Regístrese
¿Aún no está registrado?
Información relevante

Consulte los artículos y contenidos publicados en este medio, además de los e-sumarios de las revistas científicas en el mismo momento de publicación

Máxima actualización

Esté informado en todo momento gracias a las alertas y novedades

Promociones exclusivas

Acceda a promociones exclusivas en suscripciones, lanzamientos y cursos acreditados

Crear Mi cuenta
Buscar en
Archivos de Cardiología de México
Toda la web
Inicio Archivos de Cardiología de México Endocarditis infecciosa de la válvula tricúspide en paciente no adicto a fárm...
Información de la revista
Vol. 88. Núm. 3.Julio - Septiembre 2018
Páginas 167-252
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
338
Vol. 88. Núm. 3.Julio - Septiembre 2018
Páginas 167-252
Carta científica
DOI: 10.1016/j.acmx.2018.02.006
Open Access
Endocarditis infecciosa de la válvula tricúspide en paciente no adicto a fármacos y sin cardiopatía previa predisponente
Tricuspid valve endocarditis in a non-drug-addicted patient with no prior predisposing cardiopathy
Visitas
338
Adrian Naranjo
Autor para correspondencia
anaranjod90@gmail.com

Autor para correspondencia. Calle 33.a N.° 6216 entre 62 y 64. Municipio Playa. Cuba. Tel.: +53 53101674.
, Daniela Ruiz, Aylen Pérez
Cardiocentro, Centro de Investigaciones Médico Quirúrgico, La Habana, Cuba
Este artículo ha recibido
338
Visitas

Under a Creative Commons license
Información del artículo
Texto Completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto Completo
Introducción

La endocarditis infecciosa (EI) es una enfermedad mortal. A pesar de las mejoras en su manejo, la EI sigue estando asociada a gran mortalidad y complicaciones graves1. La EI que afecta a cavidades derechas es más infrecuente, reportándose entre un 5-10% del total de casos, usualmente estos casos están asociados al uso intravenoso de fármacos, infecciones de dispositivos cardíacos, catéteres venosos centrales, virus de inmunodeficiencia humana (VIH) y cardiopatías congénitas2.

Presentación del caso

Paciente masculino de 28 años de edad, con antecedentes de asma bronquial. Alrededor de 4 meses antes de ser admitido en el servicio de cardiología comenzó con dolor en la región del calcáneo del miembro inferior derecho, que fue interpretado como fascitis plantar derecha por la especialidad de ortopedia, prescribiéndose en ese momento rehabilitación y fisioterapia del miembro. Posteriormente, reapareció el dolor en la región dorsal del miembro inferior derecho, en ese momento acompañado de aumento de volumen, motivo por el cual fue remitido a la especialidad de reumatología, donde, luego de valorar el caso, se diagnostica una espondilitis anquilopoyética, iniciando tratamiento con prednisona 40mg diarios y salazosulfapiridina. A la cuarta semana del tratamiento comenzó la aparición de enrojecimiento en el tronco y los miembros superiores, acompañado de fiebre de 39 a 40°C, diarrea, toma del estado general, adenopatías cervicales bilaterales de aspecto inflamatorio y disfagia con enrojecimiento de la faringe y exudados en ambas amígdalas; se interpretó el cuadro como una faringoamigdalitis exudativa y se inició tratamiento con penicilina cristalina, a la cual reaccionó con la aparición de una erupción de tipo exantema. Se decidió cambiar el tratamiento a ceftriaxona y realizar pruebas por la sospecha de una mononucleosis infecciosa; como resultado se obtuvo una proteína C reactiva (PCR) positiva a virus herpes simple tipo 6, lo que motivó el inicio de tratamiento con ganciclovir. Transcurridos los primeros días de tratamiento se constataron lesiones cutáneas puntiformes rojizas en ambas piernas y el tronco. Luego de varias semanas de tratamiento, se detectó durante un examen físico de rutina un soplo cardíaco, de mayor intensidad en borde esternal izquierdo hacia la punta, por lo que fue derivado a nuestro servicio.

Antecedentes patológicos personales: asma bronquial desde los 2 años de edad, sin tratamiento. Espondilitis anquilopoyética. Antecedentes patológicos familiares de hipertensión arterial y cardiopatía isquémica. Operaciones: hernia inguinal izquierda a la edad de 24 años. No antecedentes de traumatimos o transfusiones. Se reportó reacción alérgica a la penicilina y no se recogieron reportes de hábitos tóxicos ni drogodependientes.

En el examen físico se detectaron los siguientes datos positivos: peso: 83kg, talla: 1,76 m y un índice de masa corporal de 26.79 kg/m2. Temperatura axilar de 39.2°C. En la región del cuello se observó una distensión venosa yugular con una onda sistólica prominente. En el sistema cardiovascular se ausculta un soplo sistólico iii/vi de mayor intensidad en el 4.° espacio intercostal paraesternal izquierdo y la región subxifoidea, con un aumento de intensidad durante la inspiración, una presión arterial de 110/80mmHg y una frecuencia cardíaca de 97 latidos por minuto. En el abdomen se advirtió la presencia de una hepatomegalia de alrededor 1cm por debajo del reborde costal, de consistencia firme, no dolorosa. Tejido celular subcutáneo infiltrado en ambos miembros inferiores hasta 1/3 inferior tibial de fácil godet.

Como parte de los análisis de laboratorio realizados, se reportó una leucocitosis ligera con desviación a la izquierda. Velocidad de eritrosedimentación de 96mm/h. PCR, positiva. Factor reumatoideo, positivo. Serología VIH, negativa.

Se realizó un ecocardiograma transtorácico (ETT) (figs. 1 y 2), donde se apreció una imagen ecogénica en la valva anterior de la tricúspide, compatible con vegetación mayor de 17×21mm que generaba déficit en la coaptación valvular con insuficiencia de la misma, además de una disfunción sistólica del ventrículo derecho con un TAPSE de 8mm y un ventrículo derecho de 41mm en su base, con desplazamiento del tabique interventricular hacia la izquierda. Aurícula derecha dilatada, con desplazamiento del septum interauricular hacia la izquierda. Flujo pulmonar con un tiempo de aceleración de 95ms y una presión media de la arteria pulmonar de 32mmHg. Se confirmaron hallazgos a través de ecocardiograma transesofágico (ETE), realizado sin complicaciones.

Figura 1.
(0,1MB).

Ecocardiograma transtorácico. Plano paraesternal eje corto o transversal a nivel de los grandes vasos. A) Aurícula derecha (AD), aurícula izquierda (AI), ventrículo derecho (VD), válvula aórtica (Ao), imagen ecogénica en la valva anterior de la tricúspide, compatible con vegetación mayor de 17×21mm). B) Ampliación del aparato valvular tricúspide donde se observan imágenes ecogénicas en ambas valvas, siendo la mayor la observada en valva anterior.

Figura 2.
(0,07MB).

Ecocardiograma transtorácico. Plano paraesternal, eje corto o transversal a nivel de los grandes vasos. Doppler color que muestra jet de regurgitación tricuspídea severa por déficit en la coaptación valvular tricuspídea.

Se realizaron 4 hemocultivos donde se aislaron la bacteria gramnegativa Acinetobacter calcoaceticus (A. calcoaceticus) y Staphylococcus aureus (S. aureus); S. aureus sensible a vancomicina y resistente a oxacilina; Acinetobacter calcoaceticus sensible a astreonam, moxifloxacino y meropenem.

Se diagnosticó una EI de válvula tricúspide de origen polimicrobiano en paciente con compromiso inmunológico secundario a enfermedad reumática de base y al tratamiento seguido para la misma; se inició tratamiento antibiótico parenteral guiado por hemocultivos y antibiogramas con las respectivas concentraciones mínimas inhibitorias, el cual se mantuvo por 4 semanas, manteniendo estabilidad clínica y hemodinámica. Al término de las 4 semanas, persistía vegetación de 20mm acompañada de disfunción del ventrículo derecho secundaria a insuficiencia tricúspide, por lo que se decidió el reemplazo valvular tricúspide por prótesis biológica, proceder que transcurrió sin complicaciones. La vegetación de la válvula tricúspide se envió a estudio histopatológico, reportando restos de fibrina y zonas trombosadas, signos de inflamación aguda y zonas organizadas de tejido fibrótico compatibles con una vegetación. No se aislaron microorganismos en el estudio microbiológico.

La EI derecha es casi infrecuente en pacientes con estados de inmunodeficiencias no asociadas a VIH y de pacientes inmunocompetentes1,2. S. aureus es el microorganismo predominante (60-90% de los casos); sin embargo, la frecuencia de actividad polimicrobiana es cada vez más frecuente3. La EI asociada a bacilos gramnegativos es infrecuente y en la mayoría de los casos está presente en las infecciones asociadas a servicios hospitalarios o a EI de válvulas protésicas; de este grupo, la Pseudomona aeruginosa (P. aeruginosa) es la bacteria más frecuente4,5. A. calcoaceticus u otras especies han sido de escaso reporte en la literatura médica asociado a las EI de cavidades derecha; en su mayoría, estas bacterias comparten las mismas características epidemiológicas que su grupo6; las mismas han sido reportadas responsables de EI no asociada a servicios hospitalarios7.

Las manifestaciones más comunes de la EI derecha son fiebre persistente, bacteriemia y múltiples émbolos sépticos pulmonares, que pueden manifestarse en forma de dolor torácico, tos o hemoptisis. Cuando se producen émbolos sistémicos, se debe considerar una posible embolia paradójica o EI izquierda asociada8,9. La ETT suele permitir la evaluación de la enfermedad tricuspídea debido a su localización anterior y las frecuentes vegetaciones grandes. Se deben evaluar siempre las válvulas de Eustaquio y valvas pulmonares. La ETE es más sensible para la detección de vegetaciones pulmonares y afección izquierda asociada1.

La presencia de insuficiencia cardíaca (IC) derecha secundaria a insuficiencia tricuspídea grave, con mala respuesta al tratamiento diurético, la EI causada por microorganismos difíciles de eliminar (p. ej., hongos persistentes) o bacteriemia de al menos 7 días (S. aureus, P. aeruginosa) a pesar de una terapia antimicrobiana adecuada o la presencia de vegetaciones > 20mm en la válvula tricúspide persistentes y asociado a émbolos pulmonares recurrentes, con o sin IC derecha concomitante anuncian la necesidad de una intervención quirúrgica. La sustitución de la válvula tricúspide es la estrategia más frecuente, habitualmente con implante de válvula bioprotésica, conducta seguida en el caso presentado10,11.

Conclusiones

La endocarditis derecha de la válvula tricúspide es poco frecuente, en especial cuando no existen factores de riesgo para su aparición. Su diagnóstico temprano y oportuno es imprescindible para óptimo tratamiento. Los criterios quirúrgicos de abordaje de esta entidad deben considerarse en estos pacientes siguiendo los criterios establecidos.

Bibliografía
[1]
Guía ESC 2015 sobre el tratamiento de la endocarditis infecciosa
Rev Esp Cardiol., 69 (2016), pp. 69
[2]
T. Cahill,B. Prendergast
Infective endocarditis
Lancet., 387 (2016), pp. 12
[Internet] [consultado 9 Sep 2017]. Disponible en: https://doi.org/10.1016/S0140-6736(15)00067-7
[3]
C. Sousa,C. Botelho,D. Rodrigues
Infective endocarditis in intravenous drug abusers: An update
Eur J Clin Microbiol Infect Dis., 31 (2012), pp. 2905-2910 http://dx.doi.org/10.1007/s10096-012-1675-x
[4]
A.A. Heydari,H. Safari,M.R. Sarvghad
Isolated tricuspid valve endocarditis
Int J Infect Dis, 13 (2009), pp. e109-e111 http://dx.doi.org/10.1016/j.ijid.2008.07.018
[5]
S.-M. Yuan
Right-sided infective endocarditis: Recent epidemiologic changes
IJCEM, 7 (2014), pp. 199-218
[Internet] [consultado 9 Sept 2017]. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3902260/
[6]
Q. Chen,H. Cao,H. <et_al></et_al> Lu
Bioprosthetic tricuspid valve endocarditis caused by Acinetobacter baumannii complex, a case report and brief review of the literature
J Cardiothorac Surg, 10 (2015), pp. 149 http://dx.doi.org/10.1186/s13019-015-0377-8
[Internet] [consultado 9 Sept 2017]. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4634728/
[7]
J.D. Gradon,E.K. Chapnick,L.I. Lutwick
Infective endocarditis of a native valve due to Acinetobacter: Case report and review
Clin Infect Dis., 14 (1992), pp. 1145-1148
[8]
J. Chahoud,A. Sharif Yakan,H. Saad
Right-sided infective endocarditis and pulmonary infiltrates: An update
[9]
Hussain ST, Shrestha NK, Witten J, et al. Rarity of invasiveness in right-sided infective endocarditis. J Thorac Cardiovasc Surg [Internet]. 2017 [consultado 10 Sept 2017]. Disponible en: https://www.scopus.com/inward/record.uri?eid=2-s2.0-85029757872&doi=10.1016%2fj.jtcvs.2017.07.068∂nerID=40&md5=30ef6dd74dd3edc39ce6901516520456
[10]
H. Utsunomiya,J. Berdejo,S. Kobayashi
Evaluation of vegetation size and its relationship with septic pulmonary embolism in tricuspid valve infective endocarditis: A real time 3DTEE study
Echocardiography., 34 (2017), pp. 549-556 http://dx.doi.org/10.1111/echo.13482
[11]
Singer M, Alkady H, Mohsen T, et al. Predictors of surgical outcome in isolated tricuspid valve endocarditis: Single center experience of 60 patients. Thorac Cardiovasc Surg [Internet]. 2017 [consultado 7 Oct 2017]. Disponible en: https://www.scopus.com/inward/record.uri?eid=2-s2.0-85029695162&doi=10.1055%2fs-0037-1606386∂nerID=40&md5=e74fdb0c12f2de3ede7ce332309e7cab
Copyright © 2018. Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez
es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos