x

¿Aún no está registrado?

Cree su cuenta. Regístrese en Elsevier y obtendrá: información relevante, máxima actualización y promociones exclusivas.

Registrarme ahora
Help - - Sign up - Phone number 902 888 740
Search

2014 FI

1.417
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2014

Indexed in:

Current Contents/Clinical Medicine, Journal Citation Reports, SCI-Expanded, Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, MEDES, PASCAL, SCOPUS, SciVerse ScienceDirect

SCImago Index

SCImago Journal & Country Rank
doi: 10.1016/j.medcli.2009.07.031

Respuesta del autor

Autor's reply

Ana Cristina Bandrés Liso a, , Juan Ferrando Vela b, Isabel Martín Algora b, Ignacio García Álvarez b

a Servicio de Farmacia, Hospital Royo Villanova, Zaragoza, España
b Servicio de Medicina Interna, Hospital Royo Villanova, Zaragoza, España

Tras leer la réplica a nuestra publicación, queremos hacer algunas consideraciones. Coincidimos con el autor en que los problemas relacionados con los medicamentos en ancianos son algunos más de los analizados en nuestro trabajo; sin embargo, tal como referimos en él, el objetivo en este caso se centraba en sustituir las prescripciones inapropiadas y eliminar las prescripciones ineficaces o fármacos de baja utilidad terapéutica de los tratamientos ambulatorios en los pacientes que ingresan en nuestro servicio.

Así, como bien comenta, tanto la sobredosificación por duración excesiva o exceso de dosis como la infradosificación por falta de adherencia suponen también graves problemas con consecuencias negativas para la salud, que también debemos abordar.

La falta de adherencia a los tratamientos y sus consecuencias negativas clínicas y económicas son un tema prioritario de salud pública, tal como recoge la OMS, que incide en la necesidad de poner en marcha medidas para corregirlo y es especialmente necesario en pacientes ancianos polimedicados que constituyen el principal grupo de riesgo de incumplimiento1. Distintos trabajos indican que entre un tercio y la mitad de los pacientes ancianos tratados no realizan correctamente la prescripción, y más del 90% toma dosis menores de las prescritas2. En otro trabajo, se ha visto que sólo el 30% de los pacientes que toman 8 fármacos conoce la posología de cada uno de ellos y sólo el 20% de estos pacientes reconocía tomarlos correctamente3. Conocedor de esta situación, nuestro equipo multidisciplinario de trabajo (médicos, farmacéuticos y enfermería) ha puesto posteriormente en marcha otras medidas para fomentar la adherencia en nuestros pacientes, que incluyen educación sanitaria mediante información oral y escrita y entrega de sistemas personalizados de dosificación que han demostrado mejorar la adherencia, junto con el posterior seguimiento telefónico de los tratamientos. De éstas esperamos obtener datos en unos meses.

Los criterios de Beers 2002 incluyen, como bien señala el autor, tanto criterios de potencial uso inapropiado independientemente de la enfermedad y que deben evitarse como criterios de uso inapropiado según la morbilidad del paciente. En nuestro caso, tal como se explicita en el artículo, y al igual que se ha hecho en otras publicaciones anteriores, no se valoró la morbilidad de los pacientes, ya que no disponemos de una historia clínica informatizada que permita disponer de datos de las enfermedades del paciente en el momento del ingreso y es el propio paciente la fuente principal de información sobre su enfermedad. En muchas ocasiones, y dado el tipo de paciente ante el que nos encontramos, resulta difícil la obtención de datos sobre sus enfermedades. Además, tal y como comentamos, con el fin de priorizar nuestra actuación hemos considerado sólo los fármacos con riesgo de efectos adversos de gravedad alta, sin considerar otros principios activos del listado de Beers por tener un riego de efectos adversos de gravedad baja. Por estas razones, y tal como se señala en nuestra publicación, la prevalencia es inferior a la obtenida en otros estudios y, como dice el autor, inferior a la que habríamos obtenido si se valorase la morbilidad.

Respecto al comentario sobre amiodarona que nos realiza el autor, este fármaco, como bien sabe, se encuentra en el listado de fármacos inapropiados de Beers, y aunque, como dice, podría ser apropiado en casos particulares, no se ha hecho esta consideración porque entonces deberíamos revisar todos los fármacos y las situaciones en particular.

El objetivo de nuestro trabajo diario es mejorar el tratamiento de nuestros pacientes centrándonos en los principales fármacos causantes de problemas; por eso usamos inicialmente los criterios de Beers como herramienta validada, ampliamente usada y aplicable en nuestro entorno, en el que no se dispone de historia electrónica informatizada ni de sistemas de ayuda a la prescripción. Este listado tiene las limitaciones que se mencionan y que nos han llevado a la búsqueda de otras herramientas. Sin embargo, mientras no se disponga de una mayor informatización no podremos usar otras herramientas más integrales y completas, como las que menciona el autor, que además se puedan implementar en los sistemas electrónicos, herramientas que facilitarán nuestro trabajo y conseguirán mejorar los tratamientos de nuestros pacientes.

Autor para correspondencia. acbandres@salud.aragon.es

Bibliography

1.Palop V, Martínez I. Adherencia al tratamiento en el paciente anciano. Inf Ter Sist Nac Salud. 2004;28:113–20.
2.San Félix J, Palop V, Pereiró I, Martínez-Mir I. Influencia del sexo del paciente en la calida de los medicamentos consumidos. Aten Primaria. 2002; 30:163-70.
Medline
3.Leal M, Abellán J, Casa MT, Martínez J. Paciente polimedicado: ¿conoce la posología de la medicación?, ¿afirma tomarla correctamente?. Aten Primaria. 2004; 33:451-6.
Medline