Regístrese
¿Aún no está registrado?
Información relevante

Consulte los artículos y contenidos publicados en éste medio, además de los e-sumarios de las revistas científicas en el mismo momento de publicación

Máxima actualización

Esté informado en todo momento gracias a las alertas y novedades

Promociones exclusivas

Acceda a promociones exclusivas en suscripciones, lanzamientos y cursos acreditados

Crear Mi cuenta
Buscar en
Cirugía Cardiovascular
Toda la web
Inicio Cirugía Cardiovascular Cómo hacer un reemplazo total de arco aórtico sin parada circulatoria global. ...
Información de la revista
Vol. 25. Núm. 4.Julio - Agosto 2018
Páginas 175-216
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
352
Vol. 25. Núm. 4.Julio - Agosto 2018
Páginas 175-216
Caso Clínico
DOI: 10.1016/j.circv.2017.10.006
Open Access
Cómo hacer un reemplazo total de arco aórtico sin parada circulatoria global. La técnica «branch first»
How to make a total aortic arch replacement without global circulatory arrest. The branch first technique
Visitas
352
Gabriel Danduch
Autor para correspondencia
gabriel.danduch@hospitalitaliano.org.ar

Autor para correspondencia.
, Roberto Battellini, Alberto Domenech, Vadim Kotowicz
Servicio de Cirugía Cardiovascular, Hospital Italiano de Buenos Aires, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
Este artículo ha recibido
352
Visitas

Under a Creative Commons license
Información del artículo
Resumen
Texto Completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (8)
Mostrar másMostrar menos
Resumen

La cirugía del arco aórtico continúa siendo una de las más desafiantes dentro de la cirugía cardiovascular, debido tanto a su complejidad técnica y táctica como a sus potenciales complicaciones. Al afrontar esta cirugía sin paro circulatorio global, se debe planificar meticulosamente cada uno de los pasos, sobre todo los cambios de las pinzas vasculares.

Se presenta el caso de un hombre de 62 años derivado por shock séptico de origen biliar. En una tomografía computarizada se diagnosticó un aneurisma disecante crónico de aorta ascendente y arco. Un ecocardiograma transesofágico confirmó la disección y objetivó insuficiencia aórtica moderada y disfunción ventricular izquierda severa. Una coronariografía evidenció estenosis significativa de arteria coronaria derecha. Superado su cuadro se planteó la cirugía del arco durante la misma internación.

Plan quirúrgico: reemplazo del arco y aorta ascendente con técnica de «branch-first», de válvula aórtica por prótesis biológica, y bypass venoso a arteria coronaria derecha. El paciente fue dado de alta a los 16 días del postoperatorio.

Palabras clave:
Disección aórtica crónica tipo A
Aneurisma de arco aórtico
Técnica «branch-first»
Abstract

The surgical approach of the aortic arch, due to its technical and tactical complexity and possible complications, is still one of the most challenging interventions of cardiac surgery. Before facing an aortic arch operation, planning of the movement of clamps is of utmost importance to achieve this surgery with almost no circulatory arrest.

We herein report a 62-year-old man in septic shock with a biliary etiology. A computed tomography diagnosed a chronic aneurysm with dissection of the ascending aorta and the aortic arch. A transesophageal echocardiogram confirmed the dissection and revealed a moderate aortic regurgitation, and a severe left ventricular dysfunction. A coronary angiography showed a significant right coronary artery stenosis. Once the biliary disease was solved, it was planned the surgery for the aorta.

Operative plan: Aortic arch replacement with the branch-first technique, ascending aorta and aortic valve replacement, and a venous bypass to the right coronary artery. The patient was discharged after 16 days.

Keywords:
Type A chronic aortic dissection
Aortic arch aneurysm
Branch-first technique
Texto Completo
Introducción

A pesar de las mejores tasas de sobrevida durante los últimos años, la cirugía del arco aórtico continúa teniendo mayor incidencia de daño neurológico o de otros órganos en comparación con cirugías de aorta ascendente proximal o de raíz aortica (6,7-8,6% vs. <2%)1,2. Sin perfusión cerebral el daño aumenta con relación al tiempo de hipotermia profunda, lo que puede llevar a una reconstrucción técnica insuficiente o a resultados neurológicos subóptimos3. El agregado de perfusión cerebral anterógrada permite un aumento en el tiempo de isquemia segura, con una disminución de la mortalidad operatoria, sin embargo, las lesiones neurológicas temporarias o permanentes no han disminuido. Los resultados postoperatorios reportados demuestran una tasa de disfunción neurológica de entre el 11-28% (accidente cerebrovascular permanente, entre el 8-22%)4. Esto podría estar relacionado con la manipulación de los vasos supraaórticos y con la introducción de cánulas de perfusión, posibilitando embolias de aire o de placas de ateroma5.

En nuestro caso se realizó un reemplazo de arco aórtico según la técnica de «branch-first»3,4.

Caso clínico

Hombre de 62 años, con antecedentes de hipertensión arterial, fibrilación auricular en tratamiento con anticoagulación oral, y miocardiopatía dilatada de etiología no aclarada, derivado el 31/1/2011. Veinte días previos a su ingreso, estuvo internado en otro hospital por síncope y descenso de hematocrito, descartándose sangrado digestivo. Ingresó a nuestro hospital en asistencia respiratoria mecánica con diagnóstico de colecistitis aguda e insuficiencia cardiaca descompensada. Fue tratado de urgencia mediante drenaje biliar percutáneo. Un ecocardiograma transesofágico (ETE) mostró insuficiencia aórtica moderada y prolapso de valva no coronariana, con disfunción ventricular severa. Una tomografía computarizada (TC) evidenció una disección aórtica crónica tipo A con aneurisma de 6,5cm de diámetro, comenzando a nivel de aorta ascendente y terminando a nivel de una gran placa de calcio próxima al nacimiento de la subclavia izquierda (figs. 1 y 2). Una coronariografía evidenció estenosis significativa de arteria coronaria derecha y estenosis del 50% de una arteria intermedia. Luego de compensar su cuadro biliar se programó la cirugía aórtica (24/2/2011).

Figura 1.
(0,11MB).

Nacimiento de disección a nivel de aorta ascendente.

Figura 2.
(0,09MB).

Flap de disección en aorta ascendente. Ateromatosis a nivel de nacimiento de arteria subclavia (flecha azul).

Táctica y técnica utilizadas

Canulación de arterias femoral común y subclavia derechas, simultáneamente por dos equipos. Esternotomía extendida 5cm al cuello sobre el lado izquierdo. Disección de tronco braquiocefálico (TBC) y de arteria carótida izquierda. No se disecó arteria subclavia izquierda. Canulación venosa en aurícula derecha (cánula única). Confección de prótesis bifurcada en «Y» entre una prótesis de dacrón de 14mm y otra de 8mm, para implantar en la prótesis que reemplazará al arco. Comienzo de circulación extracorpórea a 32°C (funcionamiento a rodillos, flujo esperado: 5.600ml/min [70ml/min/kg]). Pinzado del TBC y sección del mismo. Confección de anastomosis término-terminal de su cabo distal con la prótesis de 14mm y cerrando cabo proximal. Se traslada la pinza vascular del TBC a la prótesis de 14mm, continuando su perfusión por arteria subclavia derecha. Pinzado de arteria carótida izquierda, sección de la misma y anastomosis término-terminal de su cabo distal con la prótesis de 8mm (6min de oclusión carotidea a 32°C, con perfusión de TBC y subclavia izquierda). Cierre del cabo proximal (fig. 3). Se traslada la pinza vascular al inicio de la prótesis de 14mm. Ahora hay perfusión cerebral total. Se desciende la temperatura corporal lentamente hasta llegar a 20°C (hasta este momento el corazón estaba latiendo). Pinzado de aorta ascendente, apertura de la misma e inyección ostial de cardioplejía cristaloidea Bretschneider 2.000ml. Se sigue con resección del aneurisma de aorta ascendente (fig. 4). Se observan 2 valvas aórticas retraídas, no reparables. Se reseca la válvula. Cese de perfusión femoral durante 10min a 20°C. Despinzado de aorta ascendente; apertura y resección del arco aórtico. Con el objeto de perfundir los órganos distales, se coloca balón oclusor n.o 28 en aorta descendente, reiniciando así por vía femoral la perfusión de los mismos (fig. 5). Durante esta etapa el flujo aproximado por la cánula en arteria subclavia fue de 15ml/kg/min y por la cánula femoral fue de 35ml/kg/min. Al no perfundirse la subclavia izquierda, la hipotermia a 20°C permite proteger al paciente contra el riesgo de paraplejía. Luego de endarterectomía por placa de ateroma (fig. 2), anastomosis distal del arco, rasante a arteria subclavia izquierda con prótesis dacrón de 30mm interponiendo banda de teflón. La subclavia queda del lado de la aorta descendente. Se retira el balón oclusor y se pinza la prótesis. Ya hay perfusión total. Recalentamiento lento hasta alcanzar los 32°C. Implante de válvula aortica biológica n.o 25 (Hancock, Medtronic). Anastomosis de prótesis de dacrón 30mm con aorta ascendente supracoronariana (fig. 6). Se implanta la prótesis de 14mm en la de 30mm bajo perfusión de TBC y de carótida derecha por subclavia, y distal por femoral.

Figura 3.
(0,09MB).

«Y-graft». Arteria carótida izquierda (flecha azul); tronco braquiocefálico (flecha amarilla). Lazo de seda negro en vena innominada.

Figura 4.
(0,09MB).

Pinzamiento de aorta ascendente y apertura de la misma. Se observa la membrana de disección (flecha azul), con hematoma intramural (flecha amarilla).

Figura 5.
(0,11MB).

Apertura de aorta descendente. Se observa Foley oclusora (amarilla) y catéter Fogarty ocluyendo subclavia izquierda (celeste). En cuadro arriba a la izquierda se observa disección en aorta descendente.

Figura 6.
(0,1MB).

Anastomosis proximal de aorta con prótesis. Anastomosis distal ya realizada. Pinzamiento en base de prótesis de 14mm, aún no implantada.

Finalmente, anastomosis proximal del bypass venoso a arteria coronaria derecha, sobre la prótesis de 14mm, que luego se despinza (fig. 7). Recalentamiento final durante 45min hasta alcanzar una temperatura esofágica de 37°C. Salida de circulación extracorpórea.

Figura 7.
(0,1MB).

Prótesis de dacrón de 30mm (flecha azul), 14mm (flecha blanca), 8mm (flecha amarilla); bypass venoso (flecha verde).

Tiempos:

  • Oclusión carotidea izquierda a 32°C: 6min.

  • Isquemia medular y visceral a 20°C: 10min.

  • Pinzado aórtico: 166min.

  • Circulación extracorpórea: 280min.

Control de deaireamiento y función cardiaca con ETE.

Buena evolución inicial postoperatoria. A las 24h de la cirugía se extuba, sin requerimiento de fármacos inotrópicos, con un débito por los drenajes de 700ml serohemático; creatininemia de 2,0mg/dl, que desciende a 1,2mg/dl (N: 0,6-1,3mg/dl) a las 72h del postoperatorio; GOT 63mg/ dl (N: 10-42mg/dl), GPT 54mg/dl (N: 10-40mg/dl), examen neurológico normal. Presenta fiebre postoperatoria, se punza colección retroesternal guiada por TC, cuyo cultivo muestra Klebsiella sp. Se da de alta a los 16 días del postoperatorio, con tratamiento antibiótico. Se realiza seguimiento durante 5 años con controles tomográficos. La última TC de control es de diciembre 2015 (fig. 8).

Figura 8.
(0,1MB).

Tomografía computarizada al cuarto año postoperatorio.

Discusión

Las complicaciones posteriores a la cirugía del arco aórtico con hipotermia profunda (coagulopatía, elevada respuesta inflamatoria, disfunción de órganos) han despertado preocupación. Con la implementación de la parada circulatoria con hipotermia moderada (20-28°C) asociada a perfusión cerebral selectiva anterógrada se ha logrado disminuir dichas complicaciones manteniendo la neuroprotección6. Esta última técnica demuestra beneficios en los casos que requieren períodos más prolongados de parada circulatoria para llevar a cabo reparaciones más complejas7.

Desde el 2000, el grupo de Griepp ha comenzado a utilizar la técnica de «branch-first» con resultados alentadores. Ellos han reportado una disminución postoperatoria significativa de las tasas de fallas respiratoria y cardiaca, traqueostomía e infección, comparado con dos subgrupos de pacientes (uno con hipotermia profunda aislada y otro con hipotermia profunda más perfusión cerebral selectiva anterógrada). Con respecto a puntos finales duros como disfunción neurológica permanente o muerte, estos fueron del 16% en los dos primeros subgrupos y del 8% en el subgrupo «branch-first»4. Matalanis et al. reportan una tasa de disfunción neurológica permanente menor del 2% y un 3,1% de mortalidad perioperatoria3.

La técnica aquí descripta es relativamente nueva y podemos considerarla como una posibilidad de tratamiento más para el cirujano, al momento de tratar esta patología.

Los beneficios son:

  • 1.

    Ausencia de paro circulatorio global.

  • 2.

    Interrupción momentánea de solo uno de los 3 vasos del arco (a diferencia de la perfusión cerebral anterógrada unilateral, que interrumpe 2 vasos simultáneamente).

  • 3.

    La perfusión cardiaca y de órganos viscerales es mantenida durante la fase de reconstrucción del arco aórtico, disminuyendo el tiempo de parada cardiaca y el riesgo de disfunción miocárdica y de órganos distales, acortando el tiempo de recuperación postoperatoria. Existe un riesgo de paraplejía cercano al 2% en pacientes con parada circulatoria, que asciende al 18% si esta es mayor de 60min con hipotermia a 25°C4. En nuestro caso ese tiempo fue de solo 10min, ya que se mantuvo la perfusión visceral y medular luego de colocar el balón oclusor en aorta descendente, siendo esta una maniobra sencilla cuando se aborda la aorta descendente desde esternotomía8.

  • 4.

    Otra ventaja de esta técnica es que el nacimiento de los vasos supraaórticos es trasladado a una porción proximal de la aorta, permitiendo una amplia zona de apoyo en el caso de ser necesario un tratamiento intravascular de la aorta distal en un segundo tiempo9.

Se han considerado algunas críticas a esta técnica. La dependencia de la permeabilidad del polígono de Willis, que presenta variabilidad anatómica o ausencia en el 15% de la población. Sin embargo, además de dicho polígono, existen canales vasculares adicionales: carótida interna-carótida externa, carótida derecha-carótida izquierda, arterias subclavias-carótidas3. Asimismo, en nuestro caso siempre hubo perfusión de al menos 3 vasos del cuello.

Consideramos que esta cirugía es reproducible si se respeta cuidadosamente la secuencia de colocación de pinzas vasculares y el correcto deaireamiento cardiaco, y que nos acerca a resultados postoperatorios similares a los que podemos encontrar en operaciones de la raíz aórtica o de la aorta ascendente.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
Y. Okita,H. Miyata,N. Motoruma,S. Takamoto
A study of brain protection during total arch replacement comparing antegrade cerebral perfusion versus hypothermic circulatory arrest, with or without retrograde cerebral perfusion: Analysis based on the Japan Adult Cardiovascular Surgery Database
J Thorac Cardiovasc Surg., 149 (2015), pp. S65-S73 http://dx.doi.org/10.1016/j.jtcvs.2014.08.070
[2]
T.E. David,S. Armstrong,C. Manlhiot,B.W. McCrindle,C.M. Feindel
Long term results of aortic root repair using the reimplantation technique
J Thorac Cardiovasc Surg., 145 (2013), pp. S22-S25 http://dx.doi.org/10.1016/j.jtcvs.2012.11.075
[3]
G. Matalanis,N. Perea,S. Galvin
Aortic arch replacement without circulatory arrest or deep hypothermia: The ‘branch-first’ technique
J Thorac Cardiovasc Surg., 149 (2015), pp. S76-S82 http://dx.doi.org/10.1016/j.jtcvs.2014.07.100
[4]
J. Strauch,D. Spielvogel,A. Lauten,J. Galla,S. Lansman,K. McMurtry
Technical advances in total aortic arch replacement
Ann Thorac Surg., 77 (2004), pp. 581-590 http://dx.doi.org/10.1016/S0003-4975(03)01342-0
[5]
D. Spielvogel,G. Tang
Selective cerebral perfusion for cerebral protection: What we do know
Ann Cardiothorac Surg., 2 (2013), pp. 326-330 http://dx.doi.org/10.3978/j.issn.2225-319X.2013.03.02
[6]
D. Tian,B. Wan,P. Bannon,M. Misfeld,S. Le Maire,T. Kazui
A meta-analysis of Deep hypothermic circulatory arrest versus moderate hypothermic circulatory arrest with selective antegrade cerebral perfusion
Ann Cardiothorac Surg., 2 (2013), pp. 148-158 http://dx.doi.org/10.3978/j.issn.2225-319X.2013.03.13
[7]
T. Sundt 3rd,T. Orszulak,D. Cook,H. Schaff
Improving results of open arch replacement
Ann Thorac Surg., 86 (2008), pp. 787-796 http://dx.doi.org/10.1016/j.athoracsur.2008.05.011
[8]
R. Marenchino,V. Kotowicz,A. Domenech,R. Battellini
Tratamiento quirúrgico de aneurismas de arco aórtico
RACCV., 10 (2012), pp. 40-44
[9]
M. Misfeld,F. Mohr,C. Etz
Best strategy for cerebral protection in arch surgery - antegrade selective cerebral perfusion and adequate hypothermia
Ann Cardiothorac Surg., 2 (2013), pp. 331-338 http://dx.doi.org/10.3978/j.issn.2225-319X.2013.02.05
Copyright © 2017. Sociedad Española de Cirugía Torácica-Cardiovascular
es en
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos