x

¿Aún no está registrado?

Cree su cuenta. Regístrese en Elsevier y obtendrá: información relevante, máxima actualización y promociones exclusivas.

Registrarme ahora
Help - - Sign up - Phone number 902 888 740
Search

Indexed in:

SJR (SCImago Journal Rank), Scopus, ScienceDIrect, Econlit, Fuente Académica Premier (EBSCO), ERIH, DICE, IN-RECS, Regesta-Imperii y Latindex.

SCImago Index

SCImago Journal & Country Rank
doi: 10.1016/j.ihe.2011.08.016

El impacto de los trabajos forzados en la economía vasconavarra (1937-1945)

The impact of forced labour on the Basque Country and Navarre economy (1937-1945)

Fernando Mendiola Gonzalo a,

a Departamento de Economía, Universidad Pública de Navarra/Nafarroako Unibertsitate Publikoa, Iruñea, Pamplona, España

Palabras Clave

J20. N34. N44.

Keywords

J20. N34. N44.

Abstract

Con este trabajo pretendemos plantear datos y nuevas hipótesis en torno al impacto económico de los trabajos forzados en España, tanto durante la guerra civil como en la inmediata posguerra, con el objetivo de incorporar a la historiografía española cuestiones que se han revelado fundamentales en el estudio del trabajo forzado en otros regímenes dictatoriales, como su peso en la economía de guerra o las estrategias empresariales de cara al empleo de este tipo de trabajadores. El artículo parte de la constatación de la ausencia de series completas sobre el empleo y la localización de los trabajadores forzados durante la guerra y posguerra a nivel estatal, y remarca la necesidad de avanzar en esta dirección a partir de estudios locales y regionales.

Abstract

With this paper we try to make public some data and hypotheses on the impact of forced labour in the Spanish economy within the context of the Civil War and immediate post-war, so that we can bring Spanish historiography closer to some of the central debates of European research about forced labour in a war and dictatorship context, such as the weight of forced labour in a war and post-war economy, and the strategies of the State and enterprises towards it. This article notes the absence of full details on the deployment of forced labourers according to economic activity or geographical location, and the need to tackle with this absence, beginning with local or regional investigations.

Article

1. Introducción: cartografías incompletas y caminos poco transitados 1 1 Este artículo forma parte del proyecto de investigación «Un universo de prácticas punitivas: el sistema concentracionario y carcelario en la posguerra española» (HAR2010-14845), financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación, siendo el investigador principal Pedro Oliver Olmo (Universidad de Castilla–La Mancha). Quisiera, por otro lado, agradecer las sugerencias que he recibido por parte de 2 evaluadores anónimos de esta revista.

En los últimos años las investigaciones en torno a los trabajos forzados durante la guerra civil y el franquismo han experimentado un importante auge, de manera que a día de hoy contamos con un conjunto de publicaciones que nos permiten entender sus grandes líneas organizativas2. Ahora bien, todo esto no ha hecho sino plantearnos nuevos retos, entre ellos el relacionado con el impacto económico de la amplia red de trabajo en cautividad y las complejas conexiones entre los trabajos forzados, la estructura del mercado laboral, las estrategias de las empresas y las políticas públicas. Al fin y al cabo, la historia del trabajo forzado debe ser, si quiere tener una significación profunda a nivel historiográfico, una historia de las interrelaciones entre el mercado de trabajo libre y los mecanismos de captación y perpetuación del trabajo en cautividad (Linden, 1997, Moulier-Boutang, 2006, Buggeln, 2008).

En este sentido, la historiografía sobre el franquismo tiene todavía pendiente alcanzar un nivel de análisis que ya se ha realizado en otros países, como Alemania, donde desde hace años ya se cuenta tanto con monografías sobre algunas de las principales empresas que se lucraron con el trabajo forzado3 como con estudios que integran la utilización de esta modalidad represiva en el análisis macroeconómico4, lo cual ha planteado a su vez nuevas cuestiones, no solo para la Alemania nazi sino para el conjunto de la Europa ocupada durante la II Guerra Mundial5.

Es necesario, por lo tanto, plantear estas cuestiones en el caso español, habida cuenta de que han estado prácticamente ausentes de la agenda de la historia económica6. Así pues, el presente artículo pretende enmarcarse en esta línea de renovación historiográfica, no tanto desde la perspectiva global, que está siendo planteada en otros trabajos7, sino desde una línea complementaria a nivel micro, ya que un paso imprescindible para poder comprender en profundidad la lógica económica del trabajo forzado es la elaboración de estudios regionales que nos permitan conocer la localización exacta, el volumen y la cronología detallada del uso de mano de obra cautiva, así como los datos relativos a las diferentes empresas.

Esta tarea, a la fuerza más descriptiva, resulta extremadamente laboriosa al carecer de un fondo homogéneo y completo de documentación sobre las diferentes modalidades de trabajo forzado. De hecho, para localizar el trabajo de prisioneros de guerra englobados en Batallones de Trabajadores (BB.TT.) desde 1937 a 1940ha sido necesario complementar los datos sobre ubicación de las Planas Mayores del Fondo de Campos de Concentración y Batallones de Trabajadores del Archivo General del Tribunal de Cuentas (AGTC) con gran variedad de documentos del Archivo General Militar de Ávila (AGMA)8. En el caso de los Batallones Disciplinarios de Soldados Trabajadores (BDST) la información del Tribunal de Cuentas se puede complementar con la información de la Jefatura de Campos de Concentración9 sobre la situación de los batallones a mediados de 1942. Por último, en el caso de los presos y las presas incluidos en el Sistema de Redención de Penas, los datos de las Memorias Anuales de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias deberán ser complementados con posteriores investigaciones.

Así pues, tenemos que decir que todavía estamos lejos de contar con un mapa completo de los trabajos realizados a nivel estatal, ya que la consulta de archivos municipales o de empresa no hace sino aumentar el listado de trabajos realizados por la mano de obra cautiva10. Tales son las dificultades, que a pesar de que contamos ya con algunos listados bastante completos de los trabajos realizados en función de la modalidad de trabajo forzado o de la localización, en la mayoría de los casos es necesario reelaborarlos para poder realizar un análisis desglosado por fechas y sectores económicos que nos permita conocer el peso de la mano de obra cautiva en cada sector o rama de actividad por diferentes fechas11.

Dicho de otra manera, la historiografía del trabajo forzado en España debería pasar de una fase de necesaria visualización de una realidad poco conocida a otra en la que los datos se presenten de manera que puedan ayudarnos a comprender algunas de las claves de las estrategias políticas y empresariales en torno al trabajo forzado, de manera que podamos recoger el reto planteado por el historiador Nicolás Sánchez Albornoz al explicar su experiencia como trabajador cautivo en el monasterio del Valle de los Caídos: «los historiadores de la economía tienen la palabra»12.

2. Los trabajos forzados en la estructura económica vasconavarra

Una primera aproximación a la estructura ocupacional de los trabajadores forzados en las provincias vasconavarras a través de la Tabla 1 nos muestra que su trabajo estuvo muy marcado por las prioridades militares, algo que concuerda en gran medida con los datos fragmentarios que tenemos para el conjunto español (Mendiola, 2011a), y también con las líneas maestras de la política económica en los primeros años de posguerra (Martín Aceña, 2006, Catalán, 2003).

Tabla 1. Ocupación de los presos y prisioneros en trabajos forzados (1937-1957) a

  Bizkaia Álava Gipuzkoa Navarra Total Total %
Trabajos hidráulicos       550 550 1,5
Trabajos de reconstrucción urbana 1.146   366 174 1.686 4,6
Aeropuertos 1.636   0 0 1.636 4,5
Minería 968   0 0 968 2,6
Carreteras militares de montaña y fortificaciones de frontera y costa 927   7.378 13.143 21.448 58,4
Otras tareas militares o desconocidas 3.120 1.627 294 887 5.928 16,1
Ferrocarril 66 125 0 3.258 3.449 9,4
Carreteras civiles     125 0 125 0,3
Industria 530   110 27 667 1,8
Talleres penitenciarios 168   91 20 279 0,8
Total 8.561 1.752 8.364 18.059 36.736 100

Fuente: datos del anexo.

a En esta tabla global no aparecen contabilizados los Batallones Disciplinarios 7 y 81, resultado de una refundación provisional de otros Batallones de Trabajadores en proceso de disolución, cuyos miembros ya están contabilizados en los batallones de origen. Esta razón, unido a que los mismos batallones cambiaron a veces de trabajo según la fecha, hace que las cifras globales aquí presentadas no concuerden exactamente con algunas de las cifras parciales.

Como se aprecia en la Tabla 1, en el caso de estas provincias un 58,4% de los forzados trabajaron directamente en labores relativas a la fortificación de fronteras, ya fuera en carreteras de montaña o en fortificaciones. Ahora bien, si tenemos en cuenta que de los 21.448 prisioneros que participaron en estas tareas en Navarra el 54% de ellos lo hizo en la apertura de carreteras que posteriormente tuvieron un uso civil13, podemos concluir que menos de la mitad de los cautivos trabajó en labores estrictamente militares, mientras que el resto tuvo una incidencia clara en el conjunto de la actividad económica del momento y de los años posteriores. En este sentido, hay que destacar además la importancia de la las obras civiles de (re)construcción urbana e infraestructuras de transporte, así como otro tipo de trabajos varios relacionados directamente con labores militares. Por otro lado, el empleo de mano de obra cautiva estuvo mucho menos relacionado con sectores más dinámicos de la economía, como podía ser la industria o, en menor medida, la minería.

En cuanto a las fechas, hay que señalar, tal y como se refleja en la Figura 1, que el máximo de ocupación en las 4 provincias se alcanzó en 1939 y 1940, momento a partir del cual empieza a descender la presencia de trabajadores forzados, tendencia esta que también ha sido constatada a nivel estatal14, si bien todavía entre 1952 y 1957 la empresa constructora Banús utiliza mano de obra cautiva en las obras del puerto de Bermeo y en el ferrocarril entre Bermeo y Sukarrieta, en la provincia de Bizkaia.

Evolución del número total de trabajadores forzados en las provincias vasconavarras.

Figura 1. Evolución del número total de trabajadores forzados en las provincias vasconavarras.

Por otro lado, si atendemos al peso de este tipo de mano de obra en el conjunto del mercado laboral, podemos constatar importantes diferencias entre el caso navarro, con porcentajes cercanos al 10% en 1939 y 1940 y el vizcaíno, donde el peso del trabajo forzado no llega a alcanzar el 2% de la población activa, porcentajes similares a los del conjunto español15. En cualquier caso, ese modesto peso a nivel global contrasta con la importancia que tuvo este tipo de castigo en momentos y sectores concretos.

2.1. La minería vizcaína, un escenario experimental para el trabajo forzado

La explotación de la cuenca minera vizcaína era uno de los objetivos estratégicos de las autoridades golpistas tras la toma de esta provincia, y de hecho en septiembre de 1937 se inician reuniones entre representantes del Círculo Minero y la Inspección de Campos de Concentración de Prisioneros (ICCP) de cara a la elaboración de un plan para la explotación de las minas y al empleo de prisioneros, debido, literalmente, a la falta de mano de obra en la zona: «ya que no hay en toda la zona obreros parados a los que, como es lógico, habría que atender preferentemente»16.

En este plan se recogen ambiciosas previsiones sobre las virtudes del uso de prisioneros de guerra y sus beneficios para las arcas públicas y la economía de guerra17. Además, se señala su importancia estratégica, ya que «se hace al mismo tiempo un ensayo político social que servirá para poner en marcha la explotación de las cuencas mineras de Santander y Asturias, que pronto serán liberadas»18.

Sin embargo, a pesar de que el plan preveía el uso de más de 2.000 prisioneros en las minas vizcaínas, a ellas no llegó más que un batallón de trabajadores, que en el momento de máxima actividad, octubre de 1938, contó con 968 prisioneros, tal y como se refleja en la Figura 2. Si bien no contamos con los datos exactos del reparto en ese momento, sí que podemos conocer, gracias a la Tabla 2, las minas y empresas en las que trabajaban los prisioneros en enero de 1939.

Evolución del número de prisioneros y total de trabajadores en la minería vizcaína.

Figura 2. Evolución del número de prisioneros y total de trabajadores en la minería vizcaína.

Tabla 2. Empresas mineras vizcaínas con prisioneros el 15 de enero de 1939

Mina Propietario Contratista Localización N.° pris. Pris. en trabajo a
Escarpada (Urallaga) Altos Hornos de Vizcaya (AHV)   Galdames 76 50
Berango (La Caña) AHV   Galdames 26 23
Concha 1 Orconera I.O.C. J. Jubeto Gallarta 175 92
Concha 2 Soc. Franco Belga A. Eguzquizaga Gallarta 114 70
Talleres ferrocarril Triano     Gallarta 5  
Escombrera El Zarzal L. Nuñez Anchústegui   Gallarta 29 23
Mame C. Zunzunegui Olabarría y Zubizarreta La Arboleda 51 50
Blondin   Olabarría y Zub. La Arboleda 75 74
Parcocha James Campbell Iceta Hermanos La Arboleda 82 79
Carmen 2 Orconera I.O.C. J. Jubeto La Arboleda 43  
Obras La Reineta Olabarría y Zub.   La Arboleda 7  
Carmen 3   Olabarría y Zub. La Arboleda 6  
Otras     La Arboleda 23  
TOTAL       712 461

Fuente: AMGA, CGG, 1, 46bis, 10, y Pastor (2010) pp. 47-50.

a Número de prisioneros que está trabajando el día que se hace el recuento, excluidos los prisioneros enfermos, arrestados o sin calzado.

Tanto el hecho de que las cifras totales no respondieran a las previsiones iniciales, como el elevado número de prisioneros que no estaban en condición de trabajar (un 35,3% del total, según los datos de la Tabla 2) nos pone de manifiesto las limitaciones de este tipo de modalidad represiva en las minas de Bizkaia19algo que ha sido analizado por Pastor, quien subraya las tensiones entre la patronal minera y la ICCP con relación a los pagos que las empresas debían realizar. De hecho, según esta autora la patronal aduce la baja productividad del trabajo de los prisioneros, así como la importancia de una serie de gastos no previstos en una primera instancia, como los relativos al alojamiento y alimentación, el mantenimiento de los prisioneros incapacitados temporalmente para el trabajo o las oficinas de contabilidad y gestión del trabajo del batallón. Todas estas razones, unidas a los cambios en el mercado internacional tras el final de la guerra y la vuelta a casa de mineros combatientes explican que el Batallón Minero sea uno de los primeros en disolverse, en septiembre de 1939.

2.2. La necesidad de mano de obra cualificada en la industria vasca

Una vez tomada Bizkaia, también en la industria siderúrgica se vio claro el problema de la falta de mano de obra de cara a un relanzamiento de la producción de materiales de guerra, tarea para la que la mayor parte de la burguesía vizcaína mostró muy buena predisposición20. Este problema, de todos modos, afectaba a buena parte de la industria de la zona sublevada, de manera que ya en mayo de 1938 se dicta una orden para la militarización de las empresas (Galvez, 2006, Catalán, 2009).

En lo que se refiere a la industria vasca, en la Tabla 3 se puede ver que diversas empresas utilizaron este tipo de mano de obra durante la guerra, sobre todo en Bizkaia, si bien la mayor parte de ellas dejan de utilizar prisioneros a partir de 1939. En esta provincia las industrias más importantes fueron La Naval y Babcock Wilcox, ambas en Sestao, la Dinamita, de Galdakao, y Talleres Miravalles, mientras que en Gipuzkoa hay que destacar la fábrica de cemento de Arroa y la de armas, SAPA, en Andoain.

Tabla 3. Trabajo de presos y prisioneros en la industria

Empresa Localidad Provincia Año N.°
Star Bilbao (Derio) Bizkaia 1938-39 5
Talleres Zorrozaurre Bilbao Bizkaia 1938-39 7
Imprenta Inspección de Bilbao Bilbao Bizkaia 1938-39 8
Compañía Nacional de Oxígeno Bilbao Bizkaia 1938-39 1
Pedro Barber y Cía Bilbao Bizkaia 1938-39 1
Echeverría SA Bilbao Bizkaia 1938-39 9
El Material Industrial Bilbao Bizkaia 1938-39 4
Basconia Bilbao Bizkaia 1938-39 33
Fundiciones y Talleres Olma Durango Bizkaia 1938-39 11
Hijos Ortiz de Zarate Durango Bizkaia 1938-39 7
Basabe y Cía Erandio Bizkaia 1938-39 7
S.E. Dinamita Galdakao Bizkaia 1938-39 84
Star a Gernika Bizkaia 1938-39 5
La Esperanza S.A. Markina Bizkaia 1940 4
Talleres de Miravalles Miravalles - Ugao Bizkaia 1939 49
Forja Amorebieta Sestao Bizkaia 1938-39 6
S.E. Construcción Naval Astilleros de Sestao y Nervión Sestao Bizkaia 1938-39 229
Babcock Wilcox Sestao Bizkaia 1939-40 50
General Eléctrica Española Sestao Bizkaia 1938-39 2
Cándido Echeandía Industria Militarizada   Bizkaia 1938-39 3
S.A. Placencia de las Armas Andoain Gipuzkoa 1938-39 36
Fábrica de cemento (Ferrocarriles y Construcciones ABC) Arroa Gipuzkoa 1942 60
Star Eibar Gipuzkoa 1938-39 5
Talleres Offset San Sebastían Donostia Gipuzkoa 1938-39 6
Fundiciones Pío Sarralde Zumarraga Gipuzkoa 1938-39 3
Fábrica de armamento químico Cortes Navarra 1938-39 17
Múgica, Arellano y Cia. Pamplona -Iruñea Navarra 1944 10

Fuente: datos del anexo.

a Posiblemente se trata de la empresa Astra, Unceta y Cía S.A.

En realidad, son todavía necesarias investigaciones que entren en detalle en las estrategias de estas empresas y en el modo en que se relacionaron y beneficiaron del trabajo en cautividad. De todos modos, es evidente que fue un sector con menor presencia que otros de trabajo forzado, algo que queda en evidencia cuando calculamos el porcentaje de este sobre los totales de la plantilla, un 2,8% en el caso de Babcock Wilcox y un 13,4% en el caso de La Naval21.

De hecho, los datos con los que contamos hasta el momento sugieren que la utilización de mano de obra forzada en la industria se orientó a cubrir la falta de mano de obra cualificada, tal y como se pone de manifiesto en los casos de la fábrica de armas químicas de Cortes (Navarra)22, la empresa Placencia de las Armas SA (Andoain, Gipuzkoa)23 o la empresa vizcaína Sociedad Babcock Wilcox, que en enero de 1939 envía esta solicitud a la ICCP: «Con referencia al personal especializado, procedente de Campos de Concentración de Prisioneros y Presentados que tenemos solicitados para la fabricación de materiales de guerra (…) solicitamos los que se indican a continuación: torneros, 16; soldadores, (eléctrica y autogena), 8; ajustadores, 10; trazadores, 1; trazadores de calderería, 1; pintores, 2; modelistas, 3; electricistas bobinadores, 1; Total, 42»24.

2.3. Obra pública civil: reconstrucción urbana e infraestructuras de transporte

Además de en la industria y la minería, la construcción civil fue otro de los subsectores económicos con fuerte presencia de trabajadores en cautividad, tanto en lo referente a obras de construcción y reconstrucción urbana como en todo lo referido a las infraestructuras de transporte.

En lo que se refiere a la construcción urbana hay que señalar primeramente que estos trabajos obedecieron a un doble objetivo, ya que al meramente utilitario hay que añadir el valor simbólico de hacer reparar a los perdedores de la guerra «los daños perpetrados por las hordas marxistas», según el reglamento de los BB.TT25. Como se puede ver en la Tabla 4, en estas provincias fueron 1.505 por lo menos los prisioneros empleados en tareas de reconstrucción. Además del caso de Gernika, de especial significado al acusar las autoridades franquistas a las tropas republicanas de la destrucción de la ciudad, encontramos la participación de prisioneros en otras localidades vizcaínas como Amorebieta, Bermeo, Bilbao y Ondarroa, o guipuzcoanas como Eibar y Zumárraga26.

Tabla 4. Trabajos de presos y prisioneros en construcción y reconstrucción de núcleos de población

Trabajos Localidad Provincia Fecha Cautivos
Viviendas, casa parroquial y estación de autobuses Amorebieta Bizkaia 1938-1945 146
Obras en el puerto Bermeo Bizkaia 1952-1957 87
Obras públicas Bilbo Bizkaia 1938 400
Diversas edificaciones Durango Bizkaia 1938 122
Diversas edificaciones Gernika Bizkaia 1942 182
Diversas edificaciones Lezama Bizkaia 1938-1939 74
Diversas edificaciones Mungia Bizkaia 1938-1939 85
Reconstrucción de un puente Ondarroa Bizkaia 1939  
Diversas edificaciones Orozko Bizkaia 1938 50
Reconstrucción del hotel Portugalete Bizkaia    
Diversas edificaciones Eibar Gipuzkoa 1942 125
Apertura de avenida Zumarraga Gipuzkoa 1942-1944 60
Monumento religioso Tudela Navarra 1939 ?  
Diversos trabajos municipales Villafranca Navarra 1938 174
Total     1938-1957 1.505

Fuente: Datos del anexo.

En cuanto a las infraestructuras de transporte, tenemos que subrayar la presencia de mano de obra cautiva en tareas de ampliación y mejora del tendido ferroviario27. La Tabla 5 nos muestra claramente la importancia de los trabajos en 2 de las líneas más importantes del tendido ferroviario estatal, la que atraviesa la Ribera de Navarra28, en su recorrido por el valle del Ebro entre Miranda de Ebro y Zaragoza, y el tramo navarro y alavés de la línea Madrid-Irun29. Estas 2 líneas estaban ya en funcionamiento, pero durante la guerra miles de prisioneros trabajaron en la construcción de la doble vía. Además, está constatada la presencia de 60 reclusos en la apertura del tramo Sukarrieta - Bermeo (Olaizola, 2006).

Tabla 5. Trabajo en cautividad en el ferrocarril

Línea Año Número de forzados
Castejón – Ribaforada – Cortes (Navarra) 1938-1940 1.500-3.600
Altsatsu (Navarra) – Ziordia (Navarra) – Salvatierra (Álava) 1939-1943 1.150
Bermeo – Sukarrieta (Bizkaia) 1953-1958 60
Ferocarril del Irati en Pamplona (Navarra) a 1938 Desconocido

Fuente: Datos del anexo.

a Si bien la utilización de prisioneros en este tramo está propuesta en la memoria de la ICCP de abril de 1938 (AGMA, CGG, 1, 46bis, 3), no podemos saber si hubo prisioneros trabajando durante la guerra.

Por otro lado, también es de destacar la presencia de mano de obra cautiva en la construcción de aeropuertos, recogida en la Tabla 6. En este caso destaca el de Sondika (Bizkaia), en el que se ha constatado la presencia de las 3 grandes modalidades de trabajo forzado: BB.TT., BDST y Sistema de Redención de Penas por el Trabajo, siendo los últimos presos relevados por soldados que realizaban el servicio militar. Además, si bien no está concretado el número, hay constancia del trabajo de prisioneros en el aeródromo militar de Ablitas (Navarra).

Tabla 6. Presos y prisioneros trabajando en aeropuertos

  Aeropuerto Año N.° cautivos
BB.TT. 126 Sondika (Bizkaia) 1939-1940 756
BDST 30 Sondika (Bizkaia) 1940-1942 745
Destacamento de Redención de Penas (Dirección General de Infraestructuras) Sondika (Bizkaia) 1943-1944 136
Total Sondika Sondika (Bizkaia) 1939-1944 1.637
BB.TT. 63 Ablitas (Navarra) 1937-1939 Desconocido

«Total Sondika» hace referencia al total de las tres filas anteriores.
Fuente: Datos del anexo.

Para terminar este bloque dedicado a la construcción civil, es necesario señalar la presencia en Gipuzkoa de 125 penados en trabajos de carretera, así como la utilización de prisioneros en trabajos de canalización hidráulica y regadío, algo que se ha utilizado de manera mucho más profusa en otras zonas30, pero que también tiene una presencia en estas provincias, en localidades como Cortes, Villafranca, Tudela o Errenteria.

2.4. Fortificaciones e infraestructuras militares: las carreteras del Pirineo

Buena parte del trabajo de los prisioneros englobados en BB.TT. consistió en diferentes tareas de apoyo a las unidades militares, como recuperación de material bélico, tareas de intendencia, reparación de automóviles o apertura de trincheras en tierra de nadie. Si bien para cuando se pone en marcha la organización de estos batallones ya no hay frente de guerra en esta zona, sí que hay constancia documental de utilización de prisioneros en el frente vasco, tanto durante las batallas31, para abrir trincheras o auxilio a unidades militares, como en los meses posteriores, para recuperación de material bélico32.

Ahora bien, los principales trabajos realizados por prisioneros en estas provincias tienen que ver con la fortificación de las fronteras tras el fin de la guerra33, fundamentalmente con la reconstitución de la Junta de Defensa y Armamento de los Pirineos Occidentales, y la elaboración de un plan de defensa del Pirineo Occidental (Mendiola y Beaumont 2006, 2007) plan que implicó la utilización de unos 21.000 prisioneros en tareas de fortificación y construcción de carreteras entre 1939 y 1945, especialmente en Navarra, en menor medida en Gipuzkoa, y de manera mucho más minoritaria en Bizkaia, con las fortificaciones costeras entre Getxo y Gorliz (Tabla 7).

Tabla 7. Trabajo forzado en carreteras y fortificaciones de frontera en Navarra

Localidades Batallones Año N.° pris.
Fortificaciones en Aurita/Burguete y Orreaga/Roncesvalles BB.TT. 129 y 153 1939 1.098
Fortificaciones en Baztan (Errazu, Arizkun, Amaiur y Oronoz Mugaire) BB.TT. 1, 64, 114 eta 128 y BD 7 1939-1940 3.463
Fortificaciones en Etxalar BB.TT. 105 1939-1940 564
Fortificaciones en Bera BB.TT. 14, 107; BDST 6 y 13 1939-1941 2.357
TOTAL FORTIFICACIONES     7.482
Carretera Egozkue-Iragi BB.TT. 3, 159, BD 81 y BDST 14 1939-1940 1.985
Carretera Roncal/Erronkari – Igari/Igari BB.TT. 106, 127, BDST 6 y 38 1940-1941 2.354
Carretera Irurita – Artesiaga BB.TT. 18, 159 y BDST 12 1939-1941 1.756
Carretera Oiartzun – Lesaka (tramo navarro, hasta Aritxulegi) BB.TT. 100 y 169, BD 81, BDST 14 y BDST (P) 95 1939-1945 2.702
Total carreteras     8.797

Fuente: datos del anexo.

En lo que a Gizpuzkoa se refiere, hay que señalar que además de las fortificaciones propiamente dichas, trabajaron miles de prisioneros en 3 carreteras: la de Lezo a Jaizkibel, la de Irún a Erlaitz, y la de Oiartzun al puerto de Aritxulegi, en Aiako Harria, que continuaba por el lado navarro hasta Lesaka. De todos modos, dado que los batallones trabajaban en una zona muy cercana entre ellos, la documentación no nos permite distinguir de manera clara cuántos de los prisioneros trabajaron en fortificaciones y cuántos en carreteras.

En Navarra, sin embargo, sí que podemos distinguir con precisión el trabajo realizado por los batallones, de manera que se puede apreciar el alto volumen de prisioneros que trabajaron en 4 carreteras: la de Igal a Roncal34, la de Egozkue a Iragi, la de Irurita a Artesiaga y la de Lesaka a Oiartzun35. En esta provincia, los prisioneros que trabajaban en estas carreteras suponían en 1940 más del 50% de la población activa en el sector de la construcción, porcentaje que deja clara la dificultad de acometer semejantes obras de manera inmediata con personal asalariado local o provincial (Mendiola, 2011a).

2.5. Trabajos en cárceles y campos de concentración

Aunque el volumen total y su incidencia en la estructura económica es bastante menor, también hay que señalar que parte del trabajo en cautividad se realizó bien intramuros bien en los contornos de las prisiones y campos de concentración. En cuanto al primero de ellos, presos de cárceles y campos fueron utilizados en tareas constructivas en los alrededores, como la apertura de una carretera entre Aiegi y el Monasterio de Iratxe, o el trabajo de los prisioneros en la construcción de la cárcel de Nanclares de la Oca, así como en las inmediaciones del de Orduña (Bizkaia), cuyos prisioneros reconstruyeron el monumento a la Virgen de la Antigua36.

Por otro lado, en lo que se refiere al trabajo intramuros en los llamados Talleres Penitenciarios, hay que subrayar que este es fundamentalmente el tipo de trabajo que se asignó a las mujeres, de manera que quedaba socialmente más invisibilizado (Fernández Holagado, 2003, 2011). Sin embargo, dentro de las prisiones las mujeres presas trabajaron de diferentes maneras, fundamentalmente en labores textiles, estando en alguna ocasión su trabajo vinculado a empresas del exterior que se beneficiaban de ello, como en este caso la empresa Casa Egaña, de Mutriku, para la que trabajaban varias de las mujeres presas en la cárcel de Saturraran37. Ahora bien, incluso en algunos campos de concentración se plantearon también talleres de trabajo, como el taller de juguetes que hubo en el campo de la Universidad de Deusto38.

El trabajo de presos y presas dentro de las cárceles, de todos modos, no desapareció tras la posguerra, sino que se ha mantenido hasta finales del siglo xx a través de los llamados talleres penitenciarios, con reformulaciones del sistema de redención de penas, resultando fundamental para el funcionamiento diario de las prisiones (Lorenzo Rubio, 2010).

3. Conclusiones y nuevos interrogantes

Como ya hemos subrayado, estos datos deben servir como herramienta para seguir profundizando en el papel que tuvieron los trabajos forzados en la economía de guerra y la posguerra, de modo que las conclusiones que aquí se presentan pretenden ser un punto de partida para nuevos estudios comparativos en otras regiones, o para investigaciones monográficas en torno a empresas concretas.

En primer lugar, los datos presentados muestran la importancia que tuvo el trabajo forzado en la economía de estas provincias durante la guerra y la inmediata posguerra, ya que más de la mitad de los cautivos trabajaron en actividades de clara influencia en la economía civil de guerra y posguerra. De hecho, su contribución fue considerable en algunos sectores estratégicos, como la minería vizcaína, en la que llegaron a suponer, en 1938, casi un 20% de la mano de obra, o la industria, en la que su contribución, menor en número, se orientó fundamentalmente a cubrir la falta de mano de obra cualificada durante la guerra. Además, el trabajo de los prisioneros fue fundamental en las tareas de reconstrucción civil en poblaciones bombardeadas, fundamentalmente vizcaínas, y en la reconstrucción y mejora de vías de comunicación, como ferrocarriles en el valle del Ebro, el aeropuerto de Sondika (Bizkaia) o carreteras de montaña en la frontera guipuzcoana y navarra.

En segundo lugar, hay que subrayar que el trabajo forzado debe entenderse en el marco de la influencia de la guerra y la represión en el mercado laboral, tanto desde el lado de la oferta como de la demanda. La propia dinámica bélica significó un descenso en la disponibilidad de mano de obra, al tiempo que se generaba una enorme cantidad de prisioneros susceptibles de ser utilizados laboralmente. Así pues, la evolución numérica de ambos grupos laborales (libre y cautivo) y también los valores de género son fundamentales para entender la dinámica del mercado laboral desde el lado de la oferta de mano de obra39. En este sentido, es evidente que la demanda de mano de obra por parte de las empresas a partir de 1937 y su escasez en el mercado libre constituyó un estímulo para el aumento del trabajo forzado. Al terminar la guerra, sin embargo, la conciencia de las limitaciones de la cantidad de población que pudiera ser empleada como forzada, el aumento de la oferta de trabajo libre como consecuencia de la desmovilización de combatientes y la falta de dinamismo económico, con el consiguiente descenso de la producción industrial, fueron elementos que no incentivaron el incremento del trabajo forzado40. Es evidente, por lo tanto, la influencia de la situación del mercado laboral a la hora de explicar el recurso a la mano de obra forzada, no solo con relación a la coyuntura bélica, sino también en función de la disponibilidad de la mano de obra suficiente en determinadas regiones, como es el caso de los valles pirenaicos.

En tercer lugar, más allá de planteamientos meramente ceñidos a la oferta y demanda de mano de obra, resulta imprescindible profundizar en cuestiones relativas a los niveles de productividad alcanzados y en el análisis de los costes y beneficios que implicaba este sistema de cara a las empresas y el estado; esto es, estudiar el coste de oportunidad que implicaba la elección de mano de obra libre o forzada, para lo cual es necesario tener en cuenta tanto una serie de gastos relacionados con el trabajo forzado (vigilancia, cuidado y reproducción de la mano de obra) como los cambios acaecidos en el mercado laboral, con la drástica caída de los salarios reales (Vilar, 2004, González Portilla y Garmendia, 1988) y la pérdida de libertades sindicales. En este sentido, se pueden apreciar estrategias diferentes, tales como el abandono de la mano de obra forzada tras la guerra, en el caso de la minería, o su mantenimiento en otras ramas productivas, como la construcción41.

Para terminar, es necesario poner de manifiesto la relación entre el trabajo forzado y las estrategias de control y reclutamiento de mano de obra, estrategias que variaron también en función del nivel de cualificación de los trabajadores. A este respecto, los datos que hemos presentado muestran que el trabajo forzado tuvo mayor protagonismo y se prolongó más en el tiempo en actividades de menor cualificación laboral y que requerían una mayor movilización de la mano de obra, como los trabajos en la vía férrea, la construcción urbana o la apertura de un aeropuerto, todo ello en un contexto de nula innovación tecnológica42. Por el contrario, no hubo una utilización masiva del trabajo forzoso como elemento básico de la producción industrial, aunque algunas empresas sí que recurrieron a él durante la guerra en busca, especialmente, de personal cualificado imposible de contratar en el mercado libre.

Estas son, por lo tanto, algunas de los factores claves sobre los que la historiografía tendrá que seguir profundizando, de manera que podamos entender tanto el modo en el que se construyó la mayor red de trabajos de nuestra historia contemporánea como su progresiva disolución en un mercado laboral profundamente remodelado tras la guerra civil.

Anexo 1.

Listado general de los trabajos citados, por provincias (1937-1957)

Navarra:

Localidad Trabajo Batallón Año N.° de trabaj. forz. Fuente
Ablitas Aeródromo BB.TT. 63 1937 - 1939 ? - AGMA, CCG, A.2, L.154, C.14
Aiegi Carretera al campo de concentración de Iratxe C.C. Estella   ? - Testimonios orales
Altsasu - Olazti - Ziordia Doble vía Ferrocarril Altsatsu- Vitoria/Gasteiz BB.TT. 149, 151 y BDST 95 (P) 1943-1944 1.241 - AGTC, INCCBT.*, caj 85, extr. 52-54; caja 85, extr. 55-58/Arenal,1999
Auritz/Burguete Fortificaciones de frontera BB.TT. 129 y 153 1939 1.098 - AMGA, ODPir: 3572,169. - AGTC, INCCBT., caj 61, extr. 1-5; caj 99, ext. 45
Azagra Obras carretera Azagra-Milagro BB.TT. 50 1937 ? - AGMA, CGG, 2, 155, 38(obra solicitada sin confirmar)
Bera Fortificaciones de frontera BB.TT. 14, 107 y BDST 6 y 13 1939 – 1941 2.357 - AMGA, ODPir: 3572,169.- ATC, INCCBT, caja 61, extr. 1-5; caja 85, extr. 39; caja 61, extr. 37-44
Cárcar Varios   1937   - AGMA. CGG., 2324, 1, 46
Carcastillo Obras carretera Carcastillo-Sadaba-Egea BB.TT. 50 1937 ? - AGMA, CGG, 2, 155, 38 (obra solicitada sin confirmar)
Carcastillo Camino a Sofuentes BB.TT. 50 1937 ? - AGMA, CGG, 2, 155, 38 (obra solicitada sin confirmar)
Castejón, Ribaforada, Cortes Doble vía Ferrocarril Castejón-Zuera BB.TT. 13, 149 y 66, 68 y 69 1938-1939 2.657 - AGTC, INCCBT, caja 61, extr. 35; caj 85, extr. 52-54/AGMA, CGG, 1, 56. 8.
Cortes Fábrica armamentoquímico   1938-1939 17 - AGMA, CGG, 2, 156, 6
Cortes Acequias Canal de Lodosa   1938 50 - AGMA, CGG, 1, 57, 10
Egozkue - Iragi Carretera Egozkue-Iragi BB.TT. 3, 159, BD 81 y BDST 14 1939-1940 1.985 - AMGA, ODPir: 3572,169.- AGTC, CC.CC.BB.TT., caj 62, extr. 55-61; caj 61, extr. 6-9; caja 85, extr. 59-60; caj 62, extr. 5-33
Errazu, Arizkun, Amaiur, Oronoz Mugaire Fortificaciones de frontera BB.TT. 1, 64, 114, 128 eta BD 7 1939-1940 3.463 - AMGA, ODPir: 3572,169. - AGTC, INCCBT, caja 61, extr. 1-5; caja 62, extr. 50-54; caja 85, extr. 40-44; caja 85, extr. 47-50; caja 61, extr. 21
Estella -Lizarra Obras entrada al cuartel C.C. Estella 1939 ? - AGMA, CGG, 1, 55, 36
Etxalar Fortificaciones de frontera BB.TT. 105 1939 -1940 564 - AMGA, ODPir: 3572,169.- AGTC, INCCBT., caja 85, extr. 30-34
Falces Municiones Ejército Norte BB.TT. 121 1938 145 - AGMA, CGG, 1, 46bis, 9
Irurita Carretera Irurita – Aretesiaga BB.TT. 18, 159 y BDST 12 1939 - 1941 1.756 - AGTC, INCCBT, caja 62, extr. 34-38; caja 85, extr. 59-60; caja 61, extr. 23-34.
Lesaka Carretera Lesaka - Aritxulegi BB.TT. 100 y 169, BD 81, BDST 14 y BDST (P) 95 1939 - 1945 2.702 - AGTC, INCCBT, caja 85, extr. 27-29; caja 85, extr. 61-62; caj 62, extr. 55-61; caja 62, extr. 6-33.- AGMS, Sección (C.G.), Legajo R-61 (*)
Oteiza de la Solana Trabajos agrícolas BB.TT. 64 1937 500 AGMA, CGG: 1, 46bis, 1/Testimonio de B. Herraez
Pamplona - Iruñea Desvío del ferrocarrildel Irati   1937 desconocido - AGMA, CGG, 1, 46 bis, 3 (obra sin confirmar)
Pamplona - Iruñea Parque de Artillería C.C. Pamplona 1938 - 1939 25 - AGMA, CGG, 1, 46bis, 9/AGMA, CGG, 1, 55, 23
Pamplona - Iruñea Taller Múgica, Arellano y Cia. 1944 10 - Acosta et al., 2004 : 71
Pamplona - Iruñea Talleres penitenciarios   1949-1952 20 - Acosta et al., 2004 : 47
Tafalla Recuperación automóviles   1938 40 - AGMA, CGG, 1, 46bis, 9
Tudela Alcantarillado y diques del Ebro BB.TT. 63 1937-1939 500 (+/−) - AGMA, CCG, A.2, L.154, C.14,/A.1, L.57, C.11 /. Rodrigo, 2003 :150
Tudela Monumento público religioso BB.TT. 63     - Testimonios orales
Villafranca Arreglo de regadíos BB.TT. 63 1938 190 - AGMA, CGG, 1, 57, 11
Villafranca Trabajos municipales   1938 174 - AGMA, CGG, 1, 46bis, 9
  Transmisiones C.E. de Navarra 1938 45 - AGMA, CGG, 1, 46bis, 9
  Carbón vegetal C.C. Pamplona 1937 500 - AGMA, CGG, 1, 46bis, 9

* Archivo General del Tribunal de Cuentas (Inventario de Nóminas de Campos de Concentración y Batallones de Trabajadores). Se señala la signatura original, si bien este fondo se ha trasladado posteriormente al Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca.

Gipuzkoa:

Localidad Trabajo Batallón/Empresa Año N.° de trabaj. forz. Fuente
Andoain Fábrica de armas S.A. Placencia de las Armas 1939 36 - AMGA, CGG, 1, 46bis, 9. Lasa, 2006 ; 427.
Arrona Fábrica de cemento Ferrocarriles y Construcciones ABC 1942 60 - Acosta et al., 2004 : 68
Berastegi (Bizkotxe) Minas de hierro Desconocida ? ? - AGMA, CGG, 1, 57, 43.- Lasa, 2006 : 427.
Donostia – S. Sebastián Fábrica Talleres Offset 1939 6 - AMGA, CGG, 1, 46bis, 9
Donostia – S. Sebastián Obras cárcel exteriores   1949-1952 31 - Acosta et al., 2004 : 45
Eibar Fábrica de armas Star 1939 5 - AMGA, CGG, 1, 46bis, 9
Eibar Trabajos de reconstrucción Ferrocarriles y Construcciones ABC 1942 125 - Acosta et al., 2004 : 68
Errenteria Caminos Ferrocarriles y Construcciones ABC 1942 51 - Acosta et al., 2004 : 74
Irun Canal de defensa Ferrocarriles y Construcciones ABC 1944 130 - Acosta et al., 2004 : 68
Itziar Carretera Ferrocarriles y Construcciones ABC 1942 125 - Acosta et al., 2004 : 68
Mutriku (Saturraran) Taller penitenciario textil Taller penitenciario (Casa Egaña – Mutriku)   60 - Acosta et al., 2004 : 45
Oiartzun, Lezo, Errenteria Trabajos fortificación de frontera y carreteras:Lezo-Jeizkibel,Irun-Erlaitz yOiartzun - Aritxulegi BB.TT. 2, 42, 76, 84, 89, 107, 123, 137, 142, BDT 80, 81, 87, BDST 11, 38, 52, y BDST (P) 94 1939-1943 7.378 - AGTC, INCCBT, C. 86, extr. 26-28; C. 86, extr. 24-26; C. 86, extr. 29-34; C. 86, extr. 35-37; C. 65 extr. 1-6; C. 65. extr. 24-39; C. 65, extr. 35-41; C. 86, extr. 45-57; C. 86, extr. 12-15; C. 65 extr. 10-23; C. 65, extr. 30-34; C. 65, extr. 16-23; C. 65, extr. 42; C. 65, extr. 43-45; C. 86, extr. 1-11; C. 65, extr. 7-9
Zumarraga Fábrica Fundiciones Pío Sarralde 1939 3 - AMGA, CGG, 1, 46bis, 9
Zumarraga Obras públicas (avenida) Ferrocarriles y Construcciones ABC 1942-1944 60 - Acosta et al., 2004 : 68
  Trabajos militares Batallón Zapadores Minadores n° 6 1939 294 - AMGA, CGG, 1, 46bis, 9

Bizkaia:

Localidad Trabajo Batallón/Empresa Año N.° de trabaj. forz. Fuente
Amorebieta Talleres penitenciarios     64 - Acosta et al., 2004 : 49
Amorebieta Obras de reconstrucción Ayuntamiento y DGRD 1938-1945 146 - AMGA, CGG, 1, 57,13/- Acosta et al., 2004 : 74
Bermeo Obras puerto Jubán S.A. 1952-1957 87 - Acosta et al., 2004 : 74; Memorias de la Dirección General de Prisiones, 1953-1957
Bermeo - Sukarrieta Ferrocarril Sukarrieta - Bermeo Banús Hermanos 1953-1958 66 - Olaizola, 2006
Bilbao Obras de reconstrucción Ayuntamiento y Diputación 1938 400 - AMGA, CGG, 1, 57,11
Bilbao Industria S.A. Echevarría 1938-1939 9 Badiola (2011: 129)
Bilbao Industria El Material Industrial 1938-1939 4 Badiola (2011: 129)
Bilbao Industria C.A. Basconia 1938-1939 33 Badiola (2011: 129)
Bilbao Industria C. P. Barber e H. 1938 1 Badiola (2011: 128)
Bilbao Industria Star 1938-1939 5 - AMGA, CGG, 1, 46bis, 9
Bilbao Industria Talleres Zorrozaurre 1938-1939 7 - AMGA, CGG, 1, 46bis, 9
Bilbao Obras exterior cárcel   1949-1952 104 - Acosta et al., 2004 : 49
Bilbao (Deusto) Talleres de automovilismo Batallón de Trabajadores Especialistas n° 10 1939 - 1940   Badiola, (2011: 120)
Bilbao (Deusto) Diversos talleres Campo de Concentración 1938-1939   Badiola, (2011: 109)
Bilbao (Zorroza) Recuperación de automóviles Batallón 11 1939   Badiola, (2011: 120)
Getxo-Plentzia Fortificaciones de costa BDST 92 (P) 1942-1943 927 - AGTC, INCCBT. C. 58, extr. 1-21
Durango Obras de reconstrucción Ayuntamiento y Diputación 1938 122 - AMGA, CGG, 1, 57,11
Durango Industria Fundiciones y Talleres Olma 1938-1939 11 - AMGA, CGG, 1, 46bis, 9
Durango Industria Hijos Ortiz de Zarate 1938-1939 7 - AMGA, CGG, 1, 46bis, 9
Durango/Bilbao Trabajos militares BB.TT. 14 y 15 y Cía de Trab. Pris... 1937-1939 1.122 - AGTC, CC.BB.TT. C. 96, extr. 3 y 13.- AMGA, CGG, 1, 46bis, 21;
Erandio Industria Basabe y Cia. 1938-1939 7 - AMGA, CGG, 1, 46bis, 9
Galdakao Industria S.E. Dinamita 1938-1939 84 - AMGA, CGG, 1, 46bis, 9
Galdakao (Ganguren) Repoblación forestal Diputación Provincial 1938   Badiola (2011: 127)
Gernika Obras de reconstrucción DGRD 1942 - 1944 182 - Acosta et al., 2004 : 74- Badiola, 2011 : 156
Gernika Industria Star (Astra?) 1938-1939 5 - AMGA, CGG, 1, 46bis, 9
Gorliz Repoblación forestal Diputación Provincial 1938   Badiola (2011: 126)
Larrabetzu - Sopela Recuperación de material Batallón de Zapadores Minadores n° 6 (1.a cía. Recuperación) 1937 179 - AGTC, CC.BB.TT. C. 96, extr. 15-28
Leioa   Compañía Especialista de Lamiaco 1938   Badiola (2011: 128)
Lezama Obras de reconstrucción Ayuntamiento y Diputación 1938-1939 74 - AMGA, CGG, 1, 46bis, 9
Markina Industria Esperanza, S.A. 1940-1941 4 Badiola (2011: 130); Memoria de la Dirección General de Prisiones, 1941
Miravalles - Ugao Industria Talleres de Miravalles 1939 49 Badiola (2011: 130)
Mungia Obras de reconstrucción Ayuntamiento y Diputación 1938-1939 85 - AMGA, CGG, 1, 57,11/AMGA, CGG, 1, 46bis, 9
Ondarroa Obras de reconstrucción BB.TT. 148 1939   - AMGA, CGG, 1, 155, 60
Orozko Obras de reconstrucción Ayuntamiento y Diputación 1938 50 - AMGA, CGG, 1, 57,11
Portugalete Obras de reconstrucción     - - Semanario Redención, 15 de abril de 1939, p. 1
Sestao Industria Forja Amorebieta 1938-1939 6 - AMGA, CGG, 1, 46bis, 9
Sestao Industria S.E. Construcción Naval Astilleros de Sestao y Nervión 1938-1939 229 - AMGA, CGG, 1, 46bis, 9
Sestao Industria Babcok Wilcox 1940 50 - AMGA, CGG, 1, 57 44; - Acosta, 74
Sestao Industria General Eléctrica Española 1938-1939 2 - AMGA, CGG, 1, 46bis, 9
Sondika Aeropuerto BB.TT. 126, BDST 30 y DGInfraestr. 1939-1944 1.636 - AGTC, INCCBT, caja 58, extr. 22-25; c. 58, extr. 1-21.- Acosta et al., 2004 : 74
Zona minera Minas BB.TT. 1 1938-1939 968 - Pastor, 2010 : 38
varios Trabajos militares prisioneros 1938-1939 347 - AMGA, CGG, 1, 46bis, 9/AMGA, CGG, 1, 57,11
  Industria Cándido Echeandía Industria Militarizada 1938-1939 3 - AMGA, CGG, 1, 46bis, 9
  Ferrocarril Ferrocarriles Triano Bilbao 1939/01/01 5 - AMGA, CGG, 1, 46bis, 9
  Trabajos militares   1937   - AGMA, CGG, 2, 1541, 1

Álava:

Localidad Trabajo Batallón/Empresa Año N.° de trabaj. forz. Fuente
Monte Gorbeia Trincheras Presos de la cárcel 1936 ? - Fernández de Mendiola, 2007, 41
Nanclares/Langraitz Cárcel nueva D G Prisiones 1959 ? - Acosta et al., 2004 : 65
Nanclares/Langraitz Desconocido BB.TT. 201 1939 54 - AGTC, INCCBT., c. 1, extr. 17
Nanclares/Langraitz Desconocido BB.TT. 24   ? - AGTC, INCCBT., c. 1, extr. 2-7
Salvatierra/Agurain Ferrocarril Vitoria - Alsasua BDST (P) 95 1942 125 (+/−) - Arenal, 1999
Subijana Cantera de Techa BB.TT. 217 1940   - Fernández López, 2003 : 41
Vitoria/Gasteiz Desconocido Destacamento de fábricas y talleres 1938 - 1939 150 - AMGA, CGG, 1, 46bis, 17
Vitoria/Gasteiz Desconocido Agrupación de Trabajadores (comandancia de ingenieros) 1939-40 69 - AGTC, INCCBT., c. 1, extr. 2-3
Vitoria/Gasteiz Desconocido BB.TT. 200 1940 673 - AGTC, INCCBT., c. 1, extr. 16
Vitoria/Gasteiz Desconocido BB.TT. 217   ? - AGTC, INCCBT., c. 1, extr. 2-6
Vitoria/Gasteiz Desconocido BDT 89 1940-1941 681 - AGTC, INCCBT., c. 1, extr. 5
  Desconocido Destacamento de fábricas y talleres 1939 ? - AMGA, CGG, 1, 55, 31
Vitoria-Gasteiz Trabajos ferroviarios BB.TT. 92 1940   - Fernández López, 2003 : 41

2 En lo que se refiere al universo concentracionario, la organización de los primeros Batallones de Trabajadores en el contexto de guerra civil ha sido investigada por J. Rodrigo (2003, 2005) , mientras que para los batallones de posguerra, los Batallones Disciplinarios de Soldados Trabajadores, puede consultarse el trabajo de Beaumont y Mendiola (2004) . En cuanto al entramado carcelario, el Sistema de Redención de Penas por el Trabajo ha sido estudiado en profundidad por G. Gómez (2008) y el equipo de investigación sobre el Canal de los Presos ( Acosta Bono et al., 2004 ). En torno a la especificidad del trabajo de mujeres presas, véanse los trabajos de Hernández Holgado (2003, 2011) . Para los trabajos forzados en el bando de la República, Ruiz (2009) . Una completa recopilación de investigaciones en Gaston y Mendiola (2007) .

3 Contamos con monografías sobre el uso del trabajo forzado en empresas o grupos empresariales emblemáticos como Daimler Benz ( Gregor, 1998 ), Bosch ( Hayes, 1987 ), IG Farben ( Hayes, 2001 ) o Degussa ( Hayes, 2004 ).

4 En esta cuestión profundizan las investigaciones de Allen (2002) ; Andreassi (2004) ; Bugglen (2008); Gruner (2006) ; Hayes (2002) ; Herbert (1997) ; Jaskot (2000) ; Roth (1997) ; Spoerer (2010) ; Spoerer y Fleischhacker (2002) y Wachsmann (2004) .

5 Una interesante reflexión sobre los logros y retos de la historiografía alemana en esta cuestión puede encontrarse en el trabajo de Spoerer (2010) . La necesidad de estudios comparativos ha sido subrayada con nuevas aportaciones por Bugglen (2008), y las carencias en torno a los estudios sobre empresas no alemanas por Lund (2010) .

6 De hecho, con las excepciones de González Portilla y Garmendia (1998, pp. 113-115), y Galvez (2006, p. 487) , se revela como prácticamente invisible en las principales publicaciones sobre historia económica y estrategias empresariales de este periodo ( Sanchez Recio y Tascón Fernández, 2003; Fuentes Quintana, 2009 ; Martín Aceña y Martínez Ruiz, 2006; Cabrera y del Rey, 2002 ).

7 Oliver (2007) analiza el sistema de trabajos forzados en el marco de la evolución de la penalidad desde el Antiguo Régimen al estado liberal; el discurso de justificación ideológica en la organización de los sistemas concentracionario y penitenciario franquistas ha sido estudiado por Rodrigo (2005) y Gómez (2008 , 2011 ); una visión panorámica desde la historia económica puede consultarse en trabajo de Mendiola (2011a) . Sobre el mundo colonial, véanse los trabajos de Piqueras (2002) , para Cuba, o de Nerín (2008) , para Guinea.

8 La documentación del Fondo de Campos de Concentración y Batallones de Trabajadores del Tribunal de Cuentas (recientemente trasladada al Centro Documental de la Memoria Histórica, de Salamanca) tan solo recoge la localización geográfica de la Plana Mayor, cuando muchas veces los batallones estaban diseminados, y por norma general no se indica el tipo de trabajo realizado.

9 Archivo General Militar de Ávila, Ministerio del Ejército, Caja 20772.

10 Ejemplo de esto son los datos recientemente proporcionados para Bilbao por Badiola (2011) a partir de documentación del Archivo Municipal de Bilbao, o la interesante información que proporciona la documentación de la Compañía de Ferrocarriles de Madrid – Zaragoza – Alicante, M.Z.A. ( Mendiola, 2011b ). También se puede encontrar información complementaria en capitanías de las regiones militares ( Dueñas, 2008 ). Además, los testimonios orales y las memorias individuales ayudan a localizar buena parte de los trabajos realizados por mano de obra cautiva.

11 Contamos con listados de algunos de los trabajos realizados por los BB.TT. ( Rodrigo, 2003, 2005 ), los presos y presas integrados en el Sistema de Redención de Penas, ( Acosta Bono et al., 2004; Olaizola, 2006; Quintero, 2009 ) y los BDST ( Beaumont y Mendiola, 2004 ), y existen relaciones bastante exhaustivas para Cataluña ( Barriuso Babot, 2006; Clara, 2007; Dueñas, 2008 y Monfort, 2009 ) y Andalucía ( Acosta Bono et al., 2004; Gutierrez y Martínez, 2007 ).

12 Sanchez Albornoz (2003, p. 1089) .

13 En el caso de Gipuzkoa es imposible, con los datos actuales, diferenciar el número de trabajadores en carreteras y fortificaciones. En Navarra, el ayuntamiento de Vidángoz solicitó en 1939 la apertura de una de estas carreteras «por razones comerciales», Mendiola y Beaumont (2006, p. 40) .

14 Mendiola y Beaumont (2011a), p. 8.

15 Mendiola (2011a), pp. 11-12.

16 AGMA, CGG, 1, 46, 1.

17 Según la Comisión Técnica que impulsó el plan, la utilización de los prisioneros generaría unos beneficios mensuales de 400.000 pts. para el estado («que se pueden emplear en hacer nuevas obras dando de comer a otros prisioneros, con la cual se descarga doblemente la Hacienda», AGMA, CGG, 1, 57, 42). Las negociaciones de cara el uso de los prisioneros han sido estudiadas con más profundidad por Pastor (2010) .

18 AGMA, CGG, 1, 57, 42.

19 De hecho, no hay constancia de una posterior utilización masiva de mano de obra cautiva en las minas de Asturias o Cantabria, si bien está constada su presencia en algunas minas asturianas ( Acosta Bono et al., 2004 ). En cualquier caso, con la excepción de los trabajos de Pastor (2010) para Bizkaia y Rodríguez Teijeiro (1999) para Ourense, no contamos con investigaciones monográficas sobre el uso de prisioneros de guerra en la minería. A este respecto, también es interesante el documental de Terron (2007) sobre la minería del Bierzo.

20 Véase, entre otra documentación, el «Informe de la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Navegación de Bilbao sobre los problemas que se planteaban a las zonas liberadas al Ministro de Industria y Comercio, sr. Suances», González Portilla y Garmendia (1998, pp. 122-123).

21 Los datos de las plantillas de estas empresas se encuentran en el trabajo de González Portilla y Garmendia (1988, p. 125) . En cualquier caso, son porcentajes mucho menores que los registrados en la industria alemana, Herbert (1997, pp. 205-238) .

22 El 3 de mayo de 1938 se hace desde la fábrica una solicitud a la ICCP de 20 prisioneros con oficio especificado, al «precisar la recluta de nuevo personal especializado» (AGMA, CGG, 2, 156, 6).

23 En Andoain, Lasa (2006), p. 427, ha recogido este testimonio de Beatriz Aparicio, cuya madre trabajaba preparando comidas y lavando ropas a los prisioneros que trabajaban en la fábrica de SAPA: «Jende trebatua zen, nor bere ofizioan, ezinbestekoak izango ziren lanpostu tekniko zehatzetan» (era gente especializada, cada uno en su oficio, serían imprescindibles en puestos técnicos concretos).

24 Escrito dirigido por la empresa a la ICCP el 14 de enero de 1939, siendo aprobada el 21 de de febrero, «con la condición precisa de no ser naturales ni domiciliados en las provincias vascongadas». En el mismo expediente se hace referencia a peticiones de otras empresas, en las que se subraya la necesidad de trabajadores «especialistas» (AGMA, CGG, 1, 57, 44). Badiola (2011, pp. 129-130) , hace también referencia a solicitudes de otras empresas como Echevarría, Talleres Taetz, El Material Industrial, Basconia, y Talleres de Miravalles en las que se especifican los oficios requeridos, si bien en algunos de ellos las peticiones no fueron atendidas.

25 AGMA, CGG, 2, 155, 16.

26 Para el caso de Gernika es imprescindible la consulta de las investigaciones de Etxaniz Ortuñez y Palacio Sánchez (2003) . Para Bilbao, Badiola (2011, p. 133) , aporta detalles sobre la participación de prisioneros en la reconstrucción de la villa. En el caso de Aragón, véase Rodrigo (2006) .

27 El trabajo de presos en los ferrocarriles ha sido estudiado por Olaizola (2006) y Mendiola (2011b) .

28 Es especialmente difícil especificar el número de prisioneros que trabajaron en el tramo navarro, si bien los recogidos en el anexo aparecen localizados en Castejón, tanto porque eran trasladados continuamente de pueblo a pueblo como porque hay constancia documental de la inestabilidad de varios de los batallones que trabajaron ahí, ya que fueron enseguida trasladados a zonas de batalla.

29 En este caso, varios de los prisioneros trabajaron en la cantera de Orube, de donde se extraía piedra para la vía. Sobre el trabajo en esta línea, la cálida acogida que buena parte de la población civil dispensó a los prisioneros, o las tramas de corrupción entre oficiales es muy interesante la lectura de las memorias de Isaac Arenal (1999) .

30 El caso mejor estudiado es el del Canal del Bajo Guadalquivir ( Acosta Bono et al., 2004 ).

31 El médico anarquista Isaac Puente escribe en la cárcel, antes de ser fusilado, que presos de la cárcel de Vitoria eran trasladados a la zona del monte Gorbea para abrir trincheras ( Fernández de Mendiola, 2007 , p. 41). Por otro lado, hay constancia documental de la presencia de un batallón de prisioneros con el ejército sublevado antes de la ocupación de Bizkaia (AMGA, CGG, 2, 154, 1).

32 El prisionero Rufino Orozco ha descrito operaciones de sabotaje en la recuperación de material bélico en el monte Bizkargi Mendiola y Beaumont (2006) .

33 Además del Pirineo, se pusieron en marcha trabajos similares en el Campo de Gibraltar Albargani (2006) o las Islas Canarias ( Quicio Arte Expansión, 2005 ).

34 Sobre esta carretera contamos con la monografía de Mendiola y Beaumont (2006) , y con las memorias de varios prisioneros, como Félix Padín (2009) , Mariano Cantalapiedra (2009) , Antonio Martínez y Pepe Barajas (2007) , todas ellas disponibles en el portal de los colectivos Memoriaren Bideak e Instituto Gerónimo de Uztariz ( www.esclavitudbajoelfranquismo.org ). Así mismo, se han realizado dos documentales, Desafectos ( Eguzki Bideoak, 2007 ) y Al enemigo, ni agua ( Azpiroz y Cristobal, 2011 ).

35 Se conservan las memorias de 3 prisioneros que trabajaron en esta carretera: Etxaburu (1989) , Uribe (2007) y Padín ( www.esclavitudbajoelfranquismo.org ).

36 Para Nanclares de la Oca, véase el trabajo de Monago (1998) , mientras que para el campo de Orduña se puede consultar la investigación de Badiola (2011) , pp. 150-151.

37 Varios de los testimonios de estas mujeres aparecen en el documental Prohibido Recordar ( Larreategi y Martínez, 2010 ).

38 Badiola (2011) , p. 109.

39 La importancia de los valores de género a la hora de explicar el recurso a los trabajos forzados y la manera en que fueron organizados ha sido puesta de manifiesto en la historiografía alemana: Herbert (1997) , pp. 387 - 392; Gregor (1998) , pp. 153 – 156; Hayes (2001) , pp. 341-342. Para un análisis sobre la incidencia en los mercados de trabajo de los valores y políticas de género durante el primer franquismo, véanse el trabajo de Borderías y Pérez-Fuentes (2009) .

40 Las estimaciones de Prados de La Escosura y Rosés (2009, p. 1077) muestran un estancamiento en el total de horas trabajadas en la década de 1940 una vez que se alcanza el volumen de 1935-36. En el caso de la industria vizcaína, Lorenzo Espinosa (1989, p. 87) , ha constatado una caída en la producción tras el aumento registrado entre 1937 y 1940.

41 Un análisis de los cambios en las estrategias empresariales respecto a la mano de obra forzada en el ferrocarril de la inmediata posguerra puede consultarse en Mendiola (2011b) .

42 Un análisis de las políticas tecnológicas y científicas en el primer franquismo, fundamental para entender la apuesta por métodos intensivos en trabajo, como estos que nos ocupan, puede consultarse en el trabajo de Sanz Menéndez y López García (1997) .

Recibido 18 Marzo 2011
Aceptado 30 Agosto 2011

Bibliography

Acosta, Bono, G., Gutiérrez, Molina, J.L., Mart.D;nez, Mac.D;as, L., Del, R.D;o, Sánchez, Á., El Canal de los Presos (1940-1962). Trabajos forzados: de la represión política a la explotación económica. Barcelona: Crítica; 2004.
Albargani, J.M., La represión de posguerra en el sur de España. Los Batallones de Trabajadores. Almajar: Revista de Historia, Arqueología y Patrimonio de Villamartín y la Sierra de Cádiz. 2006; 3:183-91.
Allen, M.T., The business of genocide, The SS, Slave Labor, and the Concentration Camps. Chapel Hill y Londres: University of North Carolina Press; 2002.
Andreassi, A., Arbeit Macht Frei: el trabajo y su organización en el fascismo (Alemania e Italia). Madrid: Fundación de Investigaciones Marxistas, El Viejo Topo; 2004.
Arenal, I., 1999. 95 Batallón de Trabajadores. Madrid (www.esclavitudbajoelfranaquismo.org).
Azpiroz, P., Cristobal, A., Al enemigo, ni agua. Icaria Multimedia y EITB. Documental; 2011.
Badiola, A., Cárceles y campos de concentración en Bizkaia (1937-1940). Donostia – San Sebastián: Txertoa; 2011.
Barajas, J., Batallones Disciplinarios (esclavos del franquismo). Llobregat: Associació per a la Memória Histórica i Democrática del Baix Llobregat; 2007. http://www.memoria-antifranquista.com/biblio/BATALLONES.pdf
Barriuso, Babot, J., Camps de concentració i unitats disciplinàries de treballadors a l’espanya de Franco. Universitat Autónoma de Barcelona; 2006. http://seneca.uab.es/hmic/recerca.html
Beaumont, E., Mendiola, F., Batallones Disciplinarios de Soldados Trabajadores: castigo político, trabajos forzados y cautividad. Historia Actual. 2004; 2:31-48.
Borderías, C., Pérez-Fuentes, P., 2009. Mujeres, trabajos y economías familiares en España (siglos XIX y XX), En: Borderías, C., (Coord.). La Historia de Las Mujeres: Perspectivas Actuales. Icaria, Barcelona, pp. 269–308.
Buggeln, M., Were concentration camp prisoners slaves?: the possibilities and limits of Comparative History and Global Historical Perspectives. International Review of Social History. 2008; 53:101-29.
Cabrera, M., Del, Rey, F., Spanish entrepreneurs in the era of fascism: from the Primo de Rivera Dictatorship to the Franco Dictatorship, 1923-1945. En: James H., Tanner J., editors. Enterprise in the Period of Fascism in Europe. Aldershot: Ashgate; 2002. 43-61.
Cantalapiedra, M., 2009. Roncal, (www.esclavitudbajoelfranaquismo.org).
Catalán, J., La reconstrucción franquista y la experiencia de Europa occidental, 1934-1949. En: Barciela C., editors. Autarquía y Mercado Negro. El Fracaso Económico Del Primer Franquismo. Barcelona: Crítica; 2003. 123-68.
Catalan, J., 2009. Fabricar para la guerra, padecer por el frente: la coyuntura industrial del conflicto armado español, En: Fuentes Quintana, E., (Dir.). Economía y Economistas Españoles en la Guerra Civil. Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, Galaxia Gutemberg, pp. 557–599.
Clara, J., Esclaus i peons de la Nueva España. Els Batallons de Treballadors a Catalunya (1939-1942). Girona: Cercle d’Estudis Històrics i Socials; 2007.
Dueñas, O., Els esclaus de Franco. Barcelona: Ara Llibres; 2008.
Eguzki B., 2007. Desafectos, Esclavos de Franco en el Pirineo. Documental www.esclavitudbajoelfranquismo.org.
Etxaburu, (Kamiñazkpi), J.M., Neure lau urteko ibillerak. Donostia – San Sebastián: Auspoa; 1989.
Etxaniz, Ortuñez, J.A., Palacio, Sánchez, Vdel., Presos políticos: mano de obra barata. El Hospital Penitenciario y el Batallón de trabajadores durante la reconstrucción de Gernika-Lumo (1938-1945). En: Molinero C., Sala M., Sobrequés J., editors. Los Campos de Concentración y el Mundo Penitenciario en España Durante la Guerra Civil y el Franquismo. Barcelona: Crítica; 2003. 202-17.
Fernández, de, Mendiola, F., Isaac Puente, el médico anarquista. Tafalla: Txalaparta; 2007.
Fernández López, J.A., 2003. Historia del campo de concentración de Miranda de Ebro. Edición propia, Miranda de Ebro.
Fuentes Quintana, E., (Dir.) 2009. Economía y Economistas españoles en la guerra civil. Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, Galaxia Gutemberg.
Galvez, L., Produciendo para la Revolución y Produciendo para la Reacción. Trabajo y Guerra Civil, 1936-39. En: Martín Aceña P., Martínez Ruiz E., editors. La Economía de la Guerra Civil. Madrid: Marcial Pons; 2006. 461-89.
Gaston, J.M., Mendiola, F., (Coord.), 2007. Los trabajos forzados en la dictadura franquista. Iruñea-Pamplona, Instituto Geronimo de Uztariz y Memoriaren Bideak. (Disponible en Internet: www.esclavitudbajoelfranquismo.org).
Gómez, G., La redención de penas: la formación del sistema penitenciario franquista. Madrid: Los Libros de la Catarata; 2008.
Gómez, G., Marco, J., La obra del miedo. Violencia y sociedad en la España franquista. Barcelona: Península; 2011.
González, Portilla, M., Garmendia, J.M., La guerra civil en el País Vasco. Política y economía. Madrid: Siglo XXI; 1988.
Gutierrez, J.L., Martínez, L., 2007. El trabajo esclavo de los presos políticos del franquismo en Andalucía, En: Gómez Oliver, M., Martínez Lopez, F. (Coords.), Historia y Memoria. Todos Los Nombres, Mapa de Fosas y Actuaciones de Los Tribunales de Responsabilidades Políticas en Andalucía. Universidad de Almería, Almería.
Gregor, N., Daimler Benz and the Third Reich. New Havern y Londres: Yale University Press; 1998.
Gruner, W., Jewish Forced Labor under the Nazis. Economic needs and Racial Aims, 1938-1944. Nueva York: Cambrigde University Press; 2006.
Hayes, P., Carl Bosch and carl Krauch: chemistry and the Political Economy of Germany, 1925-1945. The Journal of Economic History. 1987; 47(2):353-63.
Hayes, P., Industry and ideology: IG Farben in the Nazi Era. Nueva York: Cambrigde University Press; 2001.
Hayes, P., Industry under the Swastika. En: James H., Tanner J., editors. Enterprise in the Period of Fascism in Europe. Aldershot: Ashgate; 2002. 26-37.
Hayes, P., Degussa, From cooperation to complicity, Degussa In The Third Reich. Nueva York: Cambrigde University Press; 2004.
Herbert, U., Hitler's foreign workers. Cambrigde: Cambrigde University Press; 1997.
Hernández, Holgado, F., Mujeres encarceladas. La prisión de Ventas: de la República al franquismo, 1931-1941. Madrid: Marcial Pons; 2003.
Hernández Holgado, F., 2011. La prisión militante. Cárceles franquistas de mujeres de Barcelona y Madrid (1939-1941). Universidad Complutense de Madrid. Tesis doctoral.
Jaskot, P., The Architecture of oppression. The SS, Forced Labor and the Nazi Monumental Building Economy. Londres y Nueva York: Routlegde; 2000.
Larreategi, T., Mart.D;nez, J., Prohibido recordar. Moztu Filmak. (Documental); 2010.
Lasa, X., Ahozko historia: gerra zibilaren (1936-1939) eragina Gipuzkoako herri bateko bizitza sozialean. Andoain (Gipuzkoa): Oroituz; 2006.
Linden, vdM., The origins, spread and normalization of Free Wage Labour. En: Brass T., Linden v.d.M., editors. Free and Unfree Labour. The Debate Continues. Berne: Peter Lang AG; 1997. 501-23.
Lorenzo, Espinosa, J.M., Dictadura y dividendo. El discreto negocio de la burguesía vasca (1937-1950). Bilbao: Universidad de Deusto; 1989.
Lorenzo, Rubio, C., Evolución del sistema penitenciario franquista: del redentorismo al cientifismo correccionalista. Crónica de una pretensión. Comunicación presentada al X Congreso de la Asociación de Historia Contemporánea, Nuevos horizontes del pasado: culturas políticas, identidades y formas de representación. Santander. 2010.
Lund, J., Building Hitleŕs Europe: Forced Labor in the Danish Construction Business during World War II. Business History Review. 2010; 84:479-99.
Mart.D;n, Aceña, P., La economía de la guerra civil. En: Martín Aceña P., Martínez Ruiz E., editors. La Economía de la Guerra Civil. Madrid: Marcial Pons; 2006. 13-51.
Mendiola, F., 2011a. Forced Labour in Franco's Spain: Workforce Supply, Profits and Productivity, EHES Working Papers in Economic History, n° 4.(www.ehes.org/sites/default/files/EHES_No4.pdf).
Mendiola, F., Infraestructuras ferroviarias, estrategias empresariales, y trabajos forzados en un contexto de guerra y reconstrucción posbélica: la Compañía M. Z. A. (1936-1941). Comunicación presentada al X Congreso Internacional de la Asociación Española de Historia Económica. Carmona (Sevilla). 2011.
Mendiola F., Beaumont, E., 2006. Esclavos del franquismo en el Pirineo. Tafalla, Txalaparta.(www.esclavitudbajoelfranquismo.org).
Monago, J.J., 1998. El campo de concetración de Nanclares de la Oca, 1940-1947. Gobierno Vasco, Departamento de Justicia, Vitoria-Gasteiz.
Monfort, A., Los campos de concentración franquistas y su funcionamiento en Cataluña. Hispania. 2009; LXIX(231):147-77.
Moulier-Boutang, Y., De la esclavitud al trabajo asalariado. Economía histórica del trabajo asalariado embridado. Madrid: Akal; 2006.
Ner.D;n, G., Un guardia civil en la selva. Barcelona: Ariel; 2008.
Olaizola, J., Trabajo forzado y ferrocarril, Destacamentos Penales y construcción de infraestructuras ferroviarias. en IV Congreso de Historia Ferroviaria. Málaga. 2006.
Oliver, P., 2007. Historia y reinvención del utilitarismo punitivo, En: Gaston, J.M., Mendiola, F. (Coord.), Los Trabajos Forzados en la Dictadura Franquista. Pamplona, Instituto Gerónimo de Uztariz y Memoriaren Bideak, pp. 18–29.(www.esclavitudbajoelfranquismo.org).
Padín, F., 2009. Memorias.(www.esclavitudbajoelfranquismo.org).
Pastor, F., El Batallón Minero n° 1 en las minas de Vizcaya. Bilbao: Museo de la Minería del País Vasco – Meatzaritzaren Museoa Fundazioa; 2010.
En: Piqueras S., editors. Azúcar y Esclavitud en el Final Del Trabajo Forzado. Madrid: FCE de España; 2002.
Prados, de, La, Escosura, L., Rosés, J.R., The sources of Long-Run Growth in Spain, 1850-2000. The Journal of Economic History. 2009; 69(4):1063-91.
Quicio, Arte, Expansión., Palabras de piel. DVD Documental; 2005.
Quintero, A., Sistema penitenciario durante el primer franquismo: los destacamentos penales. Comunicación presentada al II Encuentro de Jóvenes Investigadores en Historia Contemporánea de la AHC. Granada. 2009.
Rodrigo, J., Los campos de concentración franquista, entre la historia y la memoria. Madrid: Siete Mares; 2003.
Rodrigo, J., Cautivos, campos de concentración en la España franquista, 1936-1947. Barcelona: Crítica; 2005.
Rodrigo, J., 2006. Reconstrucción y mano de obra reclusa en el Aragón franquista (1936-1952), En: Forcadell, C., Sabio, A. (Coords.). Paisajes Para Después de Una Guerra. El Aragón Devastado y la Reconstrucción Bajo el Franquismo, Zaragoza, Diputación Provincial.
Rodr.D;guez, Teijeiro, D., Explotación de la mano de obra penal en la posguerra civil. El Destacamento Penal de «Minas de Casayo». Ourense, 1942-1944. En Tiempos de Silencio. Actas del IV Encuentro de investigadores del franquismo. Valencia. 1999. 549-55.
Roth, K.H., Unfree labour in the area under German Hegemony, 1930-1945: Some historical and Methodological Questions. En: Brass T., Linden v.d.M., editors. Free and Unfree Labour. The Debate Continues. Berne: Peter Lang AG; 1997. 127-43.
Ruiz, J., ‘Work and Don’t Lose Hope’: Republican Forced Labour Camps during the Spanish Civil War. European Contemporary History. 2009; 18(4):419-41.
Sanchez, Albornoz, N., Cuelgamuros: presos políticos para un mausoleo. En: Molinero C., Sala M., Sobrequés J., editors. Una Inmensa Prisión. Los Campos de Concentración y Las Prisiones Durante la Guerra Civil y el Franquismo. Barcelona: Crítica; 2003. 3-18.
Sanchez, Recio, G., Tascón, Fernández, J., Los empresarios de Franco. Política y economía en España, 1936-1957. Barcelona: Crítica; 2003.
Sanz, Menéndez, L., Lopez, Garc.D;a, S., Continuidad y cambio en las políticas de ciencia y tecnología durante la autarquía y los inicios del desarrollismo. Quaderns D’Història de l’Enginyeria. 1997; II:70-98.
Spoerer, M., Forced labor in the Third Reich. Norbert Wollheim Memorial. 2010. http://www.wollheim-memorial.de/files/1065/original/pdf_Mark_Spoerer_Forced_Labor_in_the_Third_Reich.pdf
Spoerer, M., Fleischhacker, J., Forced Laborers in Nazi Germany: Categories, Numbers, and Survivors. Journal of Interdisciplinary History. 2002; XXIII(2):169-204.
Terron, E., Los campos del silencio. Fundación Domingo Malagón. Documental; 2007.
Uribe, E., Un miliciano de la UGT. Bilbao: Ediciones Beta; 2007.
Vilar, M., La ruptura posbélica a través del comportamiento de los salarios industriales: nueva evidencia cuantitativa (1908-1963). Revista de Historia Industrial. 2004; 25:81-121.
Wachsmann, N., Hitler's Prisons. Legal Terror in Nazi Germany. New Haven: Yale University Press; 2004.