x

¿Aún no está registrado?

Cree su cuenta. Regístrese en Elsevier y obtendrá: información relevante, máxima actualización y promociones exclusivas.

Registrarme ahora
Help - - Sign up - Phone number 902 888 740
Search

2013 FI

1.252
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2013

Indexed in:

Current Contents/Clinical Medicine, Journal Citation Reports, SCI-Expanded, Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, MEDES, PASCAL, SCOPUS, SciVerse ScienceDirect

SCImago Index

SCImago Journal & Country Rank
doi: 10.1016/j.medcli.2009.05.037

Influencia de la desnutrición en la evolución clínica de ancianos hospitalizados

Impact of malnutrition on clinical outcome in hospitalized elderly patients

Carmen Cánovas Pareja a, , Ana Cristina Sanjoaquín Romero b, Alodia de Val Lafaja c, Alfredo Zamora Mur d

a Servicio de Geriatría, Hospital Nuestra Señora de Gracia, Zaragoza, España
b Unidad de Geriatría, Hospital de Barbastro, Huesca, España
c Servicio de Geriatría, Pius Hospital de Valls, Tarragona, España
d Equipo de Soporte Ayuda Domiciliaria, Sector Barbastro, Huesca, España

Article

Sr. Editor:

Hemos leído con interés el artículo original de Lobo et al sobre desnutrición hospitalaria y su influencia en la estancia y en la prevalencia de reingresos en la población general en la provincia de Granada1. La desnutrición es un fenómeno muy frecuente y grave en los ancianos, un grupo con numerosos factores de riesgo de enfermedad. Está implicada en la génesis de muchas enfermedades degenerativas y vasculares y en el incremento de la hospitalización y la mortalidad. Es conocida su importancia como indicador de salud del anciano, aumento de capacidad funcional y de calidad de vida2,3.

En nuestro servicio hemos realizado entre 2004–2006 un estudio descriptivo para evaluar la prevalencia de desnutrición en ancianos al ingreso en el hospital, identificar factores de riesgo nutricional y analizar su influencia en la estancia, el reingreso o la mortalidad a través del seguimiento durante un año (al mes, a los 3 meses, a los 6 meses y al año). Se analizan parámetros bioquímicos (albúmina inferior a 2,7mg/dl, colesterol inferior a 150mg/dl y linfocitos inferior a 1.200) y el test MNA (Mini Nutricional Asessement)4. Se realiza una intervención nutricional con consejos dietéticos, el tratamiento de la disfagia y el estreñimiento o el uso de suplementos5,6,7.

Se recogieron datos de 528 pacientes con una edad media de 84,4 años y predominio femenino (71,2%); elevada comorbilidad con predominio de demencia (57%), inmovilidad (44%), accidente cerebrovascular (26%), disfagia (25%), depresión (23%), cáncer (10%) y estreñimiento (61%). La capacidad funcional evaluada mediante el índice de Barthel fue menor de 20 (deterioro intenso) en el 38,4%. Tuvieron test MNA inferior a 17 (desnutrición) el 43,1% y entre 17–23,5 (en riesgo) el 40,9%. La prevalencia de desnutrición (por datos bioquímicos y el test MNA) fue del 19,6%.

Los factores de riesgo con significación estadística fueron la demencia, la plurifarmacia, la disfagia, la candidiasis oral, el estreñimiento, el deterioro de la capacidad funcional y la inmovilidad (p<0,05). Entre los ancianos desnutridos, la prevalencia de úlceras por presión fue superior (p<0,05). Sólo a un 54,4% de los pacientes con disfagia se los había diagnosticado previamente. Los ancianos desnutridos presentaron una estancia más prolongada y una mayor mortalidad en el hospital y al mes del alta (p<0,05). La prevalencia de reingresos en el primer mes fue del 15,6%. La mortalidad al año de toda la muestra fue elevada (40%).

La prevalencia de desnutrición hospitalaria en nuestro medio, aunque elevada, fue algo menor que en otros estudios, aunque también difieren la metodología utilizada y los límites en los parámetros de normalidad8. Su identificación precoz en el hospital y la intervención sobre factores de riesgo pueden contribuir a mejorar el estado de salud del anciano9. Una pérdida de peso involuntaria significativa o las modificaciones en sus hábitos alimentarios son importantes en la detección de un problema nutricional. Una dieta variada y equilibrada, no restrictiva, con un aporte energético adaptado a sus necesidades, una elaboración cuidadosa apetecible, una consistencia adecuada, los cuidados de la boca (infecciones, prótesis dentales, etc.), el tratamiento del estreñimiento o el diagnóstico y el tratamiento de la disfagia en la prevención de la broncoaspiración son fundamentales10. La medicación del anciano puede contribuir a su inapetencia o al estreñimiento. Un entorno adecuado permite la provisión, la elaboración o el consumo del alimento en personas dependientes8. La eficacia de la intervención nutricional es evidente en el día a día de los profesionales sanitarios en contacto con el paciente y sus cuidadores, aunque es difícil de medir en una población anciana con gran comorbilidad.

Autor para correspondencia. canovaspareja@gmail.com

Bibliography

1.Lobo G, Ruiz MD, Pérez A.J. Desnutrición hospitalaria: relación con la estancia media y la tasa de reingresos prematuros. Med Clin (Barc). 2009; 132:384-7.
2.Serra Prat M, Fernández X, Ribo l, Palomera E, Papiol M, Serra P. Pérdida de apetito en ancianos no institucionalizados y su relación con la capacidad funcional. Med Clin (Barc). 2008; 130:531-3.
3.Arbones G, Carvajal A, Gonzalvo G, González-Gros M, Joyanes M, Marques Lopes I, et al. Nutrición y recomendaciones dietéticas para personas mayores. Grupo de trabajo “Salud pública” de la Sociedad Española de Nutrición. Nutr Hosp. 2003; 18:109-37.
Medline
4.Guigoz Y, Lauque S, Vellas B.J. Identifiyng the elderly at risk for malnutrition. The Mini Nutritional Assessement. Clin Geriatr Med. 2002; 18:737-57.
Medline
5.Gaillard C, Alix E, Salle A, Beirut G, Ritz P. Energy requirements in frail elderly people: A review of the literature. Clin Nutr. 2007; 26:16-24.
Medline
6.Volkert D, Berner YN, Berry E, Cederholm T, Coti Bertrand P, Milne A, et al. ESPEN Guidelines on Enteral Nutrition: Geriatrics. Clin Nutr. 2006; 25:330-60.
Medline
7.Reuben D.B. Quality indicators for the care of undernutrition in vulnerable elders. JAGS. 2007; 55:S438-42.
8.Valoración nutricional en el anciano. Documento de Consenso. SENPE. SEGG. Ed., Galenitas-Nigra Trea; 2007.
9.Keller H. Promoting food intake in older adults living in the community: A review. Appl Phsyiol Nutr Metab. 2007; 32:991-1000.
10.Forley N, Teasell R, Salter K, Kruger E, Martino R. Dysphagia treatment post stroke: A systematic review of randomised controlled trials. Age Aging. 2008; 37:258-64.