x

¿Aún no está registrado?

Cree su cuenta. Regístrese en Elsevier y obtendrá: información relevante, máxima actualización y promociones exclusivas.

Registrarme ahora
Help - - Sign up - Phone number 902 888 740
Search

2015 FI

1.267
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2015

Indexed in:

Current Contents/Clinical Medicine, Journal Citation Reports, SCI-Expanded, Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, MEDES, PASCAL, SCOPUS, ScienceDirect

Metrics

  • Impact Factor: 1,267(2015)
  • 5-years Impact Factor: 1,344
  • SCImago Journal Rank (SJR):0,221
  • Source Normalized Impact per Paper (SNIP):0,385
Med Clin 1999;112:477
Diámetro de la aorta infrarrenal en los pacientes hipertensos con afección orgánica
Diameter of infrarrenal aorta artery in patients with complicated hypertension
Juan Diego Mediavilla Garcíaa, Celia Fernández Torresa, Luis Aliaga Martíneza, Antonio Fernández Martíneza
a Servicio de Medicina Interna (Unidad de Factores de Riesgo Cardiovascular). Hospital Virgen de la Nieves. Granada
Sr. Director: Hemos leído con gran interés el trabajo recientemente publicado en su Revista por Tejada García et al 1, en relación al diámetro de la aorta abdominal en los pacientes con enfermedad cerebrovascular isquémica. En nuestra experiencia, en los pacientes hipertensos esenciales, cuando presentan afectación cerebral (encefalopatía, accidente cerebrovascular isquémico o hemorrágico) tienen un diámetro mayor, lo que coincide con los hallazgos de Tejada García et al. Además de la afectación cerebral, en general en los pacientes hipertensos con repercusión orgánica (en especial cardiopatía) se detecta un diámetro mayor.

Nosotros evaluamos a 128 pacientes hipertensos esenciales de forma prospectiva, que acudían a la consulta de hipertensión arterial de nuestro centro (54 varones, 43%) con edad media (desviación estándar [DE]) de 54 (13) años (18-83 años). Las cifras medias (DE) de la presión arterial fueron para la presión arterial sistólica (PAS) de 159 (13) mmHg y para la presión arterial diastólica (PAD) de 97 (11) mmHg, y muchos de los pacientes se encontraban bajo tratamiento farmacológico. A todos ellos se les realizó la historia clínica y una exploración física completa. Como exploraciones complementarias, se solicitaron hemograma, bioquímica, aclaramiento de creatinina, electrocardiograma y fondo de ojo. Se consideró que existía repercusión cardíaca cuando el paciente presentaba síntomas de insuficiencia cardíaca, hipertrofia ventricular izquierda, arritmias o cardiomegalia radiológica. Afectación renal cuando la creatinina plasmática era mayor de 1,5 mg/dl o aclaramiento de creatinina inferior a 80 ml/min. Afectación cerebral cuando el paciente había presentado encefalopatía, accidente cerebrovascular isquémico o hemorrágico, y repercusión ocular cuando existía algún grado de retinopatía, según la clasificación clásica de Keith-Wagener-Barker2. La ecografía fue realizada por un mismo observador (AFM) que no conocía el historial del paciente. El diámetro medio (DE) fue de 1,21 ± (0,51) cm (0,7-4,5 cm). El diámetro fue significativamente mayor para los mayores de 65 años, los varones, los diabéticos, los fumadores y para aquellos que presentaban cardiopatía hipertensiva, insuficiencia renal y afectación cerebral, y muy próximo a la significación para los que tenían algún tipo de retinopatía (tabla 1). Se realizó un análisis de regresión lineal múltiple con el fin de estudiar la acción conjunta de todas las variables. En el modelo empleado de análisis de regresión lineal múltiple, que incluía las variables significativas del estudio comparativo (edad, sexo, tabaco, diabetes, cardiopatía, afectación cerebral y afectación renal), y excluyendo aquellas que no eran significativas (PAS, PAD, hiperlipemia, antecedentes familiares de hipertensión y años del diagnóstico de hipertensión arterial), se obtuvo una significación global del modelo (r = 0,45; p = 0,002), siendo la cardiopatía (p = 0,02) y la afectación cerebral (p = 0,07) las variables más influyentes. Creemos, por tanto, que en los pacientes hipertensos que presenten repercusión orgánica, no sólo la cerebral, podría estar justificada la realización de una ecografía abdominal con el fin de detectar aneurismas de la aorta abdominal.

Bibliografía
1
Tejada García J,Balboa Arregui O,Muñoz Núñez F,Hernández-Echebarría LE.
Dilatación de la aorta abdominal en pacientes con enfermedad cerebrovascular isquémica.
Med Clin (Barc), 110 (1998), pp. 318
2
Keith NM,Wagener HP,Barker NW.
Some different types of essential hypertension: their course and prognosis.
Am J Med Sci, 197 (1939), pp. 332-343