x

¿Aún no está registrado?

Cree su cuenta. Regístrese en Elsevier y obtendrá: información relevante, máxima actualización y promociones exclusivas.

Registrarme ahora
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Indexada en:

MedLine/PubMed, EMBASE/Excerpta Medica, Concerlit, Aidsline, Bibliomed, Biosis, Healfnstar, IBECS

Índice SCImago

SCImago Journal & Country Rank
doi: 10.1016/j.otorri.2009.08.002

Schwannoma nasosinusal

Nasosinusal schwannoma

Manuel Rodríguez-Paradinas a, , Teresa Rivera a

a Servicio ORL, Hospital Universitario Príncipe de Asturias, Universidad de Alcalá, Alcalá de Henares, Madrid, España

Palabras Clave

Schwannoma. Nasosinusal. Cirugía endoscópica.

Keywords

Schwannoma. Nasosinusal. Endoscopic surgery.

Resumen

Los schwannomas son tumores que crecen de la capa más externa de los nervios periféricos. Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero son muy frecuentes en el área de la cabeza y el cuello. Dentro de esta región, la localización más frecuente es el viii par (80%).

El tratamiento es quirúrgico.

Abstract

Schwannomas are tumours which grow from the most external layer of the peripheral nerves. They can appear in any part of the human anatomy, but are especially common in the head and neck region. Within this area, the most frequent location is the VIII cranial nerve (80%).

Treatment is surgical.

Artículo

Introducción

Los schwannomas son tumores poco comunes, capaces de desarrollarse en cualquier parte del cuerpo, comenzando su crecimiento a partir de las vainas de mielina de los nervios periféricos motores, sensoriales, simpáticos e incluso de los pares craneales. En el área de la cabeza y el cuello la situación más frecuente es el VIII par (80%), aunque también hay localizaciones más raras, como la parótida (7%), la lengua (6%), etc. Dentro de la región nasosinusal, se piensa que se originan de la rama oftálmica y maxilar del nervio trigémino, así como de las terminaciones simpáticas. Su incidencia en esta región es de las más bajas, siendo, en orden de frecuencia de mayor a menor, la región nasoetmoidal la más afectada, seguida del seno maxilar, el frontal y por último el esfenoidal1.

Caso clínico

Se trata de una mujer de 53 años que acude a nuestra consulta por presentar desde hace años insuficiencia respiratoria nasal (IRN) izquierda, constante por esa fosa, que había empeorado en los últimos meses, acompañada de rinorrea espesa y algias faciales ocasionales de predominio izquierdo. La paciente no presentaba otros síntomas nasosinusales, como epistaxis, alteraciones cuantitativas o cualitativas del olfato ni sensación de presión facial. No tenía antecedentes de sinusitis agudas de repetición ni síntomas alérgicos.

Se realizó una endoscopia rígida nasal, encontrándose en la fosa nasal izquierda una masa polipoidea de color blanquecino y amarillento procedente del meato medio que se extiende hacia la coana del mismo lado, sugerente de pólipo antrocoanal. Se solicitó una tomografía computarizada (TC) de senos paranasales en la que se apreciaba una lesión ovalada de aproximadamente 2,5×2cm de densidad de partes blandas localizada en la fosa nasal izquierda entre el cornete medio y el inferior del mismo lado que se extiende hacia la coana ipsilateral (figura 1).

Imagen coronal de tomografía computarizada de senos paranasales, ocupación por material de partes blandas de la fosa nasal izquierda. Senos paranasales correctamente aireados.

Figura 1. Imagen coronal de tomografía computarizada de senos paranasales, ocupación por material de partes blandas de la fosa nasal izquierda. Senos paranasales correctamente aireados.

Se propuso a la paciente la realización de una cirugía endoscópica nasosinusal. Durante ésta se observó una masa de aspecto polipoideo e inflamatorio procedente del meato medio que se continuaba hacia la coana del lado izquierdo. Por ello se realizó una polipectomía endonasal, añadiendo infundibulectomía y antrostomía maxilar amplia.

Durante el postoperatorio no presentó ninguna complicación.

El resultado anatomopatológico fue de schwannoma nasosinusal.

En las revisiones posteriores a la cirugía, la paciente no presentaba IRN, comentaba molestias ocasionales en la zona maxilar izquierda y rinorrea teñida con restos hemáticos. En las exploraciones sucesivas con endoscopia nasal y con TC no se apreciaron datos de recidiva local. A los 24 meses después de la cirugía, la paciente se encuentra libre de enfermedad.

Discusión

Histológicamente son tumores con características propias. Macroscópicamente son tumores de crecimiento solitario, encapsulados, de aspecto polipoideo con una coloración blanquecina o grisácea. Microscópicamente se pueden encontrar dos tipos de presentación característica: Antoni tipo A con células en disposición fascicular con núcleos elongados colocados en filas que forman una empalizada, y Antoni tipo B con poca densidad celular y un patrón reticular más desordenado.2 La inmunohistoquímica juega un papel muy importante en el diagnóstico, identificando en las muestras el antígeno epitelial de membrana y la proteína S-1003 (figura 2).

Técnica de inmunohistoquímica S-100, positiva en los schwannomas nasosinusales.

Figura 2. Técnica de inmunohistoquímica S-100, positiva en los schwannomas nasosinusales.

En cuanto a la clínica, son tumores de crecimiento lento, siendo los síntomas más frecuentes la IRN unilateral, la rinorrea, la epistaxis, las algias faciales, la anosmia, etc. La poca especificidad de los síntomas hace que el diagnóstico diferencial de las tumoraciones unilaterales de fosa nasal sea amplio, debiendo descartar lesiones inflamatorias o infecciosas (rinosinusitis crónica con y sin pólipos, pólipo antrocoanal, mucocele, rinosinusitis fúngica, etc.), patología tumoral benigna (papiloma invertido, etc.) y maligna (carcinoma epidermoide, adenocarcinoma, linfoma, estesineuroblastoma, angiofibroma de cavum, etc.)4.

Un diagnóstico diferencial importante se debe realizar con el neurofibroma de localización nasal, este último es un tumor que puede malignizar y además tiene tendencia a la recidiva, al contrario que el schwannoma nasal5.

La exploración debe ser completa, acompañada de una endoscopia nasal. Siempre será necesaria la realización de una TC con contraste intravenoso, de forma que podamos ver la extensión de la lesión. Radiológicamente se caracterizan por aparecer como masas de partes blandas, con o sin afectación de los senos paranasales y sin remodelado óseo. La resonancia nuclear magnética (RNM) es una prueba complementaria fundamental; típicamente son isointensos en T1 e hiperintensos en T2. La RNM nos ayuda a valorar la extensión de la lesión, también es muy importante en el diagnóstico de sospecha previo a la cirugía, ya que las lesiones que hemos nombrado antes en el diagnóstico diferencial tienen características radiológicas propias capaces de ser diferenciadas por la RNM6.

El tratamiento es quirúrgico, la vía de abordaje varía según la localización y la extensión de la lesión. En la decisión de la vía de abordaje, las pruebas de imagen son fundamentales. Actualmente se prefiere el abordaje endoscópico, de forma que obtenemos una excisión completa del tumor vía endonasal. Otros abordajes por vía externa se reservan para tumores con extensión extranasal. El pronóstico de este tumor benigno es bueno y la recurrencia es rara si la exéresis es completa y el tumor está confinado a la fosa nasal7.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener conflicto de intereses.

Recibido 28 Mayo 2009
Aceptado 27 Agosto 2009

Autor para correspondencia. manrodpar@hotmail.com

Bibliografía

1.Gillman G, Bryson P. Ethmoid schwannoma. Otolaryngol Head and Neck Surg. 2005; 32:334-5.
2.Wang LF, Tai CF, Chai CY, Ho KY, Kuo W.R. Schwannoma of the nasal septem: A case report. Kaohsiung J Med Sci. 2004; 20:142-5.
Medline
3.Buob D, Wacrener A, Chevalier D, Aubert S, Quinchon JF, Gosselin B, et al. Schwannoma of the sinonasal tract: A clinicopathologic and immunohistochemical study of 5 cases. Arch Pathol Lab Med. 2003; 127:9.
4.Quesada JL, Enrique A, Lorente J, Lopez D, Quesada P. Sinonasal schwannoma treated with endonasal microsurgery. Otolaryngol Head and Neck Surg. 2003; 129:300-2.
5.Braunschweig F, Kramer MF, Assmann G, Arbogast S, Leunig A. Schwannoma of the nasal cavity: A case report. HNO. 2007; 55:1013-6.
Medline
6.Yu E, Mikulis D, Nag S. CT and MR imaging findings in sinonasal schwannoma. Am J Neuroradiol. 2006; 27:929-30.
Medline
7.Cakmak O, Yavuz H, Yucel T. Nasal and paranasal sinus schwannomas. Eur Arch Otorhinolaryngol. 2003; 260:195-7.
Medline