018
Páginas 133-174
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 25. Núm. 3.Mayo - Junio 2018
Páginas 133-174
Editorial
DOI: 10.1016/j.circv.2018.05.002
Open Access
Prótesis aórticas mecánicas o biológicas en pacientes de mediana edad. ¿Compensa el riesgo de degeneración estructural frente a la anticoagulación oral?
Mechanical or biological aortic prosthesis in middle-aged patients. Does the risk of structural valve degeneration compensate for oral anticoagulation?
Visitas
580
Rocío Díaz Méndez
Servicio Cirugía Cardiovascular, Área de Gestión Clínica del Corazón, Hospital Universitario Central de Asturias, Oviedo, Asturias, España
Este artículo ha recibido
580
Visitas

Under a Creative Commons license
Información del artículo
Texto Completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto Completo

«Incluso el sol tiene manchas»

(Autor desconocido)

Una vez implantada, la prótesis aórtica ideal tendría 2 características principales: no precisar anticoagulación y tener una duración ilimitada. Actualmente son solo 2 ilusiones que ninguna de las prótesis existentes en el mercado es capaz de cumplir simultáneamente. Ciertamente, las prótesis biológicas han demostrado con el tiempo una mejora en su durabilidad, pero no han logrado superar por completo su principal talón de Aquiles: la degeneración estructural valvular1. Por otra parte, los efectos secundarios de la anticoagulación crónica son los responsables con mayor o menor fundamento, de la mala prensa de las prótesis mecánicas1.

En los últimos años el aumento en el uso de prótesis biológicas ha sido notable llegando a representar actualmente el 80% de las prótesis implantadas1. Se pueden identificar 2 motivos fundamentales para este ascenso. Por una parte, la demostración en varios estudios observacionales de la misma supervivencia en pacientes entre 50 y 70 años tratados con válvulas biológicas frente a mecánicas2,3. Estos resultados han supuesto un cambio en las recomendaciones de las sociedades científicas que han bajado la edad para considerar adecuado el implante de prótesis biológicas de 60 a 50 años4. Por otra parte, las prótesis biológicas se han visto favorecidas por el auge de los procedimientos transcatéter y la disponibilidad de realizar un procedimiento valve in valve en el caso de una futura degeneración protésica5,6.

Sin embargo, existen vacíos en el conocimiento que impiden discernir con cierta seguridad qué tipo de dispositivo es mejor. Aunque algunos trabajos han demostrado ausencia de diferencias en la supervivencia entre ambas prótesis, otros estudios muestran una pequeña pero evidente superioridad de las prótesis mecánicas en este rango de edad7,8. Sorprendentemente, a pesar del gran número de trabajos publicados sobre este tema, hasta la fecha no hay estudios que demuestren mejor supervivencia para las prótesis biológicas en este rango de edad. Por otra parte, la mortalidad de los procedimientos valve in valve parece ser similar a la cirugía abierta convencional9 y sus resultados a largo plazo son aún desconocidos6.

Rodríguez-Caulo et al. en su trabajo publicado en la revista intentan ayudarnos a resolver esta controversia. Su objetivo es conocer si existen diferencias entre prótesis biológicas y mecánicas respecto a la supervivencia a largo plazo y eventos cardiovasculares en pacientes entre 50 y 70 años. Para ello, han diseñado un estudio observacional retrospectivo en el que se han incluido 200 pacientes intervenidos de recambio valvular aórtico entre los años 2000 y 2015. Para poder controlar los sesgos propios de este tipo de estudios se realizó un análisis con propensity score matched en un intento de homogeneizar los 2 grupos.

Aportando datos a más de 10 años de seguimiento, y según las curvas de supervivencia de Kaplan-Meier, el grupo de pacientes con prótesis mecánicas parece presentar una supervivencia ligeramente superior, aunque sin lograr diferencias estadísticamente significativas. Por tanto, el resultado final apoya las conclusiones de trabajos previos que no han encontrado diferencias en la supervivencia a largo plazo entre prótesis mecánicas y biológicas para pacientes en este rango de edad.

Respecto a eventos cardiovasculares se analizó el conjunto formado por mortalidad a 30 días, ictus, reintervención relacionada con la prótesis y sangrado mayor. Aunque la tasa de eventos cardiovasculares fue 2 veces mayor en el grupo de prótesis mecánicas que en el de biológicas, no se logró la significación estadística ni en el end-point combinado (30% mecánicas frente al 15% biológicas, p=0,07) ni en ninguno de ellos analizados de forma individual. Esta diferencia en las tasas de eventos cardiovasculares se debe fundamentalmente al mayor porcentaje de sangrados encontrados en el grupo de prótesis mecánicas, aunque de nuevo sin diferencias estadísticamente significativas (15% frente al 6%, p=0,06). Por el contrario, las tasas de reintervención de las prótesis biológicas fueron superiores, aunque de nuevo sin significación estadística (6% biológicas frente al 2% mecánicas, p=0,112).

Los resultados presentados en el trabajo al no lograr la significación estadística en ninguno de los objetivos analizados, pueden apuntar a la presencia de un problema en la potencia estadística siendo necesaria una cohorte mayor para conocer la realidad de la situación.

Para concluir, es importante destacar que existen evidencias que demuestran que las complicaciones derivadas de la anticoagulación oral dependen de la variabilidad en el INR10. Este grado de variabilidad es probablemente diferente entre unos sistemas sanitarios y otros. Es por tanto posible presentar diferentes resultados en función del sistema sanitario analizado. Este estudio es meritorio no solamente por su contribución al conocimiento científico internacional, sino también por aportar luz a cirujanos y pacientes españoles que podrán a partir de ahora conocer un poco más profundamente los resultados de ambas prótesis en su propio ámbito laboral y social.

Bibliografía
[1]
S.J. Head, M. Celik, A.P. Kappetein
Mechanical versus bioprosthetic aortic valve replacement
Eur Heart J, 38 (2017), pp. 2183-2191 http://dx.doi.org/10.1093/eurheartj/ehx141
[2]
Y.P. Chiang, J. Chikwe, A.J. Moskowitz, S. Itagaki, D.H. Adams, N.N. Egorova
Survival and long term outcomes following bioprosthetic vs mechanical aortic valve replacement in patients aged 50 to 69 years
JAMA, 312 (2014), pp. 1323-1329 http://dx.doi.org/10.1001/jama.2014.12679
[3]
A.B. Goldstone, P. Chiu, M. Baiocchi, B. Lingala, W.L. Patrick, M.P. Fischbein
Mechanical or Biologic Prostheses for Aortic-Valve and Mitral-Valve Replacement
N Engl J Med, 377 (2017), pp. 1847-1857 http://dx.doi.org/10.1056/NEJMoa1613792
[4]
R.A. Nishimura, C.M. Otto, R.O. Bonow, B.A. Carabello, J.P.J3rd Erwin, Fleisher L.A.
2017 AHA/ACC Focused Update of the 2014 AHA/ACC Guideline for the Management of Patients With Valvular Heart Disease: A Report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Clinical Practice Guidelines
J Am Coll Cardiol, 70 (2017), pp. 252-289 http://dx.doi.org/10.1016/j.jacc.2017.03.011
[5]
J. Ye, A. Cheung, M. Yamashita, D. Wood, D. Peng, M. Gao
Transcatheter Aortic and Mitral Valve-in-Valve Implantation for Failed Surgical Bioprosthetic Valves: An 8-Year Single-Center Experience
JACC Cardiovasc Interv, 8 (2015), pp. 1735-1744 http://dx.doi.org/10.1016/j.jcin.2015.08.012
[6]
D. Dvir, J. Webb, S. Brecker, S. Bleiziffer, D. Hildick-Smith, A. Colombo
Transcatheter aortic valve replacement for degenerative bioprosthetic surgical valves: Results from the global valve-in-valve registry
Circulation, 126 (2012), pp. 2335-2344 http://dx.doi.org/10.1161/CIRCULATIONAHA.112.104505
[7]
N. Glaser, V. Jackson, M.J. Holzmann, A. Franco-Cereceda, U. Sartipy
Aortic valve replacement with mechanical vs biological prostheses in patients aged 50-69 years
Eur Heart J, 37 (2016), pp. 2658-2667 http://dx.doi.org/10.1093/eurheartj/ehv580
[8]
M.L. Brown, H.V. Schaff, B.D. Lahr, C.J. Mullany, T.M. Sundt, J.A. Dearani
Aortic valve replacement in patients aged 50 to 70 years: Improved outcome with mechanical versus biologic prostheses
J Thorac Cardiovasc Surg, 135 (2008), pp. 878-884 http://dx.doi.org/10.1016/j.jtcvs.2007.10.065
[9]
K. Pahn, D.F. Zhao, N. Wang, Y.R. Huo, M. di Eusanio, T.D. Yan
Transcatheter valve-in-valve implantation versus reoperative conventional aortic valve replacement: A systematic review
[10]
H. Baumgartner, V. Falk, J.J. Bax, M. de Bonis, C. Hamm, P.J. Holm, ESC Scientific Document Group
2017 ESC/EACTS Guidelines for the management of valvular heart disease
Eur Heart J, 38 (2017), pp. 2739-2791 http://dx.doi.org/10.1093/eurheartj/ehx391
es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos