x

¿Aún no está registrado?

Cree su cuenta. Regístrese en Elsevier y obtendrá: información relevante, máxima actualización y promociones exclusivas.

Registrarme ahora
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

doi: 10.1016/S1134-2072(06)71291-9

Resto cortical (hipertrofia de la columna de Bertin)

A Olazabal-Zudaire a, C Roqué-Pagès a

a Servicio de Radiodiagnóstico. Hospital Universitario Germans Trias i Pujol. Badalona. Barcelona. España.

Artículo

 

Figura 1.

Figura 2.

 

Varón de 43 años. Acude a la consulta por síndrome miccional, dolor de tipo cólico izquierdo acompañado de orina turbia (hematuria microscópica). Se solicita estudio ecográfico para descartar o confirmar la existencia de litiasis o masa renal.

Hallazgos radiográficos

En el estudio ecográfico realizado (fig. 1) con planos longitudinal (imagen derecha) y transverso (imagen izquierda) se observa la presencia de un efecto masa en el riñón izquierdo; se localiza en el tercio medio renal y su ecogenicidad es similar a la del resto del parénquima. Esta masa se prolonga hacia el seno renal ocupando parte del espacio graso del seno. El contorno renal externo está dentro de los límites de la normalidad. No se observa imagen de litiasis ni dilatación del sistema colector. Se muestra la ecografía del riñón derecho (fig. 2) para comparación.

Comentario

La presencia de una masa renal en el estudio ecográfico siempre sugiere la existencia de un proceso maligno renal; en ocasiones, sin embargo, se trata de un seudotumor. En este caso se trata de una variante anatómica por una anomalía en el desarrollo embriológico de un lóbulo renal, conocida con el nombre de resto cortical o hipertrofia de la columna de Bertin.

Se localiza con mayor frecuencia entre las porciones superior y media del riñón, suele medir menos de 3 cm de diámetro, produce una indentación en el seno renal y ocupa parcialmente el espacio graso de éste. La "masa" tiene continuidad con el córtex renal, y su ecogenicidad es similar a la del resto del riñón.

En la urografía descendente se observa un defecto en la localización descrita y puede observarse una deformación de los cálices e infundíbulos adyacentes, habitualmente entre los grupos calicilares es superior y medio.

Si se realiza un estudio de tomografía computarizada, el defecto se realza en fase arterial como en la venosa tanto como el resto de parénquima renal normal.

Los hallazgos son tan característicos que no es necesario solicitar controles de este seudotumor renal con técnicas que utilicen radiaciones ionizantes.

En este caso, se demostró la presencia de una litiasis ureteral izquierda causante de la sintomatología del paciente.