x

¿Aún no está registrado?

Cree su cuenta. Regístrese en Elsevier y obtendrá: información relevante, máxima actualización y promociones exclusivas.

Registrarme ahora
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

FI 2014

0,953
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2014

Indexada en:

Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, SCOPUS, Medes, Science Citation Index Expanded.

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank

Validación de un monitor de automedida de la presión arterial: OMRON-HM 722C

Validation of a self-measuring blood pressure monitor: the Omron-HM 722C

MI Fuertes a, A Álvarez a, I Molina a, R Solans a, I Melero a, R Córdoba a

a Centro de Salud Docente Delicias Sur. Unidad Docente de Medicina Familiar y Comunitaria de Zaragoza.

Palabras Clave

Hipertensión arterial. Monitorización ambulatoria. Pruebas dignósticas.

Keywords

Hypertension. Out-patient monitoring. Diagnostic tests.

Resumen

Objetivo. Se evalúa un monitor de automedida (MA) de la presión arterial (PA), el OMRON HM-722C. Diseño. Basado en el protocolo de la British Hypertension Society (BSH) Emplazamiento. Centro de salud urbano. Participantes. Se incluyeron 120 individuos (69 mujeres), excluyendo a los que presentaban perímetro braquial menor de 24 cm o mayor de 32. Mediciones y resultados principales. Se realizaron en cada individuo 4 mediciones secuenciales de PA: a) manual con esfingomanómetro de mercurio (EMM); b) medición con MA; c) medición con MA, y d) medición con EMM separadas por un minuto. Se calcularon media y DE de PAS y PAD, medias y DE de las diferencias y reproducción gráfica de las mismas según método de Bland y Altman. Se calcularon los porcentajes acumulados de las diferencias iguales o inferiores a 5, 10 y 15 mmHg. Un 89,1% de las PA sistólicas presentaban diferencias medias monitor-observador iguales o inferiores a 5 mmHg. El 92,5% de las PA diastólicas presentaban diferencias medias iguales o inferiores a 5 mmHg. La magnitud de las diferencias en ambos casos era de grado A, según los criterios de la BHS. Conclusión. El MA OMRON HM-722C puede ser de utilidad para la automedida domiciliaria de la PA en pacientes atendidos en atención primaria.

Abstract

Objective. To evaluate a self-measuring blood pressure (BP) monitor, the OMRON-HM 722C. Design. Based on the protocol of the British Hypertension Society (BHS). Setting. Urban Health Centre. Participants. A sample of 120 people (69 women) excluded those with a brachial perimeter under 24 centimetres or over 32. Measurements and main results. Each subject had four BP measurements in succession, separated by a minute: a) Manually, with a mercury sphygmomanometer (MSM); b) with self-measurement monitor; c) with self-measurement monitor; d) with MSM. Means and SD of systolic and diastolic pressures, means and SD of the differences and a graphic representation of these by the Bland and Altman method, were calculated. The cumulative percentages of differences the same as or below 5, 10 and 15 mm Hg were calculated. 89.1% of systolic BPs, and 92.5% of diastolic BPs, showed mean differences between monitor and observer equal to or below 5 mm Hg. The size of the differences was grade A in both cases, according to the BHS criteria. Conclusion. The OMRON-HM 722C self-measuring monitor could be useful for self-measurement of BP at home by Primary Care patients.

Artículo

Introducción

La presión arterial (PA) y la frecuencia cardíaca (FC) son parámetros hemodinámicos que muestran amplias fluctuaciones a lo largo del día como consecuencia del estrés físico o mental1. Las determinaciones diurnas obtenidas con los monitores de automedida (MA) en el domicilio, e incluso en el medio laboral, pueden tener mejor valor pronóstico que las obtenidas en la consulta2. Esta información puede resultar de gran utilidad y posee un valor complementario a las lecturas que se obtienen con el esfigmomanómetro de mercurio3. Los MA deben validarse antes de su uso clínico mediante protocolos estandarizados y consensuados que permitan la comparación de resultados con otros investigadores4. El presente estudio pretende validar en atención primaria un MA, siguiendo básicamente el protocolo de la British Hypertension Society5.

Material y métodos

El estudio se desarrolla en un centro de salud urbano acreditado para la docencia. Se incluyeron 120 individuos de ambos sexos (51 varones y 69 mujeres) con media de edad de 49,11 años (DE, 16,56) siendo 29 sujetos (24,2%) mayores de 65 años.

Se excluyeron del estudio aquellos con perímetro braquial inferior a 24 cm o superior a 32.

El MA investigado fue el OMRON-HEM 722-C, que determina la PA por método oscilométrico, que se ha demostrado más fiable que la técnica de los ruidos de Korotkoff6. El hinchado y deshinchado del brazal es totalmente automático con 4 grados de inflado predeterminados y dispone de memoria. Sus dimensiones son de 16*10 cm y tiene una pantalla de cristal líquido en la que se pueden leer alternativamente la PA sistólica/diastólica y la frecuencia cardíaca (FC). El EMM utilizado fue de la marca Riester, nuevo y calibrado. Las mediciones fueron realizadas por 2 observadores estandarizados según las recomendaciones de la BHS, siempre en el brazo derecho y con el individuo sentado. Se realizaron mediciones secuenciales con el siguiente orden: a) medición manual con el EMM; b) medición con el MA; c) nueva toma con el MA, y d) medición manual con el EMM. Se dejó un intervalo de 2 minutos entre cada una de las mediciones. La FC se midió por palpación del pulso radial durante un minuto, inmediatamente después de cada medida de PA. El procesamiento y análisis de los datos se realizó mediante el SPSS para Windows. Se calcularon las correlaciones lineales del MA con el método de referencia. Se obtuvieron las medias y DE de todas las medidas, calculando la media y DE de las diferencias encontradas, así como su representación gráfica según el método de Bland y Altman7. Se calcularon los porcentajes acumulados de las diferencias que eran iguales o menores a 5, 10 y 15 mmHg, respectivamente. La valoración de los resultados se hizo atendiendo a los criterios de la BHS.

Resultados

La tabla 1 muestra las medias de PAS, PA y FC para cada una de las determinaciones según el orden de medición.

La correlación de las medias de PAS y PAD obtenidas del MA con el método de referencia fue para PAS (r=0,98; p<0,001) y para PAD (r=0,95; p<0,001). Para la FC, la correlación entre el MA y el método de referencia fue de 0,97 (p<0,001). No se obtuvo correlación entre las diferencias de PA y la edad (r=0,08 para PAS y r=0,04 para PAD).

En la tabla 2 se representan las diferencias acumuladas para PAS y PAD, clasificadas con su grado según los criterios de la BHS. En las figuras 1 y 2 se presenta la distribución de las diferencias de PAS y PAD según las presiones medias.

Discusión

Los datos obtenidos en este estudio indican un alto grado de precisión y exactitud en las mediciones obtenidas con el MA. Según los criterios de la BHS, sería un aparato fiable con grado A en las diferencias acumuladas. Se observó escasa desviación de las medidas en función del incremento de la edad, problema habitual tanto con los MA como con los aparatos de monitorización ambulatoria. Tal como se puede comprobar en las figuras 1 y 2, los valores de PA no parecen influir en la magnitud de las diferencias, lo cual también refuerza la validez del método8. Solamente 4 valores de diferencias de PAS y PAS tienen una desviación significativa.

Aunque en ocasiones se ha aludido a la escasa exactitud de los monitores de automedida, nuestro trabajo y otros recientemente publicados parecen comenzar a desmentir estas hipótesis. Recientemente se ha encontrado que un aparato similar al estudiado, un poco mas avanzado (dispone de microimpresora), el Omron HEM 705 CP, ha superado los criterios de validación de la BHS9. No obstante, estos aparatos tienen limitaciones debido a su excesiva sensibilidad, al tamaño estándar del manguito (no son válidos para obesos o brazos muy delgados) y a que en algunos pacientes no son capaces de proporcionar lecturas válidas10. Por estos motivos, todavía no está admitida su validez para el diagnóstico de la PA como método único de medida. Sin embargo, la facilidad para obtener medidas repetidas compensa en buena medida algunos de sus inconvenientes.

Diversos organismos internacionales, caso del National High Blood Pressure Education Program, vienen recomendando desde hace años la automedida de la PA como una fuente adicional de información, tanto para el diagnóstico (HTA de «bata blanca») como para el efecto del tratamiento (24 horas)10. También se recomienda el uso de los MA para animar al paciente a participar más directamente en su propio control y tratamiento e incrementar su nivel de autonomía respecto de los servicios sanitarios. Según Pickering, la monitorización ambulatoria (MAPA) debería reservarse para aquellos pacientes en los que las mediciones en la consulta o en el domicilio no aclaran completamente su situación, de modo que los MA pueden facilitar un uso más eficiente de la MAPA3.

Concluimos que el MA estudiado puede ser de utilidad para la automedida domiciliaria de la PA en pacientes hipertensos.

Agradecimientos

A Josep Jiménez Villa por su colaboración en el tratamiento estadístico de los datos.

Bibliografía

1.Perloff D, Sokoloff M, Cowan R. The prognosis value of ambulatory blood pressure. JAMA 1983; 249: 2.792-2.798.
Medline
2.Appel LJ, Stason WB. Ambulatory blood pressure monitoring and blood pressure self-measurement in the diagnosis and management of hypertension. Ann Intern Med 1993; 118: 867-882.
Medline
3.Pickering TG, James GD. Some implications of differences between home, clinic and ambulatory blood pressure in normotensive and hypertensive patients. J Hypertens 1989; 7 (Supl): S65-S72.
4.O´Brien E, Atkins N. Comparación de los protocolos de la British Hypertension Society y de la Association for the Advancement of Medical Instrumentation referentes a la validación de los esfingomanómetros: ¿pueden ser compatibles? J Hypertens (ed esp) 1995; 2: 689-695.
5.O,Brien E, Petrie J, Littler WA, Padfield PL, O´Malley K, Jamieson M et al. British Hypertension Protocol: evaluation of automated and semi-automated blood pressure measuring devices with special reference to ambulatory systems. J Hypertens 1990; 8: 607-619.
Medline
6.Yelderman M, Ream A. Indirect measurement of mean blood pressure in the anesthezied patient. Anesthesiology 1979; 50: 253-256.
Medline
7.Bland JM, Altman D. Statistical methods for assessing agreement between two methods of clinical measurement. Lancet 1986; 307-310.
8.Córdoba R, Altisent R, Uriel JA, Martín V, Estebanell MP, Esteban C. Validación de un monitor semiautomático de presión arterial. Aten Primaria 1993; 11: 420-422.
Medline
9.O´Brie.n, Mee F, Atkins N. , Thomas M. Evaluation of three devices for self-measurement of blood pressure acording to the revised British Hypertension Society Protocol: the OMRON HEM-705CP, Philips HP5332, and Nissei DS-175. Blood Pressure Monitoring 1996; 1: 55-61
Medline
10.Hunt J, Frohlich ED, Moser M, Roccella EJ, Keighley EA. Devices used for self-measurement of blood pressure. Revised statement of the National High Blood Pressure Education Program. Arch Intern Med 1985; 145: 2.231-2.234
Medline