x

¿Aún no está registrado?

Cree su cuenta. Regístrese en Elsevier y obtendrá: información relevante, máxima actualización y promociones exclusivas.

Registrarme ahora
Help - - Sign up - Phone number 902 888 740
Search

Tecnologías de la información en el ámbito anestesiológico

Information technologies in the field of anaesthesiology

J. Mata Estévez a

a CMA, Sección de Anestesiología, Reanimación y Clínica del Dolor, Hospital Son Llàtzer, Palma de Mallorca, España

El uso de las tecnologías de la información y comunicación (TIC), con el desarrollo de la historia clínica electrónica y mejora de la información clínica, formará parte de un futuro que en algunos casos ya es presente en nuestro país.

A pesar del aumento de la evidencia que apoya las ventajas del uso de las TIC, su instauración ha sido lenta, sobre todo en lo que a la anestesiología se refiere.

Un sistema electrónico de recogida de documentación médica en el ámbito anestésico durante el periodo perioperatorio puede proporcionar una información clara, concisa y segura1,2. Puede tener la potencialidad de integrar diferente información hospitalaria, lo que mejoraría la calidad de los cuidados, reduciría errores, disminuiría riesgos y facilitaría su posterior uso3,4.

Sin embargo, no se debe ver la tecnología como una solución, sino como una herramienta que con la progresiva instauración en los hospitales dará a los anestesiólogos mejor capacidad para manejar programas de seguridad y de calidad, desarrollar guías de actuación5-7, facilitar la toma de decisiones y estandarizar cuidados en el periodo perioperatorio para que los pacientes reciban un cuidado óptimo8-10.

Los obstáculos principales para la mayor extensión de estos sistemas parecen ser más problemas financieros y de conducta que obstáculos técnicos11.

Según datos obtenidos del Ministerio de Sanidad y Política Social12, en el año 2010 el 97% de los hospitales españoles disponía de sistemas de información para la gestión de las admisiones, camas, agendas y citas de consultas externas, mientras que el 85% contaba con sistemas de gestión de radiología, anatomía patológica y farmacia unidosis. Los sistemas de almacenamiento de imagen en formato digital (PACS) estaban disponibles en más del 60% de los hospitales españoles y más del 90% contaba con un sistema de información de laboratorios.

En cuanto al desarrollo de la historia clínica electrónica, Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, País Vasco, Baleares, Navarra y Cataluña habían finalizado su implantación en sus centros de salud. En Galicia estaba extendiéndose en todos los centros de salud y consultorios el módulo específico de su historia clínica para la atención primaria.

Según el Programa Sanidad en Línea, desarrollado por el Ministerio en colaboración con las comunidades autónomas, se prevén actuaciones que consoliden el acceso a imagen digital e historia clínica electrónica desde los quirófanos.

En Europa existe un trabajo13, realizado sobre 252 departamentos de anestesiología en hospitales universitarios europeos, que estudia la prevalencia del manejo de los sistemas de información en el ámbito anestésico (SIAA). Los SIAA habían sido implantados o estaban en proceso de implantación en al menos 28 (10%) de los hospitales universitarios europeos. Los motivos principales para adoptar SIAA eran la mejora de la documentación clínica, la mejora del cuidado del paciente y su seguridad, y la comodidad de los anestesiólogos. En los departamentos que habían desarrollado algún tipo de SIAA era más frecuente la existencia de algún otro tipo de TIC en el hospital. La principal barrera para su instalación era la falta de fondos. En un estudio similar realizado en Estados Unidos14, se encontró que al menos un 14% de los departamentos de anestesiología lo habían instalado y que un 30% estaba en proceso de instauración o de selección del sistema.

Desde el punto de vista anestesiológico, su implementación puede abarcar las tres parcelas fundamentales de la actuación en el periodo perioperatorio: la valoración preoperatoria, el manejo y la vigilancia intraoperatoria y el seguimiento en el postoperatorio inmediato.

Las unidades de dolor agudo y de dolor crónico y la anestesia fuera de quirófano se beneficiarían de igual manera tanto de la instauración de la historia clínica electrónica como de los registros que pudieran desarrollarse y facilitarían el seguimiento de pacientes, el acceso rápido a la historia clínica y el cumplimiento de protocolos de actuación.

Durante la intervención, los sistemas informáticos proporcionan valores exactos de los variables medidas, almacenamiento, alarmas y posibilidad de modificación de datos. Permiten el análisis sistemático de los datos perioperatorios relacionados con la anestesia y el estudio rápido de los incidentes críticos y proporciona el soporte en la toma de decisiones mediante la aplicación de guías desarrolladas en el sistema informático en beneficio del cuidado y la seguridad15,16.

En cuanto a la valoración preoperatoria, existen pocos estudios sobre el desarrollo de registros electrónicos. Los que existen son de los años noventa, cuando se inició la instauración de la historia clínica electrónica17-19.

Existen dos revisiones que ahondan en la importancia de desarrollar los sistemas de información en el ámbito preoperatorio a la vez que ponen en evidencia la dificultad de poder comparar maneras de actuación, entre otros motivos, por el rápido desarrollo de la informática y por la heterogeneidad de los sistemas implantados20,21.

El propósito de la valoración preoperatoria es evaluar el estado de salud de las personas con anterioridad al acto anestésico, con el objeto de determinar si alguna enfermedad coexistente, conocida o insospechada, es lo suficientemente importante para retrasar, modificar o contraindicar la cirugía. Asimismo, se persigue poner al paciente en la mejor condición preoperatoria posible, planificar la anestesia, desarrollar planes de cuidados, informar al paciente sobre las actuaciones anestésicas, cuidados perioperatorios, reducir la ansiedad y obtener al final el consentimiento informado.

Con frecuencia, el anestesiólogo que realiza el acto anestésico no es el mismo que realizó la valoración preoperatoria, por lo que se impone un verdadero trabajo en equipo y una confianza importante, ya que la responsabilidad final corresponde al anestesiólogo que realiza el acto anestésico. Por lo tanto, la eficacia de la consulta preoperatoria puede verse limitada por una evaluación deficiente o por una mala transmisión de información. Sweitzer et al22 describieron hasta un 3,1% de eventos adversos debidos a una valoración preoperatoria incorrecta o inadecuada. El estudio preoperatorio insuficiente se define por la diferencia de criterio entre el profesional que realiza la evaluación preoperatoria y el anestesiólogo de quirófano. Tal discordancia de criterio tiene en la literatura una prevalencia baja, que ronda entre el 0,3%23,24 y el 0,65%25. En un estudio realizado por van Klei et al26, en el que los anestesiólogos del quirófano valoraban la calidad de la valoración preoperatoria, concluyeron que el 95% de los pacientes sometidos a una intervención quirúrgica programada tenían un registro con información suficiente y adecuada, aunque teóricamente debería ser del 100% por la protocolización de la visita preoperatoria. Por otro lado, hay que tener en cuenta el estudio de Holt et al27, en el que un 57% de los anestesiólogos consideran que se producen suspensiones en 1/10 pacientes no vistos en la consulta preoperatoria frente al 23% que afirma que ocurre en los pacientes vistos en consultas externas preanestésicas. Ferschl et al28, en un estudio retrospectivo, encontraron un 5,3% de cancelaciones en pacientes vistos en la consulta preoperatoria frente al 13% entre los pacientes que no fueron vistos en dichas consultas.

La importancia que los servicios de anestesiología dan a la valoración preanestésica es dispar. Existen varios puntos que la definen: la implicación de todos los miembros del servicio en su realización, que marcará una homogeneización en su elaboración y en su calidad; la presencia o no de personal de apoyo (presencia de enfermeras, auxiliares, etc.); la definición de protocolos de actuación; la carga de trabajo en la consulta; el tiempo dedicado a su realización, tanto para cada paciente como en el total de la consulta, etc.

Para muchos hospitales, la consulta preoperatoria ambulatoria no deja de ser un puro trámite para poder realizar una intervención quirúrgica, sin entrar en el verdadero sentido de la medicina perioperatoria.

Las TIC pueden proporcionar las herramientas que permitan realizar la valoración preoperatoria de manera homogénea entre todos los miembros del servicio y facilitar el cumplimiento de protocolos, así como la obtención rápida de la información que se precisa para cumplir sus objetivos.

El sistema ideal debería ser sencillo de manejo, fácil de entender, fidedigno y preciso y permitir un acceso fácil a la información almacenada.

El uso de la historia clínica informatizada no debería llevar más tiempo que la historia en papel; al contrario, su consulta y su manejo deberían ser más sencillos. Su uso progresivo debería facilitar tanto la consulta de episodios previos como la reevaluación de pacientes ya operados en el hospital.

El acceso online de las pruebas preopetarias (ECG, analíticas, radiografías) debería mejorar la calidad de la consulta preoperatoria a la vez que podría acortar el tiempo dedicado, al disponerse de una información estructurada. La posibilidad de realizar partes de interconsulta en tiempo real permitiendo la visualización conjunta con el especialista de las dudas en las pruebas preoperatorias, así como poder solicitar según su consejo las pruebas que se estime oportunas para optimizar al paciente o tener una mejor valoración del riesgo perioperatorio son ventajas añadidas.

En estos casos no puede extraviarse la historia clínica, motivo de suspensión de una intervención. Permite la implantación de protocolos perioperatorios de una forma más estandarizada, optimizando los cuidados de los pacientes con riesgo periquirúrgico alto. Se puede facilitar la labor administrativa de programación al tener una visita online de la situación del paciente con vistas a programación, sustitución o suspensión de su intervención quirúrgica. Datos que a su vez pueden ser vistos inmediatamente por su cirujano responsable.

Es importante valorar el esfuerzo que supone la puesta en marcha de un sistema informático de valoración preanestésica, así como el que supone auditar sus resultados.

Hay clara aceptación entre los profesionales de este tipo de actuaciones, aunque puede aparecer una serie de prejuicios, difíciles de solventar, entre algunos anestesiólogos que no ven incentivado el esfuerzo que el cambio puede suponer.

Podemos concluir, por lo tanto, que las SIAA más tarde o más temprano formarán parte de nuestro quehacer diario y es la generación actual la encargada del cambio, la que tendrá que convivir con los viejos y los nuevos modos de hacer anestesia.

Hay gran disparidad a la hora de disponer de estos sistemas. Su instauración en los diferentes hospitales está condicionada fundamentalmente por motivos financieros, y aunque su utilidad está más que demostrada, sólo el regreso a una bonanza económica permitirá su extensión definitiva. Existen diversos proveedores y la adquisición y el mantenimiento o las licencias que generan coste ulterior de uno u otro dependen de múltiples factores. La interconexión entre sistemas, incluso a través de "diálogo" informático, es deseable, aunque no siempre posible. Deberíamos tender a universalizar esa información.

Sería deseable poder disponer de los datos que dieran a conocer la situación actual de desarrollo de las historias clínicas informatizadas y más concretamente de los registros anestesiológicos (preoperatorios, intraoperatorios y postoperatorios) que se están desarrollando en España, así como la posibilidad de interconexión e intercambio de información entre ellos.


* Autor para correspondencia.
Correo electrónico: jmata@hsll.es (J. Mata Estévez).

Bibliography

1.Merry AF, Webster CS, Mathew DJ. A new, safety-oriented, integrated drug administration and automated anesthesia record system. Anesth Analg. 2001;93:385-90.
Medline
2.Edsall DW, Deshane P, Giles C, Dick D, Sloan B, Farrow J. Computerized patient anesthesia records: less time and better quality than manually produced anesthesia records. J Clin Anesth. 1993;5:275-83.
Medline
3.Cook RI, McDonald JS, Nunziata E. Differences between handwritten and automatic blood pressure records. Anesthesiology. 1989;71:385-90.
Medline
4.Thrush DN. Are automated anesthesia records better? J Clin Anesth. 1992;4:386-438.
5.Wax DB, Beilin Y, Levin M, Chadha N, Krol M, Reich DL. The effect of an interactive visual reminder in an Anesthesia Information Management System on timeliness of prophylactic antibiotic administration. Anesth Analg. 2007;104:1462-6.
Medline
6.O''Reilly M, Talsma A, VanRiper S, Kheterpal S, Burney R. An anesthesia information system designed to provide physician-specific feedback improves timely administration of prophylactic antibiotics. Anesth Analg. 2006;103:908-12.
Medline
7.Kooij FO, Klok T, Hollmann MW, Kal JE. Decision support increases guideline adherence for prescribing postoperative nausea and vomiting prophylaxis. Anesth Analg. 2008;106:893-8.
Medline
8.Sanborn KV, Castro J, Kuroda M, Thys DM. Detection of intraoperative incidents by electronic scanning of computerized anesthesia records. Comparison with voluntary reporting. Anesthesiology. 1996;85:977-87.
Medline
9.Vigoda MM, Gencorelli F, Lubarsky DA. Changing medical group behaviors: increasing the rate of documentation quality assurance events using an anesthesia information system. Anesth Analg. 2006;103:390-5.
Medline
10.Benson M, Junger A, Fuchs C, Quinzio L, Böttger S, Jost A, et al. Using an Anesthesia Information Management System to prove a deficit in voluntary reporting of adverse events in a quality assurance program. J Clin Monit. 2000;16:211-7.
11.Muravchick S. Anesthesia information management systems. Curr Opin Anaesthesiol. 2009;22:764-8.
Medline
12.Las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICS) en el Sistema Nacional de Salud. Edición 2010 [citado 28 Sep 2010]. Disponible en: http://www.ontsi.red.es/sanidad/articles/ id/4558/las-tic-el-sistema-nacional-salud--ed--2010-.html.
13.Balust J, Egger Halbeis CB, Macario A. Prevalence of anaesthesia information management systems in university-affiliated hospitals in Europe. Eur J Anaesthesiol. 2010;27:202-8.
Medline
14.Egger Halbeis CB, Epstein RH, Macario A, Pearl RG, Grunwald Z. Adoption of Anesthesia Information Management Systems by academic departments in the United States. Anesth Analg. 2008;107:1323-9.
Medline
15.Bloomfield EL, Feinglass NG. The anesthesia information management system for electronic documentation: what are we waiting for? J Anesth. 2008;22:404-11.
16.Balust J, Macario A. Can anesthesia information management systems improve quality in the surgical suite? Curr Opin Anaesthesiol. 2009;22:215-22.
17.Jackson KI, Gibby Gl, Van der Aa JJ, Arrollo AA, Gravenstein JS. The efficiency of preoperative evaluation: a comparison of computerized and paper recording systems. J Clin Monit. 1994;10:189-93.
Medline
18.Gibby GL, Lemeer G, Jackson K. Use of data from a hospital online medical records system by physicians during preanesthetic evaluation. J Clin Monit. 1996;12:405-8.
Medline
19.Gibby GL, Schwab WK. Availability of records in an outpatient preanesthetic evaluation clinic. J Clin Monit. 1998;14:385-91.
20.Chaudhry B, Wang J, Wu S, Maglione M, Mojica W, Roth E, et al. Systematic review: impact of health information technology on quality, efficiency, and costs of medical care. Ann Intern Med. 2006;144:742-52.
Medline
21.Shekelle PG, Morton SC, Keeler EB. Costs and benefits of health information technology. Evid Rep Technol Assess. 2006;132: 1-71.
22.Sweitzer BJ. Preoperative screening, evaluation, and optimization of the patient''s medical status before outpatient surgery. Curr Opin Anaesthesiol. 2008;21:711-8.
Medline
23.Rai MR, Pandit JJ. Day of surgery cancellations after nurse-led preassessment in an elective surgical centre: the first 2 years. Anaesthesia. 2003;58:692-9.
Medline
24.Mata J, Moral V, Moya MM, Nolla M, Segura C, Valldeperas I, et al. ¿Es eficaz, segura y eficiente una consulta preanestésica en equipo con enfermería? Rev Esp Anestesiol Reanim. 2007;54: 279-87.
25.Barnes PK, Emerson PA, Hajnal S, Radford WJ, Congleton J. Influence of an anaesthetist on nurse-led, computer-based, pre-operative assessment. Anaesthesia. 2000;55:576-89.
Medline
26.Van Klei WA, Peelen LM, Kruijswijk JE, Van Wolfswinkel L. Feedback system to estimate the quality of outpatient preoperative evaluation records: an analysis of end-user satisfaction. Br J Anaesth. 2010;105:620-6.
Medline
27.Holt NF, Silverman DG, Prasad R, Dziura J, Ruskin KJ. Preanesthesia clinics, information management, and operating room delays: results of a survey of practicing anesthesiologists. Anesth Analg. 2007;104:615-8.
Medline
28.Ferschl MB, Tung A, Sweitzer B, Huo D, Glick DB. Preoperative clinic visits reduce operating room cancellations and delays. Anesthesiology. 2005;103:855-9.
Medline