x

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Más información
Solicitud de permisos - Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Indexada en:

Scopus y Emerging Sources Citation Index (ESCI)

Métricas

  • CiteScore 2017: 0,17
    Leer más
  • SCImago Journal Rank (SJR):0,132
  • Source Normalized Impact per Paper (SNIP):0,193
Cir Cardiov 2018;25:54 - DOI: 10.1016/j.circv.2017.12.006
Endocarditis infecciosa por anaerobios
A. Calvo Canoa,, , J.T. Silvaa,b, J. Pérez-Cerverac, F.F. Rodríguez-Vidigala,d, A. Vera Toméa,d, N. Nogales-Muñoza, A. Muñoz Sanza,d
a Servicio de Patología Infecciosa, Hospital Universitario de Badajoz (HUB)
b Becario de Investigación, FUNDESALUD-Servicio de Patología Infecciosa, HUB
c MIR rotante, Servicio de Cardiología, HUB
d Departamento de Ciencias Biomédicas, Universidad de Extremadura

Justificación: Las bacterias anaerobias constituyen una causa rara de endocarditis infecciosa (EI). El diagnóstico supone un reto, tanto por las características naturales de crecimiento bacteriano exigente como por la presentación clínica de la enfermedad. Hay poca información publicada sobre este tipo de infección, la mayoría extraída a partir de casos aislados o de series cortas de casos.

Objetivo: Conocer el papel de la EI por anaerobios en un hospital universitario de tercer nivel en los últimos 25años.

Material y métodos: Se revisaron las historias clínicas de los pacientes con diagnóstico de EI ingresados en el Hospital Universitario de Badajoz desde 1990 hasta 2015. Para el diagnóstico, se aplicaron los criterios vigentes en cada periodo (von Reyn 1990-1994, Durack 1994-2000, modificados de Duke 2000-2015). Se atribuyó la etiología a anaerobios cuando se identificó alguna bacteria anaerobia en al menos dos muestras de cultivo.

Resultados: Se analizaron 302 endocarditis durante los 25años estudiados, de las cuales solo en 6 (2%) pacientes se aislaron anaerobios. La mediana de edad fue 71años (RIQ 53-77) y la mayoría (5/83,3%) fueron hombres. Dos casos (33%) afectaron a una válvula nativa. De los restantes, uno (16,7%) ocurrió sobre un dispositivo intracardiaco (DAI) y los otros sobre prótesis valvulares (3, 50%), siendo la presentación siempre tardía. No hubo ninguna endocarditis protésica precoz. Todos los episodios ocurrieron en el lado izquierdo, salvo la endocarditis derecha sobre el electrodo del DAI que cursó sin afectación valvular asociada. La válvula más afectada fue la mitral (5, 83,4%), asociada a la aórtica en un caso (16,7%). El patógeno más común fue Propionibacterium acnes (3, 50%), y en el resto de infecciones se identificaron Bacteroides spp, Aerococcus viridans y Lactococcus garviae. El 50% de los pacientes necesitó cirugía cardiaca: dos con infección protésica tardía y el enfermo con infección nativa y afectación mitro-aórtica, complicado con insuficiencia cardiaca, que fue el único fallecido en el primer año de seguimiento. El resto sobrevivió (mortalidad intrahospitalaria y al año).

Conclusiones: La serie estudiada, aun siendo muy modesta, confirma los datos publicados en cuanto a la baja prevalencia, la presentación clínica habitualmente tardía y sobre material protésico, así como la mayor detección de P.acnes.

Autor para correspondencia. (A. Calvo Cano acalvocano@Gmail.Com)
Copyright © 2017